Leopoldo Abadía: que el nuevo obispo de Barcelona corrija “a los que siembran odio con excusas de amor a la patria”.

Con su cariño habitual, el economista de San Quirico da una lección de catolicidad.

Leopoldo Abadía

Leopoldo Abadía es un catalán de Aragón. Ha hecho más por Cataluña que casi cualquier nacionalista de cubana y espanyansroba. Fundó el IESE, ha traído al mundo una docena de catalanes con los nietos correspondientes, ayuda a cualquiera que se cruza en su camino -sea CEO o barrendero- y además es un católico contagioso y vibrante.

Esta semana dedica su columna de El Confidencial precisamente a eso: a cosas de católicos. Y con su puntería habitual comenta las reflexiones de La Vanguardia acerca de los rumores sobre la llegada del cardenal Cañizares a Barcelona en sustitución de Martínez Sistach:

“Me dan la noticia política de que van a sustituir a mi obispo (…) Voy directamente a las páginas de Política. (…) Pienso que es un error del maquetador, que, como no había sección de Religión en este ejemplar, ha colocado lo del obispo donde ha querido. (…) Allí veo que la Igle­sia catala­na aco­ge con pre­ven­ción la po­si­bi­li­dad de que venga don Antonio, y recuerdan aquellas pintadas que decían “Volem bisbes catalans”, contestadas por otras, que a mí me hicieron mucha gracia: “Como somos mayoría, lo queremos de Almería” (…).

Siempre he oído que “católico” quiere decir “universal”. Y como quiere decir universal, y en el Credo no me hacen decir que creo en la Iglesia catalana, me gustaría mucho que las próximas noticias sobre Cañizares dijeran que a unos señores que viven en Cataluña y que, por supuesto, no son la Iglesia catalana, el cardenal no les cae bien.

También me gustaría que me dijeran que el cardenal Cañizares es un hombre santo (seguro que lo es), piadoso (seguro que lo es), preocupado por la salud espiritual de los fieles de su diócesis (seguro que lo es) y que viene dispuesto a hacer que los católicos seamos católicos de verdad, y no señores/as que veamos en la elección de un obispo una ocasión para meter nuestras filias y nuestras fobias y para decir que qué buen obispo es porque va a ir a estudiar catalán a un monasterio. (…) 

Y si lo dice en catalán, bien. Y si no, también. Y, por favor, que no se meta en política, excepto para atacar violentamente a los que siembran odio con excusas de amor a la patria.”

Leopoldo Abadía no nació en Cataluña. Pero se le ha pegado el poco seny que nos queda.

Gracias, don Leopoldo. Quédese por muchos años con nosotros. Al menos hasta que recobremos el seny.

bastoncillo



Categories: Alma, Huid del nacionalismo

Tags: , , , ,

Deja un comentario