La Gene nos dice que no somos libres con una lona de 64 m2.

Crear frustración y resentimiento es lo propio del nacionalismo.

la foto

En plena crisis, el ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat se gastan nuestro dinero en hacer propaganda de su ideología nacionalista. Ahora se les ha ocurrido cubrir un edificio de la plaza de la Catedral con una lona dividida en 2 paneles: en el primero, la portada de las Constitucions, esas leyes que desde el siglo XIII aprobaba el rey de Aragón y que no tenían nada de “constituyentes” en el sentido moderno; en el segundo, un mensaje sobre llamativo fondo amarillo: “Vivir libre”. Como se ve, la plaza está vacía por el toque de queda, y la rodean varias divisiones de tanques.

¿Qué nos quiere decir la Generalitat? Es evidente: antes éramos libres, y ahora no. Primera derivada: vivimos oprimidos por “Espanya”. Segunda derivada: hay que liberarse y pedir la secesión. Tercera derivada: después hay que volver a 1714 para alcanzar la plena libertad. Éso es lo que nuestros gobernantes quieren que pensemos.

Se dice que la Generalitat representa a todos los catalanes. Está claro que su propaganda sólo va en el sentido nacionalista. La Generalitat no cumple su misión de estimular la concordia y el bien común entre los catalanes, sino que se dedica a sembrar sentimientos de frustración, odio y victimismo. El gobierno de Cataluña está dividiendo Cataluña. Ahora ya sabemos para qué sirve la Comissió del Tricentenari que preside el Comissari Soler.

Prou propaganda. Prou mentides. Volem viure al segle XXI, junts i en pau.

20140327-093317.jpg



Categories: Historia, Huid del nacionalismo

Tags: , , ,

5 comentarios

  1. El edificio no es uno cualquiera. Es la sede del COAC -el Colegio de Arquitectos- en Barcelona, una muestra más de la intromisión nazionalista en los órganos administrativos y civiles de la sociedad catalana.

  2. Que lo pague el que lo ha mandado poner.

  3. Me inquieta mirar este enorme cartel, por si me entran ganas de ir corriendo a comprar una camiseta amarilla de la via catalana (el mensaje es más que subliminal).
    Es la primera vez en la historia mundial que un pueblo oprimido reclama sus libertades por las televisiones y las radios de titularidad pública, por la prensa, por videos, por simposios, por asociaciones y webs, vamos, por todos los medios disponibles de comunicación de masas. Aunque lo más sorprendente e inaudito es que sea el propio gobierno regente el que promueva y subvencione la llamada a la libertad.
    Hasta ahora los pueblos oprimidos reclamaban su libertad con pintadas furtivas en las paredes, octavillas subversivas y asambleas clandestinas, sin posibilidad de ni grandes ni pequeñas manifestaciones “pacificas y festivas”, ya que se exponía el pellejo, cuando no la vida. Será cosa de la democracia, y está bien, pero cuando ya nos pitorreamos de la democracia, entonces está mal y es muy grave.
    Cuando un partido político ejerce una competencia desleal respecto a otros porque se financia ilegalmente, tengo entendido que comete un acto delictivo que tiene repercusiones legales. Entonces, cabe preguntar si cuándo un gobierno electo en democrácia, utiliza los fondos públicos para financiar y subvencionar, además abiertamente, de modo público y notorio, sus intereses partidistas sobre el intererés común, dejando en franca desventaja a los demás partidos políticos y otras instituciones sociales, que representan a otros sectores de la ciudadanía, en este caso no está cometiendo también un hecho delictivo, no está habiendo una malversación de fondos públicos que pueda ser denunciable bajo alguna forma jurídica que conlleve depuraciones penales. No lo sé, pero no puedo creer que este abuso desmedido de recursos públicos al servicio de los intereses de CiU y ERC , sea legal, y sólo nos quede denunciar el trato injusto y la falta de ética, mientras ellos siguen a lo suyo descaradamente.

  4. Tan asquerosos como siempre.

  5. El toldo de mi terraza (9m cuadrados) nos costó una pasta, luego ese toldón NOS habrá costado un pastón…

Deja un comentario