Puigdemont lo confiesa: el referéndum se repetirá hasta que lo gane el nacionalismo

No és un referèndum, és un neverèndum.

Puigdemont votar

Sabemos por Hitler y Fidel Castro que la mayoría de las veces referéndum no equivale a democracia, sino a populismo. Aquí ya explicamos que el referéndum que nos quieren colar los separatistas es ilegal, inmoral y antidemocrático. También hemos razonado por qué un referéndum no equivale a libertad: ni por la ausencia de coacción física, ni por la multitud de opciones, ni por el dominio del propio juicio existe plena libertad política en Cataluña. Igualmente hemos argumentado que un referéndum es una herramienta inadecuada para resolver cuestiones complejas. Hemos analizado los engaños léxicos del nacionalismo para colarnos el referéndum (dretadecidir, posar les urnes, un50%iprou, neverèndum y espanyanoesdemòcrata). Hemos recogido las opiniones de profesores de Derechos Humanos afirmando que “el referéndum es una farsa, dispositivo de dictadores y demagogos”. Hemos visto al promotor del Brexit, Neil Farage, reconociendo haber mentido a la gente para que votara lo que él quería. Y hemos comprobado en Gran Bretaña, Colobia y Serbobosnia cómo los referendos producen ruptura, división y muy mal rollo. Por eso los dolços sabemos que el volemvotar no tiene nada que ver con la democracia, sino con el trilerismo separatista.

Una de las evidencias de este trilerismo es el neveréndum: votar hasta que salga lo que el nacionalismo quiere. Así lo reconocía el mismo Carod RoviraUn referéndum de soberanía siempre es una victoria. Si se gana, porque te abre las puertas a la plenitud del derecho y hace a tu pueblo libre. Si no (…) pone al país y su causa en la agenda internacional y todos sabrán que, tarde o temprano, el referéndum se volverá a hacer y se ganará”

Esto mismo es lo que se le escapó a Puigdemont en su discurso durante la cuestión de confianza de la semana pasada:

“Estamos dispuestos a negociar las condiciones. Que quiere decir que podemos hablar de cómo formulamos la pregunta, de cuál es la fecha que podríamos celebrarlo, de cuáles serían los quorums que aceptaríamos para considerar válidos los resultados, de qué moratoria estableceríamos para volver a pedir el referéndum en caso de que lo perdiéramos, y de qué manera gestionaríamos el resultado que saliese”.

Es decir: no se trata de respetar la voluntad del pueblo, sino de abrumarlo (recuerden lo de “eixamplar la base social”) hasta que diga lo que quiere el poder. Por eso probablemente vivimos en la región de España más sujeta a la voluntad de los políticos y más ajena a la voluntad de las personas, donde con más triunfo campean las pasiones y más derrota sufre la razón. Referèndum? Voluntat d’un poble? Llibertat? Tururut. El referèndum nacionalista no es un ejercicio democrático: equivale a ir a comprar detergente después de haber visto 4 horas de anuncios de Ariel, o a girar la ruleta hasta que salga rojo. Cualquier parecido con la libertad es puro espejismo.

¿Cómo pueden tragárselo todavía los del PSC y Podemos?

Dolça i trilejada Catalunya…

bastoncillo



Categories: Dando el golpe, En el Butifarrèndum, Huid del nacionalismo

Tags: , , , , ,

18 comentarios

  1. Los referéndums de según que cosas no pueden ser. Para ” decidir” sobre asuntos varios hay que tener en cuenta muchos factores. No todo tiene las misma naturaleza. Me parece algo complejo.

    • Estimada Alexia, ¿sobre qué asuntos no se puede decidir en referéndum? ¿Vd se fía más de nuestros políticos que del sentido común del pueblo llano? Evidentemente que siempre existirá el riesgo de la demagogia y la desinformación, pero si queremos avanzar como sociedad el camino es asumir nuestra responsabilidad y no delegarla en unos dizque representantes cada cuatro años, ya que “ellos son los que saben” (“Los del Río” dixit).

  2. Estando de acuerdo en la práctica totalidad de los postulados que defiende DC, en el tema de los referendums o referendos, no puedo estar de acuerdo. Yo, que creo en una sociedad de ciudadanos libres, iguales y responsables, pienso que hay asuntos clave de una sociedad en los que los ciudadanos deben decidir en referéndum. Y eso debe ser así tanto por la gravedad de dichos temas como para impedir que la partitocracia cambie el sentido de la decisión que los ciudadanos hayan tomado con mayorías parlamentarias. Por ejemplo, la organización territorial de España debería ser decidida en referéndum y no dejarla al albur de circunstanciales alianzas parlamentarias. Otro ejemplo, un referéndum para ilegalizar el islam (así, claramente y sin subterfugios), como corresponde a una religión que incita al odio y a la violencia contra el adversario (infiel, lo llaman ellos). En realidad, los españoles tendríamos que estar una buena temporada tomando decisiones en referendums, ya que sería la única manera de enderezar la deriva a la que nos ha (hemos) conducido la casta política. Un referéndum cada mes o cada dos meses sería necesario para que fuera el pueblo español el que se libre de las mordazas que lo aprisionan y amenazan su propia existencia o para que definitiva y libremente opte por suicidarse. No obstante, hay que tener siempre una cierta esperanza en la dignidad del pueblo llano. Lo sucedido en Colombia, que ha sido tan sorprendente como maravilloso, lo demuestra. También aquí lo hicimos una vez, pero de esto hace algo más de 200 años.

  3. Como bien dijo la Sra: Inés Arrimadas

    Turn around,
    look at what you see,
    in her face,
    the mirror of your dreams,
    make believe i’m everywhere,
    given in the lines,
    written on the pages,
    is the answer to a neverending story,
    (aaah,aaah,aaah)

    Estamos realmente hartos/as

  4. Lo he explicado ya en varios foros. Lo vuelvo a repetir aquí:

    Si un estado le da a una parte de su territorio / población la potestad de decidir continuar en él, o bien separarse, antes de que entre el primer voto en la primera urna esa parte del estado ya sería de hecho independiente.

    El estado habrá reconocido que esa parte es algo distinto, diferenciable, segregable y soberana de elegir por su sola voluntad si continua en unión o no.

    Por lo tanto, ese referéndum no servirá para decidir independencia si o no, sino independencia ahora o en el futuro.

    Y todo ello con reconocimiento internacional ya que la comunidad internacional reconocería también ese hecho, tomado al abrigo de la ley de todo el estado.

    Referéndum = reconocimiento de España de que Catalunya es soberana + aceptación internacional de ese hecho.

    Por lo tanto: independencia ahora o en el futuro.

    • El Estado no va a dar a nadie potestad de nada simplemente porque no puede hacerlo

      Para hacer un referéndum de separación en solo una parte del territorio español, y que dicho referéndum sea de-mo-crá-ti-co, hay que cambiar la Constitución en su titulo preliminar, artículo primero que dice que ” La soberanía nacional reside en el pueblo español, del que emanan los poderes del Estado ”

      Es decir, primero se cambia la Constitución

      Y luego se hace un referéndum de separación solo para una parte

      De otra forma carece de cualquier tipo de legitimidad democrática. Y tiene la misma validez que una partida en el monopoly de Narnia

      Cuando el nacionalismo tenga mayoría suficiente, es decir, cuando haya convencido a una mayoría de españoles con sus tesis, podrá cambiar la constitución para cambiar la soberanía y ponerla donde más le guste

      Y entonces podrá organizar un muy democrático referéndum de separación, por ejemplo solo para Cataluña y para catalanes

      Porque mientras no sea así, mientras no sea a través de los cauces y vías existentes en toda democracia, nadie puede hablar de referéndum democrático

      Así cuando el separatismo tenga mayoría suficiente para ello podrá quitarle al conjunto del pueblo español su soberanía. Sin ningún problema. Y ponerla donde le apetezca. Y además nadie podrá decir absolutamente nada ya que todo será impecable y escrupulosamente democrático

      Así funcionan las cosas en democracia. Es cuestión simplemente de no creerse por encima de las leyes o la democracia

  5. Eso eso. Que lo vayan repitiendo hasta que solo salga lo que les gusta. Porque si no sale lo que les gusta espanyanoesdemocrata i ensvolenaixafar

    Y por si acaso que sea un referéndum que no vote Barcelona y alrededores. No vaya a ser que se lleven un buen chasco con el resultado

  6. ¿Pero no lo habían ganado ya nosecuantas veces?

  7. A mi me gustaría que hubiera muchos referendos sobre muchos asuntos. Pero este es particularmente nocivo. Divide y cabrea a la gente. A lo mejor podía haber un referéndum en toda España sobre si se tiene que seguir financiando el odio a España.

  8. Si quieren pueder repetir el referéndum incluso después de ganarlo, para mejorar resultado.

  9. Hay que decir lo que es esta gente. Una mafia sin ningún tipo de escrúpulos con mentalidad medieval que se cree dueña de Cataluña. Hay que sacarles de ese error y desenmascarar su miseria moral, la inmoralidad de su propósitos y la perversión de sus métodos para conseguirlos. Cuanto antes. Es urgente.

  10. Creo que una forma estupenda de acabar con el tema del referéndum seria aplicándolo, pero no sobre si Cataluña ha de ser independiente o no (algo claramente ilegal), sino sobre otras cuestiones que si serian perfectamente legales. Por ejemplo seria interesante preguntar a la ciudadanía española si considera oportuno aplicar el artículo 155 de la constitución ante el golpe de estado catalán. Dado que a Rajoy le da miedo hacerlo, que sea el pueblo quien lo dirima. Otra pregunta muy buena seria que los padres de las escuelas catalanas decidieran en cada centro la lengua vehícular (o lenguas vehiculares) con la que deben estudiar sus hijos. En fin, el nacionalismo catalán utiliza el derecho a decidir como arma. ¿A nadie se le ha ocurrido usar ese arma como boomerang?

    • Amigo Javier, no se trataría de un golpe de estado catalán, porque los separatistas ni son Cataluña ni representan a todos los catalanes. Se trata de un Golpe de Estado del NACIONALISMO catalán, Ojo con confundir estas cosas por que es importante. Saludos.

      • El “derecho a decidir” es tan absurdo como el derecho a sentarse o a pasear. No existe ningún ordenamiento jurídico del mundo que contemple el derecho a decidir ni el derecho a orinar. Utilizan la palabra “derecho” para que la gente en general crea que se les está negando un Derecho (con mayúsculas) inexistente incluso en minúsculas. La mafia separatista está eficazmente asesorada para crear palabras que incidan en el subconsciente colectivo. Es increible la dejadez en combatirles en ese campo. Ellos sabes que quien gana la batalla de las palabras tiene la guerra ganada. Y la ignorancia que demuestran los políticos que nos deberían de defender es abrumadora.

  11. El pueblo catalán sólo es útil como pagarini y como borrego, los que se dejan, claro. Para todo lo demás están los salvapatrias.

    Derechos civiles, servicios sociales, libertad, democracia, transparencia política… Eso no interesa al separatismo.

    Butifarrendum cada año y a disfrutar de la pasta que trincamos convocándolos, que la vida está muy achuchada, y cualquier día unos renovados C’s-PP-PSOE (sin arrimadas al separatismo) nos dan la patada en el cucurrucucú y nos quedamos sin fer noupais.

    Visca las herencias y visca los paraísos fiscales.

  12. Independence Day = Groundhog Day

Deja un comentario