Por qué un referéndum no equivale a libertad

¿El voto es la máxima expresión de la soberanía de un pueblo? Tururut.

cataluña cárcel

Somunanació, somsobirans i volemvotar. En la reata nacionalista va todo seguido, como un tren Exín, como si votar para “decidir el nostre futur” fuera el cénit de “la voluntat d’un poble”. Pero en la Cataluña nacionalista sucede lo contrario: demasiadas veces votar es la expresión de la voluntad de los gobernantes, y las urnas no equivalen a libertad. Veamos si se dan en nuestra tierra los 3 requisitos esenciales de la libertad, y por consiguiente para que un referéndum exprese libremente la “voluntat d’un poble”:

Ausencia de coacción física. La voluntad no debe ser violentamente forzada externamente. Si existe imposición física no hay libertad. Es evidente que en Cataluña existe coacción -a veces llega hasta el insulto, la agresión y el pateo- para eliminar de la vida pública cualquier referencia a nuestra identidad española y bilingüe. ¿Recuerda el brutal ataque a las chicas que apoyaban a la Selección? ¿Ha leído la maravillosa reflexión de Manuel Cruz sobre el aumento de la “violencia simbólica” en Cataluña? ¿Ha olvidado el reciente manifiesto por la xenofobia lingüística del Grup Koiné? ¿Se ha enterado de la campaña de acoso al castellanohablante en redes sociales tipo Quimi Portet? ¿Ha visto el acoso a unos padres de familia que pedían que su hijo se escolarizase en su lengua materna, organizado con megáfonos ante su propio domicilio (vea cómo lo cuenta un testigo)? Pásese por nuestro apartado “Pura raça” y juzgue si estamos cerca de la coacción física, o si vivim al paradís de la pau social i el bon rotllo.

Ausencia de determinación interna o de necesidad natural. La voluntad debe poder querer o no querer, y debe poder desear un bien particular u otro. Si no puede hacerlo porque no hay opciones no hay libertad. Parece que en Cataluña se mantengan las opciones, pero el nacionalismo se empeña en decirnos que sólo laindependència evitarà nuestra extinción y “ser residuals”, como titulaba Jordi Pujol su último libro. Escuche además a Josep Guardiola -candidato de JxS- recitar la sura de la inevitabilidad de laindependència: “no habrá marcha atrás, se producirá tarde o temprano”. O vea el lema de la reciente campaña de ERC para las Generales y entienda cómo el nacionalismo se presenta literalmente como “únic canvi possible” hasta en las elecciones:

ERC

Dominio de los propios actos. Aquí reside lo más esencial de la libertad, y consiste en que la voluntad sea dueña de lo que la impulsa a actuar, del último juicio práctico del intelecto. Si el juicio no está en poder del que juzga, sino que le es impuesto por otro; si el hombre no tiene libre juicio acerca de lo que ha de hacer o no, no hay libertad. Cuando recordamos los más de 20.000€ millones gastados en divulgar el nacionalismo desde la Generalitat mediante campañas de marketing, el adoctrinamiento nacionalista en las escuelas, el prusés teledirigido en la Plaza San Jaime, o las subvenciones millonarias para controlar los medios del Règim y crear un “espai català de comunicació”, se hace muy difícil hablar de “la voluntat d’un poble”. Si a esto se une el carácter descendente del espanyansroba, noensestimen, noensdeixenvotar y demás campañas de marketing dirigidas a acompañar la alteración del juicio con la excitación pasional, es evidente que en Cataluña el dominio de los propios actos está muy debilitado.

¿Conclusión? Ni por la ausencia de coacción física, ni por la multitud de opciones, ni por el dominio del propio juicio existe plena libertad política en Cataluña. Probablemente vivimos en la región de España más sujeta a la voluntad de los políticos y más ajena a la voluntad de las personas, donde con más triunfo campean las pasiones y más derrota sufre la razón. Se llama populismo, y es la forma escogida por el nacionalismo catalán para dominarnos a todos.

Referèndum? Voluntat d’un poble? Llibertat? Tururut. Votar una pregunta concreta en estas condiciones equivale a ir a comprar detergente después de haber visto 4 horas de anuncios de Ariel: cualquier parecido con la libertad es puro espejismo.

Dolça i empresonada Catalunya…

bastoncillo



Categories: Pensando bien, Pura raça

Tags: , , , ,

10 comentarios

  1. Magnífico análisis! Por qué más gente no se quiere enterar? Gràcies Dolços per existir!!

  2. Impecable exposición.

  3. Falta una cuarta condición, a mi entender, muy importante. Los referéndums sobre temas de gran calado deben basarse, al menos , en una parte muy sustantiva de la población. No es posible que el 50% más uno puedan decidir sobre toda una gran temática. DEberían ser, al menos los dos tercios de los votantes quienes los decidieran, para que tuviera peso y consistencia.

  4. En Catalunya no hay democracia, no se puede hablar de democracia si no hay ciudadanos educados y hay un corporativismo tan inmenso

    En Catalunya la gran parte de los separatistas viven de subvenciones de la Generalitat, se les paga por promover el odio y la crispación

    Además la gran mayoría del pueblo catalán ha sido engañado, ha sido adoctrinado, con una “educación” que les miente, se les educa para ser naZionalistas, para victimizarse, para sentirse expoliados y para odiar todo lo español

  5. Pues por mi parte está todo muy bien explicado por DC, no añado ninguna coma al articulo, y si algo he de añadir es otro tururú…tururú..:-)

  6. Con el “brexit”, la cotización del referéndum, como recurso político, ha bajado muchos enteros tanto en la opinión pública como entre los dirigentes políticos, pasando del oro al latón. Para los separatistas catalanes, las consecuencias son muy negativas. Siempre he creído que se ha exagerado mucho la influencia del caso escocés sobre Cataluña. Sólo son unos cinco millones habitantes dentro de la Unión Europea, la cual ya se ha negado, por ejemplo, a negociar con Escocia, al margen del Reino Unido.

  7. Un hecho es indiscutible. Los referèndums territoriales del nacional-socialismo crearon millones de muertos entre los ilusos que votaron masivamente por su incorporación al Gran Reich, por ejemplo en Austria, los Sudetes (ex-Checoslovaquia), el Saar-Sarre, sin hablar de las minorías germánicas en Polonia.

  8. Han olvidado añadir que, además, todo el mundo sabe que, si no compra Ariel, morirá y que el chulo de barrio da palizas y persigue a quien manifiesta la voluntad de comprar otro detergente. Y, si alguien se ocurre denunciarlo, el que va a la cárcel no es el chulo ni el sicario, sino la víctima. Esta es la realidad.

  9. El Butifarrendum es un chantaje con que los salvapatrias catalanes intentan aprovecharse de la debilidad del Gobierno Central, y así conseguir la garantía de una total impunidad judicial frente a la corrupción.

    Evidentemente, los catalanes votan en las Municipales, Autonómicas y Nacionales, con razonable frecuencia. Y el separatismo cada convocatoria pierden votos. Por eso están desesperados y tan cabreados.

Deja un comentario