La puntualidad de Cercanías en Barcelona (93%) es superior a la de Londres (89%) y Milán (85%)

Ja n’hi ha prou de desprestigi i de dir sempre culpadespanya.

Ya sabemos que los medios del Règim -que solo sobreviven gracias a las subvenciones millonarias de la Generalitat- están empeñados en decirnos que Cercanías es un desastre que solo la fabulosa gestión de la Generalitat puede arreglar. La solució és regalar Rodalies al nacionalisme, que així tindran una altra estructuradestat para poder hacer propaganda nacionalista a todas horas.

No se habla casi nunca del desmadre de los Ferrocarriles de la Generalitat (FFGG, con Franco «Tren de Sarriá»); ¿se acuerda, por ejemplo, del accidente del FFGG del pasado 16 de mayo en San Boi? Seguro que no, tot i que va morir el maquinista i hi van haver 10 ferits porque «en la vía había un bache». Tampoco recordará las «2 averías que causan una mañana caótica» de los FFGG el pasado 25 de julio en la línea Barcelona-Vallés, que afectaron al menos a 30.000 personas. Ni els sabotatges nacionalistes durant el cop d’estat, vagues, manis del Hasel, etc. Com sempre, tot és culpadespanya.

Según las propias encuestas de la Generalitat, la valoración de los usuarios sobre el servicio de Cercanías (7,7) es más alta que la que hacen los catalanes sobre servicios como la salud pública (7,3), o los Mossos (7). Entonces ¿qué pasa? El valenciano Isaías Táboas, presidente de RENFE, aclara las cosas en El Periódico:

«Muchas personas que, no siendo usuarios habituales de Cercanías, tienen una imagen del servicio ferroviario adquirida básicamente a través de algún medio de comunicación al servicio de la estrategia política de quienes, desde hace muchos años, aprovechan cualquier circunstancia para desacreditar los servicios de Cercanías operados por Renfe, porque creen que así desprestigian y erosionan la presencia del Estado en Cataluña. Ya que esto es, a fin de cuentas, lo único que les interesa». 

Los servicios de Cercanías no se pueden comparar con los de los FFGG o el metro, «por la enorme diferencia en la complejidad de su explotación (…), cosa que sabe cualquier conocedor del sistema de transporte, pero que se ve que no interesa a algunos políticos».

Però és que a més a més,

«Cuando comparamos los servicios de Rodalies (no los del metro, ni los de FGC, ambos con muchísima menos complejidad de operación, lo que les permite mayor puntualidad) con los de cercanías de otras ciudades europeas con las que Barcelona se suele equiparar, vemos que, en datos de 2019, la puntualidad en Barcelona, (con su 93%), fue superior a la de Londres (89%), Bruselas (89%), Dublín (92%), Oslo (91%), Roma (90%), Milán (85%), Lyon (90%) y un poco menos que París (94%). Y a medida que se desarrolle el Plan de Cercanías estaremos en condiciones de alcanzar y superar puntualidades similares a las de las cercanías de Berlín (97%), Estocolmo (96%) o Zúrich (95%)». 

 

 

 

 



Categories: Huid del nacionalismo

Tags: ,

9 comentarios

  1. Hace tiempo, los trenes ingleses tenían un problema de puntualidad (oficialmente, además, tardan un poco más que los trenes victorianos de hace 100 años)

    Parece ser que el problema estaba en los sistemas de alarma, que a la menor señal, saltaban.

    Por ejemplo, si cae la hoja de un árbol en la vía, por lo visto es un peligro.

    A esto se dijo que en Suiza tenían el mismo problema y que la solución era que no hubiese árboles tan cerca de la vía….etc

    En fin, lo que quiero dar a entender es que las cosas no son tan fáciles como parecen, especialmente cuando hay problemas de seguridad; y que cuando hay vidas humanas de por medio, éstas tienen preferencia, como es natural. La seguridad es lo primero.

    En vez de dar gracias por un servicio que beneficia a Barcelona y a tantos trabajadores, lo criticamos como criticamos todo, sin darnos cuenta que lo que puede sustituirlo no tiene que ser mejor ni más barato, como lo prueba todo lo que el pujolismo ha tocado.

    Exigimos a los demás, como niños mal criados, lo que nosotros mismos, en nuestra vida, no estamos dispuestos a dar.

    Esto solo trae mal rollo para todos y deslegitima sin razón lo que ya hay, sin garantizar que lo que lo sustituya sea mejor. Es decir, es exactamente el sistema que usa la masonería contra nosotros.

    Como se ve, ponemos la ocasión para que los políticos nos manipulen en su beneficio.

    La solución no es pues cambiar de proveedor, que suele ser imposible ni, como aquí deseable, sino darse cuenta en dónde cada uno, en su vida familiar, personal y profesional hace eso que dice que hacen los demás. Aceptando la «sombra» de uno solo puede traer tolerancia, comprensión y mejora personal si es eso lo que de verdad desea.

    Una oportunidad para dejar de ser mediocres.

    Ya tenemos bastantes problemas con esta mafia familiar del 3% como para echarnos más a lo tonto.

  2. Es que ese precisamente ha sido el argumento utilizado por Pujol para destruir el Estado en Cataluña y fabricarse su propio cortijo donde robar a manos llenas a la luz del día:

    «nosotros somos mejores que los españoles»; «por tanto es nuestro derecho que las cosas catalanas las administre yo + 3%».

    Y esto ha calado de una manera natural en Cataluña por el inherente racismo de la sociedad catalana que «de las piedras hace pan»

    (algo genético que no tienen alemanes, estadounidenses, británicos, extremeños o andaluces)

    Hay que advertir, pese a lo que muchos crean, que no es lo mismo Cataluña que Barcelona y que la riqueza la produce la industria barcelonesa, no la industria catalana.

    De este modo, el tópico sigue funcionando solo porque lleva funcionando unos 60 años y tiene esa inercia supremacista genética.

    Lo que no esperaban estos gañanes es que las técnicas modernas de gestión utilizan estadísticas. En todas partes.

    Así podemos comparar las estadísticas de cercanías de diversos países y ciudades…y los números no mienten; de ahí el corte que les da el Presidente de Renfe.

    Las dificultades de cercanías estan en que hay que transportar mucha gente en horas punta, lo que supone un esfuerzo en seguridad y limpieza y, a diferencia del metro en que solo hay una vía de ida y otra de vuelta por línea, en los trenes de cercanías se utilizan las mismas vías, con cálculo de tiempos y cambio de agujas, lo cual es muy peligroso.

    También es fácil perder la perspectiva y exigir un servicio que no podemos juzgar, porque no podemos comparar (como vemos, solo en principio). Solo nos guiamos por las prisas, nuestro mal humor y la exigencia, que no aplicamos a nuestro propio trabajo, de que todo ha de ser bueno, bonito y barato (y tener asiento libre a voluntad)

    Este es el momento de reconocer la esplendida labor que hacen los trabajadores de Renfe y recordar que si queremos que este servicio, que es esencial para Barcelona, funcione bien, nunca debe ser cedido a los políticos pujoleros.

    Mejor no funcionará, pero se convertirá en otra mamandurria con que premiar a políticos afectos a cambio de recaudar el 3%.

    Y naturalmente podrán explicar el desastre:

    «España nos roba»

  3. El tópico de los retrasos de Renfe es algo que he oído a gente que casi nunca toma el tren. Yo lo he cogido diariamente muchos años, y muy pocas veces he llegado tarde. Y siempre podía comprobar cómo la mayoría de los que repetían que funcionaba «fatal» no eran usuarios habituales sino muy ocasionales. El mensaje en medios de comunicación catalanes era relacionar cualquier incidencia con alguna «declaración» de algún político nacionalista quejándose de algo que no le «permitían hacer» por cuestión de «competencias»; o sea, la queja permanente y oportunista para llevarlo todo a beneficio del separatismo.

  4. La obsesión de los políticos de la Generalitat es quitar la operativos a Renfe y ofrecerla a otras empresas tales como SNCF que ya ha rechazado la oferta varias veces. Todo lo que huele a España tratan de obviar: se gastaron un pastón en pintar los vehículos con el color corporativo de FGC, los anuncios en los trenes y estaciones, se dio prioridad al catalán y se tuvo que cambiar el software con la consiguiente pérdida de dinero, quien maneja los horarios y frecuencias es la propia Generalitat y por último, con el consentido y bajada de pantalones, poco a poco FGC se va haciendo dueña de líneas tales como fue La Pobla de Segur y el próximo año la de Manresa a Lleida. Ah, lo último, muy pocos ferroviarios tienen las ganas de ir a Cataluña a ejercer funciones y los que van obligados, en cuanto hay traslados, abandonan las diversas residencias

  5. Así sí. Necesitamos más respuestas como esta que ha dado el presidente de Renfe: clara, contundente y llena de datos y pruebas.

  6. Esto es política rancia, no un análisis objetivo de la situación por parte de los políticos lazis.
    Su gestión es pésima, con lo que dudo mejorasen Cercanías, tan solo incrementarían el gasto, a pagar por los de siempre.

  7. A los separratas se les llena la boca de babas, siempre que pretenden recordar que todo lo que venga desde España tiene que estar mal. Cosa que generalmente no ocurre nunca, a diferencia de lo que es patrimonio puramente catalán, que en la mayoría de los casos desde que se puso en marcha el prucés independentista solo deja mucho que desear, sobre todo en una Cataluña triste que va rayando los índices de una horripilante inmundicia, desde que los separratistas tienen controlada la mayoría del parlamento catalán. Por tanto que se dejen los independentistas de hacer más comparaciones, pues como dice el dicho las comparaciones siempre son odiosas, más en el caso catalán donde puestos a elegir, el movimiento independentista se lleva todas las palmas a la hora de celebrar las cosas que estén mal hechas.

  8. Y sería más alta si los lazis no sabotearan las vías y si los del top manta y algunos otros nous catalans no las montaran en algunas estaciones con los de seguridad para viajar gratis en los trenes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: