Sí, els toros són més catalans que la sardana

Mario Cabré: “Sóc torero i català, que equival a ser dues vegades torero”.

falcó toros

Així pinta els toros en Joaquim Falcó, de Manresa

Sabíamos que los toros era cosa muy nuestra; los hay en Nimes, los hay en Ceret, los hay en Zaragoza y Valencia, y resulta que -¡oh sorpresa!- no los ha habido nunca en Cataluña. ABC ens recorda que de braus els catalans en sabem més que cap altre espanyol:

“Esta datado que la primera gran fiesta de toros en Cataluña tuvo lugar en Barcelona en 1387 durante el reinado de Juan I. De ahí hasta que las prácticas taurinas se fueron reglando y en pleno proceso de industrialización, en el siglo XIX, surgieron las primeras plazas de toros. El Torín, en la Barceloneta, en 1834, y de modo seguido las de Olot (Gerona), Tarragona, Figueras, Gerona… 

Barcelona, con 3 plazas funcionando a la vez -la Barceloneta, Las Arenas y la Monumental-, vivió los momentos de intensa agitación social de las primeras décadas de la pasada centuria aliviada por las corridas de toros que se programaban en sus tres cosos a la vez.

En los 50 y 60, la Ciudad Condal ofrecía una programación que superaba con mucho a la de Madrid en número de festejos. Tras el coso de la Barceloneta, Las Arenas se inauguró con el siglo XX y se mantuvo abierta hasta mediados de los setenta y la Monumental abrió sus puertas apenas tres lustros después. Todas las grandes figuras, las ganaderías de mayor prestigio, han sumado a sus días de éxito hazañas en estos ruedos catalanes. De Frascuelo a José Tomás, de Joselito a Domingo Ortega, de los Bienvenida a Manolete; faenas de temple, de raza; días de sangre y de gloria jalonan una historia en la que los propios catalanes han sido también protagonistas dentro y fuera de sus fronteras. De Peroy a Serafín Marín. Joaquín Bernadó, Enrique Patón…, y de forma especial Mario Cabré, un matador de toros cuya fama trascendió de los ruedos y llegó a los escenarios, a la televisión, a las letras. Poeta, actor, locutor, y, sobre todo, torero, al que le gustaba repetir: «Sóc torero i català, que equival a ser dues vegades torero»“.

Y equivale también, benvolgut Mario, a ser ben dolço.

Que no ens enganyin: ens podran agradar o no els toros, però que cap polític nacionalista ens vengui que no és una tradició catalana.

Dolça i taurina Catalunya…

bastoncillo



Categories: Arte dulce, Historia

Tags: , , , , , , ,

23 comentarios

  1. La historia real de Catalunya no se borra con nacionalismo mentiroso.

    Los toros son más catalanes que la rambla de las flores. Los castellers es una tradición relativamente reciente, y ni siquiera la inventamos los catalanes… en el circo, o en Rusia lo hacían siglos antes.

    Orgullosos de ser catalanes y españoles!!!!!!!!!!!

  2. El independentismo catalán es paranoia pura.
    (Albert Boadella)
    No se pierdan esta entrevista.
    Enlace:

  3. Ya le dijeron a Bernadó cuando visitó el “Casal català” en Méjico: “I vostè que és? Jo soc torero. Impossible, català i torero no pot ser”.

    • …pues han habido unos cuantos toreros catalanes, además de Mario Cabré y Joaquín Bernadó.
      La Monumental de Barcelona era la primera plaza del mundo en cantidad y calidad de corridas. El gran Manolete toreó en Bcn más que en ninguna otra plaza del mundo. 72 corridas y 2 festejos. Se hospedaba en el Hotel Oriente, de las Ramblas de Bcn, habitación nº 1.

  4. Recuerdo el bonito toro Osborne a la salida de Barcelona, creo que en el Bruch, destrozado por estos descerebrads indepes, igual que la réplica de la nave de Colón. Y hacen también desaparecer lo que no cuadra con su cultura inventada de laboratorio, el museo militar de Montjuic, la dedicación a Samarach en la estatua que él dono al ayuntamiento, la placa de la constitución que llevaba desde 1840 en la fachada del ayuntamiento de Barcelona.. la lista es interminable, al igual que el esfuerzo y dinero que dedican. Todavía me asombro que no sean mayoría, lo cual dice mucho a favor de los españoles catalanes. En cualquier otro lugar del mundo ya hubiesen conseguido su propósito. Yo todavía no entiendo quien está detrás de todo esto, porque hay algo más.

  5. Sublime, el maestro Bernadó. Por mucho que les pese a los nacionalistas.

  6. ¿Qué tienen que ver Nimes, Ceret, Zaragoza y Valencia y con Cataluña?

  7. Para un buen separatista fanático y lobotomizando, más de siete siglos de Historia en común entre Cataluña y el resto de España, no son nada. No existen.

    Para los buenos separatistas con el cerebro lavado, secado y planchado; la Historia comienza a contar desde que en el Hotel Oriente de Barcelona se establecieron las bases del nacionalismo, allá por 1898.

    Las corridas de toros son malas porque el toro sufre (¿el torero no?).

    En cambio, los correbous son buenos porque el toro no sufre. Aunque acabe muerto por extenuación, o ahogado en el mar, o enmaromado, o con las astas encendidas con fuego… ¿Y nunca ha muerto ningún espectador?

    Hispanofobia pura y dura.

Deja un comentario