Una profesora da un repaso a las políticas feministas en el mismo Parlamento

MªElvira Roca Barea despatxa el feminisme en una intervenció gloriosa.

Hasta hace poco, cuando los catalanes escuchábamos el apellido Roca pensábamos en un inodoro o en un político nacionalista que se ha hecho muy millonario tirando de contactos. Ja no.

Y es que si no lo ha leído no sabe lo que se pierde. Se titula “Imperiofobia y leyenda negra, lo escribió María Elvira Roca Barea, se ha vendido como churros y ha hecho que miles de españoles “nos sintamos unos centímetros más altos“. Roca aporta un enfoque nuevo, fresco, actual y sin complejos para desmontar las trolas que sobre Espanya han propagat els protestants europeus des de fa segles. Si quiere puede comprarlo en la Tienda Dolça pulsando aquí.

El pasado día 8 en el Parlamento nacional se reunieron unas cuantas mujeres para sermonearnos sobre las maravillas del feminismo. Ja sap, coses dels polítics que s’han de gastar el nostres diners, i s’estimen més fer-ho difonent ideologies d’enfrontament en lugar de buscar el bien común para todos los españoles, que para eso les pagamos.

Pero allí estaba Elvira, para hablar de amor y unidad, y no de conflicto y odio. Y sin papeles. Y les chafó la guitarra a las lilas. Cosa que ens interessa molt, perquè com podem parlar d’unitat d’Espanya si homes i dones estem en guerra, com vol el feminisme?

Pase, vea, disfrute y memorice.

Dolça i normal Espanya…



Categories: Pensando bien

Tags: , , , ,

37 comentarios

  1. Parte de las feminazis han creado un imperio de la mentira. Primero se dedican a soltar violadores de las carceles, luego se ofrecen como solucion al problema que ellos mismos han creado. Manual basico del politico mediocre.

    El baile de cifras manipuladas, la jugadita se resume en poner categorias distintas para los asesinatos que se producen en este pais, y asi invisibilizar los asesinatos que a ellas no les interesa hablar, luego vienen los titulares de los chuchos del poder mal llamados periodistas de este pais. Ni uno solo de ellos parece ser capaz de irse al INE a sacar a la luz dichas cifras de ASESINATOS, no violencia domestica, no violencia de genero, ni violencia de sus santos pimientos, ASESINATOS tal cual, la cifra global, sin cribas ni parses ni filtros. No se donde narices aprendieron el oficio de periodistas estos chuchos del poder.

    Porque cuando uno va a buscar dicha cifra entonces te encuentras enfrente de la realidad que no es lo que venden ni los chuchos del poder ni estas feminazis que van por la vida con cerebro y el curriculum tan vacio como la cuenta corriente de un jdido milerurista. niñatas con una libretita.
    Yo por lo que he podido sacar desde 1999 el numero de asesinatos en este pais viene a ser casi 2000 hombres asesinados y casi 2000 mujeres asesinadas.
    Aunque yo no dispongo del tiempo necesario para andar cerciorandome si son cifras del todo correctas o no. si hay algun periodistas de los de verdad, a ver si se anima a informarnos en vez de meterle la lengua hasta al fondo a los señoritos politicos.

    Pero en algunos informes de estas feminazis y lgtb llegan al absurdo con sus bailes de cifras de contabilizar como crimen homofobo al asesinato que comete un homosexual contra su pareja, sera un crimen pasional, sera un crimen de la categoria que les salga de las narices pero como va a ser tal cosa un crimen homofobo HDLGP. Tanto hacer bailar la cifras que al final ni ellos mismos saben que narices escriben o contabilizan en panfletos absurdos que manejan. Son una VERGUENZA, en mayusculas.

    Y yo por mi parte no se me gana ni haciendome la pelota ni con insultos, bastante acostumbrado estoy a los tontos de ambas versiones, mi unico y exclusivo interes que soluciones pueden aportar estas niñatas a las que les pagamos una nomina? que aportan ellas? porque buenas intenciones tambien las tiene mi mujer pero no cobra una p*ta subvencion por ello.
    Porque mientras aporten algo a mi si me quieren insultar por detras o venir a hacerme la pelota es algo que suele resbalarme bastante.
    Lo que yo pongo en duda que ninguna de estas sea capaz de aportar algun tipo de servicio a la sociedad por las nominas que cobran. No dejan de ser mujeres clasicas del siglo XVII, han cambiado el paradigma de la dependencia de sus maridos a la dependencia de papa estado.
    Cuando sepan aportar soluciones a los probelmas o algo de valor que llamen, mientras tanto que les den, porque si fuese por mi mas de una estaria ya en la cola del inem.

    Mira la deuda que tenemos en españa y el legado que le vamos a pasar a nuestros hijos como para tener que estar pagandole nominas a una panda inutiles que no aportan nada.

  2. Coincido prácticamente en todo, salvo en lo de que ellos se quejen menos.

    De todas formas veo que mucha gente comete el error de juzgar las cosas basándose en su experiencia vital, olvidando que el “yo soy yo y mi circunstancias” se aplica a cada persona.

  3. El día 8M en una terraza comentaba el tema con mi mujer mientras tomábamos una (merecida) cerveza, hablando de las de la camiseta morada que teníamos al lado y de cómo se dejan manejar por sindicatos y partidos.

    A mi mujer ese día la felicitaron en la puerta del trabajo y le respondió sobre mí (prácticamente como la Sra Roca). Estoy muy orgulloso de ella.

    Por cierto, ese día yo también me acordé de mi abuela. Efectivamente no era asalariada, pero era trabajadora.

  4. Racis Torra plagia a Sánchez y se lleva su ‘consejo de ministros’ al anti independentista Valle de Arán. Hoy lunes.

    Ayer viernes el racista Torra cenó con su comitiva en un restaurante gastronómico en Bossost.

    👎👎👎👎 Le pagamos con nuestros impuestos un buen agape para celebrar el INCUMPLIMIENTO de la Ley de Aran 2015.

    👎👎 Hoy habrá hecho otro tanto y mañana lunes se pitorreara de todos los araneses.

  5. QUIEN INTENTA CONVERTIR LA VIDA DE LOS DEMAS EN UN INFIERNO, ACABA CONVIRTIENDO LA SUYA PROPIA EN UN INFIERNO…

    https://elpais.com/elpais/2017/04/10/buenavida/1491841771_273026.html

  6. Gran libro el de la Hispanfobia, fue una de mis adquisiciones de la Feria del Libro de 2018. Un buen regalo, en el próximo San Jordi, para el que no lo tenga.

    Hablando de otra cosa, nos está pasando desapercibido el juicio que se celebra en la Audiencia Nacional sobre el 3% y creo que habría que prestarle un poco de atención; esa corrupción también forma parte del prusés, sobre todo por el afán de los sepratistas en taparla.

    El ex director de la Agencia Catalana del Agua (ACA) ha explicado en la Audiencia Nacional cómo ordenaba amañar concursos públicos la mano derecha de Artur Mas. Leonard Carcolé compareció el pasado 19 de febrero ante el juez José de la Mata en el marco del caso 3% y relató su experiencia con Germá Gordó, ex secretario del Gobierno de la Generalitat de Cataluña.
    https://www.elmundo.es/cataluna/2019/03/07/5c8022e2fdddffba938b4606.html

  7. ❗VALIENTES❗ Miembros de VOX TARRASA son amenazados e insultados por RADICALES INDEPENDENTISTAS

  8. Carpa de VOX atacada en BARCELONA con pintura roja

  9. Hasta ahora no había podido escuchar a la Sra. Roca… No estaba en un lugar privado… Estoy completamente de acuerdo con lo q dice pienso igual como ella.
    Cada uno tiene su papel y cometido en la vida.
    Solo voy a explicar un ejemplo personal. En mi época las mujeres cuando se casaban si trabajaban tenía una opción legal regulada por la ley.
    Podían solicitar la baja voluntaria por casamiento y les daban una dote es como creo q se llamaba… era más grande o pequeña dependiendo de los años trabajados – creo recordar – servidora tuvo claro que continuaba trabajando en primer lugar pq hasta q no me quedara embarazada no veía la conveniencia de perder mi sueldo que era un buen apoyo para los dos y en segundo mi trabajo me gustaba.
    Muchas de mis amigas escogieron quedarse en su casa… Tuvieron hijos no quisieron buscar empleo cuando pudieron y ahora siendo mayores son feministas radicales pero toda su vida ha sido una queja…
    Yo Tuve hijos continúe trabajando me casa continuo por buen camino y concilie como pude y Dios me dio a entender… He vivido feliz con lo q tenía y sigo viviendo hasta q Dios quiera…

  10. Inmesamente agradecida a esta sencilla gran mujer. Desde la sencillez más absoluta ha dicho verdades como templos y al alcance de todos, y además, desde el corazón. Todo un ejemplo de sencillez y dignidad. Muchas gracias

  11. Además Roca Barea es una de esas joyas que lucha contra la leyenda negra junto a Pedro Insua, Iván Velez, etc.
    Dejo esta tremenda intervención de Ortega Smith de Vox en el parlamento europeo

    • Debería hablar con más serenidad, sin tanto énfasis, más como el català tranquil o como Elvira Roca Barea, porque si no, su discurso, aunque diga verdades como puños, puede resultar agresivo.

      • A VOX le falta un poco de “marketing” en ese sentido. Su discurso no debe resultar agresivo. Debe ser positivo, del tipo, queremos inmigración, porque además la necesitamos, pero queremos una inmigración legal, y por eso queremos una legislación igual que la de Canadá o Australia (estos países, tenidos como adalides de democracia, son tremendamente restrictivos con la inmigración; en estos países prácticamente ni entra ni se queda nadie de manera ilegal).

  12. https://madridcastilla.wordpress.com/2017/08/20/dios-nos-libre-de-los-federalistas/

    Dios nos libre de los federalistas.
    federalistas2

    Voy a ser lo más claro y conciso posible, dadas las fechas y calores estivales en los que estamos. Algunos hablan desde hace meses de reformar la Constitución para darle una estructura federal al país. Bien, no es cierto. Quieren reformar la Constitución para darle más privilegios a dos regiones. Cataluña y País Vasco. ¿Como me atrevo a afirmar esto?. Pues porque este debate se ha originado a raíz del llamado “conflicto catalán”. Aquel que empezó con el ultimátum de Artur Mas a Mariano Rajoy. “O me das un cupo como el que tienen los vascos o hago un referéndum para largarme” (vino a decir el del 3%). La respuesta de Mariano no se hizo esperar. “NO”. A partir de entonces se han sucedido los espectáculos de manifestaciones, maquillajes, piruetas y no pocas sandeces de unos y otros. Pero en medio de todo esto apareció el nuevo “iluminado” del PSOE, Pedro Sánchez. Diciendo que él y solo él tenía la solución al problema. El estado federal y la nación de naciones. Y lleva con la monserga desde hace meses, mientras desde Cataluña el catalanismo le ha respondido que quieren la independencia y solamente la independencia. Pero no se da por aludido.

    ¿Y en que consiste ese pretendido federalismo de los socialistas y su nación de naciones?. Pues en eso, darle más privilegios a los que ya gozan de ellos y cambiar de nombre al estado autonómico por estado federal. Donde cada estado federado tendría la categoría de nación. O sea, Madrid sería una nación. Y la Rioja o Cantabria. No es broma. Así lo plantean abiertamente los tuerce botas de Ferraz. (http://www.elespanol.com/espana/20170813/238726446_0.html )

    Y hablando de tuerce botas. Exactamente lo mismo piensan desde Podemos e Izquierda Unida. Serían capaces de llamar naciones a Castilla y “León” o Castilla La Mancha, con tal de no reconocer, mencionar o tan solo pensar en esa otra nación histórica que fue, es y será CASTILLA. Por que si Castilla no es nación, quien coño lo es en este laberinto llamado España. Pero es que Castilla les repele. Castilla les da grima y asco. Sí, Castilla, la de los Comuneros. Castilla, la de la Reconquista. Castilla, la de la democracia foral de Comunidades de Villa y Tierra. Castilla, cuyo emblema en piedra sigue incólume desde Arizona a Filipinas. Castilla, esa cuya lengua hablan hoy más de 600 millones de personas. Esa es la Castilla que odian.

    Y es que para la izquierda española, Castilla no debe existir para que los castellanos sigan sintiéndose simplemente españoles y sobre sus espaldas pueda seguir levantándose este régimen antidemocrático, que impuso por la fuerza estatutos de autonomía que los castellanos no habían pedido. Para que su idea de España pueda seguir existiendo, a costa de seguir discriminando no solo a los castellanos, sino también a los extremeños, leoneses o aragoneses. Exactamente lo mismo que lleva haciendo y fomentando ese Partido Popular, al que dicen odiar tanto.

    Castellanos, mediten sobre ello y abran bien los ojos.

  13. https://madridcastilla.wordpress.com/2018/04/24/23-abril-2018-asi-son-las-cosas/

    23 Abril 2018. Así son las cosas.
    mapa castilla
    A los niños de Duerolandia les enseñan que son castellano-leoneses. O sea, son como tomates y limones a la vez. A los niños de Castilla La Mancha, les dicen en el colegio que son castellano-manchegos. Como si la Comarca de La Mancha fuera algo diferente al resto de Castilla. Pero las cosas aún son peores. En Cantabria (Montaña de Burgos y Puerto de Castilla), les meten en el cerebro que son descendientes directos de unas tribus del Neolítico, que eran una nación antes de los romanos (Revilla dixit). Los críos de La Rioja crecen en una comunidad autónoma que ha tomado su nombre de una de las comarcas que formaban la provincia de Logroño. Y que vienen a ser algo así como unos “vascos erriotxarras” descafeinados. ¿Y los niños de Madrid?. Bueno, los niños de Madrid son poca cosa. Vagamente españoles y miembros y “miembras” de una provincia superprogre, donde al parecer cabe todo el mundo (que no se diga que no somos integradores y “cosmopaletos”…). Todo el mundo, excepto todo lo castellano. O sea, en pleno corazón de la Provincia, la Villa de Madrid, donde un día se alzara la fortaleza de Los Comuneros, lo castellano está prohibido. Prohibido nombrar a Castilla en la enseñanza, en los medios de comunicación e incluso en la calle. Ardua labor de censura en la que han participado todos desde 1978. Desde el PP al PSOE, pasando por IU, e incluso Podemos y la pijo-progresía del 15M (¿sabéis que llegaron a expulsar de la Puerta del Sol a un castellanista que enarbolaba el Pendón Morado?). Eso sí, luego más “federalistos” que Pi i Margall.
    Bueno, pues esta es la situación de CASTILLA. Un pueblo censurado. O lo que la Unesco denominaría el genocidio cultural, identitario y silencioso de todo un pueblo milenario.

  14. Un curioso blog

    https://madridcastilla.wordpress.com/2018/07/

    Ser castellanista
    mapa castilla
    El pueblo castellano desprecia su propia identidad porque desconoce su propia cultura y su propia Historia. No se puede amar lo que no se conoce. Y en esto tiene mucho que ver la labor incansable de medios de comunicación y del propio sistema, desde la enseñanza escolar.
    El régimen del 78 se cimenta en todo esto. Parece que es necesario que exista un pueblo que se sienta exclusivamente español para que todo funcione como pretende la Casta. Y ese pueblo es el castellano. Al resto se les permite reivindicar y presumir de su patria chica. A Castilla NO. Y bajo esos cimientos ha crecido un edificio frágil y cada vez más escorado. Un edificio que amenaza ruina, a pesar de ser repintanda con constancia su fachada con la pintura de una pretendida diversidad, federalidad o multinacionalidad.
    A la labor de denunciar este estado de cosas es a lo que debe dedicarse el castellanismo genuino. Y todo lo demás es secundario o directamente sobra. Si recuperar la existencia de Castilla, de su unidad y de su reconocimiento como pueblo diferenciado dentro de España, no es el objetivo principal de una fuerza o corriente supuestamente castellanista, es que esa fuerza o esa corriente ideológica no es castellanista. Podrá ser muchas otras cosas. Pero no servirá a los intereses de Castilla y del pueblo castellano. Los barcos se construyen para navegar y llegar a buen puerto. No para mantenerlos constantemente varados en una playa.

  15. Después de leer, con cierta dificultad eso sí, el corto pero no por ello menos farragoso manifiesto de la huelga feminista del 8M, se entiende que el PSOE y Podemos los suscriban al 100%, son sus ideas plasmadas, su visión comunistoide de la sociedad y además repelente porque parece culpar al mundo occidental de todos los males del planeta. ese manifiesto que es un batiburrillo de tópicos de la izquierda radical- la socialdemocracia ya no va con ellos-.
    Entre otras perlas, dicen que están contra el consumo, ¿contra la expulsión de nuestras viviendas?, contra la ley de extranjería y los muros que se levantan en nuestro país, para romper con las fronteras -¡ancha es Castilla!. Ya en pleno éxtasis de los redactores del manifiesto, perdón, redactoras/es, dicen que se trata de plantar cara contra el orden patriarcal, racista, colonizador, capitalista y depredador del medio ambiente. ¡Toma ya, Occidente era eso y no lo entendíamos! Están por la educación afectivo-sexual libre de estereotipos sexistas, ¿a qué se refieren exactamente?. La palabra violencia machista se resalta varias veces, por si nos olvidamos.
    El manifiesto que también suscribió C’s ¿o no?, porque nunca se sabe con C’s, nos sitúa sobre las/los hacedores del manifiesto ya que sus referentes son las mujeres que trajeron la Segunda República, las que lucharon en l Guerra Civil, y contra la Dictadura franquista..¡Acabáramos!.
    ¿Es posible otra forma de entender el feminismo?, seguro que sí.

  16. Llevo siguiendo tiempo a Elvira Roca Varea. Sus trabajos acerca de la desmitificación de la leyenda negra son excepcionales. Os invito a los que no la conozcáis que indagueis. Como bien expone DC, en nuestra tienda hay material suyo. También tiene charlas y ponencias en youtube en buena calidad.
    Gracias a ella y al tema que trató, conocí también los trabajos de Pedro Insua que recomiendo leer. Muy certeros.
    Los libros de ambos deberían ser de lectura obligatoria en nuestro sistema educativo de m*****a.

  17. Gran discurso de una gran mujer.

  18. Para los sectarios siempre tiene que haber buenos (ellos) y malos (todos los demas). Para poder buscar enfrentamiento.

    Los sectarios populistas han inventado la lucha de genero, cuando se les ha acabado en la sociedad y en las urnas la lucha de clases.

  19. El actual feminismo que propagan algunas féminas, es una auténtica propaganda contra la mujer. La ponen a la altura del betún.
    Todos somos necesarios para algo: hombres y mujeres.

    • Yo creo que el feminismo es como la evolución, son solo palabras, en realidad son sólo palabras.
      Y entonces, y por ser sólo palabras, cada persona la llena con un significado que tenga sentido para ella.
      Si no fueran sólo palabras vacías, no podrían rellenarse con contenidos aleatorios.

  20. Vivimos en una cultura, si se le puede llamar así, aberrante.
    El mundo tradicional que pretendemos anular, era el resultado de una larga experiencia , todos sus aspectos habían sido concienzudamente analizados y pensados por gente muy sabia cuya intención siempre era el bien común del ser humano, y nunca hubiesen pervertido ese objetivo a cambio de nada.
    Esa gente sabía cultivar su alimento, elaborar sus objetos y descubrir los principios científicos que afectaban la vida del hombre.
    Si no hubiesen sabido lo que hacían, no estaríamos nosotros aquí, quejándonos y protestando porque nos parece poco todo lo que nos dejaron.
    De modo que , en agradecimiento, nos volvemos en su contra, ignoramos sus principios y les maldecimos.
    A los ojos de ese mundo, de esas gentes, nuestra cultura aparecería como la realización de todos los horrores, es un misterio como podemos verla como la vemos.
    Pero esta cultura es el resultado de ser como somos, nuestra cultura es el caldo de cultivo donde pueden darse los personajes más siniestros,nosotros somos quienes damos paso a esos monstruos al destruir el entorno seguro que nos legaron nuestros antepasados y prestar oídos a quienes quieren destruirnos a nosotros.
    Lo jo di do es que estamos en caída libre, y siempre habrá sitio para seguir cayendo, no quiero ni imaginarme el mundo en el que vivirán nuestros nietos.

    • Me hubiera gustado poder expresarlo así de bien. Gracias de todo corazón por poner palabras al sentimiento que te embarga cuando ves el rechazo por tanta gente (gentuza) de todo lo valioso construido durante siglos. Somos enanos a hombros de gigantes

      • Gracias, hubiera preferido no tener que decirlo, en serio, me duele ver a mis semejantes arrastrados de aquí para allá por cualquier cosa, me duele, como dice la Biblia”Pues la Tierra está con dolores de parto esperando el nacimiento del Hijo del Hombre”.
        Y por Hijo del Hombre quiero decir el Hombre real, el hijo de lo que somos, lo que podríamos ser.
        Y las posibilidades de que eso ocurra parecen desvanecerse, solo queda la fe.

  21. Ayer nazisTorra ya cenó en el Valle de Aran en un restaurant gastronomico de Bossost.
    Mañana hara una declaracion en la Okupada Valle de Aran por los nazionalistas catalanes.

    …..lo que no les dira es porque INCUMPLE la Ley de Aran de 2015.

  22. Muy bien dicho Dña. María Elvira, totalmente de acuerdo con ella…

  23. Me pongo a los pies de esta personalidad por su inteligencia, sus pensamientos y como los expresa y su arrojo y valentía, desde luego que este es el pais de doña Isabel de Castilla, Santa Teresa de Ávila, Rosalía de Cástro y Elvira Roca Barea. Un apluso.

    • Una edulcorada crítica al anticastellanismo furibundo de esa hija natural de un sacerdote y una hidalga gallega de moral un tanto relajada

      http://www.atlantico.net/opinion/pedro-larrauri/rosalia-y-castellanos-castilla-manipulacion-xenofoba/20140623095157423631.html

      Rosalía y “Castellanos de Castilla”: una manipulación xenófoba

      Estoy seguro de que Rosalía de Castro no odiaba a Castilla ni a sus habitantes. Y sin embargo es lo que algunos quieren hacernos creer.
      Hace poco he visto en un colegio de Vigo un gran cartel que ofrecía un extracto de “Castellanos de Castilla”: y me ha parecido muy inadecuado. ¿Saben acaso los niños que leen esa poesía que en ese texto Rosalía plasma dramáticamente el grito amargo y desgarrador de una mujer gallega que sufre la muerte de su marido, que acaba de regresar de trabajar en Castilla? No lo saben: porque se les ofrece la parte más “anticastellana” de la composición, expresada en primera persona.
      Muchos asumen como cierta la leyenda negra que dice que los castellanos trataban mal a los gallegos. Durante gran parte del siglo XIX y hasta los años 60 del XX (cuando se impusieron los tractores y las cosechadoras) miles de gallegos, generación tras generación, cruzaban los límites entre Galicia y Castilla a comienzos del verano (tras la celebración de San Pedro), volviendo a mediados de agosto negros por haber trabajado de sol a sol, pero con varios miles de pesetas con que ayudar a la familia: un dinero vital que no podían conseguir de otra manera. Muchos castellanos (sobre todo de Zamora, Salamanca y Ávila) acogían en sus casas a esas cuadrillas de gallegos, que eran muy apreciados en los pueblos de Castilla por su incansable dedicación al trabajo y por su maestría con las hoces o fouciños. Según reflejan algunas crónicas, los gallegos trabajaban más rápido que otros jornaleros de otros sitios (como los venidos de Extremadura), y lo hacían tanto por su laboriosidad innata como por su afán de terminar pronto el trabajo para regresar cuanto antes a Galicia. No se les pagaba menos ni se les trataba peor que a otros. Y aunque el trabajo era duro y algunos terratenientes de Castilla trataban mal a los jornaleros, lo mismo pasaba en Galicia con los caciques, cuando no era peor.
      Es cierto que al principio Rosalía escribió algunos de sus versos para apoyar las ideas políticas galleguistas de su marido, Manuel Murguía: quizá por condescendencia o quizá obligado por él (no olvidemos que Murguía era un machista que la dejo embarazada, no permitió que la madre de Rosalía asistiera a su boda, y le robó las poesías de Cantares Gallegos para publicarlas sin su permiso…). Y Rosalía reconoció (en el prólogo de Follas Novas) que había contribuido a la lucha política de su marido; y que Cantares Gallegos había sido una declaración de guerra, afirmando que ella misma había levantado una bandera… Pero también sabemos que en un momento de su vida, en 1881, Rosalía se enfrentó a su marido y a sus amigos y renegó de ese movimiento galleguista, declarando que nunca más volvería a escribir en gallego. Cuando Rosalía murió, Manuel Murguía quemó algunos de sus escritos: se puede suponer que todos los que no venían bien a sus proyectos antiespañolistas. Por ello se puede afirmar que la imagen de Rosalía que hemos recibido es una falsificación: una mitificación al servicio de la política nacionalista.
      Rosalía se fue de Galicia con 18 años para escapar de la pobreza y de la discriminación. Y no le fue mal en Madrid, que se puede considerar su “tierra de acogida”. Allí fue donde se casó, publicó sus primeros libros y escribió Cantares Gallegos. Tiempo después Rosalía vivió tres años en Simancas (Valladolid), y allí escribió la mayor parte de Follas Novas, su otro libro de poesías en gallego. No hay que olvidar que la lengua que hablaba Rosalía era el castellano, lengua en la que está escrita la mayor parte de su obra literaria. Cuando Rosalía añoraba y cantaba las bellezas naturales de Galicia decía que Castilla era como un desierto: pero no había odio en esas poesías…. Pienso que si algo hizo sufrir profundamente a Rosalía no fue lo que hacían los castellanos, sino lo que pasaba en Galicia. “¡Sófrese tanto nesta querida terra gallega!”, escribió en la introducción a Follas Novas, donde trata continuamente de la pobreza, la enfermedad, la opresión social, el clasismo, el machismo… imperante en Galicia.
      Muchos enseñantes gallegos, y la propia Xunta, han asumido la bandera del nacionalismo y siguen utilizando a Rosalía para defender una ideología xenófoba y para atacar a los que “non nos entenden non” (como dice el Himno Gallego, en un párrafo que merece nuestro rechazo y que habría que corregir). Deberían hacer caso a Rosalía, que escribía en Follas Novas: “Os bardos fillos teus a voz levanten, das cordas ó compás, i enchan o mundo armónicas i altivas, tan só para te alabar”: tan sólo alabar a Galicia, sin despreciar a nadie: eso es lo que quería de verdad Rosalía que hicieran nuestros Bardos. Y también escribió: “Esta fala mimosa que nós temos, de tan doce solás (solaz), que non sabe dicir sinón cariños, que hastra os corazóns van.”: según ella, la lengua gallega sólo debería usarse para decir cariños, no para insultar y atacar… Tristemente en Galicia todavía hay motivos para clamar, como hacía Rosalía, contra los que fomentan el odio y creen (y promueven desde las escuelas y la política) que alguien es mejor o peor por haber nacido en un sitio concreto, por vivir aquí o allá, o por hablar una lengua u otra.
      Castellanos de Castilla no es una declaración política: no se debe sacar de contexto ni debe usarse para manipular a los niños, fomentando sentimientos xenófobos.

      • http://voz-castellana.blogspot.com/2015/04/castellanofobia-castellanos-de-castilla.html

        sábado, 18 de abril de 2015
        Castellanofobia: Castellanos de Castilla

        Tan triste como la noche,
        harto de dolor el pecho,
        pídole a Dios que me mate
        porque ya vivir no quiero.

        Pero en tanto no me mata,
        castellanos que aborrezco,
        he, para vergüenza vuestra,
        he de cantaros gimiendo:

        Castellanos de Castilla,
        tratad bien a los gallegos;
        cuando van, van como rosas;
        cuando vuelven como negros.
        Rosalía de Castro. Castellanos de Castilla. Cantares Gallegos.

        La entrada de hoy está dedicada a Rosalía de Castro, la gran poetisa gallega a la que admiramos y cuyo valor literario nos parece fuera de toda duda. Quizá por ello nos resulte aun más dolorosa la parte de su obra en la que se deja arrastrar por el anticastellanismo.

        Rosalía de Castro (1.837-1.885). Su marido fue el historiador Manuel Murguía, padre del regionalismo gallego.

        Ya hemos abordado el famosísimo Los Cuatro Palos de Sangre, de Víctor Balaguer, punto de inflexión del sentimiento castellanófobo en Cataluña, y de como sus ecos resonaron ampliamente en toda España. Especialmente en aquellos territorios con idioma propio, que a la sazón estaban iniciando un proceso de revalorización literaria del mismo. La influencia de la composición de Balaguer puede apreciarse incluso en el título del siguiente acre poema de Rosalía de Castro, perteneciente al libro Cantares Gallegos. Del catalán ¡Ay Castilla Castellana! al galaico Castellana de Castilla, en el que un supuesto y bondadoso pretendiente gallego es rechazado por una malvada y soberbia moza castellana:
        Castellana de Castilla,
        tan bonita y tan hidalga,
        mas a quien para ser fiera
        la procedencia le basta (…)
        en paz señora, ya os dejo
        con vuestra soberbia gracia,
        y a Galicia hermosa vuelvo
        donde reunido me aguarda
        lo que no tenéis, señora,
        lo que en Castilla no hallara:
        campitos de lindas rosas,
        y fuentes de frescas aguas,
        sombra a orilla de los ríos,
        sol en alegres montañas…
        Pero es sobre todo en Castellanos de Castilla en donde se desboca la animadversión de la poetisa hacia nuestra tierra. He aquí algunos fragmentos:
        Castellanos de Castilla,
        tratad bien a los gallegos;
        cuando van, van como rosas;
        cuando vuelven, como negros
        A Castilla fue a por pan
        y jaramagos le dieron,
        diéronle hiel por bebida,
        penitas por alimento.

        Diéronle, en fin, cuanto amargo
        tiene la vida en su seno…
        ¡Castellanos, castellanos,
        tenéis corazón de hierro!

        Murió aquel a quien quería
        y para mí no hay consuelo;
        solo hay para mí, Castilla,
        la mala ley que te tengo.

        Permita Dios, castellanos,
        castellanos que aborrezco,
        que antes los gallegos mueran
        que ir a pediros sustento.

        Tan mal corazón tenéis,
        secos hijos del desierto,
        que si amargo pan os ganan
        lo dais envuelto en veneno.

        Van pobres y vuelven pobres,
        van sanos, vuelven enfermos,
        que aunque ellos son como rosas,
        los maltratáis como negros.

        ¡Castellanos de Castilla,
        tenéis corazón de acero,
        como peña el alma dura
        y sin entrañas el pecho!

        En tronos de paja erguidos,
        sin fundamento, soberbios,
        aún pensáis que nuestros hijos
        para serviros nacieron.

        Y nunca tan torpe idea,
        tan criminal pensamiento,
        cupo en cabezas más fatuas
        ni en más fatuos sentimientos.

        Que Castilla y castellanos,
        todos en montón revueltos,
        no valen lo que una brizna
        de nuestros campos tan frescos.

        Solo ponzoñosas charcas
        sobre el ardoroso suelo
        tienes, Castilla, que mojen
        esos tus labios sedientos.

        Ni árboles que te den sombra,
        ni sombra que preste aliento…
        Llanura y siempre llanura,
        desierto y siempre desierto…

        Eso te tocó, cuitada,
        por herencia de universo,
        ¡miserable fanfarrona!…
        triste herencia fue por cierto.

        En verdad que no hay, Castilla,
        nada como tú tan feo,
        que mejor aun que Castilla
        valiera decir infierno.
        Terribles imprecaciones que marcan un antes y un después en el desarrollo de sentimiento anticastellano en Galicia. Justo Beramendi, catedrático de Historia en la la Universidad de Santiago de Compostela y Presidente de la Junta Rectora del Museo do Pobo Galego indica el cambio a que dan lugar:
        Ahora la valoración de la galleguidad alcanza una cota que exige que Castilla sea suma de todos los defectos, maldades y fealdades, desde el carácter de sus moradores hasta el paisaje.

    • Sobra decir que tal enfoque es falaz y radicalmente injusto. El también catedrático de la citada Universidad Xosé Ramón Barreiro lo expresa perfectamente:
      Tal acumulación de dicterios revelan algo más que compasión por los segadores gallegos, revelan una rabia personal que nunca es compatible, ni en un corazón tan generoso como el de Rosalía, con la Justicia.
      Y es que algunos han querido ver la castellanofobia de Rosalía de Castro como una reacción a las duras condiciones que soportaban los jornaleros gallegos que venían a trabajar a Castilla durante la recogida de la mies. Se trataría no de una dicotomía entre naciones, sino de una contraposición entre humildes y ricos, vasallos y señores. No estamos muy de acuerdo. En realidad, en el siglo XIX resultaba evidente para cualquiera que en la mayor parte de Castilla no se vivía mucho mejor que en Galicia.

      La razón por la que se contrataban jornaleros foráneos (no solo gallegos) era que en las amplias zonas dedicadas al monocultivo del cereal, la época de mayor actividad, la siega, se concentraba en unas pocas semanas. Y afectaba a todas las explotaciones al mismo tiempo, con lo que la mano de obra local simplemente no alcanzaba. Presentar al campesinado castellano de la meseta norte, en su mayor parte compuesto de pequeños y medianos propietarios, como todopoderosos terratenientes sin escrúpulos es alejarse mucho de la realidad.

      La Siega, de Vela Zanetti. Sin duda, una de las labores tradicionales más penosas del campesino. Algunos hemos llegado a vivirla (y padecerla).

      Respecto a las condiciones laborales de los segadores, la obras historiográficas más serias desmienten muchos tópicos victimistas. Cedemos otra vez la palabra a Xosé Ramón Barreiro. La cita es extensa, pero consideramos que merece la pena para aclarar el asunto:
      Los segadores, gallegos, parameses o murcianos estaban organizados en cuadrillas lideradas por el mayoral (o segador de mayor prestigio y autoridad) y de las que formaban parte los segadores de primera (llamados “hoces”), los de segunda (“medias hoces”), los “atadores” que hacían las gavillas y los ayudantes, muchachos de 15 o 16 años. Por consiguiente, el colectivo estaba internamente estratificado en categorías que repercutían en los salarios percibidos, mejor dicho en la distribución interna de los salarios porque el propietario pagaba a la cuadrilla una cantidad fija, previamente acordada, y que luego la cuadrilla repartía de acuerdo con las categorías ya citadas. Esto significa que el segador gallego no trataba individualmente con los propietarios, sino siempre en cuadrilla, pudiendo de esta manera hacer frente a los propietarios con mayores garantías y con una mayor presión.

      La valoración del trabajo se hacía por fanegas a segar, es decir, el trabajo estaba perfectamente objetivado, bien marcada la tarifa a realizar y fijados los pagos por la tradición, por lo que se fijara el año anterior con las modulaciones requeridas por el aumento del coste de la vida y por el valor del trigo en el mercado. No había, pues, sorpresa ya que todos partían de valores contrastados: el del trabajo a realizar y el del pago a satisfacer.

      No se firmaba ningún papel, como se hacían antes las cosas. Para evitar algunos conflictos que se dieron, por errónea interpretación de las obligaciones asumidas por ambas partes, se impuso la costumbre de llegar al acuerdo verbal entre el propietario y el mayoral ante el alcalde o pedáneo del lugar que, de esta manera, actuaban como árbitros y hombres buenos en caso de conflicto. Y ya más recientemente ante los sindicatos.

      Estas cautelas ponen de manifiesto que no estamos ante una situación de explotación semiesclavista, como parece deducirse de la propia composición de Rosalía de Castro y de cierta literatura costumbrista.
      Por supuesto, la siega no deja de ser un trabajo duro. Los que hemos participado en él, incluso ya muy avanzado el siglo XX, podemos dar fe de ello. Se trata de una labor ardua, bajo las altas temperaturas estivales y con larguísimas jornadas de sol a sol, en las cuales frecuentemente se dormía en el mismo campo para ganar tiempo. Son condiciones extremas que el campesino castellano ha venido soportando hasta ayer, como quien dice. Debe realizarse además a la mayor rapidez, puesto que el cereal no puede recogerse antes de que esté en su punto, y después cualquier tormenta o granizada intempestiva daría al traste con la cosecha. Pero por otra parte, los segadores gallegos también preferían este ritmo de trabajo, pues al ser temporeros y cobrar por tarea hecha, cuanto antes la terminaran antes podían volver a su tierra y seguir con sus quehaceres habituales.

      Lógicamente, no tiene nada de extraño que en torno a un fenómeno que se repetía a lo largo del tiempo e implicaba a muchas personas de uno y otro colectivo, en algún momento pudieran surgir desconfianzas y resquemores. Tal parece desprenderse de alguna irónica coplilla popular gallega de la época, como la que aquí reproducimos:
      Castellanos de Castilla,
      vais a tener que rabiar:
      los gallegos hacen los hijos
      y vosotros los tenéis que criar
      Pero no hay que pensar que dicha poesía popular mostrara únicamente ánimo anticastellano, pues semejantes rimas pueden encontrarse dedicadas a Andalucía, otro de los destinos habituales de los trabajadores gallegos, o a los empresarios catalanes que se establecían en las villas costeras de Galicia:
      Catalán de Cataluña,
      barbas de conejo manso,
      ¿por qué no das al gallego
      una hora de descanso?
      En cualquier caso, precisamente la constatación de que muchos segadores gallegos siguieran acudiendo puntualmente cada verano, generación tras generación, a los campos trigueros de la meseta implica que los beneficios para ambas partes tuvieron que estar muy por encima de los problemas puntuales. Como bien dice Barreiro:
      El hecho de que la experiencia de los segadores durara más de tres siglos es indicativo de la mutua tolerancia que debió presidir las relaciones sociales.

      Sobra decir que tal enfoque es falaz y radicalmente injusto. El también catedrático de la citada Universidad Xosé Ramón Barreiro lo expresa perfectamente:
      Tal acumulación de dicterios revelan algo más que compasión por los segadores gallegos, revelan una rabia personal que nunca es compatible, ni en un corazón tan generoso como el de Rosalía, con la Justicia.
      Y es que algunos han querido ver la castellanofobia de Rosalía de Castro como una reacción a las duras condiciones que soportaban los jornaleros gallegos que venían a trabajar a Castilla durante la recogida de la mies. Se trataría no de una dicotomía entre naciones, sino de una contraposición entre humildes y ricos, vasallos y señores. No estamos muy de acuerdo. En realidad, en el siglo XIX resultaba evidente para cualquiera que en la mayor parte de Castilla no se vivía mucho mejor que en Galicia.

      La razón por la que se contrataban jornaleros foráneos (no solo gallegos) era que en las amplias zonas dedicadas al monocultivo del cereal, la época de mayor actividad, la siega, se concentraba en unas pocas semanas. Y afectaba a todas las explotaciones al mismo tiempo, con lo que la mano de obra local simplemente no alcanzaba. Presentar al campesinado castellano de la meseta norte, en su mayor parte compuesto de pequeños y medianos propietarios, como todopoderosos terratenientes sin escrúpulos es alejarse mucho de la realidad.

      La Siega, de Vela Zanetti. Sin duda, una de las labores tradicionales más penosas del campesino. Algunos hemos llegado a vivirla (y padecerla).

      Respecto a las condiciones laborales de los segadores, la obras historiográficas más serias desmienten muchos tópicos victimistas. Cedemos otra vez la palabra a Xosé Ramón Barreiro. La cita es extensa, pero consideramos que merece la pena para aclarar el asunto:
      Los segadores, gallegos, parameses o murcianos estaban organizados en cuadrillas lideradas por el mayoral (o segador de mayor prestigio y autoridad) y de las que formaban parte los segadores de primera (llamados “hoces”), los de segunda (“medias hoces”), los “atadores” que hacían las gavillas y los ayudantes, muchachos de 15 o 16 años. Por consiguiente, el colectivo estaba internamente estratificado en categorías que repercutían en los salarios percibidos, mejor dicho en la distribución interna de los salarios porque el propietario pagaba a la cuadrilla una cantidad fija, previamente acordada, y que luego la cuadrilla repartía de acuerdo con las categorías ya citadas. Esto significa que el segador gallego no trataba individualmente con los propietarios, sino siempre en cuadrilla, pudiendo de esta manera hacer frente a los propietarios con mayores garantías y con una mayor presión.

      La valoración del trabajo se hacía por fanegas a segar, es decir, el trabajo estaba perfectamente objetivado, bien marcada la tarifa a realizar y fijados los pagos por la tradición, por lo que se fijara el año anterior con las modulaciones requeridas por el aumento del coste de la vida y por el valor del trigo en el mercado. No había, pues, sorpresa ya que todos partían de valores contrastados: el del trabajo a realizar y el del pago a satisfacer.

      No se firmaba ningún papel, como se hacían antes las cosas. Para evitar algunos conflictos que se dieron, por errónea interpretación de las obligaciones asumidas por ambas partes, se impuso la costumbre de llegar al acuerdo verbal entre el propietario y el mayoral ante el alcalde o pedáneo del lugar que, de esta manera, actuaban como árbitros y hombres buenos en caso de conflicto. Y ya más recientemente ante los sindicatos.

      Estas cautelas ponen de manifiesto que no estamos ante una situación de explotación semiesclavista, como parece deducirse de la propia composición de Rosalía de Castro y de cierta literatura costumbrista.
      Por supuesto, la siega no deja de ser un trabajo duro. Los que hemos participado en él, incluso ya muy avanzado el siglo XX, podemos dar fe de ello. Se trata de una labor ardua, bajo las altas temperaturas estivales y con larguísimas jornadas de sol a sol, en las cuales frecuentemente se dormía en el mismo campo para ganar tiempo. Son condiciones extremas que el campesino castellano ha venido soportando hasta ayer, como quien dice. Debe realizarse además a la mayor rapidez, puesto que el cereal no puede recogerse antes de que esté en su punto, y después cualquier tormenta o granizada intempestiva daría al traste con la cosecha. Pero por otra parte, los segadores gallegos también preferían este ritmo de trabajo, pues al ser temporeros y cobrar por tarea hecha, cuanto antes la terminaran antes podían volver a su tierra y seguir con sus quehaceres habituales.

      Lógicamente, no tiene nada de extraño que en torno a un fenómeno que se repetía a lo largo del tiempo e implicaba a muchas personas de uno y otro colectivo, en algún momento pudieran surgir desconfianzas y resquemores. Tal parece desprenderse de alguna irónica coplilla popular gallega de la época, como la que aquí reproducimos:
      Castellanos de Castilla,
      vais a tener que rabiar:
      los gallegos hacen los hijos
      y vosotros los tenéis que criar
      Pero no hay que pensar que dicha poesía popular mostrara únicamente ánimo anticastellano, pues semejantes rimas pueden encontrarse dedicadas a Andalucía, otro de los destinos habituales de los trabajadores gallegos, o a los empresarios catalanes que se establecían en las villas costeras de Galicia:
      Catalán de Cataluña,
      barbas de conejo manso,
      ¿por qué no das al gallego
      una hora de descanso?
      En cualquier caso, precisamente la constatación de que muchos segadores gallegos siguieran acudiendo puntualmente cada verano, generación tras generación, a los campos trigueros de la meseta implica que los beneficios para ambas partes tuvieron que estar muy por encima de los problemas puntuales. Como bien dice Barreiro:
      El hecho de que la experiencia de los segadores durara más de tres siglos es indicativo de la mutua tolerancia que debió presidir las relaciones sociales.

  24. Cuando uno escucha a una persona sensata diciendo cosas sensatas, se reconcilia con el género humano. Pero es que una determinada élite política no está por eso, está por el enfrentamiento entre sectores sociales como táctica para hacerse con el poder.
    Últimamente vemos cómo intencionadamente, se enfrenta a animalistas con cazadores, a catalanes con el resto de españoles, a mujeres contra hombres etc. etc. Es una táctica típicamente de extrema izquierda, pero que también práctica la extrema derecha nacionalista.
    Por eso es importante que señoras como Roca Barea, con ese verbo tan brillante, resalte lo obvio de entre tanta chatarra ideológica que embota el juicio a tanta gente.

  25. El inodoro y el político comparten muchas cosas, no sólo el apellido.

    Sublime, sencillamente sublime, los cuatro minutos de intervención de Roca Barea. Sentido común e inteligencia el de esta historiadora, que ha alabado de la forma más sencilla y hermosa, a su marido y a las mujeres de su casa. Es fácil identificarnos con sus palabras y con su familia.

    Qué diferencia, entre oír a Roca Barea y padecer a la chusma dogmática de feminazis, en plena acción. Todas con sus dogmas progres y comunistas trasnochados. Sólo hay que escuchar a las Quintana, Griso, Chaparro, Otero, Beni y otro largo ejemplo más de soristas on fire, para conpadecerlas, por haber tenido unas mujeres y hombres en sus familias, ellas tan maltratadas y ellos tan maltratadores. Y rogar que los medios donde ellas trabajan, las den sueldos dignos…

    Afortunadamente, en mi familia mujeres y hombres nos parecemos más a la de Roca Barea. Menos mal, viendo en España a tanta sojuzgada y a tanto criminal… Y nosotros sin enterarnos….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.