“Soy muy catalán y no independentista”

El dolço Carles Barba se asoma a la Contra de La Vanguardia.

barba2
Los dolços somos así: reales, verdaderos, auténticos. Somos la realidad de Cataluña, la que vivimos cotidianamente, la que el poder y sus medios quieren ocultar y sustituir por el matrix nacionalista. Somos el vecino, el compañero de trabajo, el familiar, el amigo del colegio… con los que hablamos en catalán o castellano, con quien discutimos de mil cosas pero con quien también disfrutamos cuando los españoles hacemos cosas grandes. Somos los catalanes de siempre, como el gran Barba, muy catalanes, precisamente por eso muy españoles, y lo del separatismo no lo queremos ver ni en pintura. Són coses de gent que no hi és tota.
El caso es que aparecemos incluso en las páginas del diario del Grande de España. Somos así, nos colamos a la mínima porque a la realidad es imposible ponerle muros. Carles Barba, cineasta y documentalista de la Barcelona de la segunda mitad del siglo XX, se presenta así en la Contra: “Soy muy catalán, no independentista, y de derechas”.
Y no, no estamos ante un tipo casposo ni cerril, sino ante un admirado documentalista responsable de un enorme patrimonio cinematográfico. Como escribe la Contra, “La filmografía de Carles Barba es un fascinante tesoro documental: ves cómo éramos en los años 50, 60 y 70… porque él estuvo ahí para capturarlo todo, para que hoy podamos ver los rostros y modos que el agua del tiempo se hubiese llevado bajo los puentes. ¡Gracias, Carles Barba (@BarbaCarles)! Tenemos su obra en Vimeo y en la Filmoteca.”
Lo que parece claro también es que el bueno de Barba, a su edad, no está para tonterías y menos para repetir la historia oficial con la que nos adoctrinan desde TV3%, sobre todo cuando no se parece a la historia real que Carles vivió. El tema aflora cuando le preguntan sobre su infancia:

¿Era usted pobre?

Mi padre, por católico, en la guerra tuvo que esconderse. Pasé hambre. Íbamos por los pueblos, para comer… ¡Ah, qué alegría y alivio, la liberación! Y me puse a trabajar joven.

¿En qué?

En el ramo del textil: compraba lana a bajo precio, la vendía luego más cara. He trabajado mucho, ¡mucho! ¡Nunca he sido perezoso, nunca! Y así ganaba tiempo para filmar.”

Ya lo ven. La Cataluña de Companys no fue un precisamente un paraíso en la tierra e incluso hubo catalanes que se alegraron cuando ese régimen cayó. Los mismos que salieron adelante a base de pencar mucho, sin subvenciones ni victimismo.

Y para acabar, Carles Barba deja una perlita:

¿Qué le parece la Barcelona de hoy?

Cada día me gusta menos, ya no es la Barcelona que me fascinó, pierde alma… ¿Por qué recibimos a chusma como Otegi?

Dolça i pencaire Catalunya…

bastoncillo



Categories: Catalanes universales, Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , , , , , ,

10 comentarios

  1. Me sorprende q publiquen algo asi en la prensa del regimen

  2. Estoy de acuerdo con el Sr. Barba. Barcelona se está convirtiendo en una ciudad sin alma, a medio camino entre un escaparate y un parque temático. Ha perdido la originalidad y el empuje que la caracterizaba.

    Con su definición de los industriales también estoy de acuerdo. Salvo excepciones (pocas)son unos zoquetes y tienen más mentalidad de tenderos que de empresarios.

    Más de treinta años de nacionalismo han producido una isquemia de libertad y de talento, pero el separatismo ha traído la necrosis definitiva. Cada vez soy más pesimista en cuanto a que seamos capaces de revertirla. Al final Cataluña se diluirá en la más absoluta inanidad. Ya está empezando a hacerlo.

  3. Los VERDADEROS catalanes no somos independentistas,

    Los catalanes normales, de bien, no odiamos, ESO DEL ODIO EL RENCOR, EL IMPERIO CATALÁN ES PARA ORATES, ENFERMOS MENTALES, GENTE MAL DE LA CABEZA, GENTE QUE SÓLO VIVE DEL CUENTO CATALANISTA PORQUE SI NO NO TRAGA Y DE LA ACOMPLEJADA XARNEGADA

  4. Eso mismo digo yo : porque recibimos a la chusma como Otegui ???
    Amigo de una banda de asesinos q se cargó en Sant Andreu a barceloneses y por poco estoy yo entre los muertos. He vivido muchos años en ese barrio, donde aún tengo casa!
    Asesinaron vecinos del barrio!
    Porque lo tenemos q olvidar y ” los autodenominados buenos ” ni perdonan ni olvidan? Dios dijo hermanos pero no
    ” primos”

  5. Fantásticas. Son un tesoro.

    Sabía de sus peliculas por youtube. La del Paralelo de los años 60 me gusta especialmente.

    Y los comentarios, con un catalán maravilloso y un vocabulario culto y rico, y con una mirada siempre divertida, optimista y perspicaz.

    Sr Barba gracias por donar ese patrimonio a la Filmoteca de Cataluña.

  6. Somos muy catalanes porque somos españoles.

  7. La cosmopolita Barcelona ha dejado paso a la peor escoria contemporánea; si la mafia de Pujol y los suyos=CiU=CDC eran la peste nazionalista, ahora lo es la plebe comunista de Colau=Podemos-IU, vamos la anti-España disfrazada de democrata y progre. España una y no cincuentaiuna, pero con ese pesebre citado y un PPSOE de capos lo tenemos difícil para regenerar España. Yo aposté por C’s y UPyD y sigo apostando por más justicia y más España, es decir, unidad y limitación de competencia en los feudos autonómicos. Arriba España también !!

  8. No solo Otegui es chusma y escoria, por desgracia la ciudad de Barcelona alberga mucha más, gentuza que solo sabe romper la paz social, que son ademas de antisistemas anti todo lo que sea de normalidad para las personas de bien..Menos mal, y en estas ultimas leccione se ha comprobado que los ciudadanos democráticos les van dando de lado porque son una desgracia para cualquier autonomía que le de cobijo.

Deja un comentario