Generalitat: cuando mantener el poder es más importante que el bien común

La Generalitat se opone a la Ley de Unidad de Mercado para mantener su poder, no por el bienestar de los catalanes.

puig

Ho veieu com ens volen aixafar? No ens deixen fer el que ens dóna la gana!

Los políticos piensan que sólo trabajan cuando generan leyes. En la España de las autonomías hay muchísimos políticos y en treinta años han generado una asfixiante maraña legal. Se calcula que tan solo para regular la actividad económica hay en España más de cien mil (sí, 100.000) normas.

Con esta telaraña legal, cualquier empresa o particular que desee hacer algo se ve inmerso en una pesadilla burocrática que desalienta al más animoso: normativas autonómicas y locales diferentes e incluso contradictorias respecto a la ley nacional, interpretaciones de leyes estatales divergentes según la autonomía, descoordinación administrativa, afán recaudatorio de todos los organismos, disparidad en la tributación de idénticas actividades en función del lugar en que se ejecuten, etc.

Ante la petición de los empresarios (por ejemplo la patronal catalana Fomento) y mútiples organismos (y quizás también por sentido común), el Congreso aprobó en noviembre de 2013 la Ley de Unidad de Mercado.

Ahora Felip Puig dice que “combatirá la ley porque limita el autogobierno de Cataluña”. Esto es lo que realmente le mosquea y por eso han recurrido la norma al Constitucional. Hay tres cosas que no le gustan a Puig:

La primera, que le van a vigilar: el “principio de eficacia estatal” (permitirá a las empresas operar en las diferentes autonomías cumpliendo la normativa de su región de origen) impone una “fiscalización política y administrativa” de las autonomías y “deja a la Generalitat en un plano de subordinación al Estado, puesto que la incapacita para decidir sobre su desarrollo económico y para sancionar incumplimientos normativos“. Terrible, ya ven.

La segunda, que le van a obligar a cooperar: se crea un Consejo de Unidad de Mercado como órgano de cooperación interadministrativa obligatoria. Inaceptable, ¿verdad?

La tercera, que le pueden reñir: se permite a la Comisión Nacional del Mercado y de la Competencia instar a la suspensión automática de normativas autonómicas ante la Sala del Contencioso de la Audiencia Nacional si cree que afectan la unidad de mercado.

Por supuesto, para que no se le vea demasiado egoísta también menciona que “se desprotege a los consumidores“. Pero no nos explica por qué los consumidores catalanes sólo estamos protegidos si las leyes las hace la Gene. ¿Será que ahora “Espanyansvolenverinar”?

Ya sabemos que España es compleja y rica en matices. Y que nuestro estado autonómico refleja parte de esa diversidad. No sabemos el impacto real que tendrá esta Ley. Pero nuestros políticos autonómicos deben empezar a entender que defender su parcela de poder no necesariamente mejora el bienestar de sus conciudadanos.

dolca2



Categories: Catalunya de tots, Economía, Huid del nacionalismo

Tags: , , , , ,

Deja un comentario