Conozca a Ignacio Barraquer, un dolço de podio

Así lo recordaba ayer su hijo, Joaquín Barraquer.

Barraquer

El oftalmólogo Ignacio Barrquer murió en mayo de 1965, hace ahora 50 años. Fue un innovador, de los que antes abundaban en Cataluña. Él mismo se construía sus instrumentos. Empezó de niño, con un microscopio que le regaló el nóbel Ramón y Cajal (miren lo que decía del nacionalismo este médico). Junto a su padre, que era catedrático del Hospital Clínico, se adentró en el mundo de la oftalmología.

Uno de sus inventos más celebrados fue la extracción del cristalino con ventosa, en vez de la pinza habitual que dañaba el ojo cuando había que operar una catarata. Después de observar en su acuario una sanguijuela moviendo una piedra del tamaño de un guisante, ideó un instrumento con principios similares y lo llamó erisífaco. Así, inspirándose en la belleza de la naturaleza, trabajaban también Gaudí, Sagnier o Verdaguer. La 1ª operación la realizó en 1917 en su jardín de la Torre Vilana, en una jaima blanca que hizo instalar; la espectacular película de la intervención todavía se conserva. Entre sus pacientes figuraba Eugenia de Montijo, a quien operó de cataratas.

Ignacio Barraquer

Disfrutando de las montañas de Suiza con su querido Mercedes de 3 tubos

Durante la guerra los milicianos de Companys fueron a buscarle al Hospital Clínico para matarlo, pero él pudo escaparse haciéndose pasar por uno de los cadáveres de la morgue. En 1933 empezó a construir la Clínica Barraquer en la calle Muntaner, y pudo inaugurarla en 1941. La atendían unas entregadas monjitas.

A Ignacio Barraquer le gustaba fumar y conducir su Mercedes de 3 tubos a 200 km/h. Tuvo 7 hijos con su querida esposa, Josefa Moner. A Joaquín le permitió realizar su 1ª operación de cataratas a los 13 años, a un paciente al que debía extraérsele el ojo debido a un cáncer. Inventó los primeros quirófanos de cúpula en los años 50. Le encantaba la mecánica y entre las operaciones aprovechaba para ir al taller; por eso el conserje decía que Ignacio era un mecánico con aficiones de oftalmólogo.

Ignacio Barraquer

Un hombre enamorado de su mujer

También le gustaban los animales. Tenía un guepardo y un puma en casa. A su chimpancé, Joko, lo vestía como él y le enseñó a fumar. Cuentan que se lo llevaba de la mano a los bares de Calvo Sotelo cuando iba a tomar un aperitivo con sus amigos.

Creó el Instituto Barraquer para enseñar gratis a quien quisiera; en el dispensario de la Clínica todavía se atiende gratuitamente a los pobres. Participó en la creación del Banco de Ojos y ayudó siempre a quien se lo pedía. Así eran tantos catalanes en aquella época: ingeniosos, abiertos, amables, osados, pioneros, alejados de la mediocridad, libres de ideologías, amantes de una realidad que deseaban transformar, vibrantes, familiares y emprendedores. Eran de los que construían, de los que servían a los demás

Ignacio Barrquer

Joaquín Barraquer acabó así la evocación de su padre ante sus colaboradores de la clínica y amigos: “Aquí todos somos importantes, desde el gran jefe hasta el último botones. Lo más importante que nos enseñó mi padre, Ignacio, fue a tratar al paciente como a ti mismo te gustaría que te trataran. Lo haremos siguiendo el camino que ilumina la fe. Este camino nos llevará a la gloria con paz, serenidad y amor”.

Así eran nuestros abuelos. Ojalá seamos dignos de ellos.

Dolça i clarivident Catalunya…

bastoncillo



Categories: Catalanes universales

Tags: , , , , , ,

15 comentarios

  1. desde que era niño he oido hablar de las grandes obras en medicina del gran doctor BARRAQUER, todos los españoles le admirabamos a pesar de ser catalan , a los que siempre se ha odiado, ( ironia on).

  2. ¿Qué es lo que le ha pasado a este país que la gente como él ha desaparecido?

    Entre el conformismo, el consumismo y el nacionalismo, parece que este pueblo se ha vacunado contra el trabajo, la creatividad y el emprendimiento.

    ¿La culpa?

    De Madrit, claro (porque Madrit nos roba. Además, los africanos del sur tienen la tez un poco más oscura y la mirada torva)

    Pero eso sí: mucho diseño de diseño.

  3. Ya no existen catalanes como él …ahora dentro de las denominadas por la cúpula separatistas personajes… dado lo que impera hoy en Dia en Catalunya…solo existen mediocres…la razón es muy clara…si no son de su ” cuerda separatista” no triunfan…
    Vivir en una región donde el poder es sectario es una asquerisidad!!!

  4. Mira para qué sirve el p**o nazionalismo: para que intenten caer en el olvido los ilustres catalanes que con su esfuerzo y buen hacer contribuyeron a una Cataluña mejor en una España de todos.

  5. Ante todo, una buena persona y un gran profesional, que son las motivaciones realmente nobles que deben guiar el comportamiento de todos.
    Personas como el Doctor Barraquer enorgullecen a cualquier español de bien, en cualquier lugar de España en que viva.

  6. Estamos rodeados de tanta mediocridad, que cuando lees la admirable historia del Sr. Barraquer me enorgullece ser catalan y español, siento verguenza ajena ante toda esa gentucilla separatista que desprestigia al pueblo catalan e insulta nuestro orgullo de serlo. Pido perdon al resto de españoles como catalan por todos los insultos y faltas de respeto que estos mal llamados patriotas catalanes infunden y propagan, y sobre todo pido que sean lo suficientemente sensatos de no crear prejuicios contra este pueblo que ama su tierra y el resto de España.

  7. El doctor Ignacio Barraquer le extrajo al tio de un amigo mio una “filaria oculi”, un gusano parásito desconocido en europa que le había infectado durante un viaje por Africa.
    El famoso oculista no quiso cobrarle porque jamás había tenido la oportunidad de hacerlo antes. Fue su primera intervención de este tipo, con éxito total.
    Y habrá bobos que hablen de la racanería de los catalanes. Hay de todo, como en botica.

  8. Los NAZionalistas han cambiado a los genios Dali, Barraquer, Prim, Boadella.. por otros genios como Curucul, Vidal, Piñil, Forcadell.

    La diferencia es que los primeros era verdaderos genios y los segundos son unos bufones horteras.

  9. Afortunadamente, sigue existiendo gente como el doctor Ignacio Barraquer y, más afortunadamente aún, no poca. Lo que ocurre es que este tipo de personalidades no sólo no son exhibicionistas sino que, además, gustan de la discreción y del anonimato. Digamos que el doctor Barraquer, al tener una magnífica continuidad en su obra y, por supuesto, en sus hijos, ha accedido con facilidad al reconocimiento público; otros muchos, precisamente a causa de su discreción y de su modestia, han negado para la Historia el recuerdo de muchas vidas ejemplares y de importantísimos logros y no han podido ser objeto del público homenaje al que son acreedores.

    Sí, así eran nuestros abuelos, pero también tenemos hermanos -y los de mi edad, ya hijos- que también son así.

    Y es gracias a ellos, en realidad, y no a otros, por lo que el mundo sigue girando.

  10. Barraquer como Dali y otros muchos catalanes ilustres, son el ejemplo de tipo de personas que deberiamos tener en Cataluña, y no la actual pandilla de fanáticos y sinverguenzas que predominan hoy en la clase politica catalana.

  11. Ahora para ser un ” buen catalán ” no te puedes llamar Ignacio , tienes que cambiartelo por Ignaci . Para cuando una calle a Salvador Dalí en Barcelona ? El creador de la ” estelada ” tiene una plaza a su nombre en el Borne ( Barcelona ) y Dalí nada , qué asco de políticos tenemos en Cataluña .

    • Queda tranquilo: a la universalidad de Dalí, que le pongan una calle de más o de menos se la trae absolutamente al pairo. Lo único que realmente siento es que no esté vivo porque, si lo estuviera, habría que oirlo. Lo que nos reiríamos (y no precisamente de él) no pocos catalanes.

  12. El padre de mi mejor amigo era catalán, de Sabadell y después de muchos años sin verlo fui a su casa con mi amigo y me lo encontré con un montón de probetas de laboratorio encima de la mesa del comedor. Al salir de mi casa le pregunté a mi amigo que hacia con las probetas y me dijo que hacia experimentos para los tomates y verduras que plantaba en su terreno. Se trataba de un simple instalador y reparador de persianas y casado con una andaluza de Torreperojil (Jaén). Creo que se trataba de un catalán de lo mas normal.

    También conozco el caso de los jamones de Trevélez, uno de las mayores zonas de secaderos de jamón de España y recuerdo las sinuosas carreteras de montaña de Las Alpujarras transitadas por camiones frigoríficos con matricula de Gerona. También se de ganaderos que el veterinario hace tratamiento personalizado a cada una de sus vacas.

    Está claro que el catalán tiene algo diferente, al igual que puede tenerlo Asturias, Galicia, Andalucía y nada mas y lo de lo los catalanes es que saben de comercio y en Gerona y Lérida han montado granjas de cerdos en plan industrial, cosa que no veo mal. Pero el nacionalismo lo está embrutant tot y ahora innovación es crear un teclado para la “ny” y la “l·l” y unas pegatinas para trabajar menos no sea que te vaya a entrar artritis en los dedos a nada menos que a 10€ , unas zapatillas con un trapo mal cosido con la estelada a un precio seguramente de zapatilla de piel o un vino donsimón a precio de Rioja con la estelada y un nombre de grupo terrorista al cual ha hecho sonrojar a Condis.

    Como mola el nou país.

    • También tengo constancia de que en el interior de Cataluña hay empresas que siguen a lo suyo y que se están tomando todo el pruces a coña al mas puro cachondeo español pero el problema es que esta gente no tiene altavoz. Me han comentado que todas las triquiñuelas de los Pujol ya lo sabían desde siempre y no se han sorprendido nada, mas bien su reacción a sido la sonrisa de oreja a oreja.

      Espero no haberme desviado demasiado del tema.

  13. ¿Te dejarían hoy hacer todo eso? Te ahogabas en una mar de solicitudes y peticiones de permisos..

Deja un comentario