Requiem por la sociedad civil catalana?

El nacionalismo se ha cargado nuestro auténtico hecho diferencial.

circulo_ecuestre.2013

Manuel Girona Agrafel (1817-1905) nació en Barcelona y con 16 años abandonó sus estudios para dedicarse a los negocios. Fundó y dirigió el primer banco privado español, el Banco de Barcelona. Lideró la construcción de infraestructuras clave como el Canal de Urgel o el Ferrocarril Barcelona-Granollers y Barcelona-Zaragoza. Fundó la Compañía de Tabacos de Filipinas y el Banco Hispano Colonial. Derramó su empuje emprendedor por toda España y cofundó junto a su hermano los Altos Hornos de Vizcaya y el Banco de Castilla.

Aportó su dinamismo también a la política: fue alcalde de Barcelona -consiguiendo reducir su abultado déficit-, diputado por Seo de Urgel y senador vitalicio. Si bien sirvió en política no quiso nunca servirse de ella ni someterse a ella y declinó la oferta de Cánovas del Castillo para ser Ministro de Hacienda al no garantizársele plenos poderes.

Parte de lo que hoy identificamos como la “sociedad civil catalana” fue creada, impulsada o ideada por él hace 150 años: fundó y dirigió la Cámara de Comercio, Industria y Navegación de Barcelona, participó en la construcción del Gran Teatro del Liceo, presidió el Ateneo barcelonés, fue Comisario Regio (a su entera costa) de la Exposición Universal de Barcelona en 1888 y sufragó la construcción de la fachada de la Catedral.

Fue un personaje singular y popular, con una personalidad que los norteamericanos calificarían como “larger than life”, un gigante de la burguesía catalana, dinámico, ambicioso, pragmático y filántropo. Lo llamaban “el gran impulsor”. Con él y tras él llegaron muchos más. Ellos asentaron una sociedad civil emprendedora, valiente y abierta que hizo de Barcelona y Cataluña la locomotora de España. Ese ha sido en los últimos 200 años el único y verdadero hecho diferencial catalán 

Hoy la sociedad civil no existe en Cataluña. La Cámara de Comercio, la Feria, las Patronales y Sindicatos, los clubes deportivos, los medios de comunicación, las escuelas y hasta el Liceo están sometidos a la clase política catalana. Unos impuestos desorbitados y una opresiva maraña legislativa, dopados ambos por una absorbente ideología nacionalista obsesionada con el control social, han proporcionado a los políticos un poder casi absoluto inédito en el resto de España.

La burguesía catalana, ya residual, minimizada, casi toda rentista, dividida, desarticulada y sin líderes ni ambiciones, ha renunciado a conformar Cataluña y se limita a seguir la consigna política del momento. Sus escasas actividades se reducen a ágapes privados en los que ya nada se decide. Ni siquiera los empresarios de éxito actual y porvenir asegurado se atreven –salvo contadas excepciones– a decir lo que piensan ni a defender sus intereses con claridad. Ninguno quiere subir a cubierta y tomar el timón.

Entrado ya el siglo XXI, la región donde nació la industria textil y en la que sus clases medias se identificaron con el botiguer, ha tenido que ver cómo un gallego (Zara) y un valenciano (Mercadona) le pasaban la mano por la cara. La sociedad civil, antaño fresca y vibrante, ha muerto. La ha matado el nacionalismo. Descansi en pau.

dolca2



Categories: Catalanes universales, Economía, Huid del nacionalismo

Tags: , , , , , , , , ,

2 comentarios

  1. Cataluña es la misma, me refiero al territorio,lo que han cambiado han sido las personas, que se han vuelto más separatistas y razistas que nunca! Muchos catalanes separatistas, odian lo Español, aunque digan que no! pero en el fondo sabemos que si! dejaron de ser lo que eran, una gran clase social, que daba la bienvenida a toda la gente fuera de donde fuera, para trabajar en Catalunya. Es vergonzoso lo que han echo en 30 años atrás y especialmente los últimos años. Para mi, esta gente son Nazis, porque tienen el mismo comportamiento que ellos.

    Adoctrinamiento en las aulas; Manipulación de lo medios; Solo hablar catalán; Multar si se rotula en Castellano; Menos horas de castellano en las aulas; Incumplir la ley de banderas en varios municipios; Subvencionar a asociaciones separatistas e ideológicas; Quemar banderas legales ( España, Francia y Europa) En conclusión… unos Nazis.

  2. No hace falta que nos traslademos a 150 años atrás….. por mi profesiones, he conocido durante 45 años a la Sociedad emprendedora Catalana, Vallesanos , del Llobregat, Barceloneses, etc.etc. he vivido 3 crisis muy de cerca y pocos han tirado la toalla ante las mismas, se reunían los del Bajo Llobregat, para acometer reformas y hablar con sus competidores y amigos y buscar soluciones etc… siempre ha sido una sociedad viva…, pero desde los años 90, ya las conversaciones, eran entrecortadas, si tocabas el tema político, te decían… de aixó no parlem ,ya empezaban a sentir miedo si expresaban su opinión, se han vuelto un sector secuestrado, por temor a las denuncias de sus ideas a la clase política catalana y con los años, los miedos han ido creciendo….yo, por suerte he podido volver a mi tierra andaluza, donde puedo expresarme libremente sin censura….. Pobres empresarios Catalanes donde les han hecho llegar….

Deja un comentario