Conmoción nacionalista por la carta de Vidal y Barraquer: “Deseo vivamente que triunfe Franco”

El suposat cardenal nacionalista era partidari d’en Franco y criticaba el “exagerado nacionalismo” del País Vasco.

vidal y barraquer

Els nacionalistes ens volen canviar l’història. En rebre ara fa 3 anys les firmes de les entitats nacional-catòliques a favor de laindependència, la presidenta del Parlament de Catalunya, Núria de Gispert, va dir que el cardenal Vidal i Barraquer, si ara visqués, donaria suport al dretadecidir.

Pues va a ser que no. Cuando estalló la guerra, el cardenal se refugió en Poblet pero fue detenido por la FAI con intención de asesinarlo. El coche en que le llevaban se averió y mientras lo arreglaban encerraron al cardenal en la cárcel de Montblanc. Desde allí el jefe de la cárcel llamó a la Generalitat para informar, con la fortuna de que estaba presente el cónsul de Italia en Barcelona, quien avisó de que el cardenal era un “súbdito del Estado Soberano de la Ciudad del Vaticano”, y logró que Vidal fuera trasladado a Barcelona para embarcar en un bajel de guerra italiano en dirección a Roma.

El nacionalismo sostiene que el cardenal era de los suyos porque no firmó la Carta Colectiva del episcopado español, y porque Vidal murió en el destierro.

Pero Vicente Cárcel Ortí, el mayor experto sobre el tema, nos cuenta la verdad: “Vidal no firmó el documento [la Carta Colectiva del episcopado español] (…) porque, a pesar de considerarlo ‘admirable de fondo y de forma’, estimaba que era poco adecuado ‘a la condición y carácter de quienes han de suscribirlo. Temo que se le dará una interpretación política por su contenido y por algunos datos y hechos en él consignados’. Sin embargo, ocurrió todo lo contrario, porque el cardenal Vidal temía un recrudecimiento de la persecución, pero no fue así, como documenta una carta del obispo Cartañá, de Gerona, a Pacelli, fechada 3 meses y medio después de la publicación de la Carta, en la que le dijo: ‘Aunque el estado de la Iglesia en las diócesis de Cataluña, en lo sustancial, no ha cambiado, hay que reconocer que la persecución no reviste el carácter de violencia y crueldad que tenía antes (…) explicándose el hecho (…) por la convicción de que el supuesto enemigo ya no existe (p.184). Ya no había cristianos que matar.

Vaticano España

Lo cierto es que Vidal simpatizaba con Franco. Así lo demostró en sus cartas, aunque nunca quiso expresarlo en público y por ello no se le permitió volver a España. También lo demostró con sus hechos: el cardenal hizo que su sobrino mayor saliera de la España republicana y se alistara en las tropas de Franco; lo mismo recomendaba a cuantos jóvenes se presentaban para pedirle consejo; rechazó establecerse en la Francia antifranquista y no quiso regresar a Tarragona cuando se lo ofreció por escrito el mismo Gobierno republicano en febrero de 1938.

Por eso cuenta Vicente Cárcel Ortí que “llama poderosamente la atención, tras la lectura de estas cartas, que la personalidad del cardenal Vidal y Barraquer aparezca muy diversa de como se la ha presentado habitualmente. Y cabe preguntarse cómo ha sido posible construir un ‘mito’, sin fundamento alguno en la realidad histórica. Vidal no solo no fue antifranquista, sino un sincero admirador de Franco y de su causa (…) Sorprende todavía mucho más que Vidal se declarara admirador de Mussolini, considerándolo ‘figura de gran prestigio personal'”.

Estos son algunos fragmentos de las cartas de Vidal y Barraquer a las que se refiere Cárcel Ortí:

“He intentado hacer llegar reservadamente y de palabra al general Franco el testimonio de mi felicitación y simpatía y mis sinceros votos por el éxito de la buena causa (…) Si a Vuestra Eminencia le pareciera conveniente u oportuna una manifestación más clara y explícita, estoy dispuesto a ello (…) Deseo vivamente que triunfe Franco (…)”. (Carta de Vidal  a Pacelli, Cartuja de Farneta, 21 febrero 1937).

Vidal no ocultó las simpatías que me han merecido los propósitos y la recta intención del general Franco y la forma en que se las he manifestado ya verbalmente, ya por tercera persona ateniéndome a altísimos consejos, ya últimamente mediante carta que le dirigí” (Carta de Vidal a Pacelli, Cartuja de Farneta, 31 marzo 1938).

Y reiteró a Franco “el testimonio de mi simpatía y afecto y de manifestarle que diariamente ruego a Dios nuestro Señor por V.E., y por la salvación de nuestra estimada España (Carta de Vidal a Franco, 3 marzo 1938).

Un exagerado nacionalismo ha ofuscado a los vascos y no se comprenden las razones con que hombres de temple católico innegable hayan podido justificar su alianza con los comunistas y anarco-sindicalistas, enemigos jurados de nuestra religión” (Carta de Vidal a Pacelli, Cartuja de Farneta, 21 febrero 1937).

El gobierno de Franco no permitió que Vidal regresara a España, pero sí que éste nombrara vicario general de Tarragona a Salvador Rial Lloveras. El 19 de enero de 1939, Rial escribió a Pacelli: “Gracias al Señor esta ciudad y archidiócesis han sido felizmente liberadas por el glorioso Ejército español, y ha renacido a nueva vida religiosa, patriótica y social, con el intenso entusiasmo de todo el pueblo.

El cardenal Vidal murió en el exilio, en la cartuja de la Valsainte (Suiza) el 13 de septiembre de 1943. Como recuerda Vicente Cárcel, “la actuación del cardenal Vidal desde que salió de España en 1936 fue esencialmente silenciosa y caritativa, inspirada siempre en motivos humanitarios y encaminada a practicar todo el bien que permitían sus circunstancias, prescindiendo de toda mira política” (p.295).

No, srs. nacionalistes: en Vidal i Barraquer volia continuar sent català i espanyol. Volia mantenir els vincles de convivència i afecte amb la resta d’Espanya. Volia concòrdia i l’armonia. Volia que la voluntat del poble respectés el dret i la moral. Y parece que además quería que ganara Franco.

Dolça i enganyada Catalunya…

bastoncillo



Categories: Alma, Historia, Huid del nacionalismo, Mejor juntos

Tags: , , , ,

6 comentarios

  1. Alguien conoce la dirección del Obispo de Solsona para enviarle un ejemplar de este libro???

  2. Franco y Trevijano marginados de la memoria histórica mientras Mussolini hoy es patrimonio Nacional
    https://youtu.be/riW7g9jVLn4

  3. Catalunya es una sociedad enferma, a la catalibaniza siempre le han gustado las dictaduras, son fascistas, catalibanes

    • No pluralices , no todos los catalanes ni toda Cataluña .
      Tan solo son ESOS que dicen luchar por la libertad de un pueblo , por el derecho a decidir , los que dicen que quieren construí una nación ( que solo tiene cabida para los que piensan igual que ellos ) esos son los enfermos y gracias a dios cada día que pasa son menos

      • El lenguaje de los separatistas acaba por calar en todos nosotros. Es el milagro de la neo lengua.

      • Con toda razón KIKO, siempre se cae en las generalizaciones, estas como los tópicos son mucho más fácil de usar y nos ahorran pensar.
        El nacionalismo es una cosa, una ideología repugnante a día de hoy, que hay que leer desde que se produce en el siglo XXI, hasta los muchos de nuestra época que vienen a decir las mismas barbaridades que los de entonces, nada que ver con muchísimos catalanes que somos ajenos y contrarios a semejantes ideas.
        Eso sí, el nacionalismo ha copado todo estamento sin dejar el mínimo resquicio -programa 2000 de Jordi Pujol-, ha calado y fanatizado a muchos con mantras y mentiras fáciles de asumir porque les hacen ver en España el enemigo conveniente para sus fines, han tergiversado en todo lo posible la historia, han creado tal ambiente que muchos de los que se atribuyen ideas progresistas, de una izquierda que en realidad estaría en las antípodas del nacionalismo, asumen sus postulados incluso en muchas ocasiones superándolos.
        Los catalanes no nacionalistas estamos huérfanos de medios, de líderes, y hasta como se ve últimamente de leyes, ¡cómo se nos va a oír o considerar!.

Deja un comentario