El demoledor análisis de un ex jerarca de la ANC

El separatisme mai no podrà triomfar.

Francesc Abad (sisplau pensi en abandonar el catalanitzador de cognoms) tuvo una carrera fulgurante en el mundillo lazi, pasando de Reagrupament al secretariado de la ANC. En 2016, en pleno subidón, nos iba explicando cómo iba a ser el «alzamiento» separatista. Luego, tras el fracaso del golpe de estado, se ha convertido en uno de esos autoproclamados «analistas políticos» que han florecido al calor de las subvenciones a los digitales lazis, en este caso Racó Català.

Aficionado al Barça y las Harley, Abad es un nacionalista convencido… que aún no ha perdido toda conexión con el mundo real.

Por eso, porque aún percibe la Cataluña que le rodea, la Cataluña real, confiesa que el separatisme viu en un «escenari de derrota i frustració en el que ara estem instal·lats».

En un artículo titulado Transitant cap a un independentisme residual, Abad reconoce que el separatismo es un mal rollo fabricado a base de mentiras y sentimientos tóxicos como el supremacismo. Vamos, lo que venimos explicando aquí desde hace años.

Abad resume el estado actual del separatismo lazi con tres características:

1. Derrota y frustración:

«El primer és la manera com va acabar l’1-O. De ser el més extraordinari de la història, el més gran que mai ha fet l’independentisme, en uns dies vam passar a una derrota inexplicable, al no res. Sense cap transició i sense cap explicació. I això és el que ha fet que la derrota (no assolir els objectius és una derrota) es passés a la més brutal frustració».

2. Mentiras y manipulación:

«Aquesta frustració està sent aprofitada per alguns per injectar verí a totes les venes de l’independentisme, un verí d’extraordinària toxicitat, que s’alimenta des de tot aquest personal sense escrúpols i els seus “discursets” plens de mentides i manipulacions que només busquen convertir als altres independentistes en els enemics polítics a batre».

3. Supremacismo identitario:

«Hem passat de lluitar per la nostra llengua i per la seva plena normalització, com a factor d’integració, a una mena de castellanofòbia que vol convertir la –agradi o no- llengua majoritària de la nostra societat en un enemic a combatre i eliminar de la nostra realitat, de la nostra societat. I això és una monumental bestiesa. L’enemic del català és l’estat espanyol, no la llengua castellana. Ambdues llengües poden conviure.

Tot aquest discurset identitari que, com deia, s’edifica des de la negació de la nostra realitat, del país que som, de la societat que som, exemplifica el que és la més letal conseqüència de tot això que estic explicant, d’aquest festival de mentides i manipulacions: el menyspreu del factor clau i més important perquè la independència sigui possible: ser majoria social i democràtica».

En palabras de Abad, «la suma de la frustració, la mentida i l’identitarisme és el que està portant l’independentisme a aquest escenari terroríficament autodestructiu».

Ai, Francesc, què et pensaves que era això del nacionalisme? Si sempre ha estat igual, un còctel tòxic de victimisme, ressentiment, supremacisme i mentides.

Ara que ja ho has vist, només et queda adonar-te que tot això no és pas un accident, sinó la quintaessència del nacionalisme.

Dolça i autodestructiva Catalunya…

 



Categories: Huid del nacionalismo

Tags: , ,

10 comentarios

  1. . – En bién de la humanidad: lea y difunda: “Lo primero es el amor”; “En busca del ser honesto”; “El estado cariátide”. De https//www.rafaelumpierrez.com. Muchas gracias.

  2. El día que todos entiendan que llamar al español «castellano» es la mejor forma de hacer el caldo gordo a los nacionalistas habremos aprendido algo muy, muy importante para enfrentarnos a ese cáncer. El castellano fue una lengua de la cual se derivó el español actual, igual que del latín se derivaron la mayoría de las que se hablan en la europa central y no por eso las llamamos «latin». La lengua oficial y mayoritaria que se habla en cualquier país adopta el nombre derivado del país donde dicha lengua se habla en todo su territorio : el italiano en Italia (no florentino de cuyo dialecto se deriva), el francés en Francia, el alemán en Alemania, el inglés en el R.U. etc etc. El que no entienda las implicaciones nacionalistas que nos llevaron a dar esta dualidad de nombre a la lengua en la que nos entendemos todos y el daño que dicha dualidad ha hecho y está haciendo en nuestra nación es que no ha reflexionado suficientemente sobre el problema.

    • Bueno la cuestión es que el catalán también una lengua española…

    • Cada cual podrá entenderlo a su manera.

      Pero el llamar al castellano «español» es un invento catalan del siglo XIX para decir:

      Nosotros somos «españoles» y por lo tanto tenemos derecho al libre acceso al mercado castellano y sus colonias, que ya no es «castellano», sino «español».

      Es cierto que en otros paises donde sucedió lo mismo, como Inglaterra-Gran Bretaña, Francias-República Francesa, Prusia-Alemania, Piamonte-Italia…cada uno utilizó la lengua o el dialecto principal para convertirlo en lengua única de toda la nación (en el caso italiano fue el toscano, que ya era lengua literaria «italiana»). En Gran Bretaña se llama «inglés» y no «granbretón»…

      El caso es que el cambio de «español» a «castellano» lo hizo Pujol, que como estaba muy bien asesorado por sus ingenieros sociales, alguna virtud tendrá.

      Por tanto si para Pujol el español no es «español» sino castellano (es decir, una lengua extranjera), para mi el castellano debe ser español, especialmente la variedad propia que se habla en Cataluña.

      El caso es que en todos los paises debe haber una lengua común para comunicarse. En China, el dialecto de Pekín lo han convertido en lengua nacional y lo llaman «lengua común»

      Por tanto, mientras el idioma del mercado español sea el castellano, el idioma castellano se llamará español.

      (los que han llamado español al castellano han sido los extranjeros, como los ingleses, franceses, italianos; nunca los castellanos ni los portugueses)

  3. ¡Encima tendríamos que darle las gracias por su «lucidez»!

    No tienen espítitu. Sólo un alma mezquina y pobre. Un complejo de inferioridad como una casa de pagès.

    A ver si se dan cuenta que es mejor conjuntarse con lo grande, participar como un hermano más, valorando al prójimo. El amor rinde beneficios extraordinarios.

  4. Otro adefesio de la política, que ha estado asumiendo cargos de responsabilidad mientras se iban cargando Cataluña, que ahora me sale a la palestra como si fuera un arrepentido, que no lo es porque no se arrepiente de nada, solo trata de decir lo que cree que han hecho mal los independentistas, que ya se lo soluciono yo ese problema. El mal que han hecho los independentistas catalanes, ha sido iniciar este proceso de lo imposible, que lo han querido bautizar como un separratismo que nunca ha existido ni existirá. Y no existe simplemente porque no tiene ninguna razón de ser. Fue apoyado al principio por muchos catalanes, simplemente porque se enfrentaban a la España caótica y desahuciada que estaba dejando el impresentable presidente A Tus Zapatos, y en aquel tiempo los catalanes se agarraban a un clavo ardiendo, por salir de la crisis salvaje en que nos había metido aquel mequetrefe de presidente. Pero qué más nos quiere vender este fantasmón del Francesc Abad, jefazo de la malquista ANC. Preguntarse cómo acabó la payasada de referéndum que organizaron los separratistas el día uno de octubre de dos mil diecisiete, ¿cómo quería que acabara aquel juego de críos donde votaban hasta los turistas y los niños?, pues acabó como tenía que acabar, que el Puchdemón que estaba al frente de las negociaciones interviniera frente a los medios informativos, en un lenguaje que ni él mismo sabía lo que estaba diciendo, entre otras cosas porque por mucho que quisiera hacer una declaración unilateral de independencia, desconocía las pautas o las medidas que se podrían seguir para organizar aquella república catalana independiente que nos querían vender. Que dice también este Abad que los líderes separratistas dicen mentiras, no recuerdo yo que hayan dicho nunca ninguna verdad, salvo que yo pueda entender como verdad, lo único sensato que este bocazas del Abad ha comunicado, que ha sido cuando ha dicho que los catalanes podemos convivir intercambiando perfectamente los dos idiomas catalán y castellano, que aquí si que ha estado acertado este Francesc Abad. Que esto que se ha permitido decir, no sé yo si ahora tendrá una reprimenda por parte de sus jefes separratistas, por haber sido tan claro en sus declaraciones. Me refiero a esta declaración de los idiomas, el resto de declaraciones que ha hecho, si las tengo que volver a leer, ha de ser inflándome a ginc tonics, porque sino no tienen ninguna gracia y mucho menos sentido convincente de nada.

    • Estoy de acuerdo, Abad no es un arrepentido, tan sólo da su receta para el éxito separatista: unidad de los independentistas y reconocer la pluralidad de la sociedad catalana para conseguir una mayoría social suficiente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: