¿Qué es la Tercera Vía? Un catedrático catalán la desmonta

La Tercera Vía conduce a la opresión de los catalanes.

rocaherrero

Aquests dos es pensen que encara som al 1978

Lo explica muy bien Clemente Polo, catedrático de Fundamentos del Análisis Económico en la UAB, en el diario Expansión el pasado día de san Ignacio.

¿Qué es la “tercera vía”? Acordar un pacto fiscal y entregar competencias exclusivas (“blindar”) a la Generalitat en educación, lengua, cultura, justicia etc.

¿Qué pretenden de verdad quienes la proponen? “…Parten de un diagnostico falso de la realidad social de Cataluña y patrocinan una operación cuyo objetivo es desmontar el Estado federal que hemos desarrollado a partir de la Constitución de 1978 para convertir España en un Estado confederal donde la Administración central carecería prácticamente de competencias en varias comunidades autónomas”.

¿Por qué es injusto “blindar” la lengua? Pretender que el castellano se utilice con normalidad en las escuelas no es un “acto de hostilidad hacia nadie sino un reconocimiento de que es, según el CIS, la lengua materna del 58,7% de los catalanes, forma parte del patrimonio cultural de la sociedad catalana y es indispensable para comunicarse con el resto de españoles”.

¿Por qué es injusto un “pacto fiscal”? Porque “un barcelonés… paga exactamente lo mismo que un mallorquín o un gaditano” y “no hay evidencia de que los servicios públicos y las pensiones de los catalanes sean inferiores a los de madrileños y aragoneses”. Porque se pretende “lisa y llanamente , limitar la solidaridad interpersonal del sistema fiscal a quienes viven en Cataluña”, donde el PIB per capita es un 25% más alto que el del resto de españoles. Es decir, limitar la solidaridad de los más ricos con los más pobres.

¿Por qué es peligroso reducir a la mínima expresión la presencia del Estado central en Cataluña? Porque llevaría a una “sociedad cerrada y blindada donde una Ministra de Educación no podría “exigir que se dediquen tres horas semanales a la enseñanza de la Lengua castellana en Cataluña”, ni el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña podría “conminar al Gobierno catalán a cumplir los decretos”, ni el Tribunal Supremo podría dictar sentencias en este ámbito, ni el Tribunal Constitucional declarar inconstitucionales normas del Parlament sobre estas materias, ni el Congreso oponerse a transferir la competencia para hacer un referéndum de autodeterminación … ni la Agencia Tributaria haber destapado…el saqueo de Millet…o el patrimonio de las familias de Pujol y Mas en el extranjero”.

¿Qué pasaría si triunfara la Tercera Vía? Que “la leve esperanza que todavía albergamos algunos catalanes de poder ejercer con plena libertad nuestros derechos constitucionales …se desvanecería por completo”, el proyecto de Estatut de 2005 habría triunfado al fin y “quienes hemos defendido la igualdad de todos los ciudadanos quedaríamos a merced de la opresión irrestricta del régimen nacionalindependentista que se instauraría en Cataluña, imbuido de una ideología heredera del nacionalsindicalismo de infausto recuerdo”.

El doctor Polo no comenta el fet més important: que la Tercera Via només seria un altre pas, el darrer, al camí vers la secessió , que els nacionalistes ja estarien demanant al dia següent de signar l´acord.

Obrin doncs els ulls, senyors de la Tercera Via, deixin de fer el Chamberlain i aprenguin del passat.

I srs Rajoy i Sànchez, no abandonin els catalans.

admin-ajax.php



Categories: Pensando bien

Tags: , , , , , , , , , , ,

16 comentarios

  1. ¡Magnífico, magnífico! Gracias, Dolça Catalunya, por estas informaciones y por tan lúcidas reflexiones.

  2. Los políticos secesionistas son el problema. Su codicia les impulsa a arriesgar , para conseguir todas las comisiones . Al fin y al cabo las consecuencias ,CREEN, que las pagarán los demás , si es que sale mal.
    Casanovas y Villarroel son el espejo enque se miran.
    Espero que esta vez paguen los verdaderos culpables y no los ignorantes .

  3. Futurible. ERC, CUP y ICV ya tienen la tercera vía que proponen los que todo lo arreglan cediendo. ¿Educación’. es de imaginar en que se convertiría la historia y la geografía si los comisarios políticos de ERC y aliados tuviesen las exclusivas competencias, como se dice: cualquier parecido con la realidad seria pura coincidencia, hoy en día estos entienden que mejor que educar es reeducar ¡Justicia en manos de ellos!, ríase usted de los regímenes bolcheviques, hay pocas dudas que los escándalos que están saliendo – ha costado lo suyo – hubiesen acabado archivados y detenidos los denunciantes. Cultura: borrar el castellano o español de la vida y espacio público seria de las primeras medidas que adoptarían. No se los crean, esa amabilidad actual es porque hacen suyo un manual de buenas prácticas que han adoptado. Pero es que ensayo de control de Cataluña ya lo hicieron entre 1931-1939 y todo eso ya pasó, no es un escenario irreal. O creemos en España o no creemos, si creemos se acabaron las cesiones para contentar a los independentistas, esa es una vía muerta. Por otra parte si hay cosas e reformar, desequilibrios a corregir y hay consensos y lealtades, pongámonos en ello.

  4. En la foto, Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón, uno de los grandes traidores a la patria. Cuando en 1998 se redactó la “Ley del catalán”, un grupo de personas dijimos que era ilegal, que se saltaba la Constitución y las leyes de la UNESCO a la torera, se hizo un estudio pormenorizado de la misma y se envió al Defensor del Pueblo. Se nos indicó que iban a declarar inconstitucional dicha ley, pero Rodríguez de Miñón les redactó en un fin de semana un escrito que -supongo que bien untado- dio un vuelco a la sentencia del Constitucional y se la dieron por buena, y así se esta en Cataluña, que lo primero, es el conocimiento y el uso del catalán a la hora de tener un trabajo, antes de ver si son o no aptos para desempeñarlo.

  5. En España, los distintos gobiernos han ido concediendo más y más competencias a las administraciones regionales. En Francia, el estado jamás ha renunciado a sus prerrogativas en favor de entidades regionales. Conclusión: en España los nacionalismos periféricos ponen en peligro la existencia misma del Estado, y en Francia no son más que una anécdota sin mayor transcendencia. De hecho, los nacionalismos vasco y catalán en Francia son sucursales de sus “hermanos” en España.

    • No trago los nacionalismos pero no creo que el modelo francés sea defendible en absoluto.

      Primero, porque no me parece ético lograr un sentimiento de unidad de país a base de suprimir las identidades culturales (hablo de lenguas, no de nacionalismos) de los distintos territorios que lo conforman, y eso es lo que ha hecho Francia.

      Y segundo, porque pocas cosas hay tan exacerbadamente nacionalistas como el chauvinismo francés. Los nacionalismos centralistas también son nacionalismos, también son criticables y también se basan en oponer y enfrentar (en sentido uniformizador en vez de segregador, es la única diferencia). La “grandeur” francesa es MUY nacionalista.

      De hecho, yo siempre que debato con nacionalistas periféricos que dicen sentirse “asfixiados” por España les digo que España precisamente ha sido y es uno de los estados más descentralizados y actualmente más sensibles al hecho de su realidad plural. Y les invito a que comparen con Francia, para que sepan qué es realmente ser anulado culturalmente y hasta qué punto exageran y manipulan esa “terrible” historia de “opresión” que dicen “sufrir” dentro de España.

      Ya les gustaría a los catalanohablantes, vascohablantes, etc. de Francia estar “oprimidos” como lo están sus homólogos del otro lado de la frontera.

    • Obama en francia se dan clases de catalan y vasco como optativas y las da la educacion publica y no suprimen la identidad cultural pero ante todo son franceses.
      De todas maneras en españa nunca hemos sido asi el centralismo frances se puede aplicar perfectamente pero con variaciones a nuestro estilo, pero a mi el estado de las autonomias me gusta como estaba planteado en un principio pero no como se ha terminado realizando.
      De todas maneras tengo una pregunta, cual es tu lengua? La pregunta tiene su aquel porque a mi me parece que en cataluña a los hijos y nieto de inmigrantes como que les hacen perder sus raices, no complementarlas que seria lo suyo. Uno tiene sus raices y añade otras nuevas pero yo lo que veo es que en cataluña pierdes tus raices y autonmaticamente tienes que coger las catalanas no puedes vivir con tu cultura. Es la sensacion que da desde fuera corregidme si me equivoco

  6. Yo antes era bastante partidario de una solución federal para frenar el nacionalismo, ahora tengo muy serias dudas. Es mejor seguir trabajando aquí y ahora por un mejor entendimiento entre las distintas sensibilidades (gobierno central y autonómico, gente de identidad catalana y gente de identidad castellana) que modificar un marco político para darle gusto a la ideología nacionalista (sea federalismo o independencia).

    El federalismo probablemente servirá sólo para amparar privilegios económicos (que nada tienen que ver con la identidad), y en cuanto a los nacionalistas sinceros (por convicción y no por pasta) no les dejará satisfechos, querrán más y más, porque el nacionalismo es insaciable.

    No necesitamos reformular el estado para dar cabida a las diferencias. Basta con respetarlas escrupulosamente al mismo tiempo que se deja bien claro que la pertenencia de Cataluña al conjunto estatal es incuestionable y que ningún rupturismo, victimismo, exclusivismo o exceso “patriótico” (tampoco el centralista) es admisible. Pero para eso hace falta hablar, entenderse.

    Con la inmersión lingüística me ocurre lo mismo, estoy desencantado con ella, aunque con muchos más matices. Yo era partidario pues la consideraba (y en parte la sigo considerando) un modo válido de proteger al catalán, en desventaja demográfica y mediática, ante el más extendido castellano. Pero ahora tengo muy serias dudas al respecto.

    Lo que me ha hecho reflexionar, como catalán hijo de castellanohablantes pero sensible al hecho del idioma catalán, han sido dos cosas:

    1) Se puede desear la protección e impulso de la lengua catalana, incluso y si es necesario dándole prioridad frente al castellano, pero no establecer de forma prácticamente exclusiva el idioma catalán como lengua vehicular. Eso es educativamente nocivo y socialmente ilusorio, además de contraproducente para el propio idioma catalán (la gente no ama lo que siente como impuesto). No se puede convertir una realidad en ideología, por mucho amor que sientas hacia ella, porque entonces deformas esa misma realidad. Es por esto que el nacionalismo (cualquiera de ellos) constituye un error.

    2) Me ha chocado especialmente la realidad de ver cómo ciertos catalanohablantes DE TODA LA VIDA (no de origen castellanohablante) ya critican también la inmersión lingüística porque en sus entornos, mayoritariamente catalanohablantes, los niños tienen poco margen para la práctica social del castellano. Ergo, empieza a regresar la figura del catalanohablante casi exclusivo o que se maneja mal en castellano, lo que dificultará sus expectativas sociales y laborales. Se une así la voz de estos catalanohablantes a la de los castellanohablantes que viven en zonas donde el catalán es minoritario (principalmente el extrarradio barcelonés) y que perciben la enseñanza 100% en catalán como una imposición ajena a la realidad.

    Como he dicho antes, no creo que el modelo educativo a seguir deba ser 50% y 50%, pero sin duda tampoco lo es el modelo 100% en catalán. Urge encontrar una solución que, sin hacer peligrar el futuro del catalán, se adecúe mejor a la realidad social catalana. El problema es que los mismos políticos nacionalistas que critican a los del resto de España por su, dicen, escasa sensibilidad al hecho lingüístico catalán y al diálogo con Cataluña impiden, a su vez, la posibilidad de un diálogo interno (sin maximalismos ni prejuicios) en dicha región sobre su modelo educativo.

    • Añado: al final lo importante debería ser garantizar el correcto aprendizaje de las DOS (y, si incluímos inglés, tres) lenguas por parte del alumno al finalizar la enseñanza, ambas al mismo nivel.

      Esto puede hacerse con una educación al 50% en cada lengua o en todo caso con un porcentaje mayor de catalán, pero más equilibrado. El modelo actual es totalmente desmesurado a favor del catalán y provoca quejas tanto de castellanohablantes como de catalanohablantes acerca del resultado que dicha educación tiene en la preparación idiomática de sus hijos.

      Yo en parte entiendo a los nacionalistas. Siempre se insiste (los propios nacionalistas tanto como el que más) en los intereses económicos, y éstos tienen su importancia, pero al final lo que subyace a la ideología nacionalista es sobre todo el miedo (disfrazado de orgullo), y en el caso concreto del nacionalismo catalán, el miedo a desaparecer identitariamente, con la absorción de la lengua catalana por la castellana.

      Es comprensible, pero equivocado. Si legislas con esta mentalidad ultraprotectora (por ejemplo con una inmersión 100% en catalán) consigues el efecto opuesto: lo que se defiende se percibe como agresión, en consecuencia no se comparte. Además es una ley disociada de la realidad social.

      Además, si bien es cierto que hay que mantener el impulso y normalización del catalán, sin infravalorar el peligro de retroceso o absorción por parte del castellano, también hay que ser positivo y no exagerar: demográficamente el castellano como lengua materna supera al catalán, pero territorialmente es al revés (los castellanohablantes nativos se concentran especialmente en las capitales), y si nos atenemos meramente al número de hablantes (obviando los porcentajes de población que habla una u otra lengua) se habla mucho más catalán hoy que en décadas anteriores. Muchos responderán (con razón) que muchos de esos catalanohablantes no son hablantes habituales, pero el caso es que la lengua no parece estar en peligro, al contrario. No deja de ser una lengua minorizada pero no comparto el apocaliptismo de muchos sobre su situación y su futuro.

    • Buenas tardes Obama-buluba-balam-bambú:

      Su opinión sobre la compatibilidad de una enseñanza equilibrada entre el castellano y el catalán, me parece constructiva y muy interesante.

      Yo también era partidario de la inmersión lingüística en los años 80 cuando comenzó a aplicarse.

      Ahora no, nunca pensé que pudiera provocar un desequilibrio formativo en detrimento del castellano. ¿Qué sentido tiene procurar un escaso manejo del castellano en la juventud catalana?.

      El catalán se quiera o no, siempre será una lengua vernácula limitada a unos pocos millones de hablantes sin más perspectivas y el castellano tiene una dimensión nacional, e incluso mundial, que no se puede desestimar en la formación de los niños y en su futuro.

      Además en otros lugares dónde se aplica la “inmersión” como Le Québec, el 80 % habla francés como lengua materna (y además es una lengua universal hablada por doscientos millones de personas), la situación no tiene nada que ver con Cataluña.

      Sin embargo en Cataluña es el castellano la lengua materna de la mayor parte ciudadanos en una proporción de un 55 % sobre un 35 % de catalanoparlantes en familia. En mi opinión el equilibrio no és acabar con una de ellas, sino manejar ambas con igual fluidez. Eso es posible porque siempre ha sido así por lo menos entre las personas con un nivel cultural medio.

      De un lado no me agrada que la lengua castellana se imparta como un puro trámite que no garantiza su conocimiento fluído (véase por ejemplo Marta Rovira que hablando castellano parece tonta, o se lo hace para resultar extraña a su auditorio castellanoparlante) y de otro lado, el adoctrinamiento implícito de la escuela nacionalista sobre los niños que es lo peor, porque la lengua no tiene culpa ninguna.

      Ese debate está pendiente en la sociedad catalana. La mayor parte de la gente no se atreve a cuestionar la situación actual por miedo al ¡qué dirán!.

      Nadie quiere oponerse abiertamente al discurso victimista del nacionalismo militante, que presume la extinción de la lengua catalana si no se enseña en exclusiva, o al temor a ser confundido con los represores que durante las dictaduras sentenciaban ¡hable Vd. en cristiano! para obligar a la gente a expresarse sólo en castellano (yo nunca viví esa situación).

      Sin embargo todas esas tonterías ya están superadas, yo creo que mucha gente piensa hoy que el castellano debería ser enseñado junto al catalán para procurar el mismo nivel de competencia en ambas lenguas propias del país, lo quiera o no la Generalitat y los nacionalistas.

      Mientras no se aborde este tema educativo el adoctrinamiento masivo estará servido porque la enseñanza exclusiva del catalán es sólo una excusa para imponer “una nación” que han elucubrado tergiversando la historia. Sólo hace falta que los nacionalistas dejen de gobernar en Cataluña, para relativizar los complejos identitarios que han inoculado y abordar tal debate con racionalidad y equilibrio.

      Las secesiones o las terceras vías son las propuestas de aquellos que no quieren reconocer la pluralidad y la españolidad de la sociedad catalana que políticamente, a nivel estatal goza de una gran autonomía, pero que a nivel interno de Cataluña tiene que ser monolítica pues no se admite la discrepancia con el nacionalismo.

      ¿Qué se pretende con la tercera vía, estar aún más sometidos al nacionalismo?. Si es así, mejor que nos dejen como estamos.

      Un saludo.

    • Para Noé, mi abuelo una vez en los 50 cuando se fue a cataluña que se fue con su hermano se perdieron y encontraron a una señora, a la que mi tio abuelo la hablo en catalan y la señora les dijo que por favor la hablaran en castellano porque si no se la olvidaba. Mi abuelo y mi ti abuelo eran de madrid de toda la vida y nunca dijeron eso de hablame en cristiano.

  7. 3a. vía = a mentiras, manipulación…invento de muchos…en contra de los ciudadanos….ideología, idiologia…para hacer ver q hacen.algo diferente…a lo q han hecho hasta ahora…cuentos y comedias….burla a la población… q esta prisionera d su irresponsabilidad..
    Egoisno , cinismo y falta de vergüenza…si tuvieran dignidad todos los partidos se irían a la….

  8. La tercera vía suena como que a la tercera irá la vencida: la estocada final a la convivencia en Cataluña. Lo que hay que hacer es cumplir las leyes emanadas de la Constitución y dejarse de majaderías.

  9. Espero que vuelva la sensatez y estos impresentables dejen de parir bobadas.

Deja un comentario