¿Todavía se cree la milonga del referéndum?

Pues piensa ud como el jefe de la ANC, escolti.

urna

El objetivo del nacionalismo es sólo uno: celebrar un referéndum de secesión ad infinitum hasta que salga lo que ellos quieren. Así lo confesaba ayer en El País el presidente de la ANC, la “assemblea nacional” que sólo tiene 34.000 afiliados y votan 7.000:

Veo con mucha simpatía un referéndum que ponga contra las cuerdas al Estado. (…) Un referéndum siempre es una muy buena opción. (…) Y si no, la unilateralidad está legitimada con el 27-S”.

Para timarnos con el referéndum el nacionalismo ha ido creando varios marcos mentales que han atrapado a gente de buena fe:

Dretadecidir: “es la chorrada que nos inventamos”, según su creador Agustí Colomines, para no decir “derecho de autodeterminación”. Porque el nacionalismo sabe (y se lo recordó con datos abrumadores Margallo al pobre Tardà en este difundido vídeo) que ese derecho no es aplicable a Cataluña. Evidentemente, el dretadecidir no se aplica jamás a la lengua de enseñanza, el reparto de subvenciones, el presupuesto o los impuestos, asuntos que afectan directamente a nuestra vida cotidiana.

Posarlesurnes: para el nacionalismo poner la urna hasta para ir al baño es la sublimación democrática. No importa que el catedrático Quim Brugué dijera en el butifarrèndum que “un observador diría que Cataluña es Guinea”. O que el profesor de Derechos Humanos Ian Buruma explique que la manía de los referendos “concuerda con el humor populista (…) Los referendos tienen que ver con lo visceral, que puede ser manipulado fácilmente por los demagogos… y por eso les gustan. (…) Son una farsa, un dispositivo de dictadores y demagogos” como Hitler.

Un50%iprou: Artur Mas empezó diciendo que el referéndum debería ganarse con el 66% , luego fue el 60%, el 50% de los votos, o incluso menos del 50% si se tiene mayoría parlamentaria (hoy sólo tienen el 48% de los votos y el 37% del censo). Es decir, para romper un país se requiere una mayoría menor que para reformar el Estatut (66%) o dividir fincas (80%). Pura democracia. Nogensmenys el seny ens diu que per decisions irreversibles de gran impacte es requereix una majoria qualificada.

Neverendum: como reconoció Carod Rovira, “Un referéndum de soberanía siempre es una victoria. Si se gana, porque te abre las puertas a la plenitud del derecho y hace a tu pueblo libre. Si no (…) pone al país y su causa en la agenda internacional y todos sabrán que, tarde o temprano, el referéndum se volverá a hacer y se ganará”Es decir: no se trata de respetar la voluntad del pueblo, sino de abrumarlo (recuerden lo de “eixamplar la base social”) hasta que diga lo que quiere el poder.

Espanyanoesdemòcrata: como noensdeixavotar, “Espanya” es una “democracia de baja calidad”, o directamente –lo acaba de decir Romeva en Escocia- “no es un democracia real”. No importa que el mismo Artur Mas confiese después del 27-ese que “lo que no nos dieron las urnas lo corregimos con la negociación”, o que a Puigdemont no lo votara nadie; sólo se trata de repetir machaconamente que Cataluña será la Catadisney de la urna de oro, mientras en “Espanya” todavía manda Franco.

No es necesario decir que el nacionalismo tiene prohibido aplicar todo lo anterior a la misma Cataluña, a cada provincia, comarca, pueblo, distrito y manzana. Cosas de la ideología que no se guía por el sentido común sino por los prejuicios surgidos del magín de los gurús.

Mucha gente de buena fe, como el gran Girauta o Francesc de Carreras, se tragaron en su momento el cuento del referéndum; no sabemos lo que piensan ahora. Pero como ve, el nacionalismo se muere por que el próximo junio gane el PSOE o Podemos, partidos que se han tragado alegremente el cuento del referéndum. Por eso muchos españoles decidirán su voto en junio según una pregunta: “¿Se traga este partido la milonga nacionalista del referéndum?”.

¿Se la traga ud, dolço?

Dolça i timada Catalunya…

bastoncillo



Categories: Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , ,

26 comentarios

  1. Según los catalibanes, “España es una democracia de muy baja calidad”, para muestra un botón: ¿Dónde se ha visto que en los despachos “se corrija” lo que ha salido en las urnas, como dijo el trilero mas?. ¿En qué país sano democráticamente se nombraría presidente a dedo, a un tipejo, a quien nadie ha votado, como el insufrible pusdemon, alias el mocho?.
    Así, pues, mal que les pese, Cataluña, como región española, es un indigno ejemplo de baja calidad democrática…

  2. NO SÉ QUÉ DECIR ACERCA DE ESO

  3. Que se metan la urna por el Koine!!!

  4. Yo por supuesto que no me la trago, pero tampoco me trago la milonga de PP que dice haber peleado y defendido durante años a los catalanes libres de nacionalismos, otra mentira y otra milonga… Yo tengo claro a quién pienso votar!!!

  5. A grandes rasgos, el contenido de esta ley procedimental podría ajustarse a los siguientes pasos:

    1. Iniciativa: cualquier Asamblea legislativa de una Comunidad Autónoma podría dirigirse al Gobierno de la nación notificándole su voluntad de solicitar la puesta en marcha de un proceso previo de verificación de la posibilidad de secesión para su Comunidad. Parece lógico establecer que esta decisión debería haber sido adoptada por una mayoría reforzada de la Cámara autonómica y no por una mayoría simple.

    2. Tramitación: recibida la solicitud y constatada su adecuación legal, el Gobierno daría traslado de la misma a una Comisión ad hoc del Congreso en la que se integrarían varios miembros de la Asamblea autonómica y que sería la competente para discutir y aprobar los siguientes pasos.

    3. Constatación de la existencia de una voluntad clara: la Comisión discutiría y acordaría los términos para que se verificase mediante una consulta referendataria la voluntad de la población de la Comunidad Autónoma afectada, estableciendo una propuesta de calendario y los términos exactos de la pregunta que se sometería a referéndum, y solicitando del Gobierno de la nación la convocatoria de la consulta según dispone el artículo 92 CE.

    4. Fórmula de la pregunta: la pregunta a someter no podría ser condicional ni incluir más de una alternativa simple entre la unión o la secesión. Hay que tener en cuenta que cualquier pregunta que integra más de dos posibilidades de respuesta, como demostró ya en su día Condorcet, no permite conocer con claridad la opción realmente preferida por la ciudadanía salvo que se efectúen varias votaciones binarias sucesivas emparejando dos a dos las opciones, lo cual es impracticable en el caso estudiado. Por eso es obligado el referéndum con respuesta binaria.

    5. Mayoría: para poder seguir el trámite, la pregunta a favor de la secesión debería ser respondida afirmativamente por la mayoría del censo electoral de la Comunidad, entendiéndose en otro caso rechazada. Se trata de una mayoría reforzada, puesto que toma como universo al censo electoral y no a los votantes efectivos, pero nadie podría objetar sensatamente que una tal mayoría no es la mínima exigible en una decisión de tanta trascendencia como ésta.

    6. Mayorías territorialmente distintas: si en la Comunidad Autónoma en que se vote existieran entidades territoriales componentes de relevancia política estructural según su Estatuto, y no se alcanzase la mayoría afirmativa requerida en alguna de ellas, tales entidades quedarían excluidas desde ese momento del proceso iniciado, que se limitaría a las entidades restantes. Por ejemplo, en el caso vasco esto supondría respetar la voluntad mayoritaria de los alaveses por respecto al conjunto, dado que los territorios forales son entidades de relevancia política estructural en un sistema cuasiconfederal como es el vasco. No lo son los municipios o las cuadrillas, pero sí las tres Provincias (hoy llamadas «Territorios»).

    7. Vacatio: en caso de no aprobarse la pregunta sometida a referéndum por la citada mayoría, no podrá proponerse una nueva iniciativa de verificación por la misma Comunidad Autónoma hasta pasado un plazo de veinte años

    8. Obligación de negociar: constada la voluntad mayoritaria afirmativa en los términos anteriores, se iniciaría un proceso de discusión y negociación en el seno de la Comisión del Congreso para llegar a acuerdos sobre las condiciones de la secesión, el reparto de derechos, obligaciones y patrimonios, las garantías de trato democrático a las minorías nacionales y culturales, el régimen transitorio, etc. No existe garantía de que se alcance el acuerdo final, pero sí existe obligación de negociar y de hacerlo de buena fe.

    9. Reforma constitucional: en caso de llegarse a un acuerdo, éste sería sometido a la consideración del Congreso para su ratificación y para que se iniciase el proceso formal de reforma constitucional en lo preciso para poder llevarla a efecto, incluyendo el pronunciamiento en referéndum de todos los ciudadanos españoles.

    Una Ley como ésta no infringiría principio constitucional alguno: de acuerdo con ella, en efecto, sería el sujeto de la soberanía según la Constitución, es decir el pueblo español, el que dirigiría y controlaría en todo momento el proceso, y de su voluntad dependería la culminación del mismo. No habría, en tal sentido, merma alguna de soberanía ni desapoderamiento de las instituciones básicas del Estado —las Cortes Generales y el Gobierno— con respecto al ejercicio de sus poderes constitucionales. La victoria del «sí» —en su caso— en el referéndum de constatación de la voluntad popular parcial no sería jurídicamente el título legitimador de la secesión (menos aún crearía un «derecho» a la misma), sino que sería sólo la condición previa, aunque políticamente determinante , para impulsar un proceso de reforma constitucional que se ajustaría a lo dispuesto en ella expresamente. De esta forma, todo el proceso sería a la vez respetuoso tanto con el Estado de Derecho español como, al tiempo, con el principio democrático

  6. Desde el punto de vista supuestamente super-mega-hiperdemocrático de los nacionalismos del tipo catalán, una votación en pos de la autodeterminación —-que es, no nos engañemos, lo que oculta la estúpida expresión de “derecho a decidir”—- es un acto a repetir todas las veces que haga falta mientras que esté saliendo un NO, es decir, el resultado contrario a lo que el nacionalismo pretende.

    En una hipotética enésima ocasión en que se haga la votación si sale el SÍ se ha terminado el “derecho a decidir” aunque antes haya salido victorioso el NO en todas las ocasiones anteriores..

  7. No me gusta abusar de las comparaciones con el nacional-socialismo, pero el tema de las “plebiscitarias” tiene semejanzas evidentes. En sus elecciones o plebiscitos, Hitler solía mezclar una consulta sobre una anexión territorial (muy popular entre los alemanes) con la aprobación de medidas dictatoriales. Se trataba pues de una mezcla malsana entre referendo territorial y voto político.

  8. Muy bueno. Yo sólo vería un matiz. Al inglés, le quitaría lo de la “teoría”. En su tradición cultural, envidiable, se interesan sobre todo por la práctica, las pruebas y los hechos (el llamado empirismo).

  9. La democracia española es defectuosa, para qué negarlo, pero la de los nazionalistas simplemente no existe, es incompatible con su forma de pensar y una hipotética Cataluña independiente tendría una calidad democrática absolutamente nula.

  10. Nada pasaria si tuviesemos un Estado decente.

    De hecho en Caspaluña el Estado ha desaparecido. La Generalidad, la representacion del Estado español en Caspaluña lleva años en estado de sedicion y aqui no pasa nada.

    pues eso.

  11. Si a un alemán, un inglés, un francés, un italiano y un Nazionalista catalán se les encargara un ensayo sobre el elefante, ¿cómo titularía cada uno de ellos su trabajo?
    El título del alemán sería Fundamentos epistemológicos del estudio de los mamíferos ungulados; el del inglés, Teoría y práctica del mamífero proboscídeo; el del francés, El grado cero del lenguaje del elefante; el del italiano, La estética del elefante; y el del Nazionalista catalán, El elefante y la cuestión nacional catalana.

  12. Por cierto ¿habéis visto a Mas proponiendo ahora “unas nuevas plebiscitarias” como alternativa al referendum? Es para troncharse de risa, si no fuera para echarse a llorar.
    http://www.lavanguardia.com/politica/20160523/401984905973/artur-mas-contar-votos-plebiscitarias-alternativa-referendum.html

  13. “El referendum siempre es una victoria”, exactamente.
    Y no solo porque lo seguiría reclamando infinitamente hasta que ganaran, sino además (como Javier Cercas explicó magníficamente en un artículo) porque aceptar que una región, o CCAA, tenga derecho a realizar ese referendum, implicaría reconcerle ya su condición de unidad política aparte.
    Por eso, con el referendum la secesión ganaría siempre: ganan si lo ganan, y ganan si lo pierden.

  14. No excluyo que el “derecho a decidir” se vaya radicalizando y les escape de las manos a los separatistas, cuando a pase a ser reivindicado, con el tiempo, en beneficio de cada nivel territorial, como la provincia, la comarca, el municipio. Es la doctrina que se va difundiendo en Canadá contra el separatismo del Quebec: ninguna entidad menor del Quebec se quedará fuera de Canadá, si no lo desea la mayoría. En otras palabras, podría haber una Cataluña indpendiente, pero sin la provincia de Barcelona que seguiría siendo española.

    • Estoy de acuerdo en el fondo, pero no creo que a los secesionistas se les escapara el “derecho a decidir” a nivel territorial. Ellos saben perfectamente cómo controlar esos movimientos; lo llevan haciendo décadas.
      En Canadá, buen ejemplo, fue el Estado quien impuso el principio “Si Canadá es divisible, Quebec es divisible”, no los territorios locales. Y aquí sería el Estado quien debería hacer lo mismo.

  15. Pero todo .eso no se podria hacer si estos fanaticos ilusos de una utopia sin futuro, no tuvieran como disponen del dinero de todos los catalanes, y aquí, y a la hora de malgastar los dineros publicos, solo se hace en base a una minoria, o mejor dicho en lo que dice y decide una minoria fanatizada, una banda de vividores que ven el el nuevo regimen nazionalista que han copiado del franquismo, una buena y prospera y enrriquecedora vida personal.

    Esta banda de impresentables, arropados ahora por los catabasunos, se han apoderado del dinero, de la voluntad y del futuro de Cataluña. Como si ellos fueran dioses intocables y estuvieran a salvo de toda la responsabilidad de llevar como estan llevando a Cataluña a la ruina.

  16. En Catalunya no hay democracia, no se puede hablar de democracia si no hay ciudadanos educados y hay un corporativismo tan inmenso

    En Catalunya la gran parte de los separatistas viven de subvenciones de la Generalitat, se les paga por promover el odio y la crispación

    Además la gran mayoría del pueblo catalán ha sido engañado, ha sido adoctrinado, con una “educación” que les miente, se les educa para ser naZionalistas, para victimizarse, para sentirse expoliados y para odiar todo lo español

    Y ni hablar de todos los fraudes electorales catalanistas

  17. Este tema tan escabroso se resume en una sola cuestión: no es posible que el destino de un “país” lo decida el 51% en una votación. Lo lógico sería, al menos, los dos tercios de todos los implicados, y con la obligación de votar todos, sin abstención.

Deja un comentario