Un historiador nacionalista dice que 1714 “no se puede explicar en clave nacionalista”.

Joaquim Albareda hunde 10 mitos nacionalistas.

albareda

En 2 interesantes entrevistas (El País y La Vanguardia), el catedrático manlleuense de Historia Moderna de la Universidad Pompeu Fabra deplora las jornadas “históricas” Espanya contra Catalunya organizadas por la Generalitat, y destruye los mitos de 1714.

MITO 0: Los historiadores catalanes aprueban las jornadas Espanya contra Catalunya organizadas por del Departament de Presidència.

“Deploro” las jornadas.

MITO 1: En 1714 luchaban los nacionalistas catalanes contra los españoles.

“La guerra no se puede explicar en clave nacionalista en términos actuales porque no responde a la realidad de la época”.

MITO 2: La guerra la ganó España contra Cataluña.

“La Guerra de Sucesión la ganó la dinastía de los Borbones, no España”.

MITO 3: La guerra enfrentaba a Cataluña contra España.

“Lo que se enfrentó fueron dos modelos de entender la política y, por ello, dos modelos de Estado: por un lado, una concepción jerárquica, de obediencia casi sagrada al rey, en la que éste, representado por el Borbón Felipe V, gobierna por pragmática sanción; y un modelo más parlamentarista, un republicanismo monárquico, donde las leyes (…) se aprueban en Cortes, representado por Carlos III, de la casa de los Austria (…) En el sistema austracista, las fuerzas sociales mantenían organismos que les daban voz: ahí había más fluidez social y política”.

MITO 4: Sólo los catalanes amaban la monarquía limitada; el resto de España era absolutista.

“También había austriacistas en el resto de la Península; ahí está el almirante de Castilla, que en 1704 ya conspira contra Felipe V. El mismo Consejo de Estado del rey, entre 1704 y 1705, le dice al monarca: “Así, sin respetar fueros y constituciones, no se gobierna”. 

MITO 5: Felipe V modernizó España.

“Decir que el absolutismo borbónico aportó la modernidad a España es muy exagerado”.

MITO 6: Los ingleses fueron leales socios de los austracistas.

“El cinismo de los ingleses fue impresionante, por ejemplo, incitando a los catalanes a la guerra y luego abandonándoles a su suerte”.

MITO 7: Los Borbones acabaron con todos los fueros españoles.

“Vascos y navarros conserven hoy sus fueros, gracias a que financiaron buena parte de la guerra a Felipe V”.

MITO 8: Los catalanes de 1714 creían que la monarquía era un sistema antidemocrático y obsoleto.

“El rey sólo legisla tras escuchar a las Cortes, y las Cortes pagan a modo de donativo. En la tradición de las Cortes de la Corona de Aragón, le decían al rey: “Nos, que somos tanto como vos, y juntos más que vos, os hemos elegido como nuestro Señor y Rey si conserváis nuestros derechos y libertades; y si non, non”.

MITO 9: Felipe V permitió el comercio catalán con América.

“Falso: ya podían hacerlo antes. Lo que sí se aprobó fue permitir comerciar desde cualquier puerto, no sólo desde el de Sevilla”.

MITO 10: Los catalanes de 1714 habrían apoyado la “consulta”, creían que la voluntad del soberano (hoy, el pueblo) está por encima de la ley.

“Los catalanes defendían el modelo político constitucionalista: “La ley está por encima del rey””. (hoy, Artur Mas o los partidos en el Parlament de Cataluña)

dolca



Categories: Historia, Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , , , ,

13 comentarios

  1. Es patético como clasificais a la gente sin tener ni puñetera idea. Si este historiador es nacionalista, los que son realmente nacionalistas que son? Este señor lleva 35 años analizando la cuestión, y en los últimos establecio un estrecho vinculo con Ernest Lluch. Éste señor es critico con todo y “más” con el “prucés sobiranista”. Por qué no explica la historia que os gusta ya es malo o malísimo y nacionalista. Os dire más, éste señor algunos de sus planteamientos son cuestionados al resto de España, pero son muy respetados. Ahora entendeis mas de historia que uno que lleva casi toda la vida investigando sobre el tema. Además, este señor intenta dejar las pasiones de un lado, y hacer historia científica y rigurosa. Leeanse “La Guerra de Sucesión de España (1700-1714)” (Ed. Crítica)

  2. Este señor parte de una mentira: que las Cortes o Parlamentos en el Antíguo Régimen (en toda Europa, no sólo en España ) representan a la nación o al pueblo o que son de alguna manera democráticas. También es falso que los Borbones sean “absolutistas”. Las Cortes sólo representan los colectivos privilegiados (básicamente nobles e Iglesia). No representa al pueblo, que sí que tiene que pagar en su totalidad los impuestos que los privilegiados votan.

    Es absolutamente ridículo hablar de un “republicanismo monárquico”. Con la Casa de Austria no había tal.

    La principal misión de las Cortes es la de votar impuestos extraordinarios (es decir, nuevos impuestos o subir los ya existentes). No tiene nada que ver con lo que hacen los parlamentos actuales.

    La diferencia entre las Cortes de Castilla y las de Aragón es que en las de Castilla se votaba directamente la aprobación (o no ) del impuesto, mientras que en las de Aragón, antes de votar nada, se fiscalizaba la actuación real y se presentaban los agravios, y si no, no. No es de extrañar que de desaparecer una de las dos, desaparezca las de Aragón. El proceso de absolutización, que en la España borbónica está influenciado por la experiencia política y social francesa, no se dirige contra el pueblo, que no tiene poder, sino contra los nobles y la Iglesia. No es una medida caprichosa: en una Europa en constante guerra, es absolutamente necesario que se voten los impuestos que la financien.

    El interés de la burguesía barcelonesa por apoyar al Archiduque se debe a que éste controlaba los mercados tradicionales barceloneses en Italia (Milanesado, Cerdeña y las Dos Sicilias), que efectivamente pasan a la casa de Austria con la Guerra de Sucesión (Tratado de Utrech ), desvinculándose para siempre de la Corona de España.

    La política de los ingleses es símplemente defender sus propios intereses y que los paises continentales estén equilibrados en fuerzas (para que no sean una amenaza para Inglaterra ). Por eso tienen interés en destruir la gran potencia del momento: la Corona Española, que además es Católica, Por lo mismo lucharán contra Luis XIV más tarde. Por eso apoyan la independencia de las colonias españolas (para tener libertad de comercio con ellas ) y por eso se enfrentarán a la Alemania imperial y más tarde con Hitler. Es una constante en su política exterior, y es una garantía de supervivencia para un país que es pequeño.

    Me extraña que mencione como real la fórmula legendaria de los Fueros de Sobrarbe (“nos que somos tanto como vos…etc”) porque es una leyenda. Además no tiene nada que ver con Cataluña.

    Parece que los Borbones forman parte de la bestia negra del nacionalismo, pero no tiene nada que ver con la Guerra de Sucesión, sino porque son españoles.

    El nacionalismo tiene como objetivo crear una nación y todo lo demás sobra. Para ello hay que mentir la realidad y la Historia y, sobre todo, crear un ENEMIGO: España

    Si no hubiese habido Guerra de Sucesión, ni Borbones, ni nada… estaríamos igual.

    • Veo que sabes más que él que ha dedicado 30 años de investigaciones y precisamente no pasa por ser una persona que politiza la historia. Leete su libro y entenderas sus tesis.

  3. Antonio Villarroel, fué un héroe catalán. Falso.
    Antonio Villarroel, fue un militar español que sirvió en el ejército borbónico. Sin embargo, en 1710 se pasó al otro bando austracista como general, siendo el jefe supremo nombrado por el gobierno catalán. Estuvo en contra de la resistencia en Barcelona, – como otros muchos nobles y militares – por considerar que aquello era una locura liderada por ignorantes y clérigos fanáticos. Sin embargo aguantó y fué herido gravemente el 11 de septiembre, y a pesar de su traición, fué perdonada su vida por el rey borbón. Murió en penosas condiciones.

  4. ¡Claro que los hechos de 1714 no se pueden explicar en clave nacionalista! La historia es una ciencia para comprender a las sociedades del pasado, no para explicar a las sociedades del presente, por eso, sin restarle mérito al Dr. Joaquim Albareda (sólo el sabrá cuantos años de sacrificio le habrá costado su proyecto investigador y alcanzar unas conclusiones al respecto), tampoco parece claro que fin se propuso al abordar su discurso investigador en relación con Cataluña y el resto de España.

    Aunque en esta entrevista se muestre amable, desestimando algunos hechos torpemente tergiversados por el nacionalismo catalán, lo cierto es que algunos otros matices sugieren que su objetividad también parece parcialmente sacrificada en el altar “identitario” de la nación catalana, forjada esencialmente a fines del siglo XIX por el romanticismo.

    Puede que en algunos casos resulte clarividente, o perspicaz, pero proponer que el Despotismo Ilustrado, en su raíz absolutista, fuera un atraso político frente a los fueros estamentales derogados, que privilegiaban a la nobleza, al clero y la burguesía urbana, no parece tampoco un argumento muy acertado.

    La verdad, comunmente aceptada, es que, hasta la Revolucion francesa, la derogación de privilegios estamentales y la división de poderes, condujo directamente, y a través de la Ilustración, hasta un sesgo moderno y parlamentarista, por mucho que se empeñen en ver versiones idealizadas del pasado los nacionalismos románticos para reconocer “la voz de un pueblo” dónde sólo hubo devoción monárquica.

    Y en lo que respecta a España, incluída Cataluña, no puede hablarse de lo mismo hasta la constitución de Cádiz de 1812.

    • Apreciado Noé:
      Lo que dice puede ser cierto. Pero también puede serlo el hecho de que el sistema de representación popular, los órganos intermedios, las Cortes, las agrupaciones municipales, las leyes y costumbres de las villas, etc, fueran mucho más arraigados y coherentes con la sociedad según el sistema clásico español, que en Cataluña se defendía en 1714.
      Es un sistema parecido al que hoy impera en EEUU: protagonismo de la sociedad civil y limitación de los poderes del Estado a actividades subsidiarias.
      El sistema centralista francés y el despotismo ilustrado no estaban en la manera de ser española. La Revolución Francesa fue un baño de sangre. Las Cortes de Cádiz pretendían “cambiar la naturaleza” del pueblo español. Eso dice la historia.
      Un saludo afectuoso. Sigo sus comentarios con interés.

    • Buenas tardes, apreciado Fede:

      No es que lo diga yo. Es un hecho histórico mundial que, hasta la revolución francesa, por muy sanguinario y bárbaro que fuera el proceso revolucionario galo, no ha existido ni una declaración mundial de derechos humanos, ni sistemas políticos representativos, ni una filosofía social o estructuras políticas que hoy definimos como “democráticas”.

      Cualquier historiador, no afectado por los pretendidos tics chauvinistas de cualquier nacionalismo, sabe que antes de la revolución francesa no había nada de eso. Sólo elites.

      Lo que entendemos como “civilización humana” comenzó siendo un mundo de elites, remontando a los príncipes de Sumeria, los faraones de Egipto, y aún en la “democracia griega”, en cada localidad sólo, eran libres e iguales, algunos ciudadanos. Igualmente el Imperio romano, con toda su tradición de Estado de derecho, era un mundo de elites. La ciudadanía romana sólo se concedió globalmente a todos los habitantes del Imperio para cobrar mejor los impuestos. No digamos el feudalismo medieval, que preludió el Despotismo ilustrado. En nuestro país los privilegios estamentales con clero, nobleza y burguesía, fueron derogados con la Constitución de 1812, aunque persistieron hasta 1830.

      Si el nacionalismo catalán, desde fines del siglo XIX, quería ver movimientos democráticos en las cortes medievales y estamentales de Cataluña, es porque tiene perdido el norte desde hace mucho tiempo.

      Además Cataluña no era por eso más “democrática” que el resto de Europa. Todo el mundo, tenían cortes y Cartas Magnas y fueros en territorios, ciudades y villas europeas. Por ejemplo las Cartas Magnas en Inglaterra y Castilla (en cada sitio dicen que son las más antiguas del mundo). En el reino de Aragón los usatges y costumes y Cortes de cada reino. Pero nada de eso era democrático, todo estaba estructurado en torno a los intereses particulares de las elites, rémora para el progreso.

      El Despotismo ilustrado fue, en su momento, una ruptura con el feudalismo a favor de robustecer las estructuras del Estado. Fue un proceso necesario para llegar dónde hoy estamos, y sin ése precedente, nunca se habrían formulado las constituciones liberales de cada Estado europeo.

      El siglo XX ha sido, con grandes guerras y controversias, el momento del triunfo de las “democracias occidentales”, que hasta que no se invente algo mejor, es el sistema político que rige en los países parlamentarios . Y nuestro país lo es, con el aval mayoritario de la población, incluída Cataluña desde 1978. Volver atrás, romper con la legalidad en base a democracias medievales que nunca existieron, no tiene ningún sentido y por cierto, no sé dónde se informa Vd. de la historia, pero debemos tener distintas fuentes. Yo estudié historia en la Universidad.

      Un saludo.

  5. Si quereis saber más cosas acerca de la guerra de Sucesión, buscad en Google El Pacto de Génova y vereis como la burguesía rural de la Plana de Vic y alrededores, patidarios del Archiduque Carlos asaltan el castillo de Montjuic en 1705 y bombardean Barcelona, dominada hasta esa fecha por la burguesía barcelonesa partidaria de Felipe V, durante 20 dias, llegando a disparar desde el castillo sobre Barcelona hasta 6000 bombas solo el primer día del bombardeo. Este es un hecho que oculta cuidadosamente la mafia nacionalista.

  6. Añadir que la guerra de sucesión la alientan los ingleses, ayudados por Holanda y Austria, que no pueden ni quieren permitir la hegemonía de Francia en Europa, suponiendo que Felipe V va a ser manejado por la prepotencia de Luis XIV. Solución: apoyar al Archiduque Carlos en su reclamación al trono de España. Fue por ello una guerra de sucesión por el trono de España. No todo los reinos de la Corona de Aragón estuvieron en el lado del Archiduque Carlos. Incluso pocas ciudades catalanas lo estuvieron. Cataluña es mas que Barcelona (donde el apoyo si fue mas contundente). Igual pasó en Valencia y Aragón que hubo zonas que apoyaron a Felipe V y otras al Archiduque Carlos. Pretender convertir estos hechos históricos en otra cosa es manipular la historia.

  7. Lo dicho en facebook esta claro que lo cuentan a su manera y conveniencia para fomentar el odio hacia todo lo español, y la base empieza en los colegios a muy temprana edad, tengo ya sobrinos que me replican diciendome que les hable en catalan que en su colegio les han dicho que lo digan y solo tienen 4 años

  8. Es importantísimo ir desmontando las tergiversaciones y mentiras de la mafia separatista.

Deja un comentario