Gregorio Morán: el manifiesto por la “lengua única” es “neofascismo”

Es que el nacionalismo es lo que tiene, escolti.

moran

El fascismo es una doctrina política que adora al Estado, sometido al partido único. Los del manifiesto nacionalista adoran a lanació, sometida al front nacionalista de JxS y la CUP. Tot plegat, s’assembla massa a la ideologia d’en Mussolini; por eso vale la pena leer el artículo de Gregorio Morán en La Vanguardia, titulado “El neofascismo lingüístico”. Morán viene avisando de que “una minoría controla la vida social del país”, y de que “la fractura social es irremediable”. Ahora vuelve a hablar claro:

“Cataluña está viviendo uno de los momentos más alucinantes de su historia. No hay experto que pueda calibrar el deterioro que se ha ido produciendo en las cosas más sencillas de la vida como son la conversación y la escritura (…)

Lo digo sinceramente y sin ninguna acritud. Yo no escribo en catalán sino en castellano, exactamente como se hizo este periódico durante periodos democráticos como la República o la reciente democracia. Confieso que nunca he escrito “Catalunya”, porque para mí es una expresión tan ajena como escribir “Astúries”, cuando siempre escribí siguiendo la norma literaria correcta de Cataluña y Asturias. (…)

La sociedad catalana vive una crisis total de objetivos, no de identidades, como asegura la facción talibán que ha crecido como los hongos, siempre que los hongos fueran plantados por dirigentes bien remunerados. (…)

Hay que reconstruir la sociedad civil catalana y esa es una tarea tras el virreinato pujoliano, el derrumbe de la dignidad social que fue Millet y el caso Palau; el mejor abogado del mundo mundial, Piqué Vidal, maestro de generaciones de abogados de tronío, convertido en extorsionador, y el mejor juez, Pascual Estevill, implacable mantenedor de la justicia y devenido en un miserable comisionista. Es verdad que eso pasa y pasó en muchas partes, pero ellos no eran la sal de la tierra. Un país que un día podía ser Suecia y otro Holanda, como decía el gran falsificador, que no sólo había quebrado un banco en beneficio propio sino que consiguió que se le considerara la vara de medir honestidades (hecha excepción de su señora, demasiado inclinada a la floricultura de alto rango y a unos hijos que preferían la delincuencia de élite).

Desde que quebraron las leyendas, y las economías del país, y las subvenciones dignas de emperadores romanos, entramos en una crisis de la que muchos, no la mayoría, pero sí los suficientes, han decidido crear un conflicto civil. Hay que romper la sociedad catalana, porque no les sirve a sus intereses ni a sus proyectos. En el fondo intereses de capilla, de perder la asesoría, la tertulia, la cátedra ganada a pulso de trampa y cartón –a la manera española, diríamos, si no les pareciera una comparación ofensiva–.

(…) Este país descubrió lo barato que es un intelectual; se alimentan de vanidad y pocos recursos. Nunca tenerlo parado; no se le ocurra pensar y romper la baraja y pasarse al enemigo, que hay muchos casos.

Pero la cosa empieza a ponerse un poco fea. Nadie sabe quién manda. Cataluña tiene un president salido de la nada en una jugada tan extraña y chumacera que uno no sabe muy bien si se trata de un candidato de repuesto, un milagro virginal o sencillamente un pacto entre la casta más corrupta e incompetente desde los tiempos de Cambó. Baste decir que al president Puigdemont, un segundón funcionarial del mundo trepador de provincias, se le conoce entre los suyos como el Mocho, y no porque limpie nada sino por su personal tratamiento capilar.

Y entonces aparece “el documento de los 280 académicos”, repito el título de la prensa. Ya me llamó la atención cuando, en la Feria literaria de Frankfurt, la cantidad de supuestos escritores que aparecieron por allá superó a cualquier país del orbe, eran más de cien. Ahora resulta que existen 280 académicos, de los cuales conozco a un puñado que son tan académicos como yo fontanero, incluida quien dio lectura al texto en marco tan incomparable como el paraninfo de la Universitat de Barcelona. Se llama Txe Arana, y confieso mi ignorancia, jamás había oído hablar de ella, y eso que vivo de la información.

De todos los elementos del texto, que intelectualmente es de una penuria digna de Òmnium Cultural o de la Assemblea Nacional Catalana, instituciones que para irritación de algunos no me canso de considerar reaccionarias y racistas, hay dos en las que merece la pena detenerse.

El primero, la declaración del catalán como lengua oficial única, lo que nos obligaría a más de la mitad de la población catalana a apelar a estos letrados académicos para cualquier requerimiento. En otras palabras, que les daríamos trabajo. A mí me impresionó mucho saber que la Universitat de Girona tiene más profesores de catalán que alumnos de lingüística catalana. Lo entiendo, nadie quiere perder su trabajo y la sociedad está muy chunga para ir por ahí y ponerse a la lista del paro: “licenciado en lingüística catalana”. Resumiendo, que en el documento hay un tufillo inconfundible de 280 académicos, en su inmensa mayoría dependientes de la Generalitat, como funcionarios, asesores o subvencionados, y que tal como han ido las cosas del famoso procés se pueden quedar en la calle.

El otro, en mi opinión de mayor fuste, porque se refiere al mundo de la ideología y sus creencias, es la denuncia de la emigración obrera de los años cincuenta y sesenta como “instrumentos del franquismo para la colonización lingüística”. Por más que se diga, como señoritos equilibrados, que fue “involuntario”, constituye la ofensa y la calumnia más desaforada de unos académicos paniaguados del poder. ¿Hay alguno que dijera algo de la mafia pujoliana, no digamos del desfalco del Palau?

O sea que la clase obrera que contribuyó de manera decisiva a la riqueza de Cataluña, explotada, mal pagada, en condiciones infrahumanas durante más de una década, resulta ahora el agente definitivo del franquismo contra Cataluña y su lengua. ¿No hay nadie que lo haya vivido y que desenmascare esta tropelía de reaccionarios?

Había pues dos lenguas, que aún sobreviven, una blanca y otra negra. Los negros que no se adaptaron a la “lengua blanca” son culpables de colonizar Cataluña para estos académicos que viven del erario, no del sudor de su trabajo, como muchos de sus antecesores “colonizadores de fábricas y talleres”. Porque lo patético es que buena parte de los firmantes son hijos o herederos de esa esclavitud de la huida del hambre, sin televisión que los retratara. ¿O no fue una esclavitud?

¡Que gentes, presuntamente de izquierdas, lleguen a sostener que en este país flagelado por el paro, los desahucios, los recortes, las estafas, “quizá el principal problema sea la cuestión lingüística”, es que se nos han roto todos los cristales y de pura vergüenza no nos atrevemos a mirarnos a ningún espejo que nos retrate de cuerpo entero! Son ustedes, señores firmantes, unos neofascistas sin conciencia de serlo”.

Que sí, que Morán acierta mucho; que –como puede comprobar en esta lista– los firmantes del manifiesto son fanáticos. Si no se lo cree, vea este mussolíneo vídeo y abra los ojos; y si tiene algún amigo extranjero, envíele esta versión en inglés para que también el entienda lo que pasa hoy en Cataluña.

Dolça i feixistitzada Catalunya…

bastoncillo



Categories: Huid del nacionalismo, LlenguaLibre, Pensando bien

Tags: , , , , ,

26 comentarios

  1. No he entendido la puya del Sr. Morán contra Francesc Cambó que me parece un político mucho más respetable que los de ahora, por ejemplo en su mecenazgo cultural, su capacidad empresarial, su regionalismo no separatista, etc..

  2. Brutal el artículo de Morán, hay que tener coraje y denunciar los abusos del Régimen. Sin pasar una.

  3. C A T A L A N I S M O E S O D I O

    ¡¡¡¡¡FIN A LA PERSECUCIÓN DEL ESPAÑOL YA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

  4. Estoy gratamente sorprendido, parece que en la paniaguada LV se empiezan a leer artículos de opinión de verdad, con periodistas de verdad, de esos que expresan opiniones libres y se pasan la línea editorial nazionalista por el forro. El conde debe estar haciendo penitencia y de vez en cuando, por prescripción espiritual supongo, deja que se escriba algo decente en su panfleto subvencionado.

    • Más bien parece que lo que el conde está haciendo es recoger velas aceleradamente y acomodar su linea editorial pasito a paso. Su buen olfato para sobrevivir (don familiar) le hace presentir la debacle del secesionismo y desde hace meses ya se le ve cambiando el verso, seguramente a instancias de los grandes intereses económicos que representa. Nada es inocente ni casual en el “cuarto poder”, amigo Natxo; y menos en La Vanguardia, antes Vanguardia Española.

    • De verdad, buena señal. Le he pasado el artículo a un amigo italiano, comentándole que me sorprendía que hubiera sido publicado en LV, pero que realmente merecía ser leído. Olvidándonos del oportunismo de sus dueños y directores, esperemos que artículos libres de nacionalismo vayan apareciendo siempre más numerosos en este periodico, que sigue teniendo muchos lectores en Cataluña

    • Ya hace bastante que LV empezó a virar. Recuerdan el mamporrero Barbeta? Pues lo desterraron a Washington y apenas se sabe de él. Y el Antich? Arruinándonos con su propio panfleto digital subvencionado.

  5. HOLA DOLCOS
    A mi lo que dice este señor me recuerda a la expresion ” El chocolate
    del loro ” que se usa para designar aquella situacion en la que tratan
    de equilibrar la economia domestica prescindiendo unicamente de
    pequeños gastos . Extendiendo este significado tenemos que la
    expresion viene a decir que para arreglar un gran problema , a menudo economico , se atacan los aspectos mas nimios, con poca
    relevancia y se dejan los mas importantes.
    en caspaluña esta claro que nadie quiere soltar su parte del pastel
    y lo que ocurre es que la bola de nieve se va acrecentando hasta
    que al final reviente…..

  6. La constitución de 1931, de la Segunda República, señalaba en su artículo cuarto: ” A nadie se le podrá exigir el conocimiento ni el uso de ninguna lengua regional”. Y añadía en el cincuenta: “Es obligatorio el uso de la lengua castellana y ésta se utilizará también en todos los centros de instrucción Primaria y Secundaria de las regiones autónomas”. ¡Que malvados los Borbones y Franco! y la Segunda República que maravillosa.

  7. Mis abuelos paternos trabajaron y vivieron durante unos años en una “Colònia” de Girona. Los gastos de alojamiento se detraían del salario y los alimentos debían comprarlos en el establecimiento de la propia Colònia, puesto que el pueblo más cercano quedaba lejos. Mi padre, siendo niño, debía caminar varios kilómetros hasta llegar a la escuela más cercana. Apenas cubrían los gastos mensuales porque los servicios que ofrecía el patrón eran carísimos.

    Esa situación de esclavitud era de lo más habitual en las Colònies.

    Viejos vicios heredados que no necesitan revisar. Mucho menos escribir un libro.

  8. Efectivamente, tenemos razón en llamarles catalanazis. A ver si, poco a poco, se van dando cuenta de que lo son.

  9. Se dice que hay otras universidades, como la de Gerona, con tantos docentes como alumnos en filología catalana, o casi. Se habría de verificar, pero lo cierto es que el alumnado brilla por su escasez, comparado a otros departamentos con menos docentes.

  10. Neofascismo o Fascismo.? La Italianización Fascista fue un proceso por el cual, el gobierno italiano, forzó a la población a asumir el idioma y cultura italianas.
    Este programa de italianización pretendía absorber las minorías lingüísticas y dialectales en Italia. Los grupos étnicos con una identidad nacional específica residían todos en las tierras anexionadas tras la Primera Guerra Mundial: Friuli-Venecia Julia (ya litoral austríaco) y la Dalmacia italiana (eslovenos y croatas), provincia de Bolzano (austríacos) y “Val Canale” (eslovenos y austríacos). Bajo este programa las minorías extranjeras fueron forzadas a asistir a escuelas en italiano y a usar sólo este idioma en público (incluyendo iglesias). Las instituciones de dichos grupos fueron cerradas y topónimos y apellidos traducidos.
    Nos suena?? Escoles en català, centres oficials tot en català, TV 3% només en català,….
    La diferencia radica en que Cataluña no es tierra de conquista sino una parte de España que tiene la riqueza de ser bilingue!!

  11. El español es un idioma maravilloso, el mejor del mundo… con tanto fascista-separatista que quieren imponer a la fuerza su minoritaria lengua(lengua que también es nuestra), mi reacción es dejar de hablar catalán y quedarme con la lengua hermosa y universal: El Español!!!!!

  12. Efectivamente Gregorio Morán acierta mucho en este artículo. Yo me quedo con la siguiente frase: “Este país descubrió lo barato que es un intelectual; se alimentan de vanidad y pocos recursos”… y la siguiente pregunta: ¿por qué no hace lo mismo el Gobierno de España? Sin duda la Generalitat lo ha hecho muy bien, por cuatro euros tiene comprada a casi toda la prensa e intelectuales de Cataluña. ¡Apaguen el puro y a trabajar!

  13. Ya hace tiempo que he decidido hablar más español. Eso incluye a las personas con las que hablaba exclusivamente en catalán y con las que, indiferentemente, hablaba en ambas lenguas. El manifiesto excluyente al que hace referencia esta entrada ha reforzado mi actitud, pero la razón principal es que creo que hay que revitalizar el español en Cataluña. Considero que el léxico utilizado en el español hablado y escrito en Cataluña está llegando a la mínima expresión y que las reglas gramaticales son vulneradas en exceso. Como no creo que hayan ayudas económicas, pero tampoco me espero a recibirlas, me comporto como un activista de la lengua española. Mi percepción actual es que la lengua española necesita de fondos económicos en Cataluña, que no dudo deben dedicar el Estado Central y la Generalitat. No puedo dejar de añadir que, si me atengo a lo escuchado en algún programa televisivo nacional, me pregunto si no será extrapolable a toda España el problema que aquí menciono.

  14. Este chasco nacionalcatalanista, este manifesto famosos, es abiertemente fascista!

  15. Traducido al caspaliban
    Que os den por el KOINE

  16. Aplaudo en general el contenido del artículo de Morán; aunque no así su forma, siempre excedida de insultos (a veces desenfocados) y no sobrada de rigor.
    Lo más importante, para mí, es lo que este artículo refleja como cambio de posición de La Vanguardia (giro que ya se viene viendo desde hace un tiempo) a la que Morán siempre ha obedecido, y para eso le pagan.
    Y me permito hacer dos objeciones al margen:
    -¿Cómo se las arregla Morán para compatibilizar estas ideas con su acercamiento a Podemos, formación que apoya expresamente el inventado “derecho a decidir”, caballo de batalla de los secesionistas?
    – Cuando escribe que “Desde Eugenio d’Ors, si no antes, este país descubrió lo barato que es un intelectual; se alimentan de vanidad y pocos recursos”, se me escapa la sonrisa; porque parecería un retrato de sí mismo. Dificilmente se puede encontrar mejor ejemplo de vanidad y falta de recursos que su tan denostado libro sobre Barrett: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=63063

Deja un comentario