El nacionalismo, en guerra contra la Historia

Una exposición que resume las pretensiones nacionalistas: quieren vencer a la Historia. No podrán.

bornUna reciente campaña, relacionada con la celebración del tercer centenario del 11 de septiembre de 1714 por parte del Centro de Cultura del Born, ha empleado el siguiente eslógan: “Venzamos a la Historia”.

Eslógan magnífico, clarificador, que nos hace comprender de un plumazo la esencia del nacionalismo.

No se trata de conocer la Historia, de comprenderla en toda su complejidad, de estudiarla para sacar conclusiones y actuar con mayor prudencia y acierto. No. Se trata de vencerla, porque el nacionalismo está en guerra contra la Historia. La Historia es la gran adversaria del nacionalismo: ella nos advierte de que sus pretensiones son falsas, de que nos engaña, en definitiva, de que el nacionalismo es una mentira.

Los nacionalistas se empeñan en luchar contra la Historia, en manipularla, en distorsionarla, en negarla, en falsearla, negando la realidad de lo que ocurrió e inventando nuevas mentiras que encajen en el relato que ha inventado.

Pobre Sísifo, condenado a un trabajo que nunca podrá llevar a cabo. Porque por mucho que se empeñe, la realidad es la que es y la historia no puede cambiarse. Podrán engañar a muchos, podrán hacerlo durante bastante tiempo, pero todos sus esfuerzos están condenados al fracaso. La realidad se impone y la Historia siempre sale victoriosa.

En la batalla entre el nacionalismo y la historia, será esta última la que finalmente triunfe. Por mucho que los del Born CC le hagan la guerra.

bastoncillo



Categories: Historia, Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , , ,

19 comentarios

  1. Eso lo llevan haciendo desde siempre. Por ejemplo a lo que en el resto de España se llama “Guerra de la Indendencia”, los nacionalistas la llaman “Guerra del Francés” (de cuyo nombre no quieren acordarse). En fin, son ridículos, además de malvados.

  2. Buenas tardes:

    La historia es una ciencia social que, desde un punto de vista objetivo, permite cierta aproximación a los condicionantes económicos, políticos y culturales de las sociedades del pasado, para comprender su interacción con el presente.

    Sin embargo el nacionalismo catalán parece haber encontrado en esta disciplina un cauce para mitificar y justificar su ideología política. Se trata de recrear una “excepcionalidad de Cataluña”, respecto al resto de España.

    Sobre una montaña de falsedades, ajenas al relato objetivo, se ha conseguido imponer la ficción catalanista, incluso sobre la realidad social. Su resultado a día de hoy ha sido dividir y enfrentar la sociedad catalana sometida a una paranoia continua relacionada con aspectos falsamente “identitarios” y con apelaciones “victimistas” en torno a un proceso de “extinción”.

    Se trata de un adoctrinamiento continuo que, con las mejores intenciones, remonta a los precedentes “catalanistas” del nacionalismo a fines del siglo XIX. El proceso “adoctrinador” clandestino durante la “dictadura” fue impulsado desde el poder autonómico, nada más acceder el inefable señor Jordi Pujol al Palau de la Generalitat, gracias a la transición democrática.

    Un resultado espectacular de esa politica autonómica de ciencia ficción es El Born. Un monumento al despropósito histórico, que prueba sumisión de la profesión arqueológica de Cataluña a los intereses políticos de la Generalitat nacionalista.

    Otro caso impactante del falseamiento histórico de la historia catalana y de la ocultación flagrante de los datos arqueológicos que lo desestiman, consiste en la “mitificación” del Fossar de les Moreres, supuesto lugar de enterramiento de los “héroes” de 1714.

    Los datos arqueológicos recogidos en las excavaciones allí realizadas, permiten deducir que se trata de la “fosa común menor” de la antigua Iglesia de Santa Maria de les Arenes, dónde acabaron los despojos de los parroquianos allí enterrados entre los siglos XIII al XVIII. Sin contar otras tumbas de época romana que remontaban al siglo IV de C.

    En el “Fossar de les Moreres” no hay un sólo indicio de enterramientos masivos en el siglo XVIII, con osamentas erosionadas por impactos de balas, cortes de objetos punzantes, sables, cuchillos, ballonetas, etc… es decir indicios que permitan deducir mortandad por un conflicto “bélico”, por tanto ese “Fossar” nada tienen que ver con los “héroes nacionales” de 1714.

    La información, con la mención a los trabajos arquelógicos allí realiados, la proporciona de forma casi “clandestina” el blog “Arqueòleg glamurós” Glamboy, en una entrada del día 17 de marzo de 2014: “Qui hi ha enterrat al Fossar de les Moreres? Mite vs arqueología”.

    El empeño nacionalista de “construcció nacional” practicamente ha distorsionado toda la historiografía relativa a Cataluña, pero también cualquier otro rasgo cultural “identitario” como la “lengua catalana” y el patrimonio monumental.

    La lengua “catalana” es un dialecto del Lemosín (variedad lingüística latina surgida en torno al siglo IX en la ciudad de Limoges y su entono del Midi, Francia), pero nadie reconocerá que “la lengua catalana” no es “propia” sino “una forma dialectal del lenguaje occitano”, pues lo situaría al mismo nivel “foráneo” del “castellà”, también originado en el siglo IX en las montañas de Burgos, Cantabria, sur del País Vasco y La Rioja, no en balde el castellano era la lengua también “propia” de la burguesía catalana y la de toda España, incluída la de Portugal, remontando al siglo XV.

    Otros casos flagrantes y emblemáticos desde el punto de vista “patrimonial” son el “Barri Gótic” de Barcelona y la Casa dels Canonges, rehechos con restos medievales de distinta procedencia urbana, o diseñados y construidos en el siglo XIX, por arquitectos catalanistas que recrearon un artificioso y romántico mundo medieval “catalán” que nunca existió. Como la portada de la Catedral de Barcelona, pastiche decimonónico que oculta la austera portada original, irreconocible a día de hoy.

    Hasta la basílica expiatoria de la Sagrada Familia y el propio aquitecto Antoni Gaudí, han sido puestos al servicio de la “ideología nacionalista”, intentando ver en ambos claves “nacionalistas”. En cuanto a Antoni Gaudí, nadie podrá negar su catalanismo, catolicismo pero tambien su afecto a la España monárquica de la época, dónde se desplegó su obra siempre al servicio del Marqués de Comillas. Por otro lado muy pocos saben que la “Sagrada Familia”, fue originalmente un proyecto realizado por Gaudí para construir la “catedral de Tánger”, por encargo del Marqués de Comillas y de las misiones franciscanas españolas en esa ciudad marroquí. Que no lo aceptaron por parecerles demasiado ostentoso e impactante, para una ciudad de población mayoritariamente islámica.

    El problema del nacionalismo catalán es que ha aislado, recreado y contaminado ideológicamente y de tal manera la “idiosincrasia autóctona” de Cataluña que para la mayor parte de la sociedad catalana, y menos para el foráneo, ya no es posible discernir, desde un punto de vista cultural, entre realidad y ficción. Un despropósito puesto al servicio de la política.

    Por ello nadie puede extrañarse de los actuales despropósitos políticos que surgen, cada día, del salón gótico del Palau de la Generalitat, en manos de un botarate que se cree “salvador de un pueblo elegido” enfrentado al enemistoso y despótico Estado español.

    Un saludo.

  3. No es “El País de las Maravillas”, de Lewis Carroll.

    Es el “El País de las Mentirijillas”, de Artur Mas, Junqueras, Pujol, y Forcadell.
    (Mejor dicho: de las mentiras gordas como Junqueras).

  4. La inmensa mayoria de nacionalistas lo son por la pasta ,las subvenciones ,el no dar palo al agua, vamos, el chupar del bote, y hay muchisimos (sobre todo clase alta),sencillamente esta de moda,suena guay el decirlo, estos no hay problemas en dos dias cambian de camisa.Los otros son los problemas de futuro, Oriol lo tiene claro Independencia si o si, este siniestro personajillo se las trae, hemos de pensar en las futuras elecciones plebiscitarias para acabar de una vez y por todas de semejantes energumenos. Todos ….digo todos los habitantes de Catalunya han de votar, esas fechas seran las mas importantes para decidir el futuro . No nos durmamos ,el malo esta al acecho y por eso ya lo digo desde ahora. TODOS A VOTAR EN LAS PLEBISCITARIAS!!!!!!!

  5. Talibanes separatas,
    cuando el peso de la Ley
    caiga sobre vuestra grey,
    escaparéis como ratas.

  6. No puedo creer que haya elegido ese eslógan. Me echaría a reír si no fuera porque sé que la broma también la estoy pagando yo… Sin duda, además de fanáticos hay bastantes retrasados en las filas independentistas…

  7. Yo vivía al lado del Born. 25 años reclamando que el antiguo mercado se convirtiese en una necesaria biblioteca para el barrio y, los manipuladores estos “por encontrar ruinas medievales” lo convirtieron en un panfleto nacionalista. Porqué no hicieron lo mismo con el forat de la vergonya?? En el forat también habían ruinas (imaginaros, la extensión de dos calles, todo levantado) pero claro, como querían hacer un parking y no había edificio que les interesara lo taparon de nuevo…… Caraduras!!!!!!

  8. Se piya antes a un mentiroso que a un cojo sin correr

  9. Hay una descripción muy interesante (y cáustica) sobre el tinglado seudohistórico que se han montado estos trileros en el Borne, realizada en el siguiente artículo por quien fuera compositor de la banda Loquillo y los Trogloditas:

    http://www.libertaddigital.com/opinion/sabino-mendez/el-pais-de-las-mentiras-73405/

  10. Inventarse la historia, propio de todo totalitarismo sangrante.

    Orwell, es mi biblia de cabecera… deberían hacerlo santo, por describirnos como Catalunya es el campo donde se cumplieron todas sus profecías del totalitarismo, las más oscuras bajezas del ser humano que pudo él imaginar, la cloaca del intelecto nacionalista, la antidemocracia vestida de seda y alhajas todas falsas.

  11. Histèria contra Història.
    La historia es la que es, no la que unos mequetrefes nazionalistas subvencionados se imventen.

  12. «A todo nacionalista le obsesiona la creencia de que el pasado puede cambiarse. Emplea parte de su tiempo en un mundo de fantasía en el que los hechos ocurrieron como deberían haber sido […] y transferirá fragmentos de ese mundo a los libros de historia siempre que pueda. […] Hechos importantes son suprimidos, fechas alteradas, citas removidas de sus contextos y manipuladas para cambiar su significado. Los acontecimientos que no convendría que hubieran sucedido se silencian y en última instancia se niegan». George Orwell (1903-1950).

  13. Nada clarito: son unos caraduras…cínicos…liantes…
    mentirosos, maleducados…total unos barruts….
    Lo peor de lo peor…después de lo del “pruces”…lo tengo muy claro…ellos son ellos y yo soy yo…
    Se piensan q los q no opinan como ellos son tontos…no lo respetan…y quien no respeta no merece respeto alguno…asi q a partir de ahora…pongo una “barrera” imaginaria…y jiji…jajaja…pero por mi q se vayan por ahí…ni agua..
    Vaya tíos y tías mas carota!!!

  14. El nazionalismo es patètico ya de pòr sì desde su base, fomentàndose màs facilmente entre el ciudadano con menos cultura y conocimientos. De ahì que surjan como setas personajes como un tal Cucurull dando lecciones de historia a una masa aborregada diciendoles cosas como que Cervantes era catalàn o que Colòn tambièn lo era y que saliò de Pals(Girona) hacia las Americas.!!Y la masa se lo cree!! Así nos luce el pelo. En Cataluña tenemos un problema de muy dificil soluciòn y los que afortunadamente no somos asì, debemos estar màs unidos que nunca para plantarles cara.

  15. Estos fanaticos mientras sigan apropiandose del dinero que no tenemos, seguiran haciendo
    todo lo que este en sus manos para lavar los cerebros del ganado

  16. Decía Lincoln: “Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo.”

  17. Luchar contra la historia es luchar contra la realidad.
    Se han retratado.

  18. La política es la forma racional y comprometida de luchar por el poder, si no saben cumplir con los compromisos que adquieren, a los secesionistas solo se les puede dar una respuesta.

Deja un comentario