El chivo expiatorio: conozca el mecanismo psicológico del nacionalismo

La transferència de la culpa, o quan els perseguidors es creuen víctimes de les seves víctimes.

Ya explicamos hace tiempo cómo el fracaso de la idea catalana, que fue la tradicional de España, provocó un movimiento psicológico de «reducción de la disonancia cognitiva» que desmbocó en el nacionalismo. Así lo aseverba Ángel Puertas en su imprescindible análisis psicológico del nacionalismo. Cal que hi tornem.

El filósofo René Girard explicó en El chivo expiatorio, El sacrificio y La violencia y lo sagrado, uno de los mecanismos preferidos por el nacionalismo: el «chivo expiatorio».

Es tracta de la creença en què la culpabilitat i altres patiments de la comunitat poden ésser transferits a una víctima, animal o humana, de forma ritual, tal como hacían los judíos del Antiguo Testamento con un chivo. Este mecanismo antropológico, según Girard, tiene que ver con el deterioro de la jerarquía de poder que ha mantenido cohesionado al grupo; una comunidad activa el mecanismo del chivo expiatorio cuando padece graves disensiones internas o sufre algún desastre. Entonces se establece un falso vínculo causa-efecto entre el chivo expiatorio elegido y el problema real o imaginario al que el grupo se enfrenta.

El chivo expiatorio sirve para transferir la culpa y mantener unido a la comunidad. Los grupos de poder lo utilizan para mantener su poder o hacerse con él.

Com acaba això? Ho explica en Gabriel Calvo al seu recomanable llibre De la crisis de fe a la descomposición de España:

«Los perseguidores terminan viéndose a sí mismos como las víctimas pasivas de su propia víctima, del enemigo imaginario que ellos mismos han fabricado. Finalmente, acaban apareciendo una progresión de rituales y relatos míticos, que no reflejan la verdad de lo sucedido sino una versión deformada de la realidad«.

Això és el nacionalisme: victimización, enemigos falsos, problemas imaginarios, fábulas y deformaciones de la realidad. Ja ho deia n’Eugeni d’Ors, el nostre Xènius, quan parlava de «la superstición nacionalista que se ha consumido a sí misma».

Dolça i supersticiosa Catalunya…



Categories: Pensando bien

Tags: , ,

1 comentario

  1. El separratismo catalán es un campo abierto ideal para degenerados sociales, provistos de una depravación violenta que les conduce a actuar con un retraimiento mental trastornado, que no les permite ver más allá de sus taimadas empanadas desquiciadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: