Un libro para entender el nacionalismo catalán obligatorio

Cuando el nacionalismo es el opio del pueblo

manicomio

Un barcelonés hastiado, Ramón de España, cuenta con mucha gracia algo muy triste: cómo muchísimos catalanes se han visto obligados a refugiarse en el exilio interior para escapar del agobio nacionalista en su propia tierra.

16 momentos de una lectura inolvidable:

  1. Los Mossos d’Esquadra en uniforme de gala, esos “señores con sombrero de copa, alpargatas y capa que parecen una mezcla de Batman y el portero del Majestic”.
  2. “La deriva independentista no se la debemos a un convergente, como habría sido lo lógico y natural, sino a un socialista: Pasqual Maragall“.
  3. “Las fuerzas vivas de Cataluña son… las más subvencionadas”.
  4. El nacionalista no puede vivir “como no sea sintiéndose oprimido, maltratado, escupido y basureado”.
  5. La CUP es “el partido del perroflauta nacionalista”.
  6. “Actualmente en Cataluña el patriotismo [quiere decir nacionalismo] es el opio del pueblo”.
  7. Jordi Pujol quiso crear la quimera de “construir un país que pareciese independiente sin serlo (…) Se trataba de crear una ficción (o una farsa) según la cual Cataluña no tenía nada que ver con España (…) Había que convertir España en una entelequia extrañísima llamada Estado español”.
  8. “TV3 es la única televisión del mundo en cuyos partes meteorológicos llueve sobre una figura jurídica”: el Estado español.
  9. Pujol siempre fue un independentista interior disfrazado de autonomista exterior”.
  10. “Cataluña pasó de región a comunidad autónoma, de comunidad autónoma a país, de país a nación y, a este paso, de nación a galaxia”.
  11. “En eso ha consistido la principal labor de los nacionalistas: en crear un desafecto creciente hacia España”.
  12. “Jubilarse en Convergencia es el destino natural de todo catalanista acostumbrado a comer caliente cada día”.
  13. Para el nacionalismo, “la lengua en que se dicen las cosas es más importante que las cosas en sí”.
  14. La actitud típica del nacionalista: “hacerse el ofendido. Todo ha fracasado, exclaman, no nos quieren entender. (…) Los españoles no nos odian , pero hay que actuar como si así fuera: esa es la premisa básica de nuestros nacionalistas. (…) Madrid tiene la culpa de todo”.
  15. En la cultura catalana “hay más premios que autores”.
  16. Para controlar la música pop en catalán “se optó por subvencionar a una serie de grupos malísimos a los que agrupar bajo el titular colectivo de rock català (…) un pop comarcal subvencionado y patriótico”.

Gracias a Dios, en nuestro manicomio todavía hay gente cuerda.

dolca



Categories: Huid del nacionalismo, Pujol & family

Tags: , , , ,

Deja un comentario