Valentí Puig ya habla de “deterioro social” del separatismo y su “desvinculación de las clases medias”

Tothom ho veu: només els fanàtics van quedant al nacionalisme.

valentin-puig

Valentí Puig es una de las cabezas más sólidas y libres de Cataluña. No es un cualquiera. Estamos hablando de un escritor, poeta, ensayista, que ha ganado el Premio Ramon Llull de Novela, el Josep Pla y el Premio de la Crítica de Narrativa Catalana entre otros. Es una persona inmensamente culta, reflexivo, ponderado. Y que ha hecho mucho más por Cataluña y su cultura que todos los miembros del gobierno de Mas. Es lo contrario del llepasubvens del Règim: no tuvo miedo de dimitir del Consell Nacional de la Cultura i de les Arts (CoNCA) por “desacuerdo con la deriva institucional de Cataluña“. Lleva años avisando de que el prusés se descompone y asoma su patita totalitaria que puede acabar en un “regreso a la Edad Media”.

Vea lo que nos explica en su artículo Escapes de gas secesionista, publicado en El País:

“El actual deterioro conceptual y social del independentismo tiene que ver con factores múltiples y uno de los fundamentales es la desvinculación de las clases medias. Otro factor, mayor o menor, es la insustancialidad intelectual de sus formuladores más visibles, algunos de los cuales están dando marcha atrás aunque, evidentemente, obvian su responsabilidad y atribuyen la crisis secesionista a errores políticos que en el pasado merecieron su adhesión total. (…)

Sin una concepción rigurosa, a golpe de improvisaciones desde los tiempos de Artur Mas, la argumentación independentista fue pasando a manos de los freakies o de los arribistas que daban codazos para estar en la primera fila de lo que veían a punto de convertirse en realidad. Ocurrió con la conmemoración oficialista de 1714 y fue degenerando hasta las tesis de que Cervantes era catalán, que los catalanes habían descubierto América o que la inmensa mayoría de los catalanes deseaban vivir en un Cataluña independiente.

En este frente argumental, el actual presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, está ocupando un espacio fijo. Desconocer o no reconocer lo que es un Estado o cuáles son las normas de la Unión Europea es un aval escaso tanto para presidir una institución autonómica que representa teóricamente a todos los ciudadanos como para ser la más alta representación del Estado en Cataluña. (…)

En el preciso momento en que el nuevo gobierno consigue que España no sea multada a causa del déficit y siga recibiendo fondos estructurales de la Unión Europea, aparece Puigdemont y dice que España “no solo ha desconectado de Cataluña, sino también de Europa”. Es un notorio error de apreciación, precisamente en el momento en que España reafirma sus posiciones en Bruselas y mantiene su relación positiva con la Alemania de Angela Merkel. Tanto sinsentido es un indicio más del deterioro general de la causa independentista. Véanse los estertores de TV3 y su baja audiencia. (…)

La coalición del activismo mediático pro-independentista está resquebrajándose de forma tangible y, al mismo tiempo, penosa. Digamos que el casting ha sido funesto comenzando por el conseller Raul Romeva, si se trata de Europa, y por las directrices del entorno digital secesionista como punta de lanza mediática. El más reciente sondeo del Instituto de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma da el perfil de una Cataluña muy distinta a la que cree presidir Carles Puigdemont. Los restos de Convergència —desligada de ERC— pasarían a ser el tercer partido más votado, con un 12,5%. (…)

En realidad, es lo que en privado la mayoría de nacionalistas de viejo cuño desearía: desenganchar su vagón del convoy de un proceso que arrancó con insuficientes apoyos, combustible de calidad mejorable y con unos argumentos intelectualmente inconsistentes y pintorescos. El problema es cómo”.

Sí, el prusés fa llufa pero no debemos confiarnos. Sus dirigentes son fanáticos y provienen del nacionalismo radical, ideólogos que jamás ha renunciado a los medios más desagradables-véase su amistad con Otegui- para obtener su alocado propósito. Si queremos reconstruir Cataluña y configurar una tierra libre de nacionalismo, durante muchos años deberemos conllevar su presencia y ahogar con firmeza sus sentimientos negativos en generosidad y amor. Para eso estamos los dolços.

Dolça i deteriorada Catalunya…

bastoncillo



Categories: Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , ,

15 comentarios

  1. Las organizaciones golpistas ANC i Odium Cultural estan ya putrefactas y se pelean entre ellos. Peleas barriobajeras prlpias del lumpen entre fanaticos y pillastres.

  2. Los catalanes no somos la catalibaniza

    los catalanazis sólo han traido a Cat odio, pobreza, robos, división

  3. Aun queda gente de relevancia en Cataluña capaz de actuar libremente sin dependencias ni ataduras. Que tomen nota los que viven del pesebre. Y de paso que lo escuchen todos, tanto el pueblo llano, que en muchos casos anda escaso de información, como los jóvenes, que aun tienen cosas que aprender, como los que tienen responsabilidad tanto en Cataluña (en cuanto que comunidad autónoma) como en España. Saldremos ganando todos.

  4. Nada que añadir a la perclara reflexión del Sr. Valentí Puig. ¡Cómo se agradece leer opiniones meditadas y ponderadas!

  5. La cuestión básica no es lo que hagan ellos sino si el Gobierno español estará a la altura del embite nacionalista. Los sucesivos gobiernos españoles desde la transición han obviado sus responsabilidades hacia esta parte del terriorio nacional. Su tolerancia hacia las sucesivas leyes de inmersión linguistica y desconexión emocional con el resto de España aprobadas por los catalanistas suponen el mayor fracaso de España como nación de ciudadanos. Ni Suarez, ni Felipe, Aznar, Zapatero o Rajoy han querido saber nada de los catalanes no nacionalistas mientras les tuvieran a ellos para aprobar los presupuestos. Se ofrece diálogo a los golpistas mientras a los verdaderos demócratas, a los defensores de la Ley se nos arrincona en nuestro propio país.

    • Soy una sevillana afincada en Francia, y aun desde el extranjero me preocupa la situacion que se vive en Cataluña. Me entristece y me indigna ver como os sucesivos gobiernos han abandonado al catalan no independentista, al catalan que reclama su derecho de ser catalan y español a la vez. Si os sirve de consuelo, y pese a la lamentable actuacion del gobierno, la sociedad española no os ha olvidado. Teneis detras a una nacion de casi 50 millones de españoles, esa misma nacion de la que los independentistas reniegan, que no os quiere ver partir. Saldremos de esta!

      • Mas nos vale Ana, por nuestros hijos y las futuras generaciones. En definitiva, lo que pase aquí condicionará de una manera decisiva el futuro de España como nación de ciudadanos libres e iguales.

      • Apreciada Ana: récenos una Salve Rociera que hará más por nosotros que lo que hacen los políticos de “Madrit”. Gracias por sus buenos deseos, anima recibirlos.

  6. Pues leer este artículo después de leer el tuit de Teresa Jordà… nos hace recuperar la confianza en que el ser humano puede superar ciertas fases en el proceso evolutivo.
    Bromas aparte: qué sensatez, profundidad y buen decir. Moltes gracies!

  7. Separatistas son los que son cuatro chalados y la burocracia y paraburoracia de la generalitat golpista.

  8. Seguro Dolça Catalunya ha tenido algo que ver en ese “deterioro” jeje. Pero lo dicho, no nos confiemos, el zombie no está muerto…

  9. Lo de los arribistas separatistas siempre ha sido así, no hay más que recordar a Companys que de “disolvedor” de Sardanas y sardanistas a bastonazos, pasó a aspirante de “libertador” de Cataluña.

  10. Y aun así, los separatistas seguirán dando mucha guerra porque mantienen (e incluso acrecientan) el adoctrinamiento educativo. Cuanto más si se considera que nadie se vuelve cuerdo de repente ni suele renunciar de golpe a esa fantasía envuelta en odio que con tanto fervor profesan.

  11. Pues parece que aún queda alguién cuerdo en este pueblo catalán.

Deja un comentario