Mientras tanto, otros países siguen su prusés

Quim Homs, el Metternich de Vich, va posar Ucrania com exemple. Quina por.

Ucrania

Bon rotllo ahir a Kiev…i passejada fent una cigarreta a Donetsk. Així marxa el prusés ucranià. Tot va començar a una plaça. És el que té el nacionalisme.

El Departament de Presidència de la Generalitat publicó el 12 de febrero un informe para justificar un referéndum independentista que se saltara la ley. Impulsado por el rústico y cómico Quico Homs, declaraba refiriéndose al debate sobre la secesión catalana: “Si se cierra en falso, puede desembocar en una situación como la que vive justamente Ucrania en estos momentos”.

Días más tarde, al ver cómo Ucrania se abocaba a la guerra civil, Homs reculó: “Ni está en nuestra línea amenazar, ni está en nuestra línea hacer comparaciones que no tienen ningún tipo de fundamento, es evidente que Cataluña no llegará nunca a la situación de Ucrania“. No sabemos si Junqueras o el clan vallisoletano de la CUP opinaban lo mismo.

Pues bien, 8 meses después del informe de Presidència de la Generalitat y de que las protestas de la plaza Maidan acabaran con el régimen del corrupto Yanukovich (su hijo tenía tantos coches como Pujol Junior), Ucrania está despedazada y sumida en el caos. Crimea usó su dretadecidir para unirse a Rusia. El Donetsk está fuera de control, en guerra civil entre los separatistas prorusos y las tropas progubernamentales. En el mismo Kiev se registraron ayer violentos choques ante la Rada Suprema (Parlamento) entre miles de ultranacionalistas y la policía. Caos, violencia y tristeza. El fruto podrido y conocido del nacionalismo.

Tras la proclamación del botifarrèndum, Cataluña sigue en manos de un puñado de políticos irresponsables, fanatizados y egoístas que anteponen su seguridad económica y ansia de poder absoluto al bien común. Sin necesidad alguna han inventado una historia y una bandera ajenas a la tradición catalana. Han atizado un conflicto inexistente. Han enfrentado a los catalanes, a familias, a empresas y a clubes deportivos. Han sembrado vientos a destajo. Y no van a dar marcha atrás fácilmente.

Ahora es el momento clave: desobediencia o legalidad, insurreción o normalidad. Sabem perfectament on són la majoria dels catalans: amb el seny, la feina, la família, el futur i la il-lusió de regenerar i liderar Espanya i refer tots els ponts que el nacionalisme i la incompetència d´en Mas han ensorrat en tres anys esbojarrats de desgovern.

L´ANC, després d´atiar el cop d´estat (signaunvot), fitxar els catalans dolents (la Gigaenquesta portaaporta) i jugar amb escenaris insurrecionals (prendrem el control dels aeroports), ha convocat una performance diumenge vinent a plaça Catalunya. Esperem que sigui per donar les gràcies als catalans de bona voluntat, demanar perdó per l´enganyifa i pregar per l´etern repós del prusés. Clar i català.

Potser ens equivoquem.

Dolça i embotifarrada Catalunya.

bastoncillo



Categories: En el Butifarrèndum, Historia, Huid del nacionalismo

Tags: , , , , , , , , , ,

8 comentarios

  1. Al ver las imagenes de Ucrania no puedo por menos que recordar las historias que me contaron sobre lo que paso en la guerra civil de 1936 pero solo lo que paso entre catalanes (si, esta gente tan democratica, pactista, enrrollada y que hace siempre sus manifestaciones en tono FESTIVO…) pues resulta que se perseguian entre ellos, se capturaban unos a otros y se juzgaban unos a otros (a veces no hacia falta ni eso) y luego se fusilaban unos a otros, Todos catalanes eso si. Franco llegaria mas tarde… Esa era otra historia. Pero en tanto unos estaban por Madrid o por el Ebro o por Teruel etc etc aqui no se perdia el tiempo. Y se mataba a troche y a moche… En fin que cuando “el pueblo” se desmadra, como en Ucrania, el resultado es imprevisible. Al pueblo no se le debe de exacerbar (valga el termino), como hace la Forcadell o la Casals o el mismo Mas… Puede tener consecuencias muy, pero que muy malas…

  2. La segunda foto me recuerda a una publicada aqui mismo hace no demasiado tiempo de la Barcelona de 1934 donde ser veian a los mientros de “Estat català” patrullando las calles de Barcelona, rifle en mano.

  3. Son tan irresponsables…tan malas personas… q con tal de salirse con la suya…han sido capaces de meter en este lío a la población…sabiendo q al menos durante 10 o 15 años…lo vamos a pasar…mal…
    Mas mal de lo q estamos..
    Esta gentuza…si existe Dios…o la justicia divina… tendrán su merecido…por tapar toda la kaka q tienen …los Pujol…los Mases…etc…
    Cuando los q conocemos el percal catalán(soy catalana) al final acabaran tirándose los tratos..
    Los catalanes x regla general somos del ” morro fort” aguantamos pero casi siempre se acaba mal…y estonces no hay arreglo…

  4. Tan felices y en paz que podríamos estar todos juntos, pero NO los catalanistas siempre tienen que crear conflictos, no superan sus envidias y odios y siempre tienen que crear tensión y malestar por sus tonterías identitarias

    • Coincido en el fondo de tu comentario. El catalanismo político nacionalista mantiene desde su origen un posicionamiento político en dinámica de bucle de características endógenas, siendo un nacionalismo que se retroalimenta en su propia espiral de carácter identitario y excluyente auto complaciente.
      Además, sufre de un parcial y colectivo síndrome de Peter Pan. Un complejo que se caracteriza por una inmadurez caprichosa y exigente en muchos aspectos de sus planteamientos políticos y sociales. Cada vez más pactar se convierte para el nacionalismo catalán en conseguir todo lo que pretenden, sin cesiones ni contrapartidas, y en pretensiones de máximos. Es egocéntrico, egoísta, insolidario, obsesivo y narcisista. Tras esa soberbia que manifiesta con ínfulas de superioridad cultural y moral se esconde una profunda inseguridad y miedo, aunque nunca serán capaces de reconocerlo, de ahí su obsesión por el pensamiento único y la necesidad del reconocimiento externo.
      A todo esto hay que añadir la escasísima capacidad empática en sus planteamientos susceptibles a compartir con cualquier ideología exógena, lo que le lleva por apostar siempre por el pensamiento único.
      Como todos los nacionalismos, tarde o temprano, el nacionalcatalanismo tiende a desembocar en la radicalidad de sus planteamientos, y ello supone un grave peligro para la libertad y para la democracia de tod@s.

      Una sociedad democráticamente débil es presa fácil de aquellos que quieren destruirla para imponer su dictadura. Sólo el pueblo puede salvarla. Despierta, Contacta y Movilízate (DECOMO). Te estamos esperando.

    • Exactamente, ahí le has dado. A menudo hago la misma reflexión, dónde estaríamos y qué país seríamos si tras la transición los nacionalismos hubiesen mostrado una actitud leal con la democracia, perfeccionándola desde una reivindicación sana de sus culturas en vez de jugar a lo que Arzallus llamaba “golpear al árbol para que caigan las manzanas”. El sistema de las autonomías, un estado federal de facto, no hubiera caído en el egoísmo localista de todos y en un feudo para los políticos oportunistas. Todos a una en vez de un todos contra todos. Cooperación y negociación en vez del suicidio del conflicto como estrategia, el chantaje y la insatisfacción artificial permanente. Hoy seríamos un país digno, mucho más democrático, sin duda.

    • Catalanista no es independentista ni pujolero. Se puede ser catalanista y españolista, como lo fueron la mayoría de los genios de la Renaixença.

      Le voy a decir un secreto -secreto a voces, por que es lo que sucedió con la Revolución Francesa-:
      A los que menos les interesan los federalismos y autonomismos son precisamente a los territorios que fabrican, puesto que necesitan vender en el mercado común, que aquí es España.

      Si Cataluña es una autonomía -que cada cual interprete eso como quiera-, las demás regiones de España querrán serlo también, y con ello se rompe la unidad de mercado.

      Si Cataluña tiene leyes mercantiles, de consumidores…etc, las demás autonomías, también: hoy tenemos 17 regímenes legales diferentes y siempre cambiantes (no cuento Ceuta y Melilla). Como estos territorios son muy pequeños, es caro y dificil vender en toda España (es más barato y sencillo vender en Portugal, que sólo tiene un sistema legal). Etc, creo que todos lo hemos visto y sufrido.

      Ahora, lo mismo que he escrito sobre si Cataluña es una autonomía, se multiplica si Cataluña es un Estado federado (o confederado), entiéndase este término como se quiera.

      El problema ha sido el querer hacer de Cataluña un Estado independiente e intentar conservar el mercado español, lo cual es por definición imposible.

      A esto se añade que en los años 30 y 40 del S. XX, Cataluña (mejor dicho Barcelona y su cinturón industrial) era una región industrial, con unas necesidades legislativas y de aduanas diferentes y contrarias de las que tienen las regiones agrícolas. Aquí los políticos y empresarios de Cataluña inventaron el victimismo, que servía para, quejándose de que no se servía sus intereses, promover una barrera aduanera invisible de una sola dirección en contra del resto de España, que no tenía nada similar. No quiero negar que Cataluña tuvo sus problemas sociales, como cualquier otra sociedad europea, entre ellas la emigración. Pero la solución dada: el victimismo y el antiespañolismo me parece que no es la más acertada en este caso. Lo digo por que tarde o temprano los demás harán lo mismo contra Cataluña y sus productos.

      El mundo va por otro lado: las grandes agrupaciones de Estados (la Unión Europea, a la que tarde o temprano se añadirá Estados Unidos) y la simplificación de las leyes y trabas administrativas para mejorar el tráfico comercial y la producción (aunque sea para luchar contra el paro y China).
      ¿Por dónde va Cataluña? a contra pelo de la historia.

      ¿Conocen Uds la historia de la gallina que ponía los huevos de oro? Parece que Pujol y sus amigos no, y quieren suicidar a Cataluña.

      Ps; una idea de industria para Cataluña: fábricas para suministra a funcionarios y políticos de España. Lo que sea. Con todos los que hay, con lo que ganan y con la estabilidad que tienen, el negocio es redondo.
      Gracias Pujol y familia.

  5. Nacionalismo, razón y origen de todas la guerras.

Deja un comentario