Josep Pla en Tarragona.

El 11-S, la sociedad civil catalana se va a disfrutar de Tarragona.

Tarragona

Para los catalanes el 11-S representa la caída de Barcelona en la Guerra de Sucesión, una guerra civil entre catalanes, y también entre todos los españoles. Cataluña y el resto de España, para bien y para mal, pasaban a la Modernidad con los Borbones.

El nacionalismo, inexistente hasta principios de siglo XX, ha puesto en el 11-S su mito fundacional. No es la fiesta de todos los catalanes; es la fiesta de los nacionalistas. A la inmensa mayoría de catalanes no nos gustan las manifestaciones ni la “democracia de la calle”. El nacionalismo divide Cataluña, y Societat Civil Catalana (SCC) lo quiere demostrar. Por eso el 11-S se irá a Tarragona, antigua capital de Hispania, a decir que nadie va a romper Cataluña, que ninguna ideología nos va a privar de nuestra identidad de siempre, catalana y española.

No es un acto de masas, pero necesitarán la compañía de los dolços. Quizás Josep Pla lo hubiera hecho. A Josep Pla no li agradava el nacionalisme, però li agradava molt Tarragona; passejar-hi era “una de las cosas más agradables que se pueden hacer en este país”.

“Alrededor de la Tarragona levítica se levanta la muralla íberorromana y cabe a la muralla discurre el Paseo Arqueológico, que hoy puede transitarse en toda su extensión y constituye uno de los encantos mayores de la ciudad. Pocas ciudades del Continente pueden enorgullecerse de tener una pieza de esta fina, incomparable calidad. La idea de este Paseo, que fue del arquitecto Jerónimo Martorell, está hoy plenamente realizada. Aprovechando la falsa braga que en la época de la guerra de Sucesión a la Corona de España construyeron los ingleses alrededor de la muralla para darle una fuerza defensiva, el Paseo Arqueológico ha tenido un asentamiento básico. Ahora, a mí me parece que una de las cosas más agradables que se pueden hacer en este país consiste en pasearse al borde de las murallas mirando el paisaje. (…) Tarragona me rejuvenece”. (Josep Pla: Cataluña, 1961)

Nos vemos el 11-S en Tarragona.

bastoncillo

 



Categories: Arte dulce, Catalanes universales, Catalunya de tots, Huid del nacionalismo

Tags: , , , , ,

6 comentarios

  1. A la ¿modernidad? con los ¿Borbones? Si el Imperio español estaba de capa caída con los Austrias, con los Borobones no fue a mejoría la cosa; ya se encargaron de saquearla aprovechando la desunión de las coronas por esa burda imposición unitarista del absolutismo. Además, sentó las bases de la eterna discusión y conflicto de España. De acuerdo con todo lo demás, pero desde el siglo XVIII España y sus posesiones se fueron al garete por esa obsesión centralista.

  2. Todo aquel que no sea nacionalista debería hacer junto con su familia y amigos un poco de sacrificio y desplazarse el 11. S a la manifestación de Tarragona, hay que empezar a demostrar que los que no somos nacionalistas existimos y que no somos una minoría. Tenemos la oportunidad de demostrar que estamos en contra del fanatismo ideológico, y esta es la ocasión, que se nos presenta para celebrar una “diada” (la nuestra) en libertad . Si somos una gran mayoría, no podrán con nosotros. Ahora es el momento para demostrarlo pacíficamente, si no lo hacemos, vamos directos a una confrontación civil de consecuencias imprevisibles.

  3. Espero que lo pasen muy bien con el apoyo de la sra. Chacon. Yo me lo ahorro.
    Lástima de protagonismos! Supongo que acabaran ustedes tan contentos…
    Yo iré a la A. Josep tarradellas, para unirme al acto que Ciutadans organiza cada año.
    C.Gutiérrez

    • Pues es una pena que Ciutadans no se una al acto convocado por SCC en Tarragona. La asistencia de la Sra. Chacón es una anecdota que suma y no más.
      Ciutadans como partido catalán no independentista, tendría que acudir en masa a la convocatoria que por primera vez hace SCC y que recoje el espiritu que ellos mismos han mantenido durante años dandootro sentido a la Diada. Sin duda que es una pena que no se sumen y para lagunos votantes suyos, como yo, una decepción.

  4. La “modernidad” se acabo cuando llegó Pujol al poder, pues se volvió al régimen feudal: Todo el mundo extorsionado y trabajando para él, todo empresario que quería trabajar en Cataluña debía pagarle a él, no a las arcas de Cataluña, como un impuesto más, sino a él personalmente, para enriquecer sus arcas, como en el régimen feudal. Ahora debemos averiguar si también había en estos pactos “derecho de pernada”. Aunque eso deben contarlo los guardaespaldas de la Ferrusola…

Deja un comentario