Hallada en un antiguo telar la prueba del odio de los catalanes a Franco.

En los almacenes de una fábrica de Gracia (Barcelona).

Fábregas telar

Los antiguos telares de Manuel Fábregas Jorba, un industrial textil de Barcelona, fueron confiscados en 1936 durante el gobierno de Companys. En ellos se tejieron inmediatamente retratos de Stalin y Lenin.

Los milicianos fueron a buscar al señor Fábregas para matarlo por ser empresario y católico; lo encarcelaron, pero sus trabajadores le querían y consiguieron su libertad. En su casa escondió a monjes de Montserrat y religiosas de Jesús María. Dicen que cuando alguna noche se oía la aviación de Franco sobrevolar Barcelona, Pilar, la valerosa hija pequeña de Fábregas, lejos de esconderse de las bombas corría al jardín y miraba al cielo deseándoles suerte.

Acabada la guerra, Manuel Fábregas recuperó la fábrica y desagravió sus telares Pic-Pic de 3.000 agujas elaborando retratos de Franco de excelente manufactura: urdimbre de 200 hilos de seda natural, y trama de 448 hilos por cm. Le costó 8 meses de trabajo intensivo lograr la calidad deseada.

Fábregas Franco

El primer ejemplar fue ofrecido a Franco, quien según cuenta en marzo de 1940 la revista Nueva España (con sede en Barcelona, Plaza Cataluña, 8), “lo admiró y agradeció profundamente”.

Gustará más o menos, pero la realidad es que el primer retrato en seda de Franco salió de Cataluña. Como ven, la prueba definitiva de la represión franquista sobre Cataluña y del odio catalán a Franco.

bastoncillo

 



Categories: Historia

Tags: , , ,

14 comentarios

  1. ERC , Companys , republicanos: asesinos!

  2. Estimado F. Llopis: Lo de García Lorca, un asesinato cruel y sin sentido, fue una venganza. A la que hay que añadir la muerte de su cuñado. Fue un Puerto Hurraco; familias con odio interno no superado en espera, como alimañas, de la ocasión de vengarse. Juan Luis Trescastro, uno de los asesinos, era el marido de una prima de García Lorca. Además Federico era incluso amigo personal de José Antonio Primo de Rivera. Se ha intentando culpar a Queipo de Llano, pero hay testimonios que se encolerizó cuando se enteró de la noticia. Todo queda en una ruin, absurda y deleznable venganza familiar, tipo “Bodas de sangre” y en una familia anticuada y rencorosa, como en la Casa de Bernarda Alba y sus hembras enlutadas. Federico parece que está en Granada (¡en su Granada!) en tumba anónima en el cementerio. La familia que pervive no está por la labor de volver a la luz antiguos agravios familiares. Y si estoy equivocado, lo están muchos en Granada. Y no menos que Gibson.

  3. Efectivamente JJGD: Todo hace indicar que el asesinato de García Lorca fue básicamente motivado por rencillas familiares, ya que su padre se habría comportado muy mal con los tíos y primos de Lorca. Incluso Lorca, en alguna de sus obras, habría hecho burla de dichos tíos, aún sin citarlos directamente. Es decir, típico caso de odio enquistado entre dos ramas de una misma familia que, con motivo de nuestra Guerra Civil, acabó trágicamente. Lorca fue protegido y escondido en la casa de la principal familia falangista de Granada, los Rosales, dada su gran amistad con el también poeta Luis Rosales. Pero, al margen de que un grupo de hombres armados se lo llevaran a pesar de las protestas de dicha familia, poco más se sabe. Muy posiblemente serían elementos derechistas (sin que se tenga la filiación exacta de los mismos) azuzados por los parientes de Lorca, e incluso se dice que el marido de una prima participó de dicho secuestro y posterior fusilamiento de Lorca. Pero, hasta el momento, todo son especulaciones. Tras variados y muy caros intentos por recuperar el cadáver del poeta (aún en contra del propio parecer de su descendientes actuales) nada se ha encontrado en el lugar donde, según la “historia oficial” de este momento (con el irlandés Ian Gibson al frente) habría sido enterrado. El caso, pues, sigue sin resolverse.

  4. Hay un libro sobre la guerra en Cataluña de 1936 a 1939, que es muy ilustrativo y haría mucho bien a los clérigos nazional-separatistas, y mucho más a mosén Joan Costa Bou, ya que su autor es un sacerdote que perteneció a la Federació de Cristians de Catalunya, de la que mosén Costa es consiliario. El libro se llama “Mi diario de guerra” y el autor es Pere Tarrés i Claret, que fue movilizado como médico de campaña en el Ejercito rojo y, terminada la guerra, se ordenó sacerdote, muriendo en 1950 con fama de santidad. Posteriormente fue beatificado y su causa de canonización avanza a buen ritmo. El libro detalla día a día todos los avatares que en la zona roja se iban sucediendo…, hasta el último apunte, que es del día 26 de enero de 1939, fecha en que las tropas nacionales entran en Barcelona…, y ocurren cosas que los nazi-separatistas tergiversan a su antojo. Es un libro cuya lectura sería muy provechosa para todos.
    Por otra parte, tengo un testimonio de un compañero de trabajo. Me contó que en julio de 1936 el tenía doce años y su padre era encargado de una fábrica, y una noche se presentaron en su casa los del Comité exigiéndole que les entregara las llaves, a lo que el honrado empleado se negó alegando que su obligación era custodiar la fábrica y dar cuentas a su legítimo dueño. El padre de mi amigo fue obligado por los revolucionarios a acompañarles, después de quitarle las llaves…, y jamás apareció. Eso ocurrió en la Barcelona roja de julio de 1936.
    ¿Hablamos de memoria histórica?.

  5. El título de este artículo, no me gusta, nada.
    Hay que tener en cuenta que mucha gente solo lee el titular, y lo creen, sin darse cuenta de que es sarcasmo. Tenedlo en cuenta.

  6. La debacle económica y fabril de Cataluña en los años 34-36-36, fué mucho peor de lo que se nos ha transmitido. Muchos empresarios tuvieron que cerrar, e incluso fueron asesinados. También los productores de cava del Penedés, por ejemplo. Sus antiguas casas señoriales, derribadas en muchos casos.
    Por eso, de hecho el pueblo catalán recibió con los brazos abiertos a las tropas nacionales. Y a Franco, las pocas veces que vino a Barcelona.
    Por fin escapaban nuestros abuelos de tanta sinrazón.

  7. Els fillls dels franquistes ara van amb banderes pirates a reconstruir un casal okupa a Sants….

    • No enredes, tú te consideras tan hispano como yo chino.
      Son los hijos de cargos políticos separatistas y rojeras, muchos vienen de la Plaça Osca, donde son notoriamente conocidos.
      Por eso acostumbran a gozar de inmunidad, de una forma u otra, salen libres enseguida.

  8. Efectivamente el comportamiento en la guerra civil de los nacionalistas dejó mucho que desear. Especialmente el nacionalismo vasco, que estuvo incluso negociando con Franco su adhesión al “movimiento”. Les unía al movimiento el catolicismo institucional y la paz social que anhelaban. Obviamente vieron que con Franco se acaba el nacionalismo y continuaron con la República, acabando en el bochornoso “Pacto de Santoña”, mediante el cual se entregaron los “gudaris” a las tropas italianas, descartando totalmente seguir siendo fieles a la República y continuar la lucha en Cantabria y Asturias. El nacionalismo catalán fue fie el a la República, pero hizo su propia guera en beneficio a su ideología política, restando muchas veces mas que sumando en la contienda.

  9. Y yo me pregunto … ¿Dónde están los Fábregas que descienden de tan notable prohombre? Gente con ese espíritu es el que necesita Cataluña. ¿Cesé Fábregas es su biznieto? (Espero que no)

  10. Un detalle que resulta altamente curioso es estudiar la Guerra Incivil y sus campos de batalla es observar donde menos resistió la República. En el caso vascongado, en cuanto las Brigadas navarras y la Brigada “Flechas Negras”, formada por 8.000 españoles mandados por oficiales italianos atacaron, los gudaris retrocedieron casi en huida despendolada y no pararon hasta rendirse en Santoña (Santander) ante la primera tropa italiana que apareció. En el caso de Cataluña aquello fue un paseo militar; seguramente hubiera sido inútil y perjudicial cualquier resistencia, pero es que no hubo ni un intento de dignidad. Que al menos mantuvo la llamada “Marina de guerra de Euskadi”, que intentó incluso atacar al Canarias con el bou “Nabarra”. Detenidos algunos de los supervivientes, iban a ser fusilados, pero el comandante del Canarias, en un gesto que le honra, el luego almirante Salvador Moreno Fernández, intercedió por ellos y no fueron fusilados. Parece una conclusión altamente probable que el nacionalismo es muy violento con los indefensos y algunas veces se ha especializado en el coche bomba y el tiro en la nuca, pero de lo más achantado si la otra parte se vuelve brava. Esperemos que no ocurra nunca más situaciones parecidas.

    • Para eso esta la Historia, para no repetir los errores del pasado. El problema viene cuando se inventa una “Nova Historia” para ocultar lo que realmente paso y se miente a gente dispuesta a creerse cualquier cosa con tal de sentirse por encima de los demas. Pero vamos, que con los medios que hay hoy en dia el que vive engañado es porque quiere.

    • Ni “Guerra Incivil” ni leches. Guerra Civil. O Guerra de Liberación.

    • Estimado Proby: Pongo Guerra Incivil a propósito. Incluso en las guerras, la mayor catástrofe de la Humanidad, se pueden mantener ciertas posturas de respeto al enemigo y evitar males mayores. En nuestra Guerra Incivil el profundo odio llevó al extremismo más brutal en muchos casos, en demasiados casos. Y en venganzas personales incluso por motivos económicos, la verdadera causa de la muerte de García Lorca por las actividades de su padre con el resto de su familia, a la que arruinó. Quiero recordar la frase de Wellintong después de Waterloo: “Lo peor, lo más horrible después de una batalla perdida, es una batalla ganada”.

Deja un comentario