Orwell disecciona el nacionalismo.

Juan Carlos Girauta recuerda que el gran George Orwell no habló sólo del totalitarismo comunista, sino también del nacionalismo.

600full-george-orwell-370x275

En su imprescindible columna en ABC, El Rompeolas, Juan Carlos Girauta vuelve la mirada sobre el autor de 1984, el que vivió en carne propia el totalitarismo comunista precisamente en Cataluña. Y es que Orwell también escribió una sugerentes Notas sobre el nacionalismo que mantienen plena vigencia.

Atención a lo que escribe Girauta:

“Pronto consigna Orwell las que considera «principales características del nacionalismo». Nos resultará imposible no relacionarlas con lo que, setenta años después de publicadas las Notas, está ocurriendo con el raciocinio de tantos de mis conciudadanos. He aquí un par de pinceladas:

«Obsesión: en la medida de lo posible, ningún nacionalista piensa, habla o escribe jamás sobre nada que no sea la superioridad de su propia unidad de poder. Es difícil, si no imposible, para cualquier nacionalista ocultar su fidelidad (…) El discreto elogio de una organización rival le llena de una ansiedad que solo puede aliviar mediante una áspera réplica». Ah, qué familiar sensación. A diario lo encuentro en debates y tertulias catalanas, donde el nacionalismo aparece siempre sobrerrepresentado con respecto a su verdadera incidencia social. Ningún Gobierno español tomará jamás una decisión acertada para mis colegas. Jamás una noticia positiva sobre el PP o sobre Ciudadanos –únicas formaciones ajenas al delirio– se puede despachar sin la réplica áspera. Es superior a ellos. El líder del PSC empieza a toparse con la misma reacción, un signo ciertamente esperanzador.

«Indiferencia a la realidad: todo nacionalista tiene el poder de no advertir similitudes entre conjuntos similares de hechos (…) Las acciones no se tienen por buenas o malas según sus propios méritos, sino de acuerdo con quién las realice, y casi no existe ultraje (…) que no cambie de color moral cuando se comete en nuestro lado». Ahora llamamos a eso doble baremo. Los partidos nacionalistas catalanes (que se refieren a sí mismos como «los partidos catalanes», cerrando la puerta de casa y dejando a la intemperie a los representantes de muchos centenares de miles de vecinos) verán virtud en la canallada del propio. Y, con frecuencia, canallada en la virtud ajena.”

Una vez más, Orwell miraba bien y veía donde otros no ven o no quieren ver. Una vez más, Orwell, también cuando denuncia el nacionalismo, es profético.

dolca



Categories: Huid del nacionalismo

Tags: , , , , , ,

6 comentarios

  1. Estoy triste por tanta estupidez eufórica que me rodea.

  2. Reblogueó esto en Verdades que ofenden…

  3. Bravo per Orwell (i també per Girauta) !!

  4. Admiro a ORWELL. Él en su libro “Homenaje a Cataluña” dice la verdad sobre como se encontró Barcelona a su llegada de Inglaterra en 1936, y como se la encontró luego a su regreso del frente de Aragón en 1937. Leí este magnífico libro, una vez ya redactado el que pienso publicar (Si me lo permiten) “Yo catalán, hijo de un anarquista” En el publicaré algunas cosas más que George ORWELL no lo supo y que a la Generalidad de Cataluña no le interesa se de a conocer.

  5. Hace tiempo que me di cuenta de las notables similitudes entre el comportamiento nacionalista y la obra de Orwell, especialmente después de leer 1984. En este sentido recomiendo ver una película que trata precisamente sobre la creación de una sociedad totalitaria, titulada “La Ola” (Die Welle). La veía mientras mi asombro crecía al ver que lo que sucede en la película está sucediendo a mi alrededor a escala real.
    Creo que todos los catalanes deberían ver esta película para abrir los ojos.

    Saludos y felicidades por la web.

Deja un comentario