¿Entrar en la Francophonie? Lo que los catalanes de 1714 pensarían de la idea.

No se lo podemos preguntar. Pero Jesús Laínz nos da algunas pistas, y parece que no les habría gustado mucho.

Jesús Lainz

El nacionalismo es la degeneración del patriotismo. Es una ideología surgida en el siglo XIX que se asienta sobre sentimientos negativos, enemigos imaginarios y una historia inventada. Con este bagaje Artur Mas acaba de solicitar el ingreso de Cataluña en la Francophonie, una organización francesa para influir en sus antiguas colonias. Es cierto que durante algunos años Cataluña fue una colonia de Francia. Y como recuerda Jesús Laínz en su estupendo artículo de Libertad Digital, a nuestros antepasados no les gustó mucho la idea:

“En Cataluña todo el mundo tiene mala voluntad para Francia e inclinación por España. Los catalanes son muy malintencionados para el servicio del rey. Ningún partido es profrancés” (Pierre de Marque a Luis XIII sobre la situación de la Cataluña entregada a Francia por Pau Claris en 1640).

“Cáncer es la Francia, come y quisiera comer incesantemente todo lo que le cae en contorno (…) Ser su vecino es ser su enemigo” (folleto Clarín de la Europa, Barcelona, 1700).

“¡Oh! Infeliz España, si no sacudes el yugo de la Francia (…) No hay nación en el orbe que haya tolerado paciente el soberbio yugo de la Francia dominante. Hasta las moscas en Cataluña esgrimieron fatales puntas contra la sacrílega ambición francesa. No te falta hoy la Casa de Austria que te envía por libertador a Carlos III” (folleto El sol triunfador de las sombras, 1702).

“Quedando esclavos con los demás españoles engañados, y todos en esclavitud del dominio francés” (bando de Rafael de Casanovas, 11 septiembre 1714).

“Aquells francesos malvats son nostros majors contraris. Valerosos catalans, anems tots á la campanya á defensar nostre Deu, Lley, Patria y Rey de Espanya. ¡Al arma, al arma, espanyols! ¡Catalans, al arma, al arma! que lo frenetich francés nos provoca y amenassa” (Canción popular, guerra de la Convención, 1793).

“Ninguna otra parte de España se ha sublevado con tanto encarnizamiento” contra Francia como Cataluña (mariscal Berthier a Napoleón, 1808).

“No hay sitio para las lenguas regionales en una Francia destinada a marcar a Europa con su sello” (Georges Pompidou, presidente francés, 1973).

Como se ve, en Cataluña jamás ha habido un sentimiento pro-francés más allá de ciertas capas ideologizadas. Ni nosotros ni nuestros padres queremos ser una colonia francesa. Somos catalanes y españoles, como siempre.

El nacionalismo juega a ser Pau Claris, el que nos entregó a Francia y nos hizo perder el 20% de nuestro territorio. Aprendamos de la historia. Fugim del nacionalisme.

bastoncillo

 



Categories: Historia, Huid del nacionalismo

Tags: , , , , , ,

6 comentarios

  1. Mi hipótesis es que es una organización internacional en la que resulta fácil entrar. Con ello Mas quiere rebatir al Gobierno Español que le ha dicho que una Cataluña independiente no será reconocida por ningún organismo internacional. El problema radica, como ya se ha dicho, en que es preciso el consentimiento del Estado Español, que al parecer no está dispuesto a darlo. En definitiva que Mas has vuelto a hacer el ridículo.

  2. Y tampoco el condado de Urgell, que lo fue con Fernando I, el Trastámara, o sea en el siglo XV. Y el valle de Arán, aragonés, a veces también dependiente del conde de Cominges o del de Bigorra y por fin territorio de realengo de Alfonso II de Aragón por el tratado de Amparanza en el 1175. Si Borrell II, fallecido en el 992 dejó de ser feudatario de Hugo Capeto, ¿porqué uso en su testamento la fecha de datación del reinado de Hugo Capeto, fallecido en el 996? Incluso el mismo Ramón Berenguer IV en su testamento, que fue oral y luego autentificado, señala la fecha por el reinado de Luis el Joven de Francia, aparte de la fecha de la Era Hispánica y la de la Encarnación de Cristo. Su hijo, Alfonso II de Aragón y I de Barcelona, ese sí que prescindió de datar su testamento por el rey francés, ya que siendo rey de Aragón no tenía dependencia feudal alguna. Aunque la verdad es que dado el feudalismo francés, cada conde o señor actuaba por libre en la gigantesca pirámide de relaciones personales que era el feudalismo. En última instancia también en principio todos los reyes cristianos dependían del Papado, y a veces hasta resultaban excomulgados, lo peor que le podía ocurrir a un cristiano de la época. Sin embargo no siempre hacían caso al papa respectivo.

  3. Poquísimos son los catalanes que saben cuando se inicia y quien lo abandero. A partir de esta lectura, podrán opinar, con fundamento histórico. El Conde Borrell II, fue el primer Conde de Barcelona que dejó de rendir tributo a los franceses. Podrán saber que en esa fecha no se inició Cataluña , sino mucho después , y que incluso el condado del
    Pallars se unió al reino catalano aragonés , no al Conde de Barcelona.

  4. Esa idea la tuvo Maragall y contó con la oposición de Mas. Para la historiografía francesa, la parte sureste de Francia y noreste de la Península Ibérica es francesa por la conquista de Carlomagno de esas tierras a los por entonces legítimos propietarios, los musulmanes de Tarik y los sucesivos gobernadores. Dado que según las costumbres francesas y sus propias normas el patrimonio real es o era inalienable, el tratado de Corbeil es nulo de pleno derecho, ya que Luis IX de Francia no podía renunciar a esos territorios. Jacques de Cassan, un tratadista francés, publicó en 1632 su obra “Recherches des droicts du Roy et de la Couronne de France” indica los derechos del rey francés sobre territorios castellanos y de la corona de Aragón. Tras señalar que tal vez Castilla pertenecía a Francia por un supuesto vasallaje de Alfonso II de Asturias a Carlomagno, aunque reconocía que tal hecho sólo podía inferirse de una simple mención en una crónica franca y que hoy los historiadores ponen en cuestión su certeza histórica, entra a saco en el tema de Cataluña, incluyendo los territorios del sureste francés, que fue visigodo. Señala la conquista legítima y justa por Carlomagno, y establece una soberanía que se mantendría durante los siglos IX al XII. Señala que aunque los reyes de Francia concedieron a Wifredo el Velloso un feudo en propiedad, tras la Capitular de Quierzy y el derecho que entonces de creó de herencia de feudos, el dominio francés queda plenamente acreditado por el hecho indudable que los condes barceloneses dataron sus testamentos por las fechas de los soberanos franceses, incluso por Ramón Berenguer IV. El primero que deja de hacerlo es el hijo del anterior con Petronila de Aragón, otro Alfonso II y también El Casto, pero rey de Aragón y conde de Barcelona. Para Cassan tal hecho es un acto de felonía, desobediencia y rebelión, y como Alfonso era menor de edad, responsabiliza al Consejo de Regencia de ese acto. En cuanto al posterior Tratado de Corbeil entre Jaime I y S. Luis IX de Francia, tanto Cassan como otro tratadista posterior, Caseneuve lo consideran nulo de pleno derecho, al contradecir uno de los principios fundamentales de la monarquía francesa, la inalienabilidad del patrimonio real. Por ese mismo argumento, los franceses consideraron nulo el Tratado de 1526 entre Francisco I de Francia y Carlos I de España y V de Alemania, por dos razones: Francisco era prisionero de Carlos con lo que su libertad estaba restringida y además ni Francisco ni ningún rey francés podía disponer de sus territorios a favor de un tercero, como se hacía en ese Tratado de Madrid. Por último señalo que Napoleón nombró rey de España a su hermano José, pero reservó para su Imperio aparte del sureste francés, que disponía de ello desde el siglo XVII como de toda Cataluña, considerada parte inalienable de Francia.

    Vamos señor Mas, que no sabe donde se mete,ignora la Historia y los sentimientos catalanes, Porque su enemigo natural, durante siglos y siglos fueron sus antiguos amos franceses. De paso se repite una y otra vez que a partir del 987, en el que asciende al trono francés Hugo Capeto, Borrell II se independiza de facto del rey francés. Sin embargo los hechos reales es que seguramente Borrell II no acudió al homenaje ante los ataques de Almanzor, que en el 985 había arrasado y destruido Barcelona y se había apropiado de Tarragona,que no se recuperó hasta 129 años después, estando la ciudad abandonada y sin habitantes. Hugo por otro lado estaba en campaña contra invasiones vikingas. Pero los condes barceloneses, como ya se ha dicho, siguieron datando sus gobiernos por las fechas de los reyes franceses, y existe una crónica francesa que habla de la presencia de “hispani”, o sea de gente procedente del condado de Barcelona, en el encumbramiento de Hugo Capeto. Seguramente Borrell II, escondido en las montañas y defendiendo lo poco que le iba quedando por los sucesivos ataques de Almanzor no estaría para viajes, y mandara algún representante. Porque lo del 987 como fecha mítica, parte del dato que los anteriores sí acudieron, pero no tiene en cuenta las especiales circunstancias de ese momento. No estaban ni Hugo Capeto ni Borrell II para darse abrazos cuando no hacían más que combatir por sus territorios e incluso sus propias vidas.

    • Otra clase magistral de JJGD, da gusto leer sus comentarios si a esto se le puede llamar así, que sepa que leo con muchima atención todo lo que usted escribe y disfruto por ello. Un cordial saludo

Deja un comentario