José Mª Marco: ¿constitucionalismo? Sí… pero no basta

Nosaltres no només defensem les lleis; defensem la nostra pàtria, Espanya.

Mucho se habla últimamente de constitucionalismo y si por ello entendemos respetar las leyes y entender que hay un sujeto, el pueblo español, que existe y se resiste a ser descuartizado, doncs els dolços estem encantats. Faltaria més.

Pero vale la pena atender a la aportación al debate que hace José Mª Marco en su artículo Contra el nacionalismo, el constitucionalismo no basta.

La tesis de Marco es clara: el constitucionalismo es algo positivo:

«En nuestro país, el constitucionalismo es el movimiento político que reivindica el cumplimiento de la Constitución en aquellas Comunidades Autónomas en las que esta, la ley fundamental sobre la que se sustenta la Monarquía parlamentaria, no se respeta. Es un movimiento respetable, sin la mejor duda, y destinado al éxito, al menos en principio, al apelar a cualquier ideología o inclinación partidista, siempre que respete el orden constitucional».

Pero nos encontramos con una realidad:

«Sin embargo, no ha tenido el éxito que su propia generosidad le auguraba. No lo ha tenido como movimiento transversal, incapaz como ha sido de elaborar una alternativa a los movimientos anticonstitucionales en Cataluña y en el País Vasco. Y tampoco lo ha tenido como inspirador de movimientos específicamente políticos, como en su momento Ciudadanos, que vino a encarnar, en Cataluña, la defensa y la promoción del orden constitucional. El constitucionalismo no ha sido capaz de evitar la hegemonía del nacionalismo anticonstitucional en Cataluña ni en el País Vasco».

¿Cuál es el motivo de este fracaso? Para Marco está en que:

«el constitucionalismo, desde el primer momento, es decir desde que acepta el término para definirse, se sitúa en un terreno distinto de aquel en el que se sitúa el nacionalismo, que es el terreno de la nación. Es como si el constitucionalismo, en el momento de oponerse al nacionalismo, se sintiera obligado a apartar el término de nación -no digamos ya de la palabra “patria”-, de los que parece desconfiar como si no pertenecieran al universo ilustrado en el que quiere situarse. El constitucionalismo entrega el concepto de nación -y de patria, así como el de patriotismo- al nacionalismo, como si le pertenecieran a este naturalmente».

Port eso, sostiene Marco que:

«En el fondo, y a pesar de todos los esfuerzos realizados en estos años de enfrentamientos dramáticos, el constitucionalismo continúa y perpetúa una de las tendencias más destructivas de estos 40 años de democracia. Ha consistido en el empeño en construir una democracia sin nación, por parte de unas elites acobardadas -mejor dicho, en pánico- ante la sola idea nacional, por no hablar, como ya hemos dicho, ya de la palabra “patria”… Y, como algunos vieron que iba a ocurrir desde un principio, asistimos a un proceso muy avanzado ya de desmantelamiento de aquello que es común a los españoles: la historia, la lengua, la movilidad, los intereses, la cultura… La nación y la materia de lo nacional, en la que no es posible escindir lo histórico de lo político».

Lo que le lleva a concluir que constitucionalismo sí, pero sin renunciar a España, una antigua nación de la que todos formamos parte:

«Ha llegado el momento, por tanto, de incorporar el constitucionalismo a una nueva actitud y un nuevo argumento de defensa y adelantamiento de la nación española. Eso no quiere decir -conviene subrayar- dejar de lado la defensa de la Constitución. Al contrario, se trata de comprender esta y defenderla en su justo significado: el de la base jurídica de una realidad nacional española, pluralista y plurilingüe, que es la única defensa contra el nacionalismo y la única capaz de oponerse a él.

Constitucionalismo, si se quiere, pero constitucionalismo español, y sabiendo que lo que los nacionalistas quieren destruir no es la Constitución, que hace mucho tiempo que no acatan ni cumplen en los territorios que dominan, sino España

Doncs, moltes gràcies, Josep Maria, per fer-nos pensar i aportar a un debat des de la raó i sumant més que no pas dividint.

Dolça i espanyola Catalunya…



Categories: Pensando bien

Tags: , , ,

7 comentarios

  1. Sin ánimo de polemizar y con todo el ánimo constructivo posible por el respeto que le tengo a esta página me permito discrepar.
    José Mª Marco genera credibilidad en el discurso por sus propias credenciales personales. Pero tal y como lo veo su planteamiento, desde un partido como VOX, tampoco tiene garantías de éxito. Supongo que muchos de los lectores estaréis en desacuerdo, pero dicho partido tienen también un componente nacionalista, al igual que el propio discurso de Marco, que tal y como lo veo no va a neutralizar al nacionalismo catalán. Si se trata de sumar más apoyos ¿cómo vas a conseguir contrarrestar el nacionalismo con otro nacionalismo?

    Tal y como lo veo lo que haría falta sería sumar más apoyos a los que ya hay. Los votantes de VOX y Cs ya lo tienen claro…..la cuestión es ¿cómo se añade a los no convencidos? Un discurso contrario al nacionalismo catalán excluyente bien explicado (como hacéis genialmente en esta web) seguro que atrae a gente de izquierdas o a a apolíticos, que podría decirse que son los que ahora no están sumados a esta causa constitucionalista. Pero desde mi punto de vista eso no se va a conseguir fácilmente como plantea Marco…..se corre el riesgo de que fuera de este ámbito se perciba como «otro intento de los de derechas de siempre, Cayetana, VOX, etc» y no de algo que va mucho más allá del eje izquierda-derecha.

    Creedme, vivo fuera de Cataluña y hay mucha gente de izquierdas que antiguamente había transigido e incluso simpatizado con el nacionalismo pero que con los últimos acontecimientos han cambiado de parecer….solo necesitan un último empujón para posicionarse rotundamente en contra. Imagino que dentro de Cataluña será parecido.

  2. Fray Gerundio , la vidilla que das ! Pues sí que suman , solo es cambiar la ecuación que sería VOX- ( C’s + PP)= VOX. A qué suman ? . Yo no me caso con nadie y seguramente muchos tampoco, pero VOX está dando más guerra con 11 que C’ s con 33, y más de lo nunca había hecho tu PPeras. Es lo que hay.

  3. Fr. Gerundio de Campazas, ese es el problema de ustedes… para usted de todo el artículo lo único importante, es sumar… sumar el que, y para que? Si para usted, y para otros muchos, como CS, y Pp,,lo importante no es la Nación española, que es lo que más atacan izquierdas y separatas, sumar para que? Para entregar la Nación, en vez de a los separats a losmglobalistas de la UE? No gracias, da igual el constitucionalismo, si no tiene donde asentarlo, la Nación española. La CE, es,por la Nación española, sin ella, no hay ni Constitución, ni suma, ni nada de nada. Ustedes piden una suma sobre un castillo de naipes, y efectivamente, se ha caído el castillo de naipes de CS, y se está cayendo el de la Pp, en CATALUÑA casi desaparece, porque no puede sumarse sobre el vacío. La unión es el de la Nación española, esa es la base, y el renunciar a a ello, tanto en CATALUÑA, como en Vascongadas para tratar de congraciarse con separatas ha hecho que desaparezcan los más llamdosmconstitucionalistas en esas regiones. Como en Galicia no hay nada que diferencie al Pp de un partido separata más, lo que es una gran incongruencia con lo que la Pp dice defender en Madrid. Así que por mucho que intente sumar, o engañar, no se puede sumar lo que no es igual, ni lo que no defiende lo mismo.

  4. Es evidente. Para amar una cosa y defenderla hay que conocerla. A España se le ama y defiende si se conoce su historia, sus aportaciones al mundo, sus triunfos y derrotas, la lengua que hay ido hermanando sus pueblos, sus vicisitudes religiosas. Todo eso ha ido constituyendo un patrimonio y una nación que nos legaron nuestros antepasados y que vale la pena conservar y acrecentar para a su vez transmitir a los que vienen detrás.
    Porque España está constituida puede hacerse esta constitución u otra, pero sin esa base nacional, el constitucionalismo se queda sin la energía que puede darle fuerza política.

  5. De todo el artículo lo más importante, o mejor dicho: lo único importante está en la última frase: «Sumant, no pas dividint»

    ¿Alguien cree que PP – Cs – VOX…suman?

    • La veritat, prou de prendre’ns per ximples o rucs.
      Va, que ya nos conocemos todos…
      Esto no va de sumas, sino de que PP y Cs no desparezcan de Cataluña tras la debacle de las últimas elecciones autonómicas y la más que previsible para las siguientes.
      Si les hemos dejado de votar en masa es, justamente, porque no suman, sino porque nos venden.
      Si quieren que nuestros votos pesen, que se retiren. Eso sí que sería ayudar a sumar.

  6. Para construir una realidad nacional española, en palabras de José Mª Marco, es imprescindible conocer la historia de España, el pasado de nuestros ante-pasados que lucharon durante siglos y siglos por lograr la unidad frente a las diferencias propias de cada tribu. Y es imprescindible también conocer la historia más reciente, la de esos cientos de miles de españoles que fueron a Cataluña en busca de un futuro mejor y que contribuyeron con su trabajo y ahorros al progreso de su nueva región. Sugiero a DC que dedique una entrada a Iván Teruel, catalán descendiente de familia andaluza y extremeña, licenciado en Filología Hispánica y profesor de Secundaria en un instituto de Cataluña y valiente entre los valientes. Estas Navidades me han hecho un gran regalo, su libro ¿Somos el fracaso de Cataluña? La voz de los desarraigados. Habiendo nacido y viviendo en Gerona, Iván se atreve a romper con el pensamiento único. En la contraportada del libro nos dice: Mediante las vivencias de tres generaciones, Teruel nos cuenta el largo proceso de los desarraigados: la incomprensión primera, la gradual conformidad, el aislamiento social y el refugio entre los que viven y hablan como ellos. Finalmente la paulatina incorporación de la tercera generación a la vida comunitaria y sus esfuerzos por pasar desapercibidos, por camuflar sus orígenes, por evitar el delator acento de sus padres, y en un proceso autodestructivo, sucumbir a la espiral del miedo y sumarse, como tantos otros, al credo del pensamiento único…
    Muy revelador el capítulo en el que Iván Teruel aplica la teoría de la Espiral del silencio a los jóvenes y adultos catalanes. Insisto, Iván merece una buena entrevista o artículo. Y su libro es imprescindible para abrir los ojos a tantos y tantos abducidos por el pensamiento único. Por mi parte, ¡Gracias Iván!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: