Un ex-cura erige en Tossa una estatua a la “Diosa de la Independència”.

Jaume Rodri, ex-líder de ERC, triste juguete de la idolatría nacionalista.

Diosa independencia

Jaume Rodri (antes de pasar por el catalanatizador de cognoms se llamaba Jaume Rodríguez) es un sacerdote secularizado y antiguo profesor del seminario de Vic. Fue presidente del Consell Nacional de ERC y diputado en el Parlament con la formación separatista; se dice que abandonó la política para dedicarse a la escultura, pero más bien se ha dedicado a politizar el arte.

Su última obra es una escultura de granito que se llama “Deessa de la Independència” y pesa 80 kilos. Según el autor, la diosa representa “una antigua ánfora-diosa caída de un barco de carga en plena tempestad socio-política”. El engendro se situará a una profundidad de 18 metros en la costa de Tossa de Mar, para que lo disfruten los submarinistas separatistas.

Ya lo ven: un cura que se hace nacionalista y acaba venerando a la “diosa independència”. Trista metàfora de la Catalunya sotmesa a l´ídol del nacionalisme.

bastoncillo

 



Categories: Alma, Huid del nacionalismo

Tags: , , , ,

8 comentarios

  1. Sí tenía vocación religiosa; de una religión llamada nacionalismo, de una falsa iglesia llamada nación, y seguramente también muchas ganas de f***.

  2. No tenía vocación religiosa, se dio cuenta, colgó los hábitos y se hizo político, al ver que tampoco servía se hace “artista” , esperemos que alguien le abra los ojos y le diga que tampoco ha acertado a la tercera.

  3. Ta tonto el tío ese, el como de la ridiculez, De todas maneras viendo la gentuza que apoya eso del independentismo, me animo pues veo que ellos mismos acabarán hundiéndose en el más estrepitoso fracaso, sólo es cuestión de que que sigan así y de tiempo.

  4. JAJAJAJA…DEU MEU… YA EMPIEZAN A IRSELES LA PEROLA….JAJAJAJAJAJA….

  5. Para los patrones del pensamiento progre, una obra así sería calificada de “sexista” y degradante para la imagen de la mujer. De hecho, lo único que identifica a esa figura femenina son dos tetas y una figa. Y además (ojo al parche) no tiene ni cabeza ni rostro.
    En cualquier caso, creo que esa “Deessa de laindependència” luciría mucho más si en lugar de depositarse a 18 metros de profundidad, lo estuviera a 1.800.

  6. No me extraña en absoluto que decidieran arrojarla al mar. Afortunadamente no han hecho lo mismo con el autor de esa astracanada. Que dice que es un ánfora-diosa; ya. Una visita al oculista. Porque eso ni es una ánfora ni una diosa; es un pedruzco de toda la vida.

Deja un comentario