Megazasca de Bernie Sanders, “el socialista estadounidense” a Pablo Iglesias

Mire estas fotos y saque conclusiones.

sanders

Hi, I am Bernie and I am a socialist. And I know which is my country. And I happen to like it.

Bernie Sanders le disputa la nominación demócrata a Hillary Clinton en EUA. Se define a sí mismo abiertamente “socialista” y sus propuestas son allí de izquierda radical. Parece que el viejo Bernie no tiene ninguna posibilidad de ganar a Hillary y en una elección general sería estrepitosamente derrotado por cualquier candidato. Estados Unidos no es Dinamarca ni quiere serlo.

En España algunos consideran a Sanders “el Podemos estadounidense”  i el partit d´en Pau Esglèsies es vanta de mantenir contactes amb la seva oficina.

Pues mira, Pablo, seguro que tu gente ha asistido a los mitings de Bernie y ya se han dado cuenta. Pero por si acaso, ahí van unas fotitos. ¿Te enteras ya, Pablo, o seguimos jugando al volemvotar y al dretadecidir? ¿Empezamos a pensar en el bien común -sí, el de todos los españoles- y a denunciar el egoísmo nacionalista? Au Pau, li ho expliques a l´Ada i als altres de la colla pessigolla?

Dolça i podemita Espanya.

bastoncillo

 

 

 



Categories: Pensando bien

Tags: , , , , , , ,

7 comentarios

  1. Bueno pues, el líder de Podemos ahora va de patriota de toda la vida por conveniencia electoral, cuando hasta no hace mucho ha vejado hasta el Himno Nacional.

  2. Podemos o Pablo Iglesias, da igual, las dos cosas son lo mismo, se le llena la boca de los defectos de España y gira la vista de los defectos de los independentistas catalanes.

    ¿A quien no le hace ilusión lo que propone Podemos? Pero es mentira, a mi no me la meten. Se les llena la boca con la casta española y giran la vista con la casta catalana. Falsos.

    A ver si ahora con lo de Iñigo Errejón se divide Podemos en dos y sale otra formación de izquierdas diferente por fin y que llame a las cosas por su nombre, moleste a quien moleste, sea en Cataluña o en el resto de España. Si así fuera a lo mejor los votaba, pero no tengo mucha esperanza.

    PD: Aunque Garcia Trevijano anuncia un verdadero cambio con el hundimiento de Podemos que pronostica, quizás se divida en dos y salga otra cosa.

  3. Es que hay una gran diferencia entre Bernie Sanders y Pablo Iglesias.
    Bernie Sanders adora a su país, su bandera, su himno y respeta al jefe del estado.
    Pablo Iglesia odia a España, su bandera, su himno y no respeta al jefe del estado.

    El primero es un político y el segundo un perroflauta.

  4. En USA las cosas van en serio: la gente ama a su país y no discute su integridad ni su bandera. El Coletas de m… está dispuesto, como el monaguillo Sánchez, a lo que sea con tal de sentarse en la Moncloa.

  5. Buenos días:

    Bernie Sanders entra dentro de la lógica. ¿Como se va a presentar de presidente en los Estados Unidos sin asumir la bandera de los Estados Unidos?. Sin embargo en esto España y dentro de España particularmente Cataluña es diferente. Aquí la bandera de España tiene que ser “discutida”, sobre todo por los señores de izquierdas y no digamos por los nacionalistas catalanes que son un caso perdido.

    Todo tiene una explicación. En mi opinión el principal problema de la sociedad catalana es que hoy vive inmersa en una paranoia identitaria inducida, fuente de contradicciones permanentes que intentan hacerle perder el rumbo de la historia y de su hispanidad integradora.

    El nacionalismo catalán, formulado en clave totalitaria por ERC a comienzos del siglo XX, fue un experimento traumático, un sin sentido histórico, lesivo y cruel. Pero es evidente que, durante la transición democrática, ante la ingenuidad de la mayor parte de la sociedad catalana, el nacionalismo catalán resultaba ser la coartada más eficiente para fundamentar una nación de chichinabo que asegurase la perpetuación ad aeternum de la dictablanda convergente.

    El régimen pujoliano fue ideado, diseñado y dispuesto para hacer de Cataluña, que hasta entonces era la plataforma logística e industrial de una España cosmopolita y una Cataluña bilingüe sin traumas, una autonomía bananera regida por un líder supremo paternalista. Esto es evidente porque el objetivo patriótico fundamental ha consistido en el enriquecimiento sideral de la familia Pujol Ferrusola.

    Subsidiariamente la bipolaridad del pujolismo consistía en fomentar el nacionalismo xenófobo y excluyente de Cataluña, mientras su líder emblemático procuraba ser proclamado “español del año”. Lo cual ha terminado fomentando un lamentable estadio de ansiedad colectiva, o victimismo permanente, cuyo remedio consiste en procurar a corto plazo el suicidio colectivo de la sociedad catalana.

    En mi opinión todo ello explica el auge de Podemos y de las CUP y el aumento del separatismo excluyente, que consiste en pensar que la solución estriba en reunir a todos los rebeldes sin causa y volver a la historia de las dos Españas para acabar peleados definitiva e identitariamente, en una recreación laica de los reinos de taifas pasados por la revolución proletaria que decida el líder supremo de turno.

    Por último se trata de negar que el castellano, esto es el español que es la lengua materna de la mayoría de la sociedad catalana, tienen tanta legitimidad o más para ser la lengua también propia de Cataluña, que el castizo “lemosín” de Occitania, del cual el catalán es un dialecto regional meridional sin proyección universal.

    En definiva como nada de todo esto se puede asumir y reconocer desde la catalanidad sin perder la razón en el intento, la única solución posible es echarle irracionalmente la culpa a la odiosa España, tergiversar la realidad y llorar compulsivamente, con tanta desgracia inventada de opereta.

    ¿Se entendería todo esto en Estados Unidos?. Pues yo creo que no, simplemente no conseguirían ni un voto, ni siquiera la mínima atención de los medios, y ese es el éxito de su democracia y de su progreso económico, pluralidad cultural y dinamismo social.

    Un atento y cordial saludo.

    • Estimado Noe,
      Es siempre un placer leer sus comentarios

      (aunque no comparto totalmente su vision un poco idealizada de los EU espresada en su conclusion. Como lo ilustra el exito de BernieSanders, las cosas estan evolucionando mucho alli tambien.)

    • Buenas noches Olivier:

      Gracias por leerme y dedicarme estas palabras. De otro lado yo también leo con mucho placer los acertados comentarios y matizaciones que aportas.

      En cuanto a Estados Unidos, particularmente no tengo ningún complejo por ser español, ni tengo interés alguno en convertirme en estadounidense. También desde el punto de vista político hay en Estados Unidos problemas o cuestiones que chirrían, pero en conjunto resulta ser un país democrático y una potencia mundial admirable.

      También, sin dejar de ser profundamente catalán, debo gran parte de mi formación a unos pocos buenos maestros que tuve en la Universidad francesa a los cuales estoy muy agradecido, y aún así tampoco tengo ningún interés en convertirme en francés, pero no dejo de reconocer que Francia y la sociedad francesa histórica y socialmente han aportado valores democráticos y culturales que han servido para hacer un mundo mucho mejor.

      Es que en realidad no tengo fobias contra ningún país. Sin perder mi identidad catalana y española de origen, me siento o me gusta ser sobre todo cosmopolita. Pero pienso que en la mayoría de los países democráticos normales los nacionalismos identitarios y excluyentes, son mayoritariamente considerados como movimientos excéntricos y ridículos dentro de los parámetros democráticos y mucho más entre los partidos de izquierdas.

      Por ello, antes o después, desde un punto de vista social los nacionalismos identitarios, populistas y retrógrados, quedan aparcados en vías muertas…..lo malo es que gracias al nacionalismo catalanista que padecemos también Cataluña podría acabar en esa vía muerta o mucho peor en una especie de república bananera ensimismada en la tontería identitaria.

      El viaje a Ìtaca, por no decir “a ninguna parte”…..

      Un afectuoso saludo.

Deja un comentario