“Nuestros talibanes”.

Sí, ací es diuen catalibans i molen molt.

Sergi Doria, en su imperdible artículo del domingo en ABC, nos ha recordado que a casa nostra també en tenim de talibans, i que floreixen aquestes dates:

“El hecho diferencial catalán (como en tantas otras cosas) no cursa en la estética: chanclas, botellones y rebosantes barrigas cerveceras. En el resto de España la ofensiva del feísmo finaliza estos días. Pero en la Cataluña catalana, no. Un patriótico supermercado [Bonpreu Esclat]  y algún digital subvencionado por el Régimen ofertan los uniformes para la Diada de hogaño: camiseta roja de manga corta o tirantes complementada con una bolsa de algodón. El pack, 15 €s. Por uno más, te regalan la camiseta del año pasado (sobraron). (…) 

Elisenda Paluzie Hernández, caudilla de la ANC, lo dejó clarito: la unilateralidad, esto es el golpe contra el Estado y la aplicación de las leyes de desconexión del 6 y 7 de septiembre de 2017 (abolición de la Constitución, el Estatuto y la separación de poderes) es el único camino hacia la independencia. ‘Su’ fin justifica todos los medios, incluso el caos. (…) 

Salvando distancias, porque en Afganistán te matan y aquí te aplican la muerte civil, nuestro talibanismo cuenta con arrojados representantes. (…) en la República de 1931, aquel Edén de libertades, cualquier gobernadorcillo podía secuestrar una publicación por criticar al gobierno: Ley de Defensa de la República; el franquismo blandía el lápiz de la censura previa: Ley Serrano Súñer de 1938.

En la Cataluña en forma de República (talibana) Ylènia Morros, concejala cupera de Navarcles, confiscó el micrófono al humorista Albert Boira para censurarle unas bromas sobre el colectivo LGTBI. (…)

Comunistas, ecologistas, feministas, nacionalistas… O todo a la vez. Multan a los comercios que no rotulan en catalán; querrían confinar la lengua castellana en la intimidad del hogar; espían a los niños en el patio para ver en qué lengua conversan con sus compañeros. Protestan si TV3 –no volverá a pasar- califica de española la vacuna de Hipra que financia el Estado. (…)

Ejercer el talibanismo en Cataluña está bien remunerado: siempre, claro está, a cargo del erario. Alguien de la Sección Samarreta ponía la victoria talibana como ejemplo para el independentismo: «¡Controlar el territorio… sin negociación ni ninguna puta mesa!», clamaba el fanático; otros retozan en Prada llamando a defender en la calle la república-que-no-existe: Quim Torra (91.941 euros); a no renunciar a la vía unilateral: Laura Borràs (155.570 euros) y Jordi Puigneró (115.517 euros): el «ho tornarem a fer» de ese Cuixart que tanto admira la alcaldesa plañidera.

Nuestros burgueses «oprimidos» retornan de sus casoplones para embutirse la antiestética samarreta roja con el cansino lema del ‘Lluitem i guanyem la independència’. Quienes en 2019 aplaudían a los bárbaros que incendiaban Barcelona desfilarán por Urquinaona con sus ‘panxes contentes’ y funcionariales para asediar la comisaría de Layetana.

El sueño húmedo de quienes predican la desobediencia al Estado es implantar un eterno toque de queda. Con una excepción: cuando toma la calle la Sección Samarreta y el talibanismo de la gasolina”.

Catalibans, burgesets oprimits, feministes, LGTBIQWERTYUIOP*+?¿$%, inquisidors de fireta, colpistes… ací ho tenim tot. No nos vayamos a creer que lo de los talibanes nos queda lejos.

Dolça i catalibanitzada (pel nacionalisme) Catalunya…



Categories: Pura raça

Tags: , , ,

4 comentarios

  1. El peligro es la ultraderecha, hay que parar a VOX y a Trump como dice Independencia. Los talibanes unos feministas que empoderan a sus mujeres bajo el burka.

    En mi Barrio en Sevilla hay mujeres con burka y eso que no hay mucha inmigración, no quiero ni pensar la de burkas progresistas y feministas que debe haber en Vich, en Salt o en Ripoll.

  2. Los talibanes viven gracias al negosi junto con Arabia Saudita, y de la interesada cobardía de los USA. Luego están los afganos, que digan lo que digan los progres mass media, prefieren seguir en el medievo musulmán, que en el siglo XXI.

    ¿Y los catalibanes? Pues igual. Parasitan de España y de la cobardía monklovita, viven de estimular el ego de los endogámicos, y exigen la violencia (de los demás) como garantía de su poltrona.

    Y la cocaina, heroina y cannabis de Afganistán, se consume en Barcelona a espuertas.

    Así se comprenden muchas cosas.

    Pero la droga y los talibanes son buenos, que me lo dicen continuamente en todas las TVs. Lo importante es parar a VOX y a Trump.

  3. Pero que independencia ni qué ost… Estos lo que quieren es mangonear a sus anchas ( como ahora) pero sin que nadie los meta en el trullo.

  4. Recogemos lo que sembramos.

    Ahora, que me digan cómo estos catalibanes me van a beneficiar a mi…o a ti.

    Desde luego a Barcelona nunca.

    Las capitales internacionales no tienen este tipo de escoria de la civilización.

    !y todo para seguir robando el 3 %!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: