Encara creu algú que en Franco va prohibir les sardanes?

Les troles del relat nacionalista cauen apagant TV3, parlant amb els avis o llegint llibres.

Una foto històrica de Taradell, de l’arxiu fotogràfic de Daniel Molsosa i Vall-llovera. Era el gener de 1953, i mostra una ballada de sardanes a la bonica Plaça de les Eres. Per les cares dels sardanistes, es nota que ho feien d’amagat.

El nacionalisme podria sobreviure sense dir mentides?

ballada-sardanes-1953

dolca2



Categories: Historia, Tradiciones

Tags: , , , ,

13 comentarios

  1. No sé si us han comentat mai que una flor no fa primavera, ni dues estiu… Hi va haver-hi una repressió, això crec que ningú ho pot negar… Si es van prohibir les sardanes o no, doncs no ho sé, probablement en alguns llocs estaven més durs amb el tema, i en altres no…

    Salut!

  2. Voy a dar un testimonio de un compañero de trabajo que lo vivio. Su padre era encargado de una fábrica; en julio de 1936 se presentaron una noche en su casa los del Comité para exigirle la entrega de las llaves, a lo que el hombre se negó aduciendo que tenìa que responder ante los verdaderos dueños; se llevaron a aquel honrado trabajador y jamás se le encontró. Mi compañero de trabajo tenìa 13 años y recordó toda la vida aquel episodio. Era catalán hijo de padres aragoneses y se sentía plenamente español, y mucho más habiendo asesinado a su padre los separatistas catalanistas. El testimonio es el siguiente. En febrero de 1939, recién liberada Barcelona, el Ayuntamiento organizó un baile de sardanas en una plaza del barrio, en cuyo suelo habían dibujado una bandera española. Un vecino separatista de mi amigo dijo: “Anem a trepitjar la espanyola, vamos a pisotear la española”. Y me contaba que él, ya con 16 años, le plantó cara y le hizo ver la inconveniencia de sus palabras. Y el caso no llegó a más, porque mi amigo era buen cristiano. Seguramente un caso inverso dos meses atrás hubiera acabado con el deslenguado en la Rabassada o en una checa roja. A menudo hay que refrescar la memoria.

  3. En Valencia en el Parterre se bailaban sardanas en plena dictadura, en cuanto empezó el tema del nacionalismo catalán queriendo anexionar al Reino de Valencia como “País Valençiá” se acabo por presión popular.

  4. Estás muy equivocado Pep, sí que hay guardias civiles, falangistas, párrocos, madrileños, lo que pasa es que estaban hábilmente disfrazados de gente del pueblo y, mezclados en grupos de dos con ellos, les obligaban a bailar esgrimiendo porras y pistolas de tapadillo… Es la característica foto propagandística del Régimen que posteriormente empleaba la violencia y la cárcel contra los que se habían prestado a realizar el odioso baile. Con una saña despiadada, por cierto, ya sabes; represión, tortura, exterminio, pellizcos también…

    • El que escribe esto, es un pobre hombre, no se en que país ha vivido y rezuma nacionalismo y mala leche por todo su organismo.

    • Buenas noches José Ramos Díaz:

      Aunque respeto tu seriedad, parece evidente que Juan Ricart Gómez aborda la cuestión con un ácido sentido del humor y sano sarcasmo. Así que tu cabreo es de balde. ¿Te imaginas la pareja de la Guardia Civil de la época, camuflados de vendedores de castañas asadas, para reprimir un aplec de sardanas a pellizcos….?

      Un saludo afectuoso para ambos.

  5. Yo no entiendo la obsesión de los nacionalistas de evocar a Franco y a su régimen fascista. Lo que pasó en la dictadura pues eso pasó, ahora estamos muy lejos de aquello y gracias a ello los nacionalistas están gobernando desde hace muchos años y, de paso, cambiando Cataluña a su gusto y forma. Gracias también a la indiferencia de muchos no nacionalistas. Da la sensación, que en su ceguera o mala intención, pretenden comparar la España actual con la España franquista.

  6. Buenas tardes a todos:

    Muy pocos saben que el inventor de las sardanas, como hoy las conocemos, era un humilde músico del siglo XIX, catalán y español, para más señas.

    Aunque su familia era de origen ampurdanés, se llamaba José-María Ventura Casas, y había nacido en 1817 en Alcalá la Rea (Provincia de Jaén). Su abuelo y su padre eran militares del ejército español y su padre estaba destinado en Jaén cuando él nació. Siendo niño volvió a vivir en el Ampurdán y, tras la muerte de su madre, se quedó con su abuelo, también militar, destinado en la Compañía de Rosas (Provincia de Gerona), mientras su padre era destinado a la guarnición de Tarragona.

    Con trece años, se trasladó para a vivir con su padre, ahora destinado en Figueras, y dos años después, “Pepe” comenzaría a trabajar en esa localidad, como aprendiz de sastre en el taller de Joan Llandrich, que, además de sastre, también era militar y músico director de la Cobla de Figueras. Pepe Ventura, aprendió solfeo y fue músico de la Cobla y luego, desde 1848, como director de la agrupación.

    Lo cierto es que José-María Ventura Casas, “Pep Ventura” parece ser el inventor de la danza actual, adaptando profundamente la “sardana corta”, baile ampurdanés poco conocido en su época. El éxito de su actuación en 1860, delante de la reina Isabel II que visitaba el Monasterio de Montserrat, en el curso de un viaje oficial a Cataluña, lo consagraría como figura del mundo cultural catalán del siglo XIX.

    Tras su muerte en 1875, el catalanismo y nacionalismo, en auge durante la primera mitad del siglo XX, transformaron y mitificaron su personalidad, como “pastorcillo ampurdanés” autodidacta y capaz de intrepretar el sentimiento musical del pueblo catalán por ciencia infusa. La sardana, impregnada con matices identitarios y míticos, fue desde entonces adoptada como baile oficial de nacionalismo.

    Según Josep Playà Maset : “El catalanisme converteix la sardana en el ball nacional de Catalunya i al músic Pep Ventura en un mite, tot reinventant la seva biografia i proscrivint algunes sardanes inspirades en ‘zarzuelas’ i òperes de moda, proscrites només perquè no encaixaven en el discurs més purista del catalanisme”.

    Por su parte, Anna Costal, musicóloga y tenora de la cobla Vila d’Olesa, ha intentado despejar la “hojarasca” que recubre el mito y dar a conocer de nuevo “las sardanas proscritas” de “Pep Ventura”: “Durant anys hem conegut al Pep Ventura que la literatura catalanista amaga darrere una imatge volgudament tergiversada. Les finalitats polítiques –que al tombant de segle XX cerquen la creació i institucionalització de nous mites i noves tradicions per a una Catalunya moderna i sobirana- justifiquen la invenció d’una sardana ‘tradicional’ ”.

    A pesar del origen reciente de la sardana, también se plantean relaciones hipotéticas con danzas de origen griego o ibérico. Y otras veces, por su nombre, se atribuye el origen de esta danza a la isla de Cerdeña, lo cual parece bastante alejado de la realidad, pues en esa isla italiana, ni siquiera en el también mitificado pueblo de Alguer, nadie baila sardanas. Sin embargo un baile denominado “sardana”, aparece en un documento catalán del siglo XVI, prohibido por “els jurats d’Olot”, por considerarlo “indecente”, y aunque no se describe, parecería que nada tiene que ver con la casta danza actual, del mismo nombre.

    Entre los paralelismos hipotéticos que pudiera mantener la actual “sardana”, con otros bailes peninsulares también existen algunas teorías (ver Wikipedia). Sin llegar al mismo grado de normalización coreográfica y elaboración instrumental, se plantean similitudes con danzas circulares y enlazadas, bailadas en compás 6/8, de Galicia, Asturias, Castilla, Portugal y Provenza.

    En cuanto a las “prohibiciones”, creo que “bailar sardanas” no ha estado prohibido nunca en España. Lo que sí estuvo prohibido, por las dictaduras de Primo de Rivera en 1924 y “años de plomo” del Régimen de Franco, entre 1940 y 1945, fue “La santa Espina”, sardana considerada subversiva como himno catalanista.

    En cuanto a la época de Franco, en la década de los sesenta del pasado siglo, durante mi infancia, he visto bailar personalmente muchas sardanas en Cataluña y fuera de Cataluña. Incluso en lugares insospechados y recónditos como por ejemplo Ceuta, dónde en los años sesenta del pasado siglo, los residentes de origen catalán en esa Ciudad celebraban un “aplec de sardanes” en honor de la Virgen de Monserrat, junto al monumento a los héroes de la Guerra de África de 1860, situado en pleno centro urbano.

    También , en ese periodo, el grupo madrileño de pop-rock “Los Relámpagos” popularizó una versión instrumental de “La Santa Espina”, que fue éxito de ventas en toda España, versión de esa sardana que se puede escuchar cualquier interesado, porque está colgada en Youtube.

    Un saludo afectuoso.

  7. No, sin mentiras seguirían siendo lo que han sido siempre, unos pocos, pero hay que reclutar a los que nunca antes se habían planteado la secesión, a los indecisos, a los descontestos con la situación económica actual (que por cierto no sólo en España es mala), a hijos de inmigrantes que se sienten desarraigados, inmigrantes que desean ser aceptados, etc, etc. Y como con su ideario no moverían esos sectores de población, se inventan lo que saben que puede ganar adeptos y después de inventado lo sazonan con todas las falsedades posibles para llegar al sentimiento, a los sentidos, a veces al egoísmo de esos sectores ¿quién puede creer que un hindú, prácticamente recién llegado a Cataluña (como se ha visto en fotos de manifestaciones pro independencia) puede sentirse catalán hasta la médula?.

  8. per cert, no es veu cap Guàrdia Civil

  9. Si HItler haguès comtat amb TV3, guanya la guerra segur.

Deja un comentario