Las 8 cosas que tiene que hacer Rajoy

La mesura no está reñida con el liderazgo, pero hay que jugar el partido porque los otros ya han abierto el marcador .

Rajoy futbol

Senzillament, posar-se la samarreta i començar a suar per guanyar el partit

Lo primero, articular un proyecto ilusionante para España. No sólo de economía vivimos los españoles y quien gobierna por los números suele morir por los números. Queremos saber por qué merece la pena seguir siendo español. Qué tiene que decirle España al mundo. Qué vamos a hacer para limpiar los establos de la política y garantizar que nos gobiernan los más capaces y honestos, y que tienen claro que están a nuestro servicio; para asegurar que la ley se cumple con diligencia y que todos somos iguales ante ella y que quien la haga la pagará; para saber que nuestra libertad para esforzarnos y salir adelante con lo mejor de nosotros mismos no va a ser menoscabada por miles de leyes ininteligibles; para conseguir que nuestra Sanidad y Enseñanza sean viables y de calidad; para estar seguros de que cada euro de nuestros impuestos –y ni uno más- se invierte con eficiencia en facilitarnos la vida.

Lo segundo, hablar con catalanes normales, para saber lo que pasa en Cataluña. No con gente de su partido, pues le dirán que como siempre, unas cesiones por aquí y unos ajustes por ahí arreglarán el asunto. Ni con arrogantes y distantes financieros que le afirmarán que todo se soluciona con un pacto de financiación. Ni con grandes empresarios, que suplicarán aconsejando llegar a un acuerdo “como sea”. No entienden lo que está pasando. Hablar con catalanes normales, los que acostumbrados ya al abandono del Gobierno de Madrid desde hace 30 años no tienen otro afán que sacar a sus familias adelante cada día con alegria; los que trabajan y no lloran; los que emprenden sin pedir subvenciones; catalanes de siempre y de seny que sufren y conocen bien la trampa nacionalista. Reunirlos. Preguntarles. Escucharles.

Lo tercero, dedicar recursos para visualizar y apoyar la Cataluña normal. Crear un equipo de trabajo con catalanes de ideas y empenta. Con pequeños empresarios. Con profesionales. Con gente de letras y de acción. Los que conocen la calle catalana y saben cómo somos por aquí. De todas las sensibilidades políticas con seny. Dedicar un presupuesto significativo que apoye y ayude a aflorar la sociedad civil silenciosa en Cataluña. Que pueda contrarrestar la fuerza de los medios y asociaciones nacionalistas, fanatizadas y dopadas desde hace décadas con el dinero de todos los catalanes. Que transmita además al resto de España que Cataluña es mucho más que el nacionalismo.

En cuarto lugar, informar a los catalanes de la verdadera situación de la economía catalana y la responsabilidad de sus políticos. Con rigor y transparencia absoluta. Explicar el papel de los gobiernos nacionalistas en nuestra postración económica actual. Cómo en el cénit de nuestro autogobierno y poder regional Cataluña se ha hundido por la incompetencia de sus gobernantes. Publicar las balanzas fiscales entre comunidades autónomas y entre provincias de una misma autonomía. Dejarse de transferencias vía el FLA y si la Generalitat no puede pagar nóminas de enseñanza, sanidad o servicios sociales, que las pague el Estado directamente y que los funcionarios catalanes sepan quién les abona los dineros cada mes.

Quinto, informarnos a los catalanes de las consecuencias de la secesión sobre nuestro bienestar y comprometerse a defenderlo. Sin tapujos y de forma clara y ordenada. Para empezar, la ruptura de Cataluña: unas áreas querrán seguir en España y habrá que garantizarles su derecho (seguramente las más dinámicas como Barcelona, Hospitalet, Badalona, Tarragona, Valle de Arán…). Salida de Europa: fronteras, aduanas, aranceles, inflación, coste de la vida, deuda, devaluación, traslado de sedes multinacionales, invalidez de títulos universitarios. “Portugalización” de Cataluña. Conversión en extranjeros de nuestra familia y amigos del resto de España sin motivo alguno. Pérdida de dos generaciones (precisamente la nuestra y la de nuestros hijos). Informar también al resto de España de que la secesión no será gratis: que lo que quede ya no será España, que será menos importante en el mundo, que el bienestar se reducirá, que habremos fracasado y que los separadores son unos desinformados.

En sexto lugar, explicar qué es la Democracia. Que la democracia no es solamente votar, pues también votan en Corea del Norte y en Cuba. Que la ley libera y defiende al ciudadano frente al capricho de los políticos que desean manipularle para tapar sus desaguisados. Que cuando los políticos se saltan la ley se llama despotismo. Que el Despotismo es lo contrario de Democracia y anula la libertad del ciudadano. Que ningún país moderno admite su ruptura unilateral. Que la democracia hay que defenderla a veces con contundencia. Que el Gobierno de la Nación hará lo necesario y llegará hasta donde sea para evitar el despotismo y preservar las libertades en Cataluña. Y empezar a hacerlo para ser creíble, con suavidad en las formas pero con determinación en el fondo. Y si hay que obligar a algo a los políticos fanáticos, mejor con la Guardia Urbana que con la Guardia Civil, no vaya a ser que se crean más importantes de lo que son. Pero desde ya.

Siete: enamorarnos en un proyecto común que desactive el separatismo para siempre. Fomentar el conocimiento mutuo y real de todas las regiones de España. Nuestra historia común. Recordar que Sevilla, Santiago y Santa Cruz de Tenerife también son nuestra casa, y que así nos sentimos cuando las visitamos. Visualizar que las grandes personalidades catalanas se sienten españoles sin complejos: médicos, empresarios, pensadores, escritores, deportistas. Que el resto de españoles quiere a los catalanes y nos lo dice. Incentivar la movilidad escolar, universitaria, laboral por todo el país. Traer instituciones del Estado a Cataluña para visualizar su normalidad y porque Cataluña no es predio exclusivo del nacionalismo. Que el Rey venga a Cataluña con la frecuencia de antaño, para estar y participar, y teja sus complicidades con los catalanes más jóvenes. Una administración simple, eficiente y abierta. Un mismo sistema impositivo en toda España que evite derivas y diferencias que tapen la ineficiencia de los políticos locales. Todos iguales ante la ley pero que quien más trabaje tenga más posibilidades de prosperar.

Y ocho, prepararse para lo peor. Porque el nacionalismo fanatizado va a llegar hasta el final. Lo dice cada día y lo está haciendo. Ya no es lo de antes, todo ha cambiado y ahora va en serio. Créaselo, Presidente.

Emprendiendo tal curso de acción podrá decir el Presidente de España que hizo su trabajo. Que no es dejar que las cosas pasen ni “liderar desde atrás” sino enfrentar los retos y animar desde delante, con energía, generosidad y alegría. Esto tiene arreglo. Pero hay que ponerse. Ya.

dolca



Categories: En el Butifarrèndum, Huid del nacionalismo, Mejor juntos, Pensando bien

Tags: , , , , ,

1 comentario

  1. Os doy una idea que con el tiempo nos tiene que sacar de esta:
    Tenemos que romper con los moldes en los que nos ha metido Pujol.
    Pujol ha dedicado una vida a meternos en la situación en la que estamos. Su idea de Cataluña es una Cataluña sin rastro de España ni del español. Y eso es un grave error que ha querido transformar la realidad, anular todo rastro de la Cataluña española, y de España en Cataluña, y lo ha conseguido.
    Su discurso victimista ha sido: pobre cultura catalana que está en clara desventaja, hay que defenderla. Y no ha sido defenderla, ha sido imponerla, y ha sido eliminar todo rastro de la Cataluña española.

    Yo os pido un cambio de reglas del juego. No caer en su red, sino que hacer lo mismo que ellos: jugar a largo plazo y volver a defender la Cataluña Española, con ejemplos históricos, hablando español, hablando de que hace cientos de años que se habla español en Cataluña, de lo ricos que nos hemos hecho en América, con nuestras relaciones comerciales con el resto de España, las guerras que hemos luchado codo con codo, las victorias deportivas, y siempre en positivo, tomemos la delantera en el discurso!
    Teniendo visión a largo plazo, empezando por un reducto de la población de un 20% (debemos ser realistas). Con Blogs, videos publicidad, etc,
    Necesitamos ayuda del gobierno español, España debe tener presencia, mediante algún órgano de poder, una secretaría del estado, o algo, y en español para toda España. Se trata de construir posiciones de influencia dónde haya dinero. Ahora la Generalitat controla todas las instituciones, colegios, muchas empresas, etc, sin estructuras de poder es muy difícil luchar, porque no hay intereses.
    Espero que me hayáis entendido.

Deja un comentario