Huyendo de la «sanchosfera»

Albert Soler: «Entre ‘fachosfera’ y ‘sanchosfera’, debe optarse siempre por la dignidad«.

Fa uns dies el president Sánchez, cap del PSOE i cua de JxC, va fer unes declaracions al diari del Conde desqualificant com a «fatxosfera» tot aquell qui s’oposa a la seva política a través dels mitjans no depenents de Moncloa o Generalitat. Desde entonces no para de repetir la ocurrencia, con la intención de colarnos su marco mental: «Yo demócrata, ellos fachas».

N’Albert Soler hi reflexiona des d’El Periódico en una pieza titulada ‘Botifler’ y de la ‘fachosfera’:

«Van pasando los días y nadie me ha metido todavía en la ‘fachosfera’, ese invento de Pedro Sánchez para colocar ahí a todo el que disienta de él o de la amnistía, lo mismo da, ya son lo mismo. Uno, que es catalán, ya está más que acostumbrado a que si disiente le llamen facha, aquí es la norma desde hace años y se lleva con orgullo, pero en el resto de España no conocían esta bonita tradición, así que la ‘fachosfera’ llena un hueco. Mientras los catalanes que no fuimos engañados por el ‘procés’ disfrutamos de ser considerados malos catalanes por parte de los que sí fueron estafados, los españoles que no tragan carecían hasta ahora de una denominación de origen, de un club que los agrupara. La ‘fachosfera’ ha venido para solventar esa carencia. De ahí que haya sido todo un presidente del Gobierno quien haya anunciado su creación. (…)

A partir de ahora, todo el mundo que no siga al líder socialista en sus delirios formará parte de la ‘fachosfera’, da igual cuáles sean su profesión o sus ideas políticas, ahí caben Savater, Frank de la Jungla, Vicente Vallés, Cercas, Bertín Osborne, Azúa, Pérez Reverte, Carlos Sáinz, cualquier juez que pretenda hacer cumplir la ley, socialistas desafectos al régimen -entre ellos González y Guerra-, todos los taxistas y, a la larga, todo ciudadano mayor de 18 años que crea que gobernar un país es cosa seria y no un cambalache por siete votos. De entrada, algunos van a ofenderse, es natural, ya pasó en Cataluña cuando empezaron a calificar de ‘botifler’ a los no lacistas, pero a la larga se convirtió en un elogio. (…)

Uno, que a la menor ocasión afirma con la cabeza bien alta que en su propia tierra ha sido calificado de ‘botifler’, traidor y facha, no puede permitirse quedarse fuera de la ‘fachosfera’. Mucho menos, sabiendo que la alternativa sería formar parte de la ‘sanchosfera’. Y eso sí que no. Entre ‘fachosfera’ y ‘sanchosfera’, debe optarse siempre por la dignidad«.

El PSOE está haciendo lo mismo que hizo el nacionalismo durante el prusés: llamar fascistas a todo el que se opone a sus maniobras para atornillarse al poder con el taladro de Bildu-ETA y JxC-golpismo. Allí están desde Serrat a Calderón de la Barca. I els dolços, és clar.

«Fatxosfera»! Quina por ens fa en Sánchez! Ya estamos temblando. Benvinguts a l’atmòsfera de llibertat, dignitat i decència, dolços.

Dolça i santxosfèrica Espanya…



Categories: Tontútiles inconsútiles

Tags: ,

7 comentarios

  1. Ser «botifler» en Cataluña es un orgullo, algo digno. Entrar a formar parte de la Fachosfera es jugar en la Champions, un selecto club…

    La historia va camino a repetirse…. PSOE, ERC, ultraderecha catalana en Waterloo, la CNT con otras siglas….. que puede salir mal? El Frente Popular 2.0 va camino a repetir lo que ya montaron hace bastantes años en España. Y encima ahora…. sin oposición alguna.

    En fin, me parece que algunos han entendido mal eso que ahora llaman «Memoria histórica»

  2. Una clase dividida (Jane Elliot, 1968)

    Se trataba de un experimento basado en la categorización social. Su objetivo era concienciar al alumnado de los efectos de la discriminación, tanto en quien la ejerce como en quien la padece.

    Día 1 del experimento

    Consistió en dividir el aula en dos grupos en función del color de los ojos. De esta manera, a los niños y niñas que tuvieran los ojos azules la profesora les diría que son superiores y más inteligentes que los de los ojos marrones. Por esta razón, tenían derecho a ir al recreo o podían repetir la comida.

    Mientras, a los/as niños/as de ojos marrones les diría que son más lentos/as, menos inteligentes y más torpes, por lo que no podrían disfrutar de los privilegios de los/as primeros/as. Además, a cada niña y niño de la clase con ojos marrones se les hizo ponerse un pañuelo en el cuello. Este pañuelo serviría como símbolo para identificarles rápidamente como el grupo discriminado.

    Esta separación en el aula rápidamente obtuvo consecuencias y empezaron las peleas entre ambos grupos y las discusiones en clase. Amigos/as de toda la vida se veían ahora enfrentados/as simplemente por el hecho de que les habían dicho que eran diferentes. …

    Día 2 del experimento

    Al día siguiente, la profesora invirtió los papeles y los/as niños/as de ojos marrones pasaron a ser los/as superiores/as. Lo curioso es que, en ese momento, este grupo realizó las tareas y los ejercicios de clase bastante más rápido que lo habían hecho el día anterior. Y mucho más rápido que el grupo de ojos azules.

    Cada grupo había adoptado perfectamente el rol de dominantes y subordinados/as, con los correspondientes estados de ánimo de alegría y tristeza en cada uno de ellos.

    • Mira, yo creo que es mejor dejarse de estos experimentos de psicología, que distraen, y centrarse en enseñar matemáticas como Dios manda (o por lo menos con el programa anterior a la logse laicista, republicana y masónica)

      ¡Mano de santo!

      El problema es que si el hijo del obrero estudia, como consecuencia de ello tiene un trabajo mejor: se desclasa y vota VOX.

      Pero, claro, no se puede todo.

      Por cierto, que es muy mala política dividir la clase entre dominadores y dominados. Al colegio se va para aprender, no para perder el tiempo.

      • El experimento lo he traído aquí por el maniqueísmo, el sectarismo que practica el cínico Sánchez según A. Soler, algo muy propio de la extrema/ultra izquierda.

        Y eso mismo se puede trasladar a las prácticas, absurdas, supremacistas, arbitrarias, del separatismo golpista catalán contra lo español, el español, los españoles y España.

  3. Una manera simple, ingeniosa y efectiva para quitarse de en medio la oposición sin despeinarse:

    «QUIEN NO ESTÁ CONMIGO, ESTÁ CONTRA MI»

    Por tanto eres un «facha»…

    A esto es a lo que los frentepopulistas llaman «laicismo y espíritu republicano», más conocido como las consignas-humo de libertad, igualdad y fraternidad.

    Me pregunto qué hacemos los demás, a parte de pagar esta farsa y ver con horror cómo desaparece la economía, que es lo que garantiza nuestro futuro y el de nuestros hijos…

    «tranquilo», dirá, «SOROS, que es comunista, velará por ti si eres «bueno».

    («amor» de madre)

  4. En la Fachosfea cabemos todos los que tenemos buena facha.

    En la Sanchosfera cabe toda la chusma habida y por haber, nacional, extranjera, tribal y terruñera, fanática religiosa y pateril fuera borda. Incluidos las y los que buscan el POLiamor con agentes del orden, y entre empujón y empujón, les chivan todos los secretitos de la organización golpista. Eso en «euskadi» (sic) no pasa, dada la poca libido de todos los «euskos». Y ya va pasando igual en Qatarlunia, donde o ligas en español o te dedicas a avistar OVNIs en Montserrat.

    Bienvenido, Albert. Trae cervezas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.