Barcelona fa fàstic

Las operaciones emanan del ser, que dirían los clásicos.

En Barcelona hace décadas que gobiernan los de siempre. Los que se saltan las leyes, rompen la convivencia, dan golpes de Estado, promueven la ocupación de la propiedad, impiden hablar o rotular en tu lengua y te fríen a impuestos. Tot força brut.

Y la suciedad moral produce suciedad ambiental, como la que vio ayer un dolço en la calle Madrazo de Barcelona, frente a la parroquia de San Ildefonso.

Dolça i putrefacta Catalunya…



Categories: Huid del nacionalismo

Tags:

7 comentarios

  1. Lo mas penoso de todo es que los catalanes o los radicalmente catalanistas siguen votando a los mismos

  2. Saltarse las leyes que generalmente están decretadas para que se mantenga la paz y la convivencia, atacar continuamente los entes del estado promoviendo repúblicas para cargarse la monarquía, proponiendo reformas constitucionales a su gusto, atacando continuamente y menospreciando a las fuerzas políticas que no piensen como ellos, apoyando a los emigrantes, los okupas, los manteros o todo aquel que quiera vivir a espaldas de las leyes establecidas, decretando normas en favor de la sedición, la malversación, los violadores, los pederastas, dando cancha ancha a los delincuentes, ladrones, asesinos o todo lo que cree malestar social, son todas esas prebendas que la izquierda engloba en ese apartado que con tanto despotismo llaman libertad. Eso es lo que se consigue en esta sociedad controlada y dirigida por las abominables fueras de izquierda, ahora bien apoyadas y secundadas por las asociaciones separratistas, que yo no me canso de repetir que si no conseguimos desplazar y eliminar de los espacios políticos a toda esta caterva de estafadores de la política, jamás lograremos que la democracia, el bien común y la sociedad del bienestar puedan ser una realidad en nuestro entorno social.

  3. Resumiendo: Nos vamos al carajo por mensajero urgente. Y nadie es capaz de hacer nada, de votar nada y de movilizarse por nada. Os lo merecéis. A mi edad, ya no puedo luchar más, me rindo. Y lo único a lo que aspiro es a morir sin que me duela mucho, y sin dar molestias a los míos…

  4. «Y ya no hablemos cuando al orgullo local se unen concepciones políticas y resentimiento de siglos, porque entonces (el español) se siente herido, incluso cuando nadie ha osado en atacarle. Este es muchas veces el caso de Cataluña, cuyo español orgullo resiente cualquier acto que el castellano orgullo verifique.

    Me acuerdo de un colono catalán que vivía en Arenys de Munt (Barcelona); era un hombre culto y enterado de lo que sucedía en el mundo, pero al referirse a España respiraba siempre por la herida. «Desengáñese usted -me dijo un día-, en Madrid hay un plan para hundir a Cataluña en cinco años.» «Mire usted -le respondí-, si en Madrid hubiera un plan organizado con esa precisión y seguridad para cualquier cosa, ya no sería Madrid.»

    Fernando Díaz Plaja. «El Español y los siete pecados capitales.» 1966. Alianza Editorial. pág. 111.

    «El orgullo de Barcelona o de Bilbao es más regional y casi racial. Se vanagloriaban más de ser catalanes o vascos que de ciudadanos de una o de otra urbe. Y Sevilla es diferente. Mientras Barcelona y Bilbao se pasan el día comparando sus características con Madrid, Sevilla vive completamente al margen de las polémicas. »

    Ibídem. pág. 116.

  5. En Valencia esa imagen es la habitual. Y solo faltaban ya las rotondas “ecológicas”, en las que los innombrables por rufianeitor, que mangonean esta ciudad, acostumbran a obsequiarnos con su panfletaria “Biodiversidad” mezclada con residuos voladores de todo tipo que allí quedan enganchados a perpetuidad entre los hierbajos.

    Descampado le llamábamos a ese “biodiverso” paisaje los de mi edad cuando éramos unos críos.

    Dolsa y rotondera Valencia.

  6. Cuando te alumbras con luciérnagas buscando borrar la claridad solar, tus respuestas se tornan inconcretas y la visión de tu yo, queda diluida en una galaxia sin sentido. Hoy Cataluña no puede sangrar más. Las constantes sangrías durante varias décadas de dictadura golpista, no dan para más.
    De una forma u otra tendrá que reventar, donde hombres/res insolentes, delincuentes golpistas, manchados en sus propios excrementos con impertinencia desmedida nos quieran dar ejemplo. ¿De qué un golpista ejemplo no quiere dar? ¿De xenofobia y maldad quizá?
    Colla de cuervos que no dejan de graznar, mostrándonos con gestos arrogantes que ellos son muy catalanes porque saben bien ladrar y robar.
    “Menosprecia aquel que puede menospreciar”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos, le facilitamos la siguiente información del tratamiento: (leer)

  • Responsable: Edicott Consulting SL
  • Fines del tratamiento: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios.
  • Derechos que le asisten: cceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la política de privacidad.