La verdadera tragedia del nacionalismo catalán: quiere ser un trasunto de España en pequeñito

Lo escribe Paco Segarra en The Objective.

qebec

En un interesantísimo artículo el publicitario y escritor catalán toma pie del descalabro nacionalista en el Quebec para reflexionar sobre nuestra realidad catalana. Y nos deja algunas perlas:

  • En Cataluña se vive en la burbuja de un problema inventado que a los caciques locales les servirá para enriquecerse todavía más: si a un partido político con posibilidades de ganar acuden como moscas a la miel, imaginen cómo se pondrán cuando lo que se les ofrece es un estado nuevo de trinca.
  • No deja de ser curioso que quienes más alto hablan del “fet diferencial” sean precisamente los que más prisa tienen en eliminar todas las diferencias, y que los mismos que claman por un país propio se esfuercen por dotarlo de estructuras idénticas a todos los demás. Para ese viaje, ¿hacen falta tantas alforjas?
  • Ésta es la verdadera tragedia del nacionalismo catalán: que quiere ser un trasunto de España en pequeñito. Lo lógico será que pase como en Quebec. Al tiempo.

20140327-093317.jpg



Categories: Huid del nacionalismo, Mejor juntos, Pensando bien

Tags: , , , , ,

12 comentarios

  1. CREYÉNDOSE MOISÉS SALÍA
    Artur Mas a la palestra
    buscando la mayoría
    y le picaron la cresta
    quitándole doce escaños
    que ahora son su pesadilla
    y le causan graves daños
    y coces en la espinilla.
    Puede que los electores,
    ahitos de demagogia,
    a estos mixtificadores
    los expulse de su logia.
    Y así acabe ese mal sueño
    de un separatismo insano
    y el poder vuelva a su dueño
    que es el piueblo soberano.

  2. Las diferencias entre los ciudadanos de las autonomías españolas apenas existe, hoy por hoy. Las actitudes se alimentan de los medios de comunicación y no provoca grandes diferencias. Excepto en las TV locales , que la deCataluña, hay quien la llama “Cubavision”.
    Hay que organizar la industrialización de otras zonas, hay formación y experiencia de ciudadanos que la han adquirido en Cataluña y en el extranjero. Hemos de conseguir asociaciones con industrias de productos que importamos. Hoy tenemos potencial humano para obtener todo lo que nos propongamos.

    • Ojo a los tópicos. Mi cuñado vino de Zaragoza hace 45 años y entró a trabajar en un taller pequeño de calderería. Tuvo que enseñarles a hacer un desarrolo del círculo porque trabajaban con plantillas y corregían a martillazos.

  3. La diferencia entre Cataluña y España está no en la lengua o la cultura, que son casi similares, sino en que en Cataluña la cultura (el modo de ser ) es empresarial, mientras que en España es la modernización de la cultura que había antes en Europa y en el mundo: la agrícola-feudal-cortesana-bolchevique.

    No es que los catalanes sean mejores o peores, son distintos. -extremadamente distintos-

    Lo que llamamos “mundo moderno”, esto es, el salido de la revolución industrial y que es el que existe en parte de la Europa occidental y especialmente en Estados Unidos, es de cultura empresarial, y se caracteriza por una actitud activa ante la vida, el que las cosas funcionen, y el cuidado del dinero.

    El mundo preempresarial se caracteriza por la tradición, las relaciones sociales, el honor (especialmente en las culturas aristocráticas y -o- guerreras), la falta de iniciativa, la creencia de que el señor -o el partido comunista- va a resolver los problemas personales de uno, la falta de valor del tiempo (que en el fondo es el de la naturaleza)…Es el mundo que ha dado los grandes sistemas filosóficos, las grandes obras literarias, las bellas artes, las epopeyas heroicas…(y su contrapartida: ineficiencia, la corrupción generalizada, la autocracia ).Todo ésto producto de grandes individualidades que se han desarrollado en medio de la apatía general.

    Pero el mundo es el que hay, no el que fue, por glorioso que fuese. Estamos en el siglo de la modernidad, no del pasado.

    Como he resaltado, Cataluña tiene una cultura más cercana a la de Estados Unidos que a las mediterráneas. De modo que la pregunta es ésta: De verdad le interesa a Cataluña volver hacia atrás ? A pesar de todos los intentos del tripartito por andalucinar Cataluña, todavía Cataluña está a tiempo de reaccionar y seguir su destino.

    Claro que el caciquismo urbanístico es un problema -también lo es en Estados Unidos-, pero está ahí por que nosotros estamos votando una y otra vez a los mismos políticos corruptos que tienen los mismos corruptores. No es un problema de CiU o del PSC. El dia en que el pueblo se canse y los mande a prisión o simplemente no los vote, el problema dejará de serlo.

    Todavía Pujol no ha explicado de donde han salido los millones de sus hijos. Si sigue siendo enormemente populas, por algo será.

    • Jose: Puestos a hablar de Andalucía, aprenda que el primer alto horno de España se instalo en Sevilla. El segundo en Marbella (Málaga). El problema fue que usaban un carísimo carbon vegetal, además poco eficiente. Por eso, y por los fletes, acabo en el País Vasco, aprovechando el carbon de las cuencas astur~leonesas. Cádiz y Málaga tuvieron un fortísimo desarrollo industrial y comercial. Luego la alianza de la nobleza terrateniente castellana con la burguesía catalana permitió el nacimiento del Banco de Barcelona (que acabo en quiebra y haciendo una ley a medida de su quiebra). De paso se favoreció la compra de los ingenios cubanos y el trafico de esclavos. Luego el Arancel Cambo, que hasta para un escritor como Sthendal, era una vergüenza. Su análisis es tópico y de trazo grueso, en plan Pujol.

    • José mucho me temo que has viajado muy poquito. Te pregunto has estado alguna vez viviendo en Euzkadi, en Navarra, en el País Valenciano, en Cantabria, en La Rioja y en provincias concretas te diría en Zaragoza, en Valladolid, en Madrid, etc.. En todas ellas hay una cultura emprendedora y empresarial cuando menos similar a la catalana. En Cataluña mismo muy poco tiene que ver Barcelona o Tarragona con Lleida o Girona. Creo que te confundes es una cuestión de oportunidades. Me aterrorizan los tópicos.

    • Buenas noches José:

      Es cierto que en Cataluña hay mucha más cultura industrial y empresarial que en el resto de España, quizás si se exceptúa el País Vasco entre los años 60 y 70, antes de que ETA arruinara su tejido industrial y bancario.

      Sin embargo es curioso que dicha dinámica en ambos casos sólo remonta al siglo XIX (tras la pérdida progresiva de las colonias americanas que eran la clave de un imperio económico español). Durante siglos y siglos Cataluña y el País Vasco, fueron rincones rurales y económicamente muy atrasados.

      También es curioso que el auge del siglo XIX coincida con la transformación de la economía española como un simple apéndice a merced de las sinergias europeas. Lógicamente toda la logística española y el capital y el tejido industrial, que comenzaba a crearse, se concentró allí dónde el país podía conectar mejor con el resto de Europa, dinamizar más eficazmente sus intercambios y rentabilizar sus actividades económicas, allí dónde las comunicaciones terrestres franquean los Pirineos.

      Si a la sociedad catalana y a la vasca se le sustrae el rol de vanguardia que ejercen dentro de la dinámica comercial y económica española, es probable que vuelvan a ser sociedades poco dinámicas, como eran las sociedades vernáculas de ambos territorios durante el periodo medieval y moderno, seguramente entre las más atrasadas, tradicionales, caciquiles y aristocráticas de toda España.

      En cierto modo el nacionalismo vernáculo es la añoranza mitificada de todo aquello, negando la participación fundamental de España al protagonismo y dinamismo económico de Cataluña. No es España quien debe a Cataluña, es Cataluña la que se debe a España.

      Las sociedades, los países tienen derecho a evolucionar y a transformarse, a veces hasta su total ruina. Por ello nadie puede negar que en la tesitura actual, y bajo el prisma deformante del “sentimiento identitario” cualquier consideración anacrónica acabe prevaleciendo sobre cualquier otro análisis que pretenda ser objetivo, en relación con la realidad social, demográfica, económica y cultural catalana, que no es otra cosa que la misma que comparte con el resto de España.

      A todas estas evidencias muchos lo llaman “el discurso del miedo”. A mi me dan más miedo los discursos supremacistas e irreales como el tuyo.

      Un atento saludo.

    • José, no sé que edad tienes, pero te recordaré un poco la Memoria Empresarial Catalana. En los años 60 y 70 en Barcelona SEAT y PEGASO, cada año, miles de millones de pesetas salían del resto de regiones Españolas, Andalucía, Extremadura, Castilla, etc.etc., para pagar las nóminas, de dichas empresas, incluidos Altos Hornos de Vizcaya, así, es empresario cualquiera… Memoria…. hay que tener memoria…..

  4. Yo creo, visto el panorama judicial, que la pretensión es que la justicia de ese nuevo “Estado” olvide todos los desafueros y corruptelas cometidos por los nuevos “padres de la patria”. Se puede comparar al Estado de Irlanda. Obtenida su independencia, los juzgados irlandeses fueron ocupados por una panda de incompetentes que debían el cargo a razones políticas.Ni oposición ni nada de nada. Consecuentemente los irlandeses a juzgar por crímenes (como suele ser normal en el terrorismo, muchos de ellos puros psicópatas) fueron absueltos, y los que habían cometido delitos económicos (chantajes, apropiación de bienes de irlandeses no independentistas) se quedaron con esos bienes. No es que quieran crear una España en pequeño; es que quieren lavarse la cara del 3% etc. Me recuerda al procurador franquista que cuando empezaron a salir nuevas leyes fiscales más modernas, tuvo la ocurrencia de decir: “¿Y para esto hemos ganado una guerra?”

  5. Tengo un amigo valenciano que siempre ha afirmado que catalanes y vascos son los más españoles de España. Por lo que dice el artículo, va a resultar que tiene razón

  6. Lo peor es que este lenguaje pernicioso es tan contagioso como el imaginario nacionalista y ya lo utilizan con toda naturalidad en instituciones y los medios de comunicación más variopintos. El PSOE ratifica el “el hecho diferencial de Cataluña” como el motivo más solvente para reformar la Constitución, o el traído y llevado “encaje” de Cataluña y España, expresión que cada vez que se repite tiene la cualidad de desencajar más y más a estas comunidades.
    Dejo un enlace sobre un ineresante artículo de Crónica Global sobre la manipulación del lenguaje por los nacionalistas.

    http://www.cronicaglobal.com/es/notices/2014/04/la-cataluna-orwelliana-lenguaje-ideas-y-nacionalismo-6534.php

Deja un comentario