¿Ha visto la magnífica exposición de la batalla de Lepanto en Tarragona?

Pla dolço per aquest cap de setmana.

En el siglo XVI el turco, que había conquistado Constantinopla un siglo antes, amenazaba con invadir toda Europa. El Papa llamó a su defensa; España tomó el liderazgo de la escuadra combinada y venció a los turcos el 7 de octubre de 1571 en el golfo de Lepanto. San Pío V instauró en esa fecha la fiesta de la Virgen del Rosario, pues a ella le atribuyó la decisiva victoria.

Cataluña se volcó. Centenares de catalanes participaron en el combate (junto a Montserrat  Guardiola, Ferran Sanoquera, Enric de Cardona, Dimas de Boixadors, etc), en Barcelona se construyó la nave Real, y desde Barcelona zarparon las naves. Juan de Cardona mandaba la escuadra de descubierta. Luis de Requesens, de Molis de Rey, fue lugarteniente de Juan de Austria en la batalla de Lepanto. Él escoltaba su galera Real, presidida por un enorme Cristo que desde hace siglos se venera con devoción en la catedral de Barcelona. Cuando los turcos asaltaron la Real, fue Requesens quien cambió la situación, tomando la nave Sultana de la armada turca; su pabellón se halla en la iglesia de Sant Feliu de Guíxols, pues 80 marineros del pueblo participaron en la batalla. El capitán Camisó mató al almirante otomano Alí Pachá. Así lo recuerda Verdaguer:

A arrencar la Creu d´Europa
véne quatre-cents naus;
si avui no escona la Lluna,
què en vol fer Deu de sos llamps?
Millor llamps li sou vosaltres,
naus d´Espanya, sempre avant;
al topar-se Europa i Asia,
una o altra al fons del mar.

(…)

Catalunya, Catalunya,
prou te’n pots ben alabar,
que al Rey moro de l’armada
un teu fill li llevá’l cap;
per çò sa llántia de plata
n’es promesa a Montserrat,
la gran llántia del Rey moro
que may l’han vista cremar,
i per çò tens, Barcelona,
lo Sant Cristo de Lepant.

(Jacinto Verdaguer: La Batalla de Lepanto)

Francesc Cambó, prócer de la Lliga Regionalista y promotor del nacionalismo catalán, tuvo que ver los horrores de la guerra civil -en gran part portada per aquesta leteal ideologia- , para reivindicar el sentido histórico de la jornada de Lepanto:

Durante 8 siglos, Bizancio, en la extremidad oriental, y España, en la extremidad occidental, defendieron a Europa en lucha constante: aquélla con las invasiones asiáticas, y ésta con las asiáticas y las africanas. Y cuando Bizancio cayó para siempre, España preparaba el último y formidable esfuerzo que le dio definitiva victoria”.

Aquests anys Europa i la civilització tornen a patir una formidable amenaça. La palabra que dimos al mundo, la capacidad de unir lo diverso para hacernos universales, la síntesis de fe y razón, la superación del despotismo asiático con un sistema político mixto que protege nuestra libertad sometiéndonos a todos a la ley… La civilització torna a estar en crisi, allò que li és propi trontolla, amenazado por el nihilismo que castiga la médula de Europa en forma de ideologías que prometen el paraíso y nos traen el vacío.

El poder de las ideologías aparece con vigor especial en España, en Cataluña, en la región que siempre ha escorzado lo español con más fuerza. Aquí ens asfixia el nacionalisme, que ens obliga a adorar lanació inventada per il.luminats. Aquí ens ofega el neocomunismo que nos impone el culto absoluto a la clase social, el generisme que divinitza el sexe, el feminisme que enfronta dones i homes, i les ideologies que s’inventin demà a l’hora dels xurros. Aquí sentiremos pronto la amenaza del culto mahometano, brutal y totalitario. Y así, enterrados en la adoración a lo colectivo y sajados todos los vínculos que nos perfeccionaban, somos dispuesta materia para el déspota de turno.

Se cumplen ahora 450 años de la Diada de Lepanto, que don Juan de Austria inauguró con su «a morir hemos venido, o a vencer si el cielo lo dispone».  La Comandancia Naval de Tarragona celebra la Diada con una formidable exposición que se puede ver hoy sábado de 10 a 14h y de 17 a 19h, y mañana domingo de 10 a 14h. Un planàs ben dolço per a tota la família.

Dolça i històrica Catalunya…



Categories: Historia

Tags: , , , ,

1 comentario

  1. Ojalá pudiera ir. Ojalá la pudieran exhibir en más sitios. Da pena que no conmemoremos oficialmente algo tan importante. Somo un país de pena en lo relativo a nuestra consciencia histórica, más allá de nacionalismos y localismos. Simplemente nos olvidamos de todo… o no, según convenga al gobiernillo de turno. Y pocos intelectuales y académicos («scholars», como dicen en inglés) llevan a cabo iniciativas propias; el ámbito universitario no propone nada a la sociedad, no organiza nada (alguna charla en una aula no vale, eso es consumo propio). Una pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: