El verdadero origen del “Onze de setembre”. Entrevista con Barraycoa.

Una fecha monárquica, española y religiosa, resucitada con una misa y transformada en acto nacionalista y republicano.

barraycoa

Empezamos 2014. En Dolça Catalunya pensamos que es una buena ocasión para conocer lo que realmente pasó en 1714. Que es muy diferente de lo que nos cuenta el nacionalismo. Empezamos explorando con el profesor Barraycoa los orígenes de la celebración del “Onze de setembre”.

El Dr. Javier Barraycoa, sociólogo, escritor, doctor en Filosofía, profesor universitario, y colaborador de la plataforma Somatemps, ha tenido a bien contestar nuestras preguntas. Conocemos sus libros Historias ocultadas del nacionalismo catalán (2011, 6ª edición), y el muy reciente Cataluña hispana (2013). Y queremos entender mejor qué fue el 11 de septiembre de 1714.

Dolça Catalunya: Hemos llegado al temible 2014. Los catalanes ¿tenemos algo que celebrar el próximo 11 de septiembre?

Javier Barraycoa: Nada. Las derrotas no se celebran, se lamentan. Confundir una derrota con una victoria es un fenómeno peligroso para la psiqué colectiva de un pueblo. Eso sólo puede ser fruto de un resentimiento sinsentido. Los propios catalanes, como reconocen historiadores catalanistas como Soldevila o Rovira i Virgili, pronto se olvidaron de la derrota de 1714. Durante el siglo XVII, los catalanes recibieron a los Borbones con manifestaciones de entusiasmo sin precedentes. Por ejemplo, a Carlos III en 1759, o a Carlos IV en 1802.

DC: Entonces, ¿en qué momento apareció la conciencia de la derrota?

JB: Aunque parezca extraño, tendrían que pasar más de 150 años para que se empezara a celebrar el 11 de septiembre y los catalanes se sintieran humillados por esa derrota. La Guerra de Sucesión, por ejemplo, fue reivindicada en serio por primera vez por el historiador carlista Mateu Bruguera en su obra Historia del memorable sitio y bloqueo de Barcelona y heroica defensa de los fueros y privilegios de Barcelona 1713-1714, escrita en 1871. El carlismo se sentía más identificado con el austracismo y esta obra es la prueba más clara. Por aquél entonces el romanticismo ya había penetrado en la historiografía catalanista. La saga de los Bofarull se encargaba de recuperar la historia olvidada y revestirla de emotividad y subjetividad. Mientras historiadores como el canónigo Mateu Bruguera buscaban reivindicar los fueros catalanes, los historiadores catalanistas buscaban “recrear” una historia que pudiera justificar sus futuros proyectos políticos.

DC: Por tanto, ¿la reivindicación del 11 de septiembre tiene varias lecturas?

JB: Sí, varias, unas sutiles y otras toscas.

DC: Explíquese, profesor …

JB: El primer catalanismo era meramente cultural. Antes de adoptar forma política con la Lliga Regionalista, el catalanismo era una “actitud” que fácilmente se podía confundir con el carlismo, el integrismo o el regionalismo. Los primeros catalanistas hablaban de regionalismo o foralismo, copiando el lenguaje tradicionalista, aunque en el fondo, sin saberlo, ya eran liberales; eran católicos sinceros y conservadores, pero no contrarrevolucionarios. Aunque soñaban con los viejos “reyes catalanes”, su devoción era para la dinastía liberal y no para la carlista.

DC: ¿Entonces …?

JB: Eso explica por qué la primera vez que se celebró el 11 de septiembre tuvo un profundo sentido religioso. Se ofició una Santa Misa, celebrada el 11 de septiembre de 1886, en la parroquia de Santa María del Mar, en cuyo cementerio (El Fossar de les Moreres) se hallaban enterrados muchos de los defensores de la ciudad en 1714. Allí ya se produjo el primer conflicto. Las autoridades gubernamentales prohibieron el sermón de Mn. Jaume Collell. Este clérigo, uno de los primeros y grandes entusiastas del catalanismo, era lo que hoy llamaríamos un “carca” total, pero también un desaforado catalanista.  Lo paradójico es que dos anticlericales como Ángel Guimerà y Valentí Almirall asistieron a la ceremonia religiosa. Ello ya indica la contradicción interna que arrastrará el catalanismo hasta nuestros días. Conservadurismo y revolución, por el bien de la “nació” se enredarán en pactos contra natura.

Bruguera

Estatua de Casanovas, en su ubicación original.

DC: ¿No se ponían de acuerdo?

JB: Unos años antes, el catalanismo había intentado que la “Fiesta principal de Cataluña” fuera Sant Jordi. Pero no cuajó la que había de ser una festividad que, según sus propias palabras, aunara «los sants noms de Fe y Patria». Los catalanistas de izquierdas no iban a pasar por ese “trágala”. Sin embargo, los organizadores del “primer once de septiembre” de 1886, los jóvenes de Centro Escolar  Catalanista –entre los que reencontraba Prat de la Riba-, un año después se afiliarían a la Lliga de Catalunya (una pre-Lliga Regionalista, donde la política estaba por encima de la religión). Hombres como Almirall, que capitaneaba un decadente republicanismo federalista y catalanista, preferían celebrar el 11 de septiembre, aunque les tocara ir a Misa, que celebrar Sant Jordi.

DC: ¿Y donde está la lectura tosca?

JB: La izquierda republicana no federalista criticó duramente esa celebración, por religiosa y “carca”. Nunca le perdonaron a Almirall su excesivo catalanismo. Para entender cómo los catalanistas católicos se tomaban el 11 de septiembre, basta leer el número de Lo Somatent (14 septiembre 1886), que acusaba a Felipe V de ser «un rey intrús en los gloriosíssims tronos deIs Reys Católichs». Con otras palabras, la izquierda del momento nunca vio con bueno ojos que se celebrara el 11 de septiembre, les olía a sacristía y veneración monárquica.

DC¿Y cómo se fue consolidando la celebración?

JB: Con motivo de la exposición de 1888 se erigió una estatua a Casanova. El proyecto de unificación del Código de Derecho Civil provocó protestas y, de paso, una ofrenda floral el 7 de abril de 1889 ante el monumento. Fue un éxito rotundo porque contó con el apoyo de casi todos los sectores sociales. Pero no era un 11 de septiembre. Poco a poco se fueron aunando la ofrenda floral a Casanova con la celebración religiosa del 11 de septiembre. Las Misas de cada año, a partir de 1900 se oficiaban convocadas por la  Lliga Espiritual de la Mare de Déu de Montserrat, la asociación fundada por Josep Torras i Bages en la parroquia de los Santos Justo y Sant Pastor.

DC: ¿Y cómo fue perdiendo su carácter religioso?

JB: Poco a poco. Por ejemplo el Foment Catalanista, una de las entidades catalanistas de la época, ya hablaba de tener presente «la memoria de tots los martirs de las llibertats catalanas». Olvidaban del carácter hispano y religioso de los defensores de Barcelona.

DC: O sea que lo político fue sustituyendo a lo religioso …

JB: Sí, esa es la esencia del nacionalismo: sustituir lo religioso por lo político y convertir lo político en pseudoreligioso. Aunque la transformación tenía que ser sutil y no brusca. La revista catalanista La Renaixensa, el 13 de septiembre de 1892 se refería al luto: «de totas las regions espanyolas que perderen sos furs durant lo regnat de Felip V». Esos primeros catalanistas aún concebían que Cataluña era una región.

Bruguera

Libro del canónigo Bruguera sobre 1714

DC: ¿Y eran celebraciones pacíficas?

JB: El conflicto era inevitable. En la ofrenda floral de 1899 se cantó Els Segadors y un grupo de policías los disolvió. Un diario de izquierdas, El imparcial , el día 13 de septiembre denunciaba a los asistentes y el acto en sí, afirmando: «la tristísima e intempestiva conmemoración del 11 de Septiembre de 1714, día en que el ejército de Felipe V, al término de la prolongada guerra de sucesión, que fue en España verdadera guerra civil, dio el asalto á Barcelona, aflige no por el peligro que para la unidad nacional encierra, sino por el espíritu de injusticia y de rencor que revela».

En 1901 eclosionó –por su carácter religioso- la Misa en honor a los “mártires” del 11 de septiembre. A la salida se entonaba Els segadors. Sin embargo, en la ofrenda floral a Casanova se reunían pocos centenares de personas. Con el tiempo la Misa dejó de tener importancia y la Diada se centró en la ofrenda floral, convirtiendo la estatua de Casanovas en un “altar de la Patria”.

En un estudio el historiador Pere Anguera sintetiza perfectamente el proceso: “La conmemoración iniciada con un funeral entre nostálgico e historicista en 1886, a partir de 1890 se convirtió rápidamente en una celebración con claros componentes  reivindicativos, con una adhesión compartida por los distintos sectores del catalanismo y desde diversos ámbitos sociales, sin que las limitaciones impuestas por las autoridades consiguieran frenarla, sino que antes bien contribuyeron a consolidarla. Lo que nació como una celebración barcelonesa pronto cuajó en toda Cataluña, desbancando otras posibilidades, primero la del día de San Jorge y después la del día de Corpus, quizá por las demasiado explícitas vinculaciones de ambas con festividades religiosas, lo que  podía repugnar a los sectores más laicos y progresistas, que eran los más activos en las celebraciones de la Diada”.

DC: ¿Y cómo hemos llegado hasta hoy en día? 

JB: El directorio de Primo de Rivera suprimió la celebración. Al instaurarse la República el catalanismo conservador y católico de la Lliga había perdido toda su fuerza, ocupando su espacio ERC. Entonces la celebración del 11 de septiembre perdió definitivamente su carácter religioso para transformarse en algo revolucionario y separado totalmente de lo que representó el verdadero 11 de septiembre de 1714. Ahí todo ya rechinaba: republicanos catalanistas celebrando una guerra dinástica e hispanista. En 1935, los representantes de la Lliga en la ofrenda floral fueron abucheados por la multitud; aunque ellos eran, en gran medida, los inventores del evento.

DC: ¿Y qué pasó en la transición democrática, tras el franquismo?

JB: Pasó algo parecido. La primera ley que aprobó el Parlamento de la Generalitat (1980) fue la de la proclamación del 11 de septiembre como “festa nacional” de Cataluña. Hubo ciertas tensiones, pues algunos diputados autonómicos deseaban que fuera Sant Jordi, cosa que evidentemente ni el PSC ni el PSUC (con 25 diputados), estaban dispuestos a aceptar. Tampoco les hacía gracia el 11 de septiembre, pues conocían los orígenes conservadores y pseudotradicionales de la festividad. También eran conscientes de que la Cataluña de 1714 no era su modelo de sociedad. Pero aceptaron el “trágala” escudándose en que durante la II República la habían celebrado principalmente los republicanos y, lo que es peor, porque no tenían otra fecha alternativa. ¿A caso se podía tomar como fecha la entrega de Cataluña, por parte de Pau Claris, a Francia?

DC: Lo que nos ha contado sorprende, sobre todo por el papel contradictorio de los catalanistas conservadores.

JB: Ese papel es exactamente lo que revivimos estos años. El catalanismo conservador permitió que surgiera el catalanismo de izquierdas y éste fagocitó al primero. Y esto es lo que le posiblemente le pasará a CiU respecto a ERC. Lo más penoso es la ceguera de CiU, y lo más divertido es ver cómo ERC celebra una derrota, como si fuera una victoria, y además referida a una lucha monárquica española. El despropósito es un sinsentido en sí mismo.

DC: Entonces nos tendrá qué explicar, en una próxima entrevista, qué pasó en la Guerra de Sucesión.

Será un placer y seguro que se sorprenderán los lectores. Les deseo suerte en Dolça Catalunya.

20140105-150628.jpg



Categories: Historia, Pensando bien

Tags: , , , , , , , , , , ,

44 comentarios

  1. Aprovecho para rogarles q en otra ocasión el Profesor Barraycoa o quien Vdes consideren conveniente nos aclare lo del Decreto de Nueva Planta…un tema esgrimido por los separatistas con – desde mi modesto punto de vista – mala fe… ya q modestamente he “investigado” – mis recursos son mínimos – y aunque creo tenerlo claro…no estoy convencida…como he intuido q Joan lo recordaba en su comentario…me parece interesante q nos sea aclarado a todos…
    Muchas gracias.
    Me ha encantado la entrevista!

  2. Muchas gracias por la entrevista las explicaciones coherentes del Profesor…y todo el resto de comentarios de todos y cada uno d los participantes!
    Gracias DC por su esfuerzo!

  3. Dado que es una fecha monárquica, española, y de una victoria borbónica ante una SUcesion al trono de España, celebremosla con banderas españolas como se merece. Si hubiesen ganado los austracistas, ….. estaríamos en el mismo caso.

  4. recuperem l´11 de septembre. NO és dels nacionalistes

  5. magnífica!!!!, feu-la còrrer

  6. vinga tenim un any per davant molt engrescador, ple d´il-lusions. Aturarem el independentisme SÍ o SÍ.

  7. A veure, quan a algú li obren la porta de casa seva a patades, entren, empresonen a centenars de persones, s’exilien més de 6000 ciutadans (el milloret del país per cert), eliminen pràcticament tot el seu marc legal per substituir-lo per un altre, imposen una llengua aliena en aquella època al poble ras i fins i tot prohibeixen que tinguis armes de foc i t’obliguen a lligar en cadenes fins els ganivets de tallar el peix …. es normal que ensenyi als seus fills que ha de ser amable quan vingui l’amo de visita, jo també seria amable i vitorejaria als borbons com es va fer per tota Barcelona quan va entrar el Caudillo …. però això no significa que s’estimi a l’amo no??? … o vosaltres ho faríeu?? … que la festa sigui d’origen religiós o laic, realment importa?? … crec que el important d’aquesta data són els valors que volem ensenyar, la lluita, la resistència, el no acceptar una imposició miitar, la no desparició com a cultura, per mi l’11 de Setembre és això, si l’Heroi va ser Casanova, Villarroel, Moragues, Catellví, etc … no és clau. Amb això no vull dir que s’hagi tergiversat la historia, pero cadascú conta el que li agrada de la història o m’esteu dient que no us creieu la historia de l’11 de setembre que ve de Barcelona, pero en canvi aclameu la que ve dels historiadors borbònics que són els que la van escriure? … Per saber més acuradament que va passar només fa faltar llegir els comentaris de Gent com José Patiño o la introducció del Decret de Nova Planta, així es veu millor la realitat, la dels documents oficials no les interpretacions històriques d’una i altra banda.

    Es veritat que la Guerra de Successió fou un conflicte dinàstic, això no ho nega ningú, però també es veritat que des de 1713 a 1714 la Generalitat crida a mobilització i combat les tropes borbòniques no només per Carles, també per salvar la pell, les seves propietats i els seus drets legals. No buscaven la independència, volien cambiar el centre de poder a la península i els va sortir malament, però negar que aquell desastre va desviar el camí en la història de Catalunya, també es tergiversar la història, com negar que els efectes d’allo perduren avui, dit això a mi m’agrada el dia 11 de setembre, com he dit, per l’ideal, i a una nació se li han de donar ideals, ja que els ideals la fan avançar.

    Finalment, no tracteu al catalans com un ramat, som gent racional y crítica, com tothom, el que s’ha de fer és parlar del país que volem i entre tots decidir-ho, tan si es Estat independent com si és regió, la decisió dels catalans hauria de ser soberana en aquest aspecte, i no creieu que pendran aquesta decisió en funció dels fets de 1714, o,el del 1640, 1652, 1659, 1412, 1469, 1808, 1812, 1841, 1886, 1914, 1923, 1931, 1939, 1975 o el 2006 … la pendran com tot en aquesta vida, mirant el dia a dia com bons Homo Sapiens Sapiens que som.

    • Has començat bé, però desprès he vist que has canviar l’argument: “quan a algú li obren la porta de casa seva a patades, entren, empresonen a centenars de persones, s’exilien més de 6000 ciutadans (el milloret del país per cert), eliminen pràcticament tot el seu marc legal per substituir-lo per un altre, imposen una llengua aliena …” Estàs descrivint la Catalunya dels últims 30 anys … T’has colat nano.

    • Si consideres que el que he dit s’aproxima al que ha passat durant els últims 30 anys es que mires massa Intereconomia …. jo, per sort, miro de tot, nano!!!

    • La lectura del seu comentari tan interessant m’impulsa a contestar, cosa que no faig mai:
      – Als fets de 1714 molts catalans van estar al costat borbònic. No va perdre “Catalunya”. Va ser en bona mesura una guerra civil.
      – El castellà no era alié. En Castellví mateix va escriure les seves memòries dels fets en castellà.
      – El català, que no va tenir gramàtica fins 200 anys després, es va continuar parlant normalment. A França la revolució va a acabar amb les llengües que no eren el francès; aquí no, perquè mai no va ser l’objectiu.
      – Exilis, presons i prohibició d’armes és conseqüència normal per als derrotats. Així ho vam fer els catalans quan conqueriem Nàpols, reconqueriem Barcelona, Mallorca, etc. Així es fa sempre després de cada guerra.
      – El marc legal va perviure en bona mesura. De fet, encara tenim el dret civil català.
      – No hi ha res que convidi a pensar que les festes de les viles catalanes pels Borbons o per en Franco fossin obligades o artificials; és un insult als catalans dir que eren afalacs per “l’amo”. Tot sembla indicar que aquestes expressions sortien espontàniament del poble.
      – Els valors de “lluita i resistència, cultura” no eren els que defensaven els assetjats el 1714. Ells deien: “religió, pàtria, rei”. Això no és el que defensa ara el nacionalisme, sinó només una “actitud” de lluita que ara els convé per nodrir la seva ideologia.
      – La història no s’ha de contar “cadascú el que li agrada”, sinó allò que realment va passar. Si no, deixa de ser ciència per ser ideologia. Trobo que aquest article és força acurat i objectiu.
      – Per saber el que va passar, l’única font complerta són les Narraciones Históricas d’en Francisco Castellví, exiliat austracista. Tota la resta es basa en això.
      – Els efectes de 1714 deia en Vicens que van ser força positius. 1714 avui només perdura com a font de ressentiment a la ideologia nacionalista.
      – Pensar que tornar a 1714 és “avançar” no s’enten.
      – Les decisions s’han de prendre pel bé comú sense fer mal a ningú, respectant la història i els lligams del poble. La separació escindeix Catalunya en dues parts per no obtenir cap benefici, més enllà d’una satisfacció ideològica estèril.
      Gràcies per la seva paciència i passi-ho bé.

    • En part tens raó. Jo seria austracista, sens dubte i em dol la derrota. Però aquells catalans i jo ens sentim espanyols.

      La beganada és que ho celebrin uns republicans d´Esquerra.

    • També van defugir 6.000 bacelonesos de la Ciutat quan va se assaltada per les forces austracistes al 1705. Els austracistes van afusellar un munt de catalans felipistes. Aquí ningú és pur. Els austracistes van bombardeixar Barcelona tre vegades.

    • Historiadores como Vicenç Vives i Vila d’Abadal coinciden en que las leyes de la Generalitat de 1714 era un vestigio quasi medieval. La situación a la que tenían sometida a la pagesía y a las clases populares, los terratenientes y burgueses eran de total servidumbre, postración y miseria.

  8. MUCHAS GRACIAS Barraycoa por ilustrarnos con tu entrevista. Un abrazote.

  9. este año el 11-S ha de ser muy diferente.

  10. lo que hace falta pedir al Ayuntamiento un monumento a Villarroel. Es una vergüenza que Barcelona

  11. Hemos de pedir a ERC que el año que viene el Once de septiembre se inicie con una MIsa en la Plaza Cataluña. ¿Acaso en la clausura de del año de la fe no pidió vocaciones?

    • sí el que pidió vocaciones fue JUnqueras, es un predicador laico. Me lo imagino en una sacristía aconsejando a las abuelas que sean buenas y catalanas.

    • Apoyo la “moción”!!!!…. Ya está bien!…. Pues al igual que cuando a un niño le contamos historias familiares y al ser mayor ya no sabe si las recuerda él mismo por haberlas vivido o si se las han contado….. Nos han hecho crecer en una mentira destructiva.
      Si bien un pueblo cuando pierde sus origenes, pierde su identidad…. poco nos queda para que nos reconozca “la madre que nos parió”. Ya es hora, “somatemps” de volver a escribir la Verdad de Cataluña… con tinta y con sangre…

  12. l´Onze de setembre es del catalans regionalistes, però no pas dels nacionalistes. Reivindiquen un 11 de septembre hispanista. BUsquem un Lloc adient i convoquem al personal. Pot ser tindrem sorpreses.

  13. Magnífica entrevista, gracias Prof. Barraycoa por explicar la verdad y hacerlo tan bien. No tiene absolutamente nada que ver con lo que me explicaron en el colegio. La verdad siempre tiene más y mejor sentido.

  14. Pues yo sí que celebro el 11 de septiembre, pero el que salvó a Chile del yugo comunista. Augusto, gracias. Este 11 de septiembre me volveré a acordar de lo que son realmente salvadores de su patria.

  15. Este 11 de septiembre hay que organizar uno propio alejado del separatismo nacionalista.

    Hemos de demostrar que el 11 de septiembre solo tienen derecho a celebrarlo los NO nacionalistas.

    • Me duele en el alma lo que está pasando con mi patria chica que es Cataluña, guardadora de hispanidad e histórico testigo de cristiandad universalizadora, que lejos de sembrar el odio entre hermanos fué germen de unión entre los pueblos que se saben hijos de Dios.

      Tal vez el 11 de Septiembre debamos sacar en Magna procesión a la Virgen de la Merced por las calles pidiendo ser liberados de la mentira, el robo, el escarnio. el odio, la marginación…. de la cautividad que padecemos. Debemos levantarnos y empezar a trabajar antes de que sea tarde y llegue un 11 de Septiembre en el que sólo algunos (si los hay) recen en el funeral de Cataluña, y por ende, de España.

    • mejor que seas anonimo porque si dieras la cara no podrias salir ni de casa

  16. No entiendo la foto de casanovas, no se ve nada.

  17. espanyolistes!!!! no sabeu què inventar

  18. Por favor que alguien envíe esta entrevista a JUnqueras

  19. Como lector de historia que soy, he leido y me ha gustado mucho este señor, falta gente con coherencia en Cataluña, pienso yo, así como en el resto de España. Pero es triste ver como ciertos políticos nacionalistas seudo-intelectuales utilizan la historia a su antojo y como los organismos públicos recogen esos postulados y los ponen en práctica. Tal es así que a los niños en Cataluña e incluso mucha gente adulta habla de “la guerra de Secesión Catalana” (lease la pequeña diferencia) para, a partir de ahí, crear un mundo onírico e imaginado de independencia, etc… Lo peor que un pueblo serio y responsable puede hacer es dejar que la política le utilice, utilice su lengua, su historia y sus creencias en aras de un bien supremo e universal. Es el mismo lenguaje que se utiliza en las guerras para arengar a la tropa antes de mandarla el matadero, ese bien común, esa gloriosa patria, ese glorioso pasado, etc…¿Como en pleno siglo XXI los catalanes se han dejado atrapar por la más casposa ideología? la de la tradición y el pasado glorioso. Todos los pueblos tienen pasados gloriosos. La historia sirve para recordar no para usarla como arma política y en esto nadie es más ni menos, el mundo tal y como los conocemos es el producto de más de 2000 años de guerras y en el caso de España tenemos el triste balance de ser la nación con más guerras civiles (5 en total) alzándonos como el pueblo más fraticida de la historia Europea y todo por unos señores que solo pensaban en quitar a unos para ponerse ellos siendo el pueblo, la gente, la victima de toda esa panda de golfos. En un mundo global ¿que sentido tiene reivindicar historias medievales si no es como simple y pura cultura que es lo que es la historia? Supongo (y espero se me permita la broma) que también el insigne Artur Mas estará pensando en buscar alguna conexión histórica entre Suiza y Cataluña, lo digo por la cantidad de políticos Catalanes que tiene su dinerito allí, él entre ellos. Tiempo al tiempo, total ya hasta Miguel de Cervantes era Catalán, que más dá.

  20. Otra prueba irrefutable de la hipocresía de los catalanes.

Deja un comentario