Benedicto XVI ens dóna uns consells

El papa humilde nos envía unas recomendaciones desde el Vaticano.

Benedicto XVI

Benedicto XVI es papa emérito. Fue el primer papa que dimitió en el último milenio, y lo hizo porque le faltaban las fuerzas. Ahora este humildísimo sabio, retirado del poder y los medios, vive en un monasterio del Vaticano. Allí se ha ido viendo con un periodista alemán y le ha contado cosas muy interesantes que nos ayudan a afrontar mejor lo que sucede en Cataluña:

Sobre la ambición de poder: “El ‘poder’ nunca lo experimenté como algo que me hacía fuerte, sino siempre como una responsabilidad, como un peso, como una carga. Como algo que obliga a uno a preguntarse día tras día: ¿he estado a la altura? (…) Lo importante no es el juicio de los periodistas, sino el del buen Dios”.

Sobre su familia y el nazismo: “Mi padre [policía rural] solo cursó los estudios de primaria, pero era un hombre con cabeza, capaz de pensar independientemente. (…) Era tan contrario al régimen nacionalsocialista que nadie podía imaginarse que alguien en la familia estuviera a favor de ellos. La tía Theres, una de las hermanas de mi padre, era una adversaria especialmente furibunda de los nazis. Poseía, junto con otros hermanos suyos, una casa y algunas tierras junto a las vías del ferrocarril. Cuando pasaba por allí un tren con gerifaltes nazis, les hacía el pito catalán, ese gesto tan conocido de ponerse el pulgar en la nariz con la mano extendida y agitar los demás dedos. (El papa hace el gesto y se ríe). Los nazis se indignaban, pero nada podían hacer desde el tren en marcha”.

pam i pipa

Sobre cómo enfrentarse a las ideologías: “La política de Casaroli, por muy bien intencionada que fuera, había fracasado. La nueva línea de Juan Pablo II brotaba de su propia experiencia viva, del contacto con esos poderes y fuerzas [comunistas de la Europa del Este]. A la sazón no cabía esperar, por supuesto, que estos regímenes colapsaran pronto. Pero se tenía claro que, en vez de intentar conciliarse con ellos mediante compromisos, había que hacerles frente con firmeza. Esa era la idea fundamental de Juan Pablo II, que yo compartía”.

Sobre el diálogo con quien piensa diferente: “Sólo lo hago a gusto si hablan y reflexionan con sinceridad. Por supuesto, también hay fanáticos, que son meros funcionarios de su causa y se limitan a repetir sus eslóganes funcionariales.

¿Reformador o conservador?: “Siempre es preciso hacer ambas cosas. Hay que renovar (…) Al mismo tiempo se necesita también continuidad”.

Pur seny dolço, ben aplicable a Catalunya.

Dolça i papal Catalunya…

bastoncillo

 



Categories: Alma, Pensando bien

Tags: , , , ,

2 comentarios

  1. El papa Benedicto es un hombre culto y sabio, todo lo que decía era de una claridad, lucidez, y coherencia asombrosa. Un hombre sabio y bueno.

  2. Una autentica lliço, la unica llastima es que els altres encara sen riuran

Deja un comentario