Los dolços seguimos de luto: nos deja Rosa Mª Sardá

Devolvió la Creu de Sant Jordi harta de que los nacionalistas dieran carnets de buen catalán.

Cuando aún estábamos pensando en el dolço Pau Donés, nos llega la noticia de que una catalana dolça y valiente, la actriz Rosa María Sardá, ha fallecido.

No vale la pena que expliquemos la inmensa trayectoria artística de Rosa María, conocida y valorada por todos. Pero sí queremos recordar su integridad y forma de actuar, pròpia d’aquella gent catalana de sempre, que no estava per romanços davant dels miserables que s’han carregat la nostra terra.

Así explicaba Isabel Coixet en El País cómo Rosa María Sardá le devolvió a la Gene la Creu de Sant Jordi “perquè qui me la va lliurar és un corrupte. Y porque si no piensas como ellos eres un mal catalán”:

“Lo que iba a hacer, en el fondo era un grito de auxilio, un puñetazo en la mesa, un basta ya, un no puedo más. Llevaba tiempo meditándolo y aquella mañana, ante el café con leche, mientras echaba de menos una vez más los cigarrillos, decidió que ya era el momento.

No se lo dijo a nadie porque sabía que intentarían disuadirla y en aquellos momentos, tras una larga enfermedad de la que estaba saliendo, no se sentía con energía suficiente para discutir y defender su decisión. Tan solo quería ejecutarla. Torció por la calle Pau Claris de Barcelona y empezó a descender por ella. No tenía prisa y se detuvo en el escaparate de una librería. Lectora empedernida, pensó en comprarse un par de novedades que ansiaba leer, pero decidió hacerlo a su vuelta, ya liberada de la misión que hoy la había sacado de casa.

Ya en Via Laietana, se desvió hasta llegar a la Plaça de Sant Jaume, miró al Ayuntamiento y no pudo evitar una sonrisa: recordó a su amado amigo Terenci Moix y recordó su capilla ardiente años atrás en la que sonaba la banda sonora de Blancanieves ‘I go I go, it`s after work we go’. Terenci la habría entendido. Terenci la habría acompañado. Y luego se habrían reído, hablando de lo divino y lo humano ante un par de gintonics. Terenci…

Entró en el Palau de la Generalitat y preguntó a la funcionaria de turno que al principio no la reconoció y no entendió la pregunta. Una vez entendida —y finalmente reconociéndola— la funcionaria le rogó que esperara e hizo una llamada. Había una corriente de aire bastante molesta en la entrada del Palau y se guareció como pudo, contra una pared. Tras unos minutos, apareció un funcionario que, amablemente, tras estrecharle la mano con fuerza, la condujo a un pequeño despacho.

La condecoración traía consigo que en el momento del fallecimiento, la Generalitat ofrecía una esquela en los periódicos

—¿En qué puedo ayudarla, señora Sardà?

—Es por la Cruz de Sant Jordi.

—Creo que ha habido un error. Me ha dicho mi colega que quiere devolverla.

—No, no es un error. La quiero devolver, exactamente, aquí la tiene.

Rosa María sacó una carpeta con la condecoración y una nota. En la nota de su puño y letra, decía que dadas las circunstancias, ella no se consideraba merecedora de la Creu de Sant Jordi otorgada por el Gobierno catalán y que, como la condecoración traía consigo que en el momento del fallecimiento, la Generalitat ofrecía una esquela en los periódicos, que por favor tuvieran a bien ahorrársela.

El funcionario cogió la carpeta con gesto nervioso, no sabiendo muy bien qué hacer con ella. Rosa María le pidió un recibo.

—¿Un recibo?

—Sí, un recibo, conforme la he devuelto.

—Sí, claro… Un momento. El funcionario abandonó el despacho y ella aprovechó para mirar el teléfono. Volvió a los pocos minutos con un albarán y se lo entregó. Se dieron la mano. Antes de irse, Rosa María le dijo:

—¿Lo de la esquela está claro, verdad?

—Sí, sí…

Al salir a la calle de nuevo, se sintió triste y libre, lo cual no era ninguna novedad para ella: es el precio a pagar por tener una implacable brújula moral que te marca en cada momento las acciones que debes hacer para ser coherente, pese a quien le pese y pase lo que pase. Aunque te cueste amistades, repudio, odio, insultos, incomprensión.

Volvió a subir, esta vez mas despacio, Pau Claris arriba, hacia la librería.

Rosa María Sardà no me contó los libros que compró ese día, pero, conociéndola, sé que los habrá leído, amado y entendido como nadie.»

Más adelante, ben tipa del supremacisme llazi, va dir això al diari El País:

“No pueden seguir utilizando eso de ‘seguimos el mandat del poble de Catalunya’, porque no es cierto. (…) Como dice mi hermano Javier, actúan como si dijeran: ‘Ahora en Cataluña no habrá ley de gravedad, porque no nos gusta y lo hemos decidido’ (…) ¿Y la que dice: ‘Es que no íbamos en serio’? ¿Nos han tomado el pelo o qué? (…)

Estoy a favor de que salgan de la cárcel, pero si es un chantaje no, y ahora están haciendo chantaje. Y en cuanto a los exiliados, hay mucha cara y mucho victimismo. Dicen: ‘Proclamaremos la DIU’, y pasa un fin de semana y unos cuantos se escapan. No son víctimas de nada, han escogido su destino. Y los otros también lo escogieron cuando los días 6 y 7 de septiembre de 2017 hicieron lo que hicieron. Cometieron un delito, no sé si tan grave como el que se les imputa, pero lo que sí sé es que yo vomité porque me sentí totalmente violentada. El delito lo cometieron. (…) 

Això s’assembla molt al colpisme, encara que aquestes paraules estan tan grapejades… Em passa el mateix quan veig joves que diuen: “Fora els feixistes!”. No tenen ni idea del que estan dient, no saben què és la desgràcia de viure una dictadura. La meva generació i d’altres hem aguantat una dictadura franquista, i després la dictadura del senyor Pujol. Perquè si això no era una dictadura, que baixi Déu, aquest Déu al qual ells van a adorar, i ho vegi”.

Rosa Maria, et trobarem molt a faltar. En una Catalunya de covards i gent plena d’odi, eres tot un exemple de dignitat i valentia. Avui els dolços et dediquem el nostre record i la nostra oració agraïda.

Dolça i valenta Catalunya…



Categories: Arte dulce, Catalanes universales

Tags: , , ,

16 comentarios

  1. Cuanto valor y libertad. Ojalá la vida me permita ser como tu, Rosa Maria. Ojalá haya cielo.

  2. Abrazos y besos para una catalana coherente. Forma parte de nuestros buenos recuerdos de ocio. España la honra y reconoce como artista catalana de talento.
    Que su espiritu vuele libre sobre los prados y montañas del Pirineo

  3. Rosa Maria Sardà ha sido muy valiente, plantando cara a tanto fascista como habita en Catalunya.

    Su muerte la pongo en el debe de estos facinerosos, que con tanto odio han creado malestar y frustración, que a muchas personas les ha perjudicado en su salud.

    Se expuso mucho por todos nosotros y lo ha pagado con su vida.

  4. Una gran pérdida, como persona y como profesional, cuántos buenos se nos van….Son los catalanes universales !!!! No los catalanes de los mamarrachos de los separatistas, el que es universal está inmunizado contra la ideología nacionalista, limitativa de derechos humanos y de la libertad individual y potenciadora del gregarismo..be be be beeee, a balar indepes que el pastor del ramat os va a dar alfalfa.
    Mi más sincero pésame a su hermano Javier Sardà y a toda su familia y amigos.una gran pérdida. D.E.P.

  5. D.E.P.

    Algo se muere en el alma cuando una dolça se va…

  6. Y tan ninguneada en Cataluña desde hace tiempo, mientras otras mucho menos talentosas están todo el día odiando e inculcando odio…
    Descansa en paz y alegría, Rosa Maria.

  7. Me acabo de enterar. Otro de los buenos que se va. Que pena y que solos nos quedamos. Era toda una señora y un ejemplo para todos.

  8. Esta semana está siendo bastante luctuosa, también en el plano personal.
    DEP Rosa María Sardá. Admirable por su talento, valentía y saber estar. Toda una dama (si es que todavía procede utilizar ese término). Mi más sentido pésame a familiares y amigos.

  9. 😢😢😢 Rosa Mª Sardá. Se ha muerto el humor. D.E.P.

  10. Montserrat Caballé, Rosa Mº sardá, Pau Donés….

    Si hubiera sido al revés, ya habría twiteado algún lazi que Madrid ens mata….

    DESCANSEN EN PAZ….

  11. Otra gran persona que nos deja. Una española nacida en Cataluña, una gran catalana.
    Y valiente, muy valiente y coherente. Pocos se han atrevido, como ella, a devolver la cruz gamada de Sant Jordi por motivos morales.
    Allá donde vayas ahora, arrancarás una sonrisa. Buena gente, Rosa Maria Sardá.
    Mis sinceras condolencias a familia y allegados. Muchos no te olvidaremos nunca.

    Jerome-I de Costa Brava

  12. Descanse en la Paz del Señor esta gran mujer.

  13. Una gran pérdida. Fue una persona coherente con sus ideales y valiente a la hora de defenderlos.
    D.E.P.

  14. [email protected] valiente Dolça que se va, una gran pena. DEP

  15. una señora que se vestía por los pies…
    me pareció siempre una mujer bastante inteligente y muy buena actriz..
    además por lo que se conoce de ella bastante independiente y eso es mucho decir en estos tiempos.
    DEP.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

INFORMACIÓN BÁSICA SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS:

  • Responsable: Dolça Catalunya
  • Finalidad: Gestión de suscripciones al blog y moderación de comentarios y el envío de boletines de noticias.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado
  • Destinatarios: Los datos se comunicarán a Cloudflare Inc. (mejora rendimiento web; acogido a los acuerdos EU-U.S. Privacy Shield). No se comunicarán otros datos a terceros, salvo por una obligación legal.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos, como se explica en la información adicional.
  • Información adicional: Puede consultar la información detallada sobre la protección de datos en política de privacidad.

A %d blogueros les gusta esto: