Recibimos carta de un dolço madrileño

Nos visitó de vacaciones, y esto es lo que nos cuenta.
madrid

“Me llamo Diego y soy de Madrid. Os escribo para agradeceros vuestro trabajo. Os sigo desde hace algo más de un año y os tomáis con cierto humor lo que es un problema serio, pero que no deja de ser un problema de locos. Y a eso voy. Acabo de volver de Barcelona, y estoy tan sorprendido por la majestuosidad del Barrio Gótico y de la Sagrada Familia como de la paranoia nacionalista que ahí se vive.

Desde el primer momento, he visto muchas esteladas en los balcones. Yo he ido con mi novia de turismo, nos hemos dejado una buena cantidad de dinero… pero aun así parece que hay gente que se siente legitimada para exhibir símbolos de rechazo hacia gente como nosotros. Esos símbolos lo que quieren es advertirnos: «Cuidado, si algún día tomamos el control, vosotros seréis tratados como extranjeros». Uno se replantea si debería gastarse ese dinero en cualquier otro punto de la geografía terrestre.

Mi sensación con Barcelona en esta visita es mucho más positiva. Me he dado cuenta de que es una ciudad mucho más abierta y plural de lo que los nacionalistas quieren hacernos creer. La gente en el metro habla español y catalán, saltan de la una a la otra, de la otra a la una, hay conversaciones en las que una persona habla en español y la otra, en catalán, hay chavales que mezclan ambas lenguas y gente que te responde sin ningún problema en la lengua que desees. La gente toca la guitarra española, te sirven pisto manchego en los restaurantes y las señoras gritan «¡Guapa!» de manera espontánea cuando entra la novia de la boda a Santa María del Mar.

La mayoría de la gente no tiene por qué llevar símbolos nacionalistas. La mayoría de la gente no es monotemática. La mayoría de la gente es educada. La mayoría de la gente comprende que hay vida más allá del culto idolátrico a símbolos patrióticos. Sin embargo, creo que esa gente, portadora del sentido común barcelonés (o seny), es en cierta manera cómplice.

Poco a poco, me he ido dando cuenta de los porqués de la situación. Establecimientos que tienen un letrero de la Generalitat que advierte (o, más bien, celebra) que solo se nos atenderá en catalán, tiendas de recuerdos que tienen lo primero de todo una estelada —me pregunto para qué quiere un madrileño, un japonés o un alemán, principales grupos turísticos de la ciudad, una estelada—, señeras de bastantes metros colgadas de colegios de educación primaria…

El ciudadano de a pie puede caer en la trampa de que eso esconde una «voluntad nacional de ser», pero lo que realmente esconde es una cadena de catastróficas subvenciones y sanciones. Por un lado, la Generalitat está sancionando a quienes pongan anuncios y carteles en castellano. Nadie se queja, el ciudadano de a pie es cómplice, así que ya no hay anuncios ni carteles en castellano. Por otro lado, la Generalitat está subvencionando negocios inestables si contribuyen a la «construcción nacional». Nadie se queja, el ciudadano de a pie vuelve a ser cómplice, así que ya no hay negocio que se atreva a no exhibir la paranoia nacionalista y muchísimo menos a manifestar públicamente su desacuerdo con esta ideología totalitaria.

Por eso creo que plataformas como Dolça Catalunya hacen un favor extraordinario. No a Cataluña o a España, que aunque las amo, no dejan de ser conceptos más o menos etéreos. Me refiero a que hacéis un favor a la humanidad. La civilización occidental, desde el Imperio Romano, se ha caracterizado por crear instituciones sólidas que no respondan a tribus o etnias. Al fin y al cabo, lo que propone el nacionalismo es la vuelta a la sociedad tribal, algo superado en este continente hace ya un par de milenios.

I també vull dir-vos que, encara que sigui madrileny, no tinc problema per parlar en català. Potser el meu nivell d’expressió oral i escrita sigui baixa en aquesta llengua per falta d’ús, però no per falta d’interès. El català és una de les llengües llatines més boniques que hi ha. I espero que tots aquests que avui la consideren la «única llengua pròpia» i veuen els castellanoparlants com «genocides lingüístics» comprenguin que les llengües estan per comunicar-se i per fer art, i no per dividir-nos i fer política.

Lo dicho, muchísimas gracias por vuestra labor. I moltes gràcies també!”.
Gracias a ti, dolço, y recuerdos a todos los dolços madrileños.
bastoncillo


Categories: Huid del nacionalismo, Mejor juntos

Tags: , , ,

37 comentarios

  1. Soy madrileño y desde hace ya 13 meses vivo y trabajo en Barcelona. Adoro Barcelona, igual que he adorado y me he sentido adoptado por otras ciudades donde he vivido, París, Lausanne, Dresden, Montpellier… De todas me he hecho un poco hijo adoptivo. De todas he sabido apreciar lo que las hace especiales… Pero resulta que muchas de las cosas que hacen especiales a Barcelona, los medios del Regim, los seguidores nacionalistas del “prusés” parece que solo pueden ser especiales si es en contraposición a mi… Solo algo puede ser muy catalán, barcelonés, si es anit-español… Así, aunque disfrute paseando las noches por el Gótico, por las callecitas de Gracia, no dejo de sentir de que se me está arrebatando algo… No puedo sentir Barcelona mía, igual que sentía París, porque continuamente se me machaca diciéndome lo contrario… Pero sin embargo siento también que Barcelona es mía, disfruto de mis rincones favoritos como si fueran míos, aunque también me los quieran quitar…

  2. Desgraciadamente este Pruses de venganza hacia lo español en Cataluña, menos en Euskadi….curioso. no?, es calcado a la venganza contra el Género masculino en todo el País

    Esperemos que las fallas no sean irreparables….

  3. Yo conozco bastante bien Cataluña, tengo amigos catalanes, incluso independentistas, y francamente me da pena la deriva a la que les están llevando, no todo el mundo odia en Cataluña, de hecho la mayoría de la gente no lo hace, yo también soy de Madrid, y el comentario de la madre de mi pareja al verme por primera vez fue “No tiene cara de castellano, de puta madre”, solo porque mi familia es de origen Valenciano, aunque se han criado en Madrid. Yo soy Madrileño y Español, y consideraba a Cataluña como algo mío,y mas ahora que vivo en Inglaterra, pero después de ver la pitada de la final de la copa del Rey y que mis amigos ingleses me pregunten el por qué y yo no sepa que contestar, simplemente me da pena, porque no entiendo de donde viene tanto odio, porque no lo ocultemos, eso es odio…

    Me parece además ridículo como el nacionalismo se inventa la historia, lo de vender 1714 como pérdida de la independencia y como el inicio de la ocupación borbónica es lamentable, y bastante pueril,aprovecharse de la similitud entre “secesión” y “sucesión” y me asombre ver como mucha gente compra esas historias, y si hablamos del “ocurrente” Sr Cucurull pues uno se sorprende todavía mas (aunque buenas risas nos hemos echado mis amigos y yo al ver como este personaje puede desbarrar como lo hace y soltar tanta tontería por segundo…)

    Es significativo además el hecho que en Andorra, haya mas carteles en Castellano, que en toda Cataluña…una pena que estos nacionalistas, no sientan el castellano como algo suyo…sino como algo impuesto.

    En fin negro panorama se presenta para Cataluña y para el resto de España, porque lo miremos por donde lo miremos, aquí perdemos todos.

  4. Reproduzco a continuación parte de un comentario a otro post:
    “…vienen aquí, y mientras visitan el centro histórico les puede ocurrir (se ha dado el caso) que se dirijan a algún nativo de edad avanzada preguntando por el Museo Picasso (en español como es lógico viniendo de fuera de Cataluña) y les contesten en un inglés macarrónico que no entienden, para alejarse a continuación riendo por lo bajo y despotricando lo bastante alto para que se les oiga de ‘aquests castellans de merda’. La gran mayoría de catalanes no somos así, afortunadamente, y por lo general somos abiertos, respetuosos y acogedores. Éste es un hecho infrecuente, pero indicativo de como se está tensando la convivencia, sobretodo teniendo en cuenta que hace apenas unos años era totalmente impensable y menos en la ciudad de Barcelona.

    Pío Baroja dijo que el nacionalismo es una enfermedad que se cura viajando. Eso es necesario en ambos sentidos. Hace falta que la gente de fuera de Cataluña venga y vea las cosas, que escuchen y que hablen, pero aun hace más falta que la gente de aquí, sobretodo la gente joven, salga y viaje (digo viajar, convivir, no hacer turismo) para que conozca la realidad y vea las cosas en su justa dimensión. Una población formada e informada es poco manipulable; por eso les interesa tanto a nuestros inefables gobernantes autonómicos que estemos todo el día mirándonos el ombligo, porque el día que la mayoría sea capaz de mirar ni que sea a media distancia, y hacerse valer y respetar, se les acabará el chollo.”

    He estado varias veces en Madrid a lo largo de mi viva. Es una ciudad fascinante, abierta, acogedora, creativa; cualquiera, venga de donde venga, es acogido con los brazos abiertos y se siente allí como en su casa. No piden a nadie que “se integre”,ni que renuncie a sus orígenes; se puede ser madrileño de toda la vida, andaluz y madrileño, catalán y madrileño, gallego y madrileño, aragonés y madrileño, de cualquier parte del mundo y madrileño… Madrid tiene un empuje y una proyección de futuro espectacular. En comparación siento una gran pena y una gran nostalgia por mi ciudad. Hubo un tiempo en que Barcelona era así, abierta, acogedora, cosmopolita, creativa, con iniciativa, libre. Lo sé porque lo he vivido. Ahora no es ni sombra de lo que fue. No obstante siempre ha habido un trasfondo provinciano, una visión de tendero de pueblo, que por ahora se está imponiendo. Ya lo advirtió Unamuno cuando visitó la ciudad hace aproximadamente un siglo y dijo de Barcelona que es una ciudad de fachadas. Ahora ya no se cuida ni eso.

    Gracias Diego.

  5. Yo cuando voy a Madrid alucino con o amabilidad de la gente en general, me siento bien tratado en los comercios y sobretodo en los restaurantes. La ciudad en general esta limpia y da gusto moverse en transporte público.

    Aquí en Barcelona (donde vivo) solo hablo castellano para equilibrar la imposición de la administración que lo empaña todo (señalización, información en transporte público, formularios e información institucional, colegios, etc.)la mayoría de comercios son odiosos, cada vez que entras te miran como si fueras a robar y ni siquiera saludan, esto incluso en comercios donde ya te conocen cosa que no entiendo, los restaurantes en general son un timo, no hay profesionalidad ni trato como en zonas del interior o Mallorca, aquí todo está enfocado para engañar al guiri, la arquitectura no es un excepción, todo es artificial creado en el siglo XIX por los ideólogos de la reinaixença

    Mucha estelada y carteles reivindicativos en lugares públicos (de todos) incluso en colegios sin vergüenza alguna.

    En fin, asco generalizado es lo que me provoca Barcelona y la mayoría de sus habitantes, mucha cobardía, mucho acomplejado y lobotomizado por la televisión pública es lo que hace que la ciudadanía barcelonesa sea cada vez mas parecida a los habitantes del interior, independentistas endémicos sin aspiraciones ni sentido común, nacionalismo, racismo y sometimiento (solsona, olot)

    Luego llegan elecciones y los acomplejados no van a votar, los indepes y neofascistas van todos ordenados y educaditos.

    Esta ciudad se merece todo lo que le pase.

  6. Ada Colau irá a la manifestación separata del once de septiembre 🙁 Yo renege de catalanidad y me refugie en ser barcelones , estoy empezando también a renegar de ser barcelones , nunca me considere muy patriota pero desde que estamos en el ” proces “cada vez me siento mas español , estoy preparado para lo peor , o lo mejor , quien sabe , existe vida más allá de Cataluña , mi desprecio más absoluto a los políticos nacionalistas catalanes , unos verdaderos miserables . Lo último y lo que mas me ha tocado la moral ha sido la pitada al himno español en la Copa del Rey , y no porque yo sea monárquico , me da lo mismo monarquía que república , fue por el desprecio al himno de mi país , por lo tanto a mi , y lo peor de todo fue comprobar como la prensa y personajes públicos lo llamaban ” libertad de expresión ” Cataluña está muy enferma , yo no .

  7. Todo muy acertado. Bueno, menos que Cataluña o España sean “conceptos etéreos” (?) no como la “humanidad” (!).

    Es decir, ¿que la humanidad entera es un concepto menos etéreo que tu familia extendida? Sin comentarios.

    Para mí los tres son muy tangibles. Y sin llegar a De Maistre, me son mucho más inmediatos los dos primeros que el tercero, como es natural. Obviamente, para nuestro amigo esa afirmación es la típica maniobra universalista e individualista para ganar puntos en la Edad Liberal.

    Y ya que estamos: no hay superioridad intelectual o sofisticación mayor en un sistema que te arrebata tu herencia y se la entrega a “la humanidad”, esto es, a cualquiera. Salvo que yo tenga el mismo derecho a la casa de sus padres que él mismo.

    • Pues yo pienso que la humanidad, entendida como la totalidad de los miembros de la especie humana es un concepto más sólido que cualquiera de las obras o convenciones que dicha humanidad ha creado.
      La inmensa mayoría de las fronteras europeas tiene menos de cien años. Los idiomas se expanden, retroceden, se modifican, se interpenetran y desaparecen. Creer en las naciones como entidades eternas e inmutables (que es lo que hacen los nacionalistas) es un absurdo. Y, de acuerdo, también la humanidad tiene fecha de caducidad. Hasta el sol se extinguirá y mucho antes de eso la tierra se volverá inhabitable. Pero el concepto de humanidad se habrá mantenido inalterable desde su inicio hasta su fin.
      Ahora bien si en vez de como conceptos entendemos a las naciones como realidades actuales entiendo tu forma de pensar.

  8. Diego que placer leerte

    Pero si yo fuera tú no habria venido aqui dónde muchos te odian sólo por lo que eres y por la lengua que hablas y dónde tantos con su silencio y cobardía son complices

    Vuelvo a escribir mi comentario porque me lo han borrado, supongo que por accidente no creo que aqui me censuren como lo hacen los catalanazis

  9. Gracias Diego por tu escrito. Tienes razón en el silencio cómplice durante las últimas décadas pero la parte positiva del pruses es que muchos, cada vez más, ya no nos callamos. Siento envidia de Madrid pues creo que ahora es una ciudad más creativa, más libre, más rica… que Barcelona. Sin duda nos habéis superado, el Pujolismo nos ha destruido moralmente. El continuo victimismo nacionalista se ha cargado la autocrítica y con ello el afán por la superación colectiva. Pero mi confianza en mi ciudad es grande y puede haber sorpresas en el corto plazo y que una parte de la sociedad civil renazca con fuerza y se enfrente al nacional- secesionismo ante el abismo al que este nos está abocando.

  10. Diego me ha encantado tu carta pero siento llevarte la contraria. Los ciudadanos de a pié no somos cómplices, somos víctimas por partida doble. Víctimas del nazionalismo imperante en Cataluña que nos asfixia y nos oprime; restringiendo, cuando no prohibiendo, nuestras libertades (educación, rotulación, bilingüismo, etc). También somos víctimas de los gobiernos centrales (PPSOE) que han consentido el avance del nazionalismo. Han pactado, gobernado y abandonado Cataluña, dejándola en manos de estos fanáticos. Aprovechamos los últimos resquicios de libertad (DC, SCC, etc) para denunciar esta tiranía totalitaria, con la esperanza de que no se olviden de nosotros. Con la esperanza que el PPSOE se pongan de acuerdo en algo llamado España y no les reformen la Constitución o les blinden las competencias a aquellos que no respetan la ley ni la libertad de las personas. La mafia hay que combatirla, nunca apaciguarla o contentarla, son insaciables por naturaleza y siempre querrán más, nunca tendrán suficiente.

  11. Prodigioso. Gracias a todos. Atentamente leido. Un saludo desde Madrid.

  12. La gente que hemos venido de los pueblos de España,por los años sesenta,estamos muy acomplejados y muy faltos de conocimientos.Y por encima,los Gobernantes de España que nos tenían que defender…siguen estando en “babia”

  13. Anda, que exagerado eres! Hay de todo pero no todos son tan radicales

  14. Gracias Diego!!!
    Tienes toda la razón… estamos hartos del “monotema” personalmente evito hablar en catalán y me cuesta la verdad…una pena…pero es mi manera de ” protestar”…
    Vivir en Barcelona es una
    cosa…pero vivir en un pueblo es muy agobiante…
    Informarte que los letreros de las tiendas están solo en
    catalán porque en Catalunya se multa a quien No tiene el
    rotulo de su comercio en catalán… en la prensa han
    salido noticias al respecto…una que recuerdo
    es de un personaje que se dedicaba a denunciar los
    rótulos de los negocios que
    estuvieran en español…otra
    noticia que causo cierto impacto fue el un
    denunciado en Vilanova i la
    Geltru…
    Es bueno recordar la verdad de algunos hechos “soportados”
    durante estos años de”oasis catalán”
    Lo peor es que los catalanes somos desde nuestro nacimiento desde siempre bilingües… pero estos matones nos quieren obligar a que no hablemos en una de nuestras dos lenguas maternas!!!

    • Zenaida, el fanático que hacia las denuncias es el nazi de Santiago Espot, y digo NAZI, porque en alma y pensamiento es igual que ellos. Y en cuanto a no hablar el catalán como protesta, respeto tu decisión, pero yo sigo hablando el catalán porque es una de mis lenguas, y los nacionalistas ya me han quitado muchas cosas, no les permitiré que encima me quiten algo que es tan mío como de ellos, se han apropiado del catalán pero el catalán no les pertenece, al igual que tampoco les pertenece Cataluña, y mucho menos Barcelona.

    • Barcelonina…solo hablo en español con “ellos”…y en sitios oficiales…gene…ayuntamiento …etc…etc…lo saben y les fastidia…pero a mi plin…soy bilingue…les digo…lo entienden…muy bien

    • Zenaida, es tu manera de protestar, y lo importante es hacerlo, cada uno a su manera, mi comentario no era una crítica hacia tu forma de enfrentarte a “ellos”, te entiendo perfectamente y respeto tu decisión. Un abrazo!

    • Secundo tu forma de protestar, yo también llevo años que sólo hablo español cuándo hay calanazis cerca

  15. Yo voy muy a menudo a Madrid por trabajo y siempre me he sentido muy bien allí, y tenéis la grandísima suerte de no estar conviviendo cada día con el nacionalismo rancio que sufrimos nosotros aquí. Yo cuando salgo de Cataluña es como si saliera de una burbuja en donde los separatistas apenas me dejan oxigeno que respirar. No hay banderas en los balcones, la gente no se golpea el pecho constantemente en una demostración de amor patrio, en definitiva, sois más libres que nosotros en este momento, y tal y como te han comentado, suerte has tenido de solo haber visitado Barcelona, mi querida ciudad, en donde somos mucho más abiertos y se pasa mas de todo esto, que si te vinieras para según que pueblos verías una vergonzosa calca de los mejores tiempos del nazismo, en cuanto a la decoración que exhibe muchos balcones, ayuntamientos y plazas de estos pueblos, me refiero.
    Per un altre banda, agrair-te molt el bon domini que tens de la meva altra llengua, el català, demostrant així que els que odien, els que separen, els que no son inclusius son els nacionalistes, no pas els ciutadans com tu i com jo. Una abraçada des de Barcelona.

  16. «La mayoría de la gente no es monotemática. La mayoría de la gente es educada. La mayoría de la gente comprende que hay vida más allá del culto idolátrico a símbolos patrióticos. Sin embargo, creo que esa gente, portadora del sentido común barcelonés (o seny), es en cierta manera cómplice».

    Exactamente, ahí está la clave del problema: en que la mayoría calla por miedo o comodidad, cayendo en complicidad de las aberraciones que en Cataluña están sucediendo.

    Como dijo el político y escritor dublinés Edmund Burke (1729-1797): «Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada».

  17. Muy buen observado Diego. Has tenido la suerte de visitar Barcelona y no Girona o algun pueblo de la Cataluña profunda. Te hubieras llevado una impresión bien distinta. Un abrazo por tu solidaridad con los que vivimos aquí y nos sentimos también profundamente españoles.

  18. Muchas gracias Diego. Juntos superaremos la demencia nacionalista.

  19. Madrid siempre va e irá por delante de Cataluña a pesar de que tienen una balanza fiscal más negativa, por una razón muy simple. Toda la energía en Madrid se destina a hacer las cosas cada día mejor y de forma efectiva. La gente trabaja pero también disfruta de la vida y no pierden el tiempo con construcciones nacionales y subvenciones para su construcción. Aparte de todo el ahorro económico que ello conlleva, la cantidad de energía malgastada en todo este nacionalismo, allí se aprovecha mucho mejor. Cataluña tiene un gran potencial pero no se desarrollará hasta que no desaparezca el totalitarismo identitario que lastra todo este potencial.

    • Cataluña tenía todos los medios humanos para ser la región motora de España a nivel económico, cultural, creativo…el nacionalismo se lo ha cargado todo, ha traído la miseria moral y económica. Vaya “regalito” que ha dejado Pujol & Co.

    • Estimado Josep, comparto a 100% tu opinion. Desde un punto de vista economico, cultural y social, lo que esta pasando en Barcelona con el secesionismo es una locura fatal…
      El contexto que describes sobre Madrid, existe tambien en muchas ciudades importantes de España. Recientemente, lo he podido comprobar en Valencia y Zaragoza tambien.

  20. La verdad es que creo que a nivel ciudadano de pie el problema existe de Cataluña hacia España, no creo que ningún español tenga un problema con Cataluña…

  21. Apreciado Diego, soy catalán de cinco generaciones por parte de padre y de madre, me delatan mis apellidos y el acento con que hablo el castellano. Viví en Madrid tres maravillosos años de mi vida y mi primera hija nació en su bonita ciudad. Y es que el ser humano cuando es eso, humano, entrañable, comunicador y fraternal resulta indiferente su origen, raza, color u orientación sexual, inculcar todo lo contrario tiene un nombre claro que lo define y es de triste recuerdo a tenor de lo ocurrido en Europa a mediados del siglo pasado. Todo lo que divide, marca diferencias, o peor aún, las inventa o las crea, es culpable. /// Tiene usted razón Diego, muchos somos culpables por omisión, a veces por simple confort, los empresarios los primeros. Espero que no lo paguemos muy caro y que el comportamiento de esos fanáticos confirme las reglas del péndulo y volvamos sino al origen sí a una zona media que nos permita vivir con fraternidad en toda “Hispania”… Un abrazo amigo.

  22. Si llego a ser yo, no vuelvo de Madrid en la vida; me quedo allí.

    Esos trapos separatistas los exhiben porque nos rechazan a los que nos sentimos españoles.

    El día que me pueda ir a vivir fuera de Cataluña, no vuelvo ni a visitar a la familia.

    ¡Qué cruz haber nacido aquí en Cataluña!

  23. Muy bonito. Gracias, Diego. Yo viví en Madrid casi cuatro años y lo pasé teta.

Deja un comentario