“Cataluña es España, queramos o no”, dice un intelectual y diputado de ERC.

Aviso de Joan Puig y Ferreter a Mas y Junqueras. ¿Tienen algo que decir?

Joan Puig y Ferreter

“Un catalanisme contra Espanya és el pitjor error polític que podem cometre. Si caiem en aixó estem perduts. O ens salvarem amb Espanya i contribuint a salvar Espanya, o naufragarem. (…) Mai no direm prou als nostres germans catalans que no adoptin la posició separatista respecte de la resta d’Espanya. Crec que és deure de tots els catalans responsables, sigui pel seu talent, la seva qualitat d’homes representatius, la seva significació política, etc., que facin entendre als exaltats, als irresponsables, al poble català en general, que Catalunya és una part d’Espanya. (…) Catalunya és Espanya, ho volguem o no (Extracte de les Memòries Polítiques de Joan Puig i Ferreter, literat, diputat d’ERC a les Corts i al Parlament de Catalunya en temps de la república).

bastoncillo



Categories: Catalanes universales, Huid del nacionalismo, Mejor juntos, Pensando bien

Tags: , , ,

9 comentarios

  1. Emma Marugán: Tengo un amigo alemán, algo más joven que yo. Sus abuelos tenían sobre los treinta y muchos en la II Guerra Mundial. Me contó que sus dos abuelos, que no dudaba en aclarar que eran dos excelentes personas (ambos también fallecidos), hablando con ellos, se encontró con un panorama similar: ambos fueron nazis por moda, porque se llevaba, porque no querían ser distintos de los vecinos y ser señalados. Incluso porque era peligroso no serlo. Nazis sin ganas, pero fueron nazis. Uno preguntó en una comisaría por unos conocidos judíos que, repentinamente, habían desaparecido. En la primera visita les dijeron que habían emigrado a USA. Pero había cosas que no le cuadraban: seguía llegando correspondencia para ellos, otros conocidos le comentaron que habían visto a la policía acudir a la casa de los judíos y salir ellos con los primeros, en fin, detalles que no parecían tener sentido con una emigración. Fue por segunda vez a comisaría. Y ahí se le advirtió que no debía meterse donde nadie le había llamado. Acabada la guerra supo el destino de la familia, Auschwitch. Mientras vivió siempre lamentó no haber hecho nada; supongo que poco hubiera podido hacer. El otro abuelo fue más “pacífico”. Fue a las manifestaciones pronazis, nunca se opuso y sólo al acabar la guerra, y pasado años, tras comprobar que lo ocurrido no era propaganda antialemana (no podía creer el Holocausto, no podía creer que sus compatriotas hubieran llegado al extremo de deshumanización mostrada en la Europa del Este, no podía creer que el antiguo y severo ejército prusiano ahora nazi, hubiera sido capaz de fusilar prisioneros de guerra o destruir poblaciones enteras por pura venganza), se avergonzó hasta las lágrimas de su pasado. Ningún familiar osaba hablarle del tema porque caía en depresión. Que piense su pareja sí, por pasividad, por no ser diferente, tal vez en un futuro sea como los abuelos de mi amigo. Seres amargados que nunca pudieron disculpar su propia cobardía y toleraron lo que ellos mismos, simplemente oyéndoles, se daban cuenta era un disparate.

    • JJGD: GRACIAS POR SUS REFLEXIONES DE HOY. SON INMENSAMENTE ESCLARECEDORAS.
      VD. APORTA EXPERIENCIA Y POR ENDE, SABIDURIA A ESTE BLOG.
      SE HACEN DE OBLIGADA LECTURA SUS COMENTARIOS DE HOY.
      GRACIAS DE NUEVO Y OJALA LES ABRA LOS OJOS A ESOS QUE TODAVIA NO SE HAN PARADO A PENSAR SOBRE LAS CONSECUENCIAS REALES DE UNA RUPTURA, ENTRE OTRAS COSAS, PORQUE NADIE SE LAS HA EXPLICADO DE FORMA CREIBLE.
      PIDO DISCULPAS POR LAS MAYUSCULAS, CON INTENCION UNICA DE DESVIAR TODA LA ATENCION HACIA LOS COMENTARIOS DE JJGD.

  2. Es que los que creen en la independencia de Cataluña y sus “maravillosas” ventajas por ello no lo hacen desde la racionalidad, sino desde el sentimiento. Es el cerebro reptiliano, el que rige las funciones fisiológicas involuntarias y la parte más automática del reflejo-respuesta la que les manda. No parten de una Historia, sino de una historieta manipulada y falsificada. No parten de la Economía, sino de unas cuentas de la lechera totalmente especulativas y voluntarias. No parten del Derecho, sino del llamado “derecho arbitrario” y de una concepción decimonónica en búsqueda de una Edad Media considerada como ideal de la “nación catalana”. Partiendo de esa base, existen tres grupos de independentistas (no confundir con los nacionalistas): aquellos que manejan el cotarro, cuya formación les permite saber que mienten a conciencia pero buscan un beneficio personal; aquellos que también saben que mienten, pero tal vez no le mueva un ánimo de lucro o poder, sino un odio primario y nunca bien explicado por España y un tercer grupo que son independentistas por pura ignorancia, sin capacidad crítica y que se limitan a repetir los argumentarios que les dan los primeros y los segundos sin plantearse siquiera si es cierto lo que dicen. Comparado con la Alemania nazi, los primeros lo conformarían el grupo del NSPD, el propio partido nazi. El segundo serían simplemente antisemitas con además odio racial a todos los pueblos eslavos, que seguramente no hubieran cometido bestialidades de no mediar la disculpa ideológica y de poder de los primeros, y los terceros fueron la masa que vieron a Hitler como recurso ante el desastre de la República de Weimar, a la que los vencedores de la Primera Guerra Mundial obligaron a tales medidas económicas que la arruinaron, con un proceso hiper inflacionista motivo de decenas de libros. Churchill, que conocía el paño, y rememorando la frase de un mariscal francés, tras leer a fondo el Tratado de fin de la IGM, dijo que no se había firmado la paz o el fin de la IGM, sino el comienzo de la Segunda. Y no olvidemos que incluso la castigada República de Weimar tenía en su seno la mejor formación universitaria, las mejores escuelas, un pueblo altamente alfabetizado y culto, con pasión por la música. Si el pueblo alemán acabó, por activo o por pasivo, colaborando más o menos con el NSPD, no sé porque no puede ocurrir lo mismo en Cataluña. Tampoco sé si tendrá un Oppenheimer para decir eso de “Me he convertido en la muerte, el destructor del mundo”. Porque no olvidemos las consecuencias de las guerras yugoeslavas. Sí, estarán cada uno por su lado, pero ¡a que precio!. A ver si la Cámara de Barcelona está dispuesto a pagarlo. Cinco minutos antes, como los malos deudores, dirá que no. Lo veremos.

    • En lo que ocurre económicamente en Cataluña, que miren la gestión del Tripartito y también la de CiU. Que echar la culpa siempre al otro es también recurso de mal pagador y de niño mal criado.

    • Que bien dicho y que bien explicado! Creo que hay muchos catalanes, de los de 8 apellidos catalanes, a los que han puesto en una tesitura muy incómoda. No quieren la independencia pero tampoco quieren parecer “menos catalanes” que los exaltados. Vivo con uno de esos catalanes con 8 apellidos, de los de la cataluña profunda que vibra con “la roja”, se siente español y no quiere la independencia, pero vota por ERC porque cree que es lo que más le representa. Este es el clima que se ha fraguado en Cataluña durante 3 décadas, un sentimiento de que hay que ser catalán por encima de todo, la necesidad de diferenciarse del resto de españoles para no perder las señas de identidad, y para eso no dudan en desempolvar la barretina y echar la vista al pasado e imponer un modelo de “catalanismo” que, salvando las distancias, recuerda mucho a la alemania nazi.

  3. La memoria es curta, no es recordan i no volen recordar las experiencias de las ultimas Republicas , ni tan sol el recient Govern Catala en el que hi participaren els republicans (tripartit).

    • Todo lo q vd. Indica es verdad…pero ya me gustaría a mi q alguno de los personajillos protagonistas de ERC
      de ahora…fuera tan sensato …q por desgracia hoy tenemos a un llamado catedratico-historiador … y nos quiere vender sopars de euro… y q todo serán flores, violes i romaní
      Y…luego están los mas-menos… y los meapilas de cara a la galería.

  4. Es de agradecer en todas partes, hay gente coherente.

  5. Lo que yo nunca aceptaría es que España, tras una independencia de Cataluña, compartiera jefe de Estado con Cataluña, creando en el resto de españoles la ficción de una Cataluña española cuando ya habría dejado de serlo de facto.

    Cataluña debe continuar siendo España con todas las consecuencias.

Deja un comentario