Joan Tàpia y la cantinela de que la culpa es del Estatut

Todos los catalanes lo sabemos: el núcleo duro de Convergencia siempre ha sido separatista. Lo del TC es una excusa.

tapia

Joan Tàpia ha escrito un interesante análisis titulado ¿Muere el independentismo tras el caso Pujol?. La respuesta, para cualquier catalán que haya vivido las tres últimas décadas en Cataluña es obvia: el Pujolgate debilita y muestra las miserias de la élite nacionalista, pero más de treinta años de intoxicación nacionalista diaria de las mentes de miles de catalanes no se borran de un plumazo, por muy traumático que sea. Lo mismo ha ocurrido con otros totalitarismos: a pesar de que conocemos todas sus miserias, y menudas fueron, todavía persiste el culto, la nostalgia, para con Stalin o Hitler.

Acierta Tàpia cuando escribe acerca del carácter de falsa religión que tiene el nacionalismo: “Un amigo literario y siempre crítico con Jordi Pujol me dice que CDC tenía algo de fenómeno grupal-religioso. La Cataluña catalanista de la amplia clase media que se conforta mirando TV3 era la Patria-Iglesia, Jordi Pujol el profeta y el Papa, los dirigentes y militantes componían la jerarquía y el clero, y el resto de la humanidad estaba formada por distintas clases de infieles –respetables todos, eso sí– porque Cataluña es un país moderno y civilizado.

Y para estos ‘creyentes’ (también muchos ‘tibios’ integraban por diversas causas el rebaño elegido), que algún sacerdote, obispo, o incluso cardenal, cometiera actos impuros con notoriedad era grave pero un palo que había que soportar (nadie es perfecto). Lo impensable, lo inadmisible, lo que podía hacer explotar era que el propio Papa viviera en pecado permanente.”

Y sin embargo, la Iglesia ha sobrevivido a papas pecadores, como también otras religiones han sobrevivido a dirigentes indignos.

Pero aquí nos interesa otra cuestión: la cantinela de que el problema de todo lo que nos está sucediendo tiene su origen en la sentencia del TC sobre el Estatut. Tàpia vuelve a recurrir al sofisma nacionalista cuando escribe que “el independentismo se alimenta de la exacerbación del sentimiento catalanista ante una sentencia del Tribunal Constitucional que rectifica un Estatut que había sido aprobado en referendo, por el que el 80% de la clase política catalana había apostado (no sin cometer errores) y del que los más nacionalistas sin estar entusiasmados (ERC recomendó el voto en contra al igual que el PP) pensaban que más valía un mal arreglo que un buen pleito.”

Se le olvida a Tàpia que ese Estatut no respetaba las competencias fijadas en la Constitución para las comunidades Autónomas (y todos lo sabían, incluyendo a los irresponsables que lo impulsaron) y que la famosa sentencia estaba ya descontada: el TC no podía decir que lo negro es blanco.

Se le olvida también a Tàpia que la participación en el referéndum del Estatut no alcanzó el 50%, cifra que en cualquier país serio se exige para que una votación tenga validez, y que sólo fue votado afirmativamente por un 36% de los catalanes.

Pero lo más importante, Tàpia quiere hacer ver que el nacionalismo no era separatista y que la “injusta” resolución del Constitucional provocó que se echara al monte. Cualquiera que haya tenido tratos con nacionalistas durante los últimos treinta años sabe que no es así. Sabe que los nacionalistas esperaban su oportunidad, pero que, en su núcleo dirigente, siempre han sido independentistas. Y saben que han trabajado para, desde la educación y los medios de comunicación, crear un clima separatista a base de propaganda y manipulación. Culpar al TC de la deriva separatista del nacionalismo catalán es como culpar al incendio del Reichstag de la deriva totalitaria y violenta del partido nazi. Ambas fueron buenas excusas para poner en marcha el plan largamente preparado.

admin-ajax-php



Categories: En el Butifarrèndum, Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , , , , , ,

10 comentarios

  1. Lo que no entiendo es el trato con el votoenblanco o abstenerse.

    Cuando la usan los politicos es una opcion muy respetable, cuando la usa un ciudadano se considera que no hay que tenerlo en cuenta.

    Si se hace un referendum acepta el resultado, y no dedicarse a tirar de mayorias parlamentarias sobretodo para proponer la opcion mas minoritaria de todas, como en este caso por la baja participacion o porque no salga lo que a los politicos les conviene.

    Pero los nacionalistas tienen una forma muy rara de entender la democracia.

  2. Puede ser que el origen de todo este embrollo fuera el Estatut, pero no el recurso ni la sentencia del TC, sino el empecinamiento de Maragall en proponer un cambio que nadie pedía y que a nadie interesaba, como se evidenció cuando el día del referéndum no fue a votar ni el 50% del censo.

  3. La culpa fue el chachachá…

    …y de la secta nacionalista y un Zapatero en las nubes, de Pujol acorralado(investigado) , de Mas que protegía su culo, de Junqueras iluminado, del PSC idiotizado, de los sindicatos pervertidos, de la ANC una asociación que tomó el poder sin ser votada, de un NODO-TV3, de la prensa comprada, de los jóvenes adoctrinados, la de muchos charnegos vendidos para ser aceptados, los silenciosos que no nos quejamos(debemos reconocer nuestro mayor error: callar)… hay tantos culpables como catalanes en Cataluña!!!!!

    En el futuro se verá claro, todo el mal que hicieron los nacionalistas-separatistas catalanes, igual que ahora vemos lo mal que se hizo en la Alemania nacionalsocialista… poco a poco, y sin darse cuenta, pasito a pasito… al abismo con los ojos vendados. Luego se quejarán, nosotros ya avisamos… igual que avisamos de la burbuja inmobiliaria, y de la crisis a la que entrábamos.

    Pero todavía estamos a tiempo de barrer la insensatez y estupidez del separatismo, y volver a poner los pies en el suelo de la cordura.

  4. Joan Tàpia es un incauto o no dice la verdad. Tiene suficientes elementos de juicio durante 35 años para ver lo que son los nacionalistas. Tan incauto como los gobernantes que han esperado que con medidas favorecedoras, iban a conseguir la fidelidad al Estado. Tan incauto como el PSC que espera no sé que milagros para atraer a los votantes. Cuando van a darse cuenta que los nacionalistas quieren un estado propio a cualquier coste, sea bueno o malo para los ciudadanos, eso les da igual. Euskadi tiene un concierto económico y una autonomía como ninguna región de Europa, es lo que muchos llamamos una independencia subvencionada, y los nacionalistas siguen “erre que erre” pidiendo independencia.

  5. A mi me sorprende que todo el mundo olvida que ERC pidió votar No al estatut, por lo que ellos también serian culpables ¿no?

  6. Si en 1714, Felipe V, hubiese actuado como Carlos I, o sea enviando al cadalso alos cabecillas de los Comuneros , hoy no tendríamos este problema. También lo hizo Robespierre con la clase aristocrática francesa , enviándolos a la guillotina en 1800. E inclusive lo ampliaron con el fusilamiento masivo de ciudadanos madrileños.
    Hoy no se puede aplicar la pena de muerte , pero si se debe aplicar con rigor los máximos castigos a todos los que apoyan con su voto engañar a los ciudadanos. Pero a los ciudadanos , que hemos dejado que les engañen con mentiras y medias verdades, debemos respetarlos.

  7. Sólo hay una realidad: “El padre del nacionalismo catalán era un ladrón”.

    Nota:
    No pongo “presunto”, ya que el mismo ha confesado.

  8. Hemos tenido y tenemos políticos indecentes, sólo han buscado la fórmula de seguir en el poder y lucrarse, ellos y los suyos, sin importarles las consecuencias que para el País podían tener todos sus ¨apaños¨. Ahora les ha salido un filón, (para unos preparado, para otros llovido del cielo) nos han metido en una guerra verbal y psicológica de unos contra otros. De esta forma no vamos TODOS contra ellos que es, sin duda, lo que deberíamos hacer. Divide y vencerás!!

  9. La culpa de todo este desastre la tiene el presidente del gobierno de la época, se acuerdan de la famosa frase “yo aprobaré aquello que quieran los catalanes”.

    • Ese presidente tiene buena parte de culpa, especialmente en darles una buena excusa para quejarse, pero no toda la culpa. La culpa la tenemos todos, en mayor o menor grado, al aceptar siempre unas reglas del juego nacionalistas, al estar siempre comparando y entendiendo que ellos tienen derecho a buscar la ruptura. El problema viene de lejos, desde los años 80, se ha dejado crecer un cancer… incluso a veces, años 90, se le ha alimentado…. Tarde o temprano tenía que explotar.

Deja un comentario