Ignasi Vidal Folch ens explica la màgia del prusés

Su poder consiste en sacar mal del mal.

Vidal Folch

El nacionalismo es una ideología del siglo XIX aupada en el estímulo de sentimientos negativos. Cualquier suceso, es utilizado por esta ideología para excitar el somcollonuts, ensvolenaixafar o anem a Catadisney. No importa que sean desgracias, muertes o sufrimiento: lo que importa és aprofitar-ho tot per “eixamplar la base social” del nacionalisme. Para esta ideología las ocasiones luctuosas no son momentos de unión y amor, sino instrumentos para fabricar mayor división y resentimiento.

Con una retranca digna del dolço comentarista IGOR, Vidal-Folch nos explica en El Mundo esta virtud mágica del prusés:

“El Govern de Carles ‘Cocomocho’ Puigdemont -igual que su predecesor, Mas ‘El Astuto’- considera que cada desgracia es un golpe de suerte que le da oportunidad de lucirse y de cargar contra Rajoy. Así, en cuanto se supo de las bombas en Bruselas ‘Cocoliso’ Romeva tuiteó que había montado «un gabinete de crisis» con el delegado de la Generalitat allí, con quien no paró de hablar por Skype hasta asegurarse de que no había catalanes entre las víctimas. El accidente del autocar ha permitido a ‘Cocomocho’ y a la mitad de su Govern pegarse al primer ministro italiano en sus visitas a las familias de las víctimas, y además denunciar que Rajoy no le ha llamado para condolerse. El cadáver de Cruyff le ha servido a ‘Cocomocho’ para subirse a él y así parecer más alto: «Su gran virtud fue abrirnos los ojos y demostrarnos que podemos ganar, no sólo deportivamente sino como país». Al entrenador holandés, que nunca se molestó en aprender una palabra en catalán y el separatismo le parecía una chorrada, me lo han convertido póstumamente en patriota. ¡Es la magia del ‘prusés’!“.

Dolça i màgica Catalunya…

bastoncillo



Categories: Huid del nacionalismo, Pensando bien

Tags: , , , ,

17 comentarios

  1. “Al entrenador holandés, que nunca se molestó en aprender una palabra en catalán y el separatismo le parecía una chorrada”. Menuda frase, de campanillas. Lo tiene todo: una crítica al uso de los muertos para sacar tajada política miserablemente, desvelar como la lengua y la identidad se la pela a los salvapatrias que tampoco saben usar el catalán correctamente, como el propio Puigdemont, dejar claro que cualquiera que aporte gloria o pasta o algún triunfo se le excusa totalmente de las obligaciones patrioteras, y para más INRI se le convierte en patriota, cuando pasaba olímpicamente del nacionalismo y del catalán.

    Sí, una frase que desenmascara la gran mentira que es cualquier nacionalismo, y del que sólo se beneficia una minoría mientras la mayoría de tontos útiles reman en galeras para mantenerlo.

  2. Por su manipulación de los pobres difuntos (“al cel sien”), algunos políticos catalibanes podrán reciclarse en empleados de pompas fúnebres o sepultureros, en caso de cambio de gobierno.

  3. Me cuesta creer que con estas bajezas se pueda ensanchar nada. Lo normal en sería que la gente decente no volviese a votar a gente de esta calaña. Quizás el único hecho diferencial, compartido con las Vascongadas, sea que la gente “decente” vota alegremente listas que incluyen terroristas confesos incluso algunos importados.
    Y hablando de fútbol, a ver cuando aprueban una ley que impida jugar a los jugadores que no posean el nivel C de catalán.

  4. Lo peor es que se ponen dignos y campanudos, como si el muerto fuera de su propia familia, o peor, como si la culpa de todo, como siempre, la tuvieran “els espanyols”.

  5. Parece que Dolca Catalunya sigue creando escuela. El artículo de El Mundo está muy en la línea de este blog. Por cierto y con relación a lo que comentan algunos de ponerse a contar solo catalanes en una de estas tragedias, tengo una anécdota personal muy triste. Por cuestiones de trabajo, tuve que localizar una vez españoles entre las numerosas víctimas de una catástrofe. Pues bien, a pesar de todo el trabajo de atender llamadas de familiares y de entidades locales y tal, contínuamente eramos molestados por los políticos de CASI TODAS las comunidades autónomas con preguntitas de “¿cuántos extremeños hay?”, “¿cuántos catalanes hay?”, “¿cuántos castellano-manchegos hay?”, etc. Era realmente vomitivo y ya por fin, incapaz de contenerme, le contesté a uno “no lo sé, aquí solo contamos españoles y las autoridades locales solo nos informan sobre el número de españoles”. Huelga decir que luego me cayó la bronca de la superioridad por ser políticamente incorrecto. Y, todo hay que decirlo, la excepción fue el País Vasco que no solo no preguntó cuántos vascos había sino que fueron los únicos que se ofrecieron a enviar ayuda. “Curiosamente” también es la comunidad con menos corrupción.

    • muy interesante anécdota, gracias por compartirla. Solo decir que, con esto de las autonomías, cada vez perdemos más prestigio personal e intelectual, la historia que cuenta Daniel es prueba tajante de ello. Hay que acabar con las Autonomías, solo nos destruirán, más tarde o más temprano, por imposibles de asumir económicamente, pero también por volver estúpidos a quienes forman parte de ellas.

  6. Lo dice todo tal cual es. Pobre Vidal-Folch. Debe de estar en la lista negra del régimen.
    En consonancia con lo que dice el periodista, esta mañana oyendo las noticias de la SER Cat (los de la SER tendrían que hacer algo con su conexión en Cat-es sectaria y manipuladora a mas no poder), han comentado el accidente trágico de Figueras. Seis personas muertas. Terrible. ¿Qué es lo primero que ha dicho el conseller correspondiente? Que la culpa es de Madrid. Cada día se superan mas, sobre todo porque a continuación han informado de que uno de los coches estaba lleno de ciudadanos franceses, cargados de dinero de origen desconocido, borrachos y el conductor con el permiso de conducir retirado debido a muchas multas por exceso de velocidad en Francia. Han llegado a esperpento mas absoluto.

  7. El nazionalismo cataliban es vomitivo. No duda en utilizar a los niños y a los muertos para sus intereses. Dan asco, empezando por el engendro del Puigmelón.

  8. No se habría de poder confundir una entidad política, como la Gene, con una empresa de pompas fúnebres que sacaría provecho de la muerte.

  9. Me pregunto cómo el embajadorcito de la Gene en Bruselas podía pedir a la policía belga que distinguieran entre un catalàn y un español de otra región. No veo la manera ni l voluntad de hacerlo. Más viento todavía.

    • Me parece delirante que, en esas circunstancias trágicas, Romeva de la lata a la policía belga, con la tarea imposible de distinguir con precisión entre un catalán-español y un español de otras tierras. Yo creo queno le hicieron ni caso. La vía más segura y rápida, para estas indagaciones, es concertarse con la embajada de España.

  10. ¡Qué manera de vampirizar a los difuntos! No me parece una compasión muy desinteresada, si se añade un provecho político. Al cel sien.

  11. Eh chicos leed este artículo Y mandad
    Vuestros donativos a la ONG gandules
    Sin fronteras ( de la cual es presidente
    Honorífico el rufi) el 3% de lo que saquemos irá a mejorar el menú del
    Hospital del Infierno ya sabéis canelones De carroña el otro 97%
    Irá para obras Pías ( Fieston en el ITACA
    mítico antro caspaliban )
    Los billetes pequeños usados y no correlativo ( estos de SUIZA que son unos picajosos…)

  12. El topónimo nacionalismo ideado por unos románticos en el siglo XIX, como muy bien apunta, donde se evocaba fundamentos de una Cataluña mítica, con historias y pasados entre dragones y escudos hechos con sangre, poco a poco fue maleándose a medida que se descubría, que tales postulados daban fama y fortuna. Evolucionaron añadiendo descontento y xenofobia y ya estaba entero todo el concierto, para que unos pocos tunantes vivieran muy bien de estas predicas de la nueva doctrina.
    La evolución del nacionalismo todos la conocemos hasta desgraciadamente llegar a Rufián, el último fichaje. Las consecuencias también las estamos padeciendo los catalanes, y todo solamente, para que unos pocos burgueses y descerebrados, sigan ostentando el poder y las llaves de las arcas económicas, donde sin bula, las abren cuando quieren y las vacían siempre para sus propias necesidades.
    Lo que empezó siendo casi poesía para los catalanes, hoy es un estercolero, donde cuatro tarugos sin sentido ni gusto intentan meternos dentro.
    Todos estos argumentos inciden en la importante degradación y asfixia que sufre Cataluña donde no hay libertades ni dinero para cubrir las necesidades de los más afectados por la crisis.

Deja un comentario