El fraude del Borne, expuesto

Lo que cuenta el catedrático de Teoría la Literatura y Literatura comparada Jordi Llovet.

100_mercat_del_born_excavacions_arqueologiques_de_la_ribera

Llovet no está para tonterías, lo ha demostrado en más de una ocasión, y se atreve a gritar que el emperador va desnudo. Ahora que son cada vez más nuemrosas las voces que osan cuestionar el engendro, viene bien recordar lo que escribió en su día Jordi Llovet en las páginas de El País a propósito del fraude del Borne:

“És més que probable que el 1876, quan Josep Fontseré va dissenyar i edificar el Mercat del Born que molts barcelonins encara vam conèixer ple d’activitat, trobés, en excavar els fonaments de la fàbrica, les restes de l’ensulsiada de 1714, quan les tropes mixtes borbòniques (hi havia castellans, però també molts francesos, aragonesos… i catalans!) van bombardejar i destruir aquell tros de barri. Degué veure aquelles restes, degué entendre que ho eren del setge de Barcelona, i degué dir: “Res important: són esborralls del XVIII, i el passeig del Born és ple de cases de la mateixa antiguitat, i més. Això no té cap valor arqueològic. A treballar, manobres!”. Les pedres van quedar sepultades, i va néixer un mercat utilíssim.

Fins que, ara fa cosa de 12 anys, quan es treballava en els mateixos fonaments per edificar la Biblioteca Provincial de Barcelona, van tornar a sortir a la vista les mateixes desferres. Les exclamacions dels arquitectes (i polítics) d’aquell moment van ser molt diferents: “Òndia! Pedres que són l’expressió de la brutal agressió del Borbó contra els pobres i modestos catalans! Conservem-les amb lluïment per tal que el poble (Volk, popolo) sàpiga què va passar, s’emocioni i en traiem un rendiment nacionalista” —llavors encara no s’havia inventat l’“independentisme”, i tothom es referia, com va escaure a la Renaixença, al catalanisme, el regionalisme i el nacionalisme, causes patriòtiques de gran noblesa. El resultat ha estat una obra egípcia —no es pot dir hebrea, perquè el Mur de les Lamentacions de Jerusalem no va costar ni cinc—, és a dir, una magnífica baluerna restaurada ad maiorem gloriam Cataloniae, que ha costat prop de 80 milions d’euros, sense comptar els cinc milions d’eurells que costarà mantenir aquella fantasma any rere any.

Tot i que Albert García Espuche ha fet una tasca de primeríssima magnitud en els treballs de reconstrucció de les romanalles (ha escrit un llibre esplèndid sobre el tema, La ciutat del Born, Ajuntament de Barcelona, 2010), la deriva que ha pres aquesta resurrecció ha estat més aviat deplorable: hi corren uns senyors disfressats de soldats barcelonins, hi surt un home que es fa dir Rafael Casanova i un altre (el veritable heroi) que li diuen Antoni de Villarroel (es deia Antonio, era d’origen gallec); i entre els diversos passatges d’una auca que fa pena —avalada per Joaquim Torra, membre assenyalat de l’ANC i d’Òmnium Cultural, gran pedigrí!— se’n diuen uns en què s’afirma que allò que es veu a ran de terra són les resquícies de la guerra cruenta, impietosa i bàrbara dels “espanyols” contra els “catalans”, cosa completament falsa. Si de cas, l’ofensa brutal a Catalunya va venir amb el decret de Nova Planta, el 1716, no el 14: aquest any, simplement, la casa de Borbó va poder més que la dinastia austríaca. Els catalans haurien estat, en aquell temps, encantats de veure un Habsburg governant a Madrid per a tots els pobles d’Espanya.

Respectarem en aquest article el valor sentimental de les despulles presentades al Born, encara que tot plegat parteixi d’una falsia: una lliçó d’història, malgrat el folklore, sempre resulta avinent. Però tenim el convenciment que no hi ha millor lliçó d’història que la que es llegeix i s’estudia als libres i a les escoles no contaminades. Amb altres paraules: tenim la idea que una Biblioteca Provincial —de la qual ara ja ni se’n parla— hauria ofert als lectors una sèrie d’informacions molt més fidedignes i més assaonades —menys espectaculars, és clar— que la runa semiarqueològica que s’ha volgut conservar. No hi ha millor i més sòlid dipòsit de la memòria que la historiografia i la literatura: són terrenys que no cauen mai en la faràndula.

La cosa, per desgràcia, no ha anat així. L’oportunisme polític —oportunisme que pot caducar perfectament d’aquí un o tres anys, abans que un iogurt— ha engreixat la maquinària propagandística i emocional per treure, al preu que fos, un rèdit a retalls d’arquitectura amb un valor molt escàs. Ja veurem quanta gent paga l’entrada, d’aquí a deu o vint anys, per visitar un disbarat tan gran i tan car en valors absoluts i relatius. Si tot el sentit patriòtic, tot l’èmfasi sentimental, tots els diners que han esmerçat els nostres polítics en aquesta obra s’hagués posat al servei dels llibres —diguem, benvolents i pacífics, la meitat per a les pedres i l’altra meitat per als llibres, com es va postular de bell començament—, llavors Barcelona hauria guanyat un patrimoni gens tangible, però d’un rendiment cabdal: lluitar contra la ignorància, el sentimentalisme i la capacitat d’empassar-se romanços, elements sobre els quals està assentat, en aquests moments, tot el moviment polític a Catalunya.”

Llovet nos ha legado un retrato fidedigno del nacionalismo separatista: falseador de la historia, despilfarrador, obsesionado con enfrentar a catalanes con catalanes, mentiroso y ridículo, capaz de tragarse lo que sea pel bé del prusés.

Tan lamentable com les runes fraudulentes que ara ha decidit venerar.

Dolça i indigesta Catalunya…

bastoncillo



Categories: Historia, Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , , , ,

26 comentarios

  1. BRAVO.

    encara queden periodistes…

  2. Con su Foro del Borne, nuestra Catadisney deja corto al Foro de Roma y a las ruinas de Pompeya. “Som els millors!”

  3. Supongo que habrá un presupuesto de desratización, pues no me parece un lugar muy higiénico.

  4. Apa. Le escoles publiques i totes les concertades que vulguin cobrar puntualment a portar als pobres i indefensos nens a fer-los malbe per sumar majoria social futura

  5. Usted no sabe leer en las piedras,Pepitox,es tan insensible para no ver en ellas la enciclopedia de la vida,los orígenes del Universo?.
    Pobre ignorante…

  6. Y a todo esto, Barcelona sigue sin biblioteca…

  7. Un pueblo que hace estas cosas pierde su grandeza .

  8. Shhhhh… Dolços. Pensad un poco en los demás.
    Que nos desmontáis el tinglado y algunos que no hemos sabido vivir de él, albergamos la esperanza que nuestros hijos y nietos sean más listos que nosotros y puedan vivir del cuento para siempre, forever. Y vivir muy bien.

  9. Cuando todos los adultos empiecen a estar decepcionados por esas piedras, por lo demás tan costosas, a los catalibanes, siempre les quedarán los escolares, que habrán de ir obligados para otra sesión de comedura de coco.

  10. Había que crear un monumento museístico y simbólico -artificial por supuesto- para la conmemoración del “tricentenario”. Millonada de todos al canto y una vez pasado se cierra y cae en el olvido. No se quien dijo aquello de que “el dinero público no es de nadie”.

  11. Pero si en su mausoleo fetichista del Fossar tienen escrito el testimonio de que fue una guerra civil.
    A ver, aquella frase del padre austracista que encuentra el cadáver de su hijo con uniforme borbónico y dice aquella frase que tienen campeando allí:

    Al Fossar de les Moreres
    no se enterra cap traidor;
    fins perdent nostres banderes
    sera l’urna de l’honor.

    ¿Y ninguno de los portadores de antorchas en la noche obscura se da cuenta de la realidad del asuntoi?.
    Están como chivas, sin regal, por supuesto.

  12. Controla el pasado y controlarán el presente. Catadisney es más divertida que la Cataluña actual, tan llena de paro, corrupción y expectativas negativas. Echar la culpa al resto de españoles y creer en una utopía, es muy esperanzador para las mentes más débiles y crédulas.

  13. No se si conocen ustedes el término “magufo”.

    Viene de “magia” y “ufología”. Dícese de la persona que, como dice un personaje secundario de Alicia, la de El País de las Maravillas, es capaz de creerse seis cosas imposibles antes de desayunar. Personas — lamentablemen, la inmensa mayoría de sexo femenino, lo que es una lástima para un admirador apasionado de las mujeres como yo — crédulas, con atrofia irreversible del sentido común y del pensamiento crítico, que creen sin asomo alguno de duda en platillos volantes, espíritus descarnados, astrología, medicinas y terapias curanderiles, alternativas y cuánticas;, fraudes históricos, ángeles con alas y apariciones marianas, brujerías, energías masculinas, femeninas y de colorines brillantes, esoterismo y espiritualismo “new age”, paraisos perdidos como Lemuria, Ítaca, Atlántida, nacionalismos de cuentos de hadas…

    Recientes estudios en Internet de investigadores escépticos — el término “maguafo” lo inventó un buen amigo mío, escéptico de todo (aunque nada solipista) hasta decir basta — han llegado a la conclusión de que la capital española de la “magufería” en general, y de la política en particular, es Barcelona, desde se irradia basura magufa al resto de España, pricipalmente, Cataluña y unos supuestos “Països Catalans”.

  14. ´Muchos os seguimos desde fuera de Cataluña. Podríais traducirlo al español.

    • Aquí tenéis una traducción:

      “Es más que probable que en 1876, cuando Josep Fontseré diseñó y edificó el Mercado del Born que muchos barceloneses todavía conocimos lleno de actividad, encontrara, al excavar los cimientos de la fábrica, los restos del derrumbe de 1714, cuando las tropas mixtas borbónicas (había castellanos, pero también muchos franceses, aragoneses … y catalanes!) bombardearon y destruyeron aquel pedazo de barrio. Debió ver aquellos restos, debió entender que lo eran del sitio de Barcelona, ​​y debió decir: “Nada importante: son restos del S. XVIII, y el paseo del Borne está lleno de casas de la misma antigüedad, y más. Esto no tiene ningún valor arqueológico. A trabajar, peones! “. Las piedras quedaron sepultadas, y nació un mercado utilísimo.

      Hasta que, hace cosa de 12 años, cuando se trabajaba en los mismos cimientos para edificar la Biblioteca Provincial de Barcelona, ​​volvieron a salir a la vista los mismos restos. Las exclamaciones de los arquitectos (y políticos) de aquel momento fueron muy diferentes: “Anda! Piedras que son la expresión de la brutal agresión del Borbón contra los pobres y modestos catalanes! Conservémoslos con esmero para que el pueblo (Volk, popolo) sepa qué pasó,se emocione y saquemos un rédito nacionalista “-entonces todavía no se había inventado el” independentismo “, y todo el mundo se refería, como sucedió en la Renaixença, el catalanismo, el regionalismo y el nacionalismo, causas patrióticas de gran nobleza. El resultado ha sido una obra egipcia -no se puede decir hebrea, porque el Muro de las Lamentaciones de Jerusalén no costó ni cinco-, es decir, un magnífico armatoste restaurado – ad Maio gloriam Cataloniae- que ha costado cerca de 80 millones de euros, sin contar los cinco millones de euros que costará mantener este fantasma año tras año.

      Aunque Albert García Espuche ha hecho una labor de primerísima magnitud en los trabajos de reconstrucción de las Romanalles (ha escrito un libro espléndido sobre el tema, La ciudad del Born, Ayuntamiento de Barcelona, ​​2010), la deriva que ha tomado esta resurrección ha sido más bien deplorable: aparecen unos señores disfrazados de soldados barceloneses, sale un hombre que se hace llamar Rafael Casanova y otro (el verdadero héroe) que le dicen Antonio de Villarroel (se llamaba Antonio, era de origen gallego) ; y entre los diversos pasajes de una auca que da pena -avalada por Joaquim Torra, miembro señalado del ANC y de Òmnium Cultural, gran pedigrí! – se dicen algunos en los que se afirma que lo que se ve en ras de tierra son los resquicios de la guerra cruenta, impiadosa y bárbara de los “españoles” contra los “catalanes”, algo completamente falso. Si acaso, la ofensa brutal en Cataluña vino con el decreto de Nueva Planta, en 1716, no el 14: este año, simplemente, la casa de Borbón pudo más que la dinastía austríaca. Los catalanes habrían estado, en aquel tiempo, encantados de ver un Habsburgo gobernante en Madrid para todos los pueblos de España.

      Respetaremos en este artículo el valor sentimental de los despojos presentadas en el Born, aunque todo parta de una doblez: una lección de historia, a pesar del folklore, siempre resulta asecuada. Pero tenemos el convencimiento de que no hay mejor lección de historia que la que se lee y se estudia en los libros y en las escuelas no contaminadas. En otras palabras: tenemos la idea de que una Biblioteca Provincial -de la que ahora ya ni se habla- habría ofrecido a los lectores una serie de informaciones mucho más fidedignos y más adecuadas -menos espectaculares, claro- que los escombros semiarqueològicos que se han querido conservar. No hay mejor y más sólido depósito de la memoria que la historiografía y la literatura: son terrenos que no caen nunca en la farándula.

      La cosa, por desgracia, no ha ido así. El oportunismo político -oportunismo que puede caducar perfectamente dentro de uno o tres años, antes que un yogur- ha engordado la maquinaria propagandística y emocional para sacar, al precio que fuera, un rédito a recortes de arquitectura con un valor muy escaso . Ya veremos cuánta gente paga la entrada, dentro de diez o veinte años, para visitar un disparate tan grande y tan caro en valores absolutos y relativos. Si todo el sentido patriótico, todo el énfasis sentimental, todo el dinero que han invertido nuestros políticos en esta obra se hubiera puesto al servicio de los libros -digamos, benevolentes y pacíficos, la mitad para las piedras y la otra mitad para los libros, como se postuló al principio-, entonces Barcelona habría ganado un patrimonio nada tangible, pero de un valor capital: luchar contra la ignorancia, el sentimentalismo y la capacidad de tragarse tonterias, elementos sobre los que está asentado, en estos momentos, todo el movimiento político en Cataluña. ”

      saludos

    • En tu navegador tienes la opcion de traducir el texto y lo traduce bastante bien, te lo digo porque yo tambien lo hago.

  15. Como dice Ramón de España ”
    -¿cultura o Pedruscus?
    -l’obra de la biblioteca qui la paga?
    – El Ministerio de Cultura.
    -Els espanyols?
    – Pedruscu es català oi? Doncs llavors ” PEDRUSCUS”

  16. ÚLTIMA HORA
    Lo de ayer de puigmelon un simple accidente de tráfico ?
    Según nos comenta Paco esbirro de Súmate a la Cabaña del Tío Tom perdón quiero decir un honrado ciudadano testigo de los hechos después del golpe vio salir a dos malandrines zumbando ( la fisionomía de este par corresponde con Manolo y Benito dos reconocidos agentes del CNI ) que al grito de “Andrea comete el pollo ” enarbolaban una bandera del Madrid.

  17. El sitio de 1714 tuvo sus tragedias, pero estamos lejos de los 1.000 días de sitio, en Leningrado. A veces, los catalibanes se creen el ombligo del mundo y, peor aún, que todos les están mirando y admirando, como una forma de narcisismo.

  18. Yo no veo huellas y destrozos de la guerra en esas ruinas precisas, pero puedo andar equivocado.

Deja un comentario