10 cosas (terribles) que nos deja el coronavirus

El “Nou Ordre Viral” ja és aquí.

¿Qué nos deja el virus de Wuhan? Seguramente esto, aunque no lo digan los intelectuales del Régimen:

1. La “ciencia” no ha servido para salvarnos del virus. Más bien al revés: nos ha dado una falsa confianza que ha sido letal. Los “expertos” y “científicos” se han equivocado. Sus dictámenes (“No hay riesgo para toda la población”, “El riesgo de contraer este coronavirus aquí en Cataluña es cero”, “España no va a tener más allá de algún caso diagnosticado”) eran erróneos, y las medidas derivadas de ellos han causado muerte y dolor. La divinización de la “ciencia” no ha funcionado, el crèdit dels seus sacerdots s’ha esvaït. No es sensato confiar ciegamente en la “ciencia” y sus intérpretes tras el coronavirus.

2. La adoración de la técnica ha resultado letal para muchos. Las terapias contra el virus todavía son  contradictorias, desde el uso de mascarillas (¿sí o no?) hasta la cloroquina o el mismo confinamiento. No hay vacuna ni la habrá hasta dentro de unos meses. Han muerto miles de personas sin que la técnica y la medicina pudieran salvarlas. La percepción de que la técnica se ha vuelto contra nosotros es estremecedora: por criterios técnicos (els hi sona l’escala de Rockwood? Els “protocols de la mort” de la Generalitat? ¿Lo de “no se permite ingresar pacientes de residencias al hospital”?) se ha descartado, abandonado y condenado a sectores enteros de la población, solo por tener determinada edad o condición física. El virus de Wuhan ha demostrado que el paradigma tecnocrático tiene mucho de inhumano.

3. Las ideologías destruyen vidas. El Gobierno socialcomunista ocultó informes del 10 de febrero que advertían de la peligrosidad del virus: quería montar su manifestación hombrefóbica el 8M con decenas de miles de personas. La Generalitat nacionalista hizo lo mismo el 29F en Perpiñán, aunque ya había infectados en Cataluña; dicen los estudios que ese aplec lazi fue una “bomba biológica” y actuó de “acelerador y dispersor del coronavirus“. Anteponer idolillos ideológicos a la persona conduce al sufrimiento.

4. Los políticos inmorales e ineptos destruyen el bien común. Sus medidas han sido tardías e ineficaces.  “Catalunya no està en zona de risc”, proclamaba la consejera de Salud Alba Vergès. Lo mismo comunicaban tranquilamente el ministro de Sanidad, racisTorra y Sánchez. Nadie pensó en escenarios, nadie fue prudente, nadie se informó, nadie se anticipó, no había plan de contingencia. Nos han engañado con las cifras de muertos y contagiados. Han comprado equipos defectuosos, han otorgado concursos a amiguetes. Y les pagamos para ello. El resultado son más de 40.000 muertos, un dolor social inaudito y una depresión económica quizás sin precedentes desde la posguerra. Una democracia que no asegura la capacidad de los gobernantes y la rendición de cuentas es perjudicial para nuestro bien común.

5. El consenso es otro nombre para imponer la manera de pensar de turno. El debate científico sereno sobre el origen, las causas, los efectos y el tratamiento del virus de Wuhan ha sido descartado por la nomenklatura mediática y política. Aunque se proclama que todo es relativo, resulta que una única versión oficial es políticamente correcta; quien no la profesa queda expulsado de la vida social. Muchas veces el “diálogo” no es ya un camino para encontrar la verdad, sino un laberinto para alejarnos de ella. Preferir la razón y la verdad al consenso de la OMS habría evitado mucho dolor.

6. Nos han quitado la libertad de expresión y hemos aplaudido. La eliminación de voces disidentes sobre el coronavirus no es compatible con sociedades libres. Youtube ha eliminado vídeos tan inofensivos como este o este. Facebook ha hecho lo mismo eliminando cuentas que no le gustan. Twitter elimina tuits según 11 supuestos, y WhatsApp ha prohibido reenviar algunos mensajes a más de 5 personas. ¿La razón? “Mantenernos seguros”, dicen. Con esa excusa las 3 ó 4 multinacionales que controlan las redes sociales dictan lo que podemos comunicar; los “organismos de verificación” como Newtral son censores que aceptamos con indiferencia. Prepárese para un futuro donde solo tendrán voz las ideas que el Sistema determine que son “seguras”.

7. La dignidad del ser humano ha pasado a depender de su edad o funcionalidad. Los “protocolos de la muerte”, que la sociedad ha aceptado sin protestas, significan que el valor de la vida depende de la edad o la enfermedad. ¿Se imaginan negar a alguien el acceso a respiradores en función de su raza o atracción sexual? Pues los gobiernos han promulgado instrucciones para discriminar a los ancianos y nos ha parecido normal. La edad y el estado de salud se ha convertido en criterios de encierro, de vida o muerte. No solo eso: los perros podían salir a pasear, pero se les ha prohibido a los humanos. Una sociedad donde es el poder quien decide el valor de la vida humana es totalitaria.

8. El terror ha sustituido a la amistad como regla social. Los poderes han divulgado declaraciones alarmantes a través de los medios de comunicación del Sistema, que nos han impuesto la ley del terror y el pánico. Por miedo hemos aceptado cualquier disposición emanada del poder, de los intocables “expertos”. Han conseguido que veamos en el prójimo a un potencial asesino que nos puede contagiar; nos han insultado por no llevar máscara o guantes, por pasear con discapacitados. Por miedo, hijos y nietos han dejado de ver a sus abuelos. Aceptamos consignas orwellianas emitidas por altavoces mientras paseamos por las playas de Barcelona. Pero la libertad y el amor social no pueden crecer en sociedades donde el miedo es la regla de vida.

9. El Estado ha aumentado su control sobre la vida privada, social y económica de las personas. Ha aparecido un sistema de poder que se ha aplicado al ser humano en función de su condición física real o potencial, no de sus actos. Nos han encerrado en casa, aunque estábamos sanos. Nos han quitado la libertad de movimiento, de reunión y de trabajo. Nos han prohibido ver a la familia, acompañar a los enfermos, enterrar a los muertos. Nos han multado por pasear por el bosque o desplazarnos a nuestra residencia. Las medidas de “seguridad” (mascarilla, lavado de manos, metro de distancia) y la amenaza de “rebrotes” contribuyen a mantener la percepción de un ambiente excepcional que permite al Estado limitar libertades y violar derechos a su capricho. Prepárese para mostrar un QR a la entrada del metro o el parque, como sucede en Shanghai: por nuestra seguridad, el poder sabrá dónde y cómo estamos en cada momento. La crisis económica y la pobreza que llega convertirán -todavía más- al Estado en “el único dispensador de un mínimo vital”, como dice el filósofo Shmuel Trigano. Hoy el Estado policial y totalitario está más cerca que ayer.

10. Ningún poder o institución ha cuestionado el nuevo orden de cosas. Los partidos del Régimen prorrogan la pérdida de libertades con alegría. Empresarios y sindicatos callan. Los intelectuales cuaquean lo que dice el Poder. El Rey ha desaparecido. Peor aún: muchos eclesiásticos, el poder espiritual y la autoridad que limita desde siempre al poder político en Occidente, se han esfumado. La mayoría de los obispos han suspendido el culto público, reaccionando como burócratas civiles y no como pastores, abandonando la primacía del bien eterno, postergando la salud del alma por la del cuerpo. Algunos han emitido pastorales llenas de consejos pseudosanitarios, y apenas alguno ha clamado contra el descarte de los ancianos o defendiendo públicamente la libertad de culto cuando la policía interrumpía ilegalmente las misas. Mientras los supermercados y el transporte público seguían abiertos, templos y sacramentos se desvanecían. Cierto: muchos sacerdotes han seguido siéndolo, han muerto visitando enfermos y llevando viáticos, no se han agotado de reconfortar familias; hemos asistido a misas clandestinas de puertas laterales y luces apagadas. Recordemos a Tocqueville y pensemos que si ninguna sociedad sana puede subsistir sin contrapesos al poder político, menos todavía puede hacerlo sin alma.

Esto es lo que hay. Hoy España es más despótica que ayer y menos que mañana. I en quasi bé tots els països occidentals passa lo mateix, malgrat que a Espanya sigui més evident. Que nadie culpe al virus: todo estaba desde mucho antes. El virus solo nos ha ayudado a verlo más claro.

I ara què fem? Pues seguir siendo humanos. Coger la mano de nuestros abuelos, besar a nuestros hijos, sonreír al vecino, ayudar a quien nos ve cómo enemigos. Buscar el amor, la verdad, el bien y la belleza. Y si es con cacerolas, sea con cacerolas.

Dolça i totalitària Espanya…



Categories: Pensando bien, Virus de Wuhan

Tags:

21 comentarios

  1. Se han publicado pocos datos estadísticos serios estos meses de arresto domiciliario. Pero si es fácil concluir que digamos que más del 90% de las victimas mortales del covid son personas con más de 70 años (y que más del 90% tenia una patología previa seria). Y si ha eso añadimos que la mayoria de los difuntos murieron fuera de las UVI’s… es decir que murieron más por “triaje” médico (ahora a la eugenesia la llaman así) que por la malvada enfermedad, podemos concluir:

    1) Qué es más que probable que la famosa pandemia fuera un cuento, en la que se nos oculta cosas fundamentales como que por debajo de los 50 años de edad es muy probable que las muertes porcentuales han disminuido los meses de pandemia.

    2) Qué el sector sanitario (ese de los aplausitos) han actuado como sicarios fundamentales de la “pandémica” situación, vía triaje.

    3) Que la famosa pandemia es un cuentecito de miedo, que nos ha relatado el Régimen y gracias al cual ha descubierto que hemos llegado a un grado de sometimiento borreguil incomparable: somo la encarnación del silencio de los corderos en versión pandémica.

    4) Que en cuanto a tendencias políticas (de los extremos extremosos a los más centraditos), todas coinciden en apoyar el régimen de terror mediático y manipulación psicológica a la que hemos sido sometidos.

  2. Es de esperar que para el año próximo y sucesivos, la fecha del 8 de Marzo en que hasta ahora se celebraba el día de la mujer trabajadora, pase a ser llamada el “DÍA DE LA MANIFESTACIÓN HOMBREFÓBICA”, que se supone igual da o me da lo mismo.

  3. Una realidad demoledora, desoladora, diabólica….Que Dios nos asista.

  4. Un resumen bastante bueno de la situación, así como la matización de Junts sobre los dos primeros puntos. Se podía haber mencionado cosas como las que se mencionan en uno de los videos de Somatemps recalcando que esta estratagema está en línea con lo que nos están haciendo tragar desde mediados de los años setenta para descabezar todos los países y formar un entramado transnacional donde, ahora sí, se utilizan los avances de la ciencia de un modo muy inteligente y perverso. No es que la ciencia no sirva, sino que por lo general está al servicio de quien la financia.

  5. Otra coasa que nos deja el virus como excusa sondeclraciones como la siguiente:

    Rodríguez Ibarra acusa a los manifestantes contra Sánchez de «matar» con su «saliva cargada de veneno»

    https://okdiario.com/espana/juan-carlos-rodriguez-ibarra-acusa-manifestantes-contra-sanchez-matar-saliva-cargada-veneno-5631279

  6. Me da enorme satisfaccion ver que este blog que sigo desde hace años (y el cual he apoyado comprando el libro) comparte la visión que tengo en relación a esto también. No estais solos.

  7. El profesor Woo-Joo Kim, del Hospital Universitario Guro de la Universidad de Corea, vuelve a ser entrevistado por el canal Asian Boss.

    Hacia el final dice algo que ha remarcado Junts en su comentario anterior:
    “El problema de los científicos es que no saben comunicar bien sus descubrimientos”

  8. La vacuna, como el remedio de fierabrás, ese es otro debate porque es de suponer que no se obligará a nadie a meterse en el cuerpo dios sabe que componentes que lleva esa vacuna que se dice que no tiene contraindicaciones, ¡en días ya lo saben!”, insólita esa rapidez impropia de una vacuna, que se sepa se necesitan largos períodos para comprobar su eficacia y sus efectos secundarios. Difícil delimitar donde llega la propaganda y donde el rigor científico ajeno a los intereses de las grandes farmaceúticas. Hoy mismo acabo de ver un video de un especialista italiano y cuestiona abiertamente el uso continuado de las mascarillas porque es nocivo para la salud y da razones de peso que además se alinean al sentido común, es decir, mascarillas para hechos puntuales en sitios cerrados, se puede medio entender en esa situación y por un tiempo limitado, pero generalizar el uso obligatorio es un abuso de poder injustificado y atenta contra la libertad individual.
    Por lo demás, comparto por entero el análisis de Dolça Catalunya.

  9. Lazitanos, empiezan a salir del confinamiento

  10. El Rey no esta desaparecido. Le hace desparcer el boicot de TVE y medios afines.
    ¿No han leido el reportaje de ABC sobre nada menos que 150 actos del Rey silenciados durante la pandemia?

    Me preocupa que alguien normalmente tan bien informado como Dolça Catalunya se haya tragado esa inadmisible e injusta manipulación.

    Por favor sigan a diario en Twitter la informacion de la Casa de S.M. que informa cada dia sobre la presencia de la Corona en ambitos que van desde el Ejercito a las Cofradias de Semana Santa pasando por los medicos, enfermeros, agricultores, empresarios y mucho otros.

    Sin el Rey se acaba España. Repasemos la lista de sus enemigos, singularmnete separatistas y bolivarianos y comprobaremos que coincide con la de los enemigos de España y de la Libertad..

  11. El problema no es ni la ciencia ni los profesionales sanitarios que se han jugado el tipo única solución al virus, sino de los incompetentes que nos gestionan que no son capaces de proporcionar ni los medios básicos para los sanitarios, incluso estando sobre aviso con un mes de antelación. Dejando en la calle a millones de personas todo por cálculo electoral y por subvertir el estado de derecho. Con mi cacerolada digo fuera Sánchez y su grupo de incompetentes

  12. Mezclar churras con merinas tiene infinidad de inconvenientes y llevan a batiburrillos o desvaríos como éste.
    Yo he quedado ya con Hipócrates, Galeno, Arquímedes, Pitágoras, Da Vinci, Miguel Servet, Copérnico, Kepler, Galileo, Newton, Descartes, Leeuwenhoek, Pasteur, Mendel, Balmis, Ramón y Cajal, Marie Curie, Gregorio Marañón, Watson, Crick, Einstein y el Director de la Asociación Española de Transplantes, para irnos de paseo hasta Lourdes y tomarnos unos chupitos de agua milagrosa que nos vacune contra el maldito virus chino.

    Separar las temáticas vendría bien, si no la reducción al absurdo es la única contestación posible.

    • Lo que distingue a una persona verdaderamente inteligente no es tanto un abrumador CI como la honradez intelectual de no engañarse a sí mismo. Está comprobado fehacientemente que gracias a Pasteur la esterilización y el desarrollo de las vacunas contribuyeron a hacer nuestra vida mejor; de la misma manera, Jenner contribuyó a salvar millones de vidas gracias a las vacunas; los postulados de Koch hicieron comprender que organismos como los virus o las bacterias eran causantes de distintas enfermedades; Calmette fue capaz de erradicar la peste bubónica y de elaborar los primeros antídotos contra el veneno y las primeras vacunas contra la tuberculosis, y gracias a Ramón y Cajal se inició la neurociencia, que nos permite defendernos de enfermedades relacionadas con las células nerviosas, como la esclerosis múltiple, la polio o la ELA. Todavía no conozco a ningún político que con su palabrería haya contribuido tanto al bienestar de la humanidad, ni de lejos, como el calzoncillo azurraspado de cualquiera de estos señores. Y tampoco visionarios religiosos como Joseph Smith, creador del mormonismo, por ejemplo, han hecho nada parecido. No le echemos la culpa a los demás si preferimos la milonga al conocimiento.

    • Me han mandado otra vez a moderación, supongo que por hablar de depósitos excrementicios secos en los calzoncillos. O no, porque la trasparencia de los motivos por los cuales te mandan aquí al limbo es tan clara como la del Gobierno de Sánchez para dictaminar -que no decidir- quién pasa de fase (de crisálida a mariposa por decreto, y no por desarrollo. Lo que hay que ver y soportar).

  13. Los papeles de la vergüenza.

  14. Rapidito, Rufus. A ver si es posible que el comentario pueda ver la luz antes de que en el 3025 abandonemos el estado de alarma al amparo de la fiesta del cumpleaños del heredero de King Pabl Sánchez, nacido de una probeta gracias a la fusión de un espermatozoide de Irene Montero y un óvulo de Mao, irradiados con imágenes de fotos de Pablo Mármol y Pedro Picapiedra.

  15. Estoy de acuerdo en casi todo. Pero no en los dos puntos primeros. La ciencia, cuando se equivoca, rectifica, y por eso crece y funciona. En EEUU hay científicos que llevan trabajando desde finales de enero en la vacuna. El problema de la ciencia es que, para hacerse oír en el conjunto de la sociedad, necesita traspasar una serie de filtros políticos y periodísticos que al final modelan el mensaje a su antojo. La OMS puede ser uno de ellos, por ejemplo. Cuando el científico dice : “ojo, que viene un virus muy peligroso proveniente de la zoonosis entre murciélagos y seres humanos”, la OMS dice “Parece ser que hay un virus que puede ser potencialmente peligroso”; las agencias de prensa dicen “La OMS anuncia la existencia de un nuevo virus que no reviste gravedad”; el ministerio de sanidad dice “El machismo es mucho más peligroso que este virus ridículo”, y los periódicos titulan “Batman tiene gripe”.

    En cuanto a la técnica, el problema no es la técnica en sí misma -la técnica de los respiradores artificiales ha salvado muchas vidas en todo el mundo-, sino la percepción que nosotros tenemos de ella, influidos por las corrientes de pensamiento político que quieren hacernos creer que todo lo bueno que sucede proviene de la profundidad de un despacho en un ministerio. Eso es propaganda, no técnica. Ahora parece ser que el motor de explosión, el mechero e incluso la sopa de fideos son regalos que nos hacen nuestros bien amados líderes, cuando la mayoría de ellos no sabe cómo funciona un pistón, cuál es el mecanismo de un mechero Bic o qué es una sopa de fideos -ellos solo saben de caviar, esos huevos de pez mamífero paseriforme que tan ricos están fritos en aceite de oliva-. La ciencia, que ha hecho posible la técnica o la medicina, es, junto al humanismo, las artes y el comercio, lo que ha hecho avanzar al mundo desde el principio de los tiempos. No confundamos “ciencia” con “manipulación política de los resultados científicos”.

  16. Completamente de acuerdo
    En mi cacerolada de hoy pensararé en la última frase que habéis escrito
    Picaré tant fort que em fa una mica de por
    Saludos a todos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: