El 9-N como producto del odio. Se lo explica Pau Guix.

El dramaturgo sigue dando en la diana.

fascista cubana

Desde Crónica Global, el dramaturgo explica certeramente lo que es el 9-N transmutado en butifarréndum:

“¿Y por qué no se puede votar? Es bien simple… legalmente, porque la Generalidad no tiene competencias para decidir sobre la ruptura de la integridad del territorio nacional; éticamente, porque se ha sufrido un adoctrinamiento en las escuelas a lo largo de tres décadas y una manipulación mediática continuada, haciendo decantar artificialmente a una parte de los ciudadanos de Cataluña hacia una opción determinada; en definitiva, porque no hay pluralidad informativa, y todo ello no es casual, ya estaba meticulosamente previsto en el plan nacionalizador de Jordi Pujol aparecido en 1990 en los periódicos.”

El intelectual catalán va más allá y recuerda –como hizo el patriarca del nacionalismo, Prat de la Riba– que el nacionalismo se alimenta de sentimientos negativos:

“El ministro nacionalsocialista Joseph Paul Goebbels usó como eje central de su acción política la propaganda. (…) Tenía que etiquetar los acontecimientos y a las personas con frases o consignas distintivas, y debía facilitar el desplazamiento de la agresión, especificando los objetivos para el odio, con consignas que podían ser aprendidas con facilidad. Hoy esto está plenamente vigente en Cataluña y se utilizan consignas como “España nos roba” o “votar es normal en un país normal” o como ha dicho hoy el Presidente Mas, “el adversario real es el Estado español” o “el Estado Central nos impide votar”, haciendo crecer el sentimiento de odio hacia su propio país, España. Como podrán comprobar, estas consignas son repetidas hasta la saciedad por la televisión, la radio, la prensa y por las entidades subvencionadas como Òmnium Cultural y la ANC”.

La pregunta es obvia:

“¿Cómo alguien puede tener tanto odio como para tratar de hacernos renunciar a aquella riqueza innegable de tener dos lenguas, dos tierras, dos culturas y múltiples identidades que además no son contrarias sino simbióticas y mutuamente enriquecedoras?”.

Cosas del nacionalismo, señor Guix, cosas del nacionalismo.

bastoncillo



Categories: En el Butifarrèndum, Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , , ,

14 comentarios

  1. Interesante artículo… Lástima que no sea reflejo de la realidad de lo que se vive en Cataluña. Me resulta gracioso leer la frase que ya se está conviertiendo en bandera de todo un movimiento “adoctrinamiento en las escuelas” cuando yo estudié en un colegio, en el que por desgracia, las clases de catalán se daban en castellano y el Hermano José Antonio te hacia levantar y pedir las cosas con la mano derecha, y si lo hacias con la izquierda no contestaba y las cosas las dejaba caer al suelo.

    Curioso también me resulta, que no formando parte del Reino Unido nos haya dado por aprender Inglés, ni de Francia y tengamos escuelas en Francés. Podríamos seguir con el Chino, Ruso, Alemán, Que desfachatez la nuestra… mira que estudiar lenguas de otros paises… lo lógico sería renunciar a ellas, no es así?

    En cuanto a las las culturas, supongo que a día de hoy no concibo que no podamos interactuar culturalmente cuando el mix de razas, etnias y nacionalidades distintas se pueden palpar en menos de diez metros cuadrados de cualquier calle de Barcelona. Cual es el motivo para no enriquecerse de esas culturas?

    Por último y para no ser demasiado cansino, cuando hablamos de tierras, yo nunca he tenido ningún problema para moverme con total libertad en este mundo de un lugar a otro sin importar mi nacionaliad.Me enriquece tanto viajar a Francia como a la India, como a los Estados Unidos, con lo cual no veo que exista nigún problema con los territorios ni porque debería haberlo… Salvo que tu nombre sea Alí y quieras cruzar la valla de Melilla.

    • Pues ya te puedes alegrar, se han cambiado las tornas.

      1- Ahora son las clases de castellano las que frecuentemente se imparten en catalán.

      2- La pretensiones de la cagalunya separata son dejar solo al catalán como lengua oficial si lograsen la ansiada independencia. Tiene más sentido saber español que inglés en cuanto a cantidad de interlocutores potenciales, pero en la Caspalunya la lengua española no se puede usar con libertad.

      3- Mix de razas, etnias… así los mensajes de navidad en el alumbrado público barcelonés son en chino, ruso, árabe, etc… pero no en castellano. Impregnémonos de todo menos de lo español?

      4-Está bien que hayas viajado con tanta libertad. Con la cagalunya separata y fuera de la UE tocará visado para ir libremente a Zaragoza…

  2. Pau Guix, redactó un extraordinario artículo llamado “El fascismo postmoderno”, donde hace un certero análisis de como el fascismo y nazismo de los años treinta del siglo pasado, se ha adaptado a los tiempos actuales, pero en esencia es lo mismo y se puede aplicar perfectamente al ultranacionalismo catalán.

  3. No son solo cosas del nazismo,es un negocio,que da muchos dividendos,mucho peculio que discretamente
    sale para a saber que paraisos fiscales,hace cuatro dias que ese aparato de propaganda conocido como
    ANC,ya tiene problemas c on hacienda,la famiglia Pujolal completo,el difunto padre del actual presidente
    de la Generalidad y todo un sín fin de camaradas,amigos y familiares de l´olla,eso es el separatismo,usar
    los sentimientos debidamente tratados embruteciendolos hasta el límite de la incordura,para que al final
    se entre en una situación de depresión colectiva lacual nos lleva a pensar que enlugar de FFAA o de las
    fuerzas del orden público,lo que se deberia mandar es una legión de especialista o profesionales,en em
    fermedades mentales,así como de expertos en las ciencias de la conductade los “presuntos” maleantes
    de cuello blanco,en fín malos tiempos se avecinan,pero en peor garitas nuestra Patria España ha hecho
    guardia.

  4. Así nos quedamos los catalanes huérfanos… solo conocemos una opinión y hacen de todos nosotros lo q quieren… encima quien replica es el malo…

  5. Gran artículo de Pau Guix, animo a leerlo!!!!

  6. Esa no es la pregunta obvia.

    Para muchos es ¿Cómo se puede ser tan gilipoyas de querer perder un mercado cautivo a cambio de nada?
    O, si quieren, ¿cómo empobrecerse cuando se tiene todo?

    Pues, sí. El odio gratuíto puede ser tan cegador como la luz del sol.

    Los mesetarios dirán: ¡pero si tienen la playa a la puerta de la casa, y quieren más!. Pues sí. el sol y la luna, el oro y el moro. O como dicen en Stº Domingo: viñas y Castillas. Así somos los humanos.

    Todavía habrá algún patriota que quiera la independencia para salvar a los Pujol de la cárcel y devolverles los miles de millones honestamente esquilmados en Cataluña.

    Pero no se preocupen, según dice Homs (el voceador de Mas, hombre de paja de Pujol), una vez independizada España de Cataluña, los españoles van a tener muy buenas relaciones de vecindad con los catalanes. Me imagino que estarán como locos para vender en Barcelona paños, mixtelas, yogures franceses y barreños de plástico chinos.

  7. Buenas tardes:

    El odio contra “España” está fomentado porque en ello va el beneficio economico de las elites nacionalistas en el govern.

    Se trata de ejercer un chantaje continuo al Estado a base de argumentos “identitarios” y de utopías irrealizables pero aparentemente trascendentales.

    El objetivo, mas que la “independencia”, es la “impunidad”. Y si todo se rompe, aun tienen expectativas para seguir monopolizando el poder. Es una vergüenza colectiva.

    Un saludo.

    • Estoy de acuerdo Noe. Y si me permites añadir a tu texto, diría que a estos “angeles exterminadores”, promotores del separatismo, lo que realmente les interesa no es la independencia, es “el conflicto”. Contra más tensión y odio generen mejor les irá. Pero si consiguen la separación, se les habrá acabado el negocio, al menos en gran parte.

  8. Pau Guix dará una conferencia en ACCION CULTURAL MIGUEL DE CERVANTES, c/ Guitard 45, ático 08014 Barcelona, el próximo día 8 de Noviembre, sobre las consecuencias que atraviesa Cataluña por el nacionalismo.
    Promete.

Deja un comentario