El político nacionalista que superó el nacionalismo

Iñaki Azkuna, alcalde de Bilbao, quizás enseñe algo a Xavier Trias.

azkuna juan carlos I

Azkuna murió hace 1 año. Sufrió una enfermedad penosa con entereza y ánimo. Uno de sus amigos le recuerda así en El País:

“A fuerza de hablar con él, y de escucharle sobre todo, aprendí con Azkuna que hay un momento en la vida en que ya no existen las ideologías ni las diferencias por causas que no son ni graves ni importantes.

Puro pensamiento dolço.

Ens deixem de futeses i gaudim de la riquesa de la vida, senyors nacionalistes?

bastoncillo

 



Categories: Pensando bien

Tags: , , , ,

14 comentarios

  1. Gobierna en minoria, con apoyos puntuales, también del PP y PSC.
    En Barna, necesitamos un sunami, un nuevo partido que haga de Barcelona, lo que era. Capital de todas las culturas, inicio de muchas actividades empresariales, destino de todo el que tiene una idea y la quiere poner en marcha, capital cultural de Iberia, por méritos,, no por subvenciones….paraiso de la sociedad civil….
    nos ha invadido el neocarlismo del Osona. el feudalismo gironi, y la miopia del Bages/Bergada.

  2. Pertenezco a un país, España, tan desnortado y desorientado que, por ejemplo, es perfectamente posible leer en este admirable foro comentarios de compatriotas en los que de forma sincera se vierten extensos panegíricos del Sr. Azkuna, el cual, por lo visto, no debía ser un destacado dirigente de un partido, el PNV, cuya única razón de ser ha sido y es la siembra del odio hacia España y los españoles. Y si lo era debía de ser contra su voluntad. No cabe pensar otra cosa en una persona de su bonhomía, cultura, simpatía y tolerancia ¿Formar parte de un partido que tras el asesinato de Miguel Angel Blanco se abrazó a los asesinos en Estella para salvarles la cara? No hombre, no. Eso lo hizo Arzallus, que era malo malísimo. Azkuna no. Imposible. Era tan bueno ….

  3. Recogida de firmas para suspender la final de la copa del rey si se pita el himno:

    http://www.hazteoir.org/alerta/64332-suspender-final-copa-si-se-pita-himno

    ¿Unos cuantos energúmeno pueden ofender impunemente a todo un país?

  4. Trias: “Si se pita el himno español no pasará nada”

    El alcalde de Barcelona dice que las declaraciones de Cospedal sobre la final de Copa son “tonterías políticas”

    http://deportes.e-noticies.es/trias-si-se-pita-el-himno-espanol-no-pasara-nada-93008.html

    • Si ciento o miles de personas indignadas con sus dirigentes que les han robado y arruinado cercan el parlamento catalán no pasará nada.
      – Uy, sí perdon, dentro de poco algunos de ellos irán a la carcel. – le dijo el padre a su hijo
      – O sea, que al final siempre se acaba haciendo justicia y meterán a algunos politicos ladrones y corruptos en la carcel – dijo el niño
      – no, no , meterán a algunos manifestantes en la carcel- dijo el padre
      – no entiendo nada- dijo el niño
      – yo tampoco – dijo el padre – pero vamos a ir a un partido de fútbol donde pitaremos el himno español, hace unos años el hijo del Molt Honorable nos compró los pitos para pitar y las banderitas. A ver si este año nos regalan algo.
      – me quedo en casa – dijo el niño – Papi, creo que te están engañando.

  5. He escrito mi comentario sin leer el artículo de Juan Cruz, y me hace gracia porque describe lo que dije: antes de morir se dirigió por teléfono o carta a todos sus amigos para despedirse. Saber vivir y saber morir. Eso no es algo desconocido: se sabe a quién escribió porque ellos mismos lo han dicho. Curiosamente, era íntimo amigo de Concha Velasco y Arturo Fernández, a los que giró llamada, y ellos lo contaron entre lágrimas. Sin duda, un tipo inigualable, como dice Juan Cruz en su artículo.

  6. Ah, Azkuna. Yo le admiré mucho. Muchísimo. Posiblemente ha sido el único político que ha aunado valores suficientes para ser rendidamente admirado por todo el mundo, excepto por los de HB, que le detestaban. Eso en el País Vasco, una sociedad partida desde los tiempos de Zumalacárregui, tiene un mérito enorme… Quizá sea una de las no menores contribuciones de Azkuna al país vasco.

    Azkuna reunía todo lo que se puede pedir en un político líder: tenía curriculum académico y profesional, tenía mando (cuando se enfadaba era para estar lejos de él…), era un hombre cultísimo que escribía y leía unos discursos maravillosos, tenía una idea clara de lo que debe ser una ciudad y una sociedad sanas y democráticas…

    También es cierto que Bilbao ha tenido unos años muy buenos y él los capitalizó como alcalde. A sus virtudes sumó que la ciudad mejoró, y con su buena gestión (la ¡única! capital sin deuda) todo el mundo, incluida la oposición, tuvo que reconocer su valía. Subrayo lo de incluida la oposición. Ver a los portavoces del PSOE y del PP sinceramente tristes en el funeral lo demostró. A eso se sumó que en sus últimos años y sobre todo sus últimos meses estuvo muy malito y despertaba un cariño inevitable en cualquier persona que tuviera un poco de corazón. Su muerte y su funeral fueron una manifestación de duelo que seguramente no se haya visto nunca en Bilbao. Quizá comparable a cuando murió Facundo Perezagua, fundador del PSOE, hace casi 90 años. La ciudad se llenó de personas embargadas por un sentimiento común de duelo, en una de esas raras ocasiones en que las personas coincidimos en un punto común, generalmente nacido del corazón. Algo parecido pasó, creo, cuando mataron tan vilmente a Miguel Ángel Blanco. Los entonces príncipes de Asturias entraron en el Casco Viejo de la capital hasta su corazón, la catedral, rodeados de gente que aplaudió y respetó a la comitiva de autoridades. Considerando lo que hemos tenido que aguantar en el país vasco, ese camino de los príncipes por el casco viejo hasta la catedral, bajo la lluvia, es algo a remarcar.

    Su cercanía con la monarquía levantaba sarpullidos en ciertos sectores de su partido. Azkuna no es que fuera un verso libre, es que “iba” por libre. La casa real estaba encantada con él, tanto como sus vecinos. Lo cual, por cierto, no quiere decir que dejara de ser nacionalista. En mi opinión él sabía que jugaba con la aceptación de los no nacionalistas, que le votaron masivamente (el nuevo candidato del PNV no sacará de lejos los votos de Azkuna) y por eso jugaba con esa confusión. Un poco como Gallardón hizo como alcalde de Madrid frente a los “progres” de la capital. Al final, cuando todos sabíamos que estaba pasando sus últimos días en su casa (el rey fue a visitarle a su piso del Campo Volantín pocas semanas antes de fallecer) sabíamos que no se iba un alcalde o una persona cualquiera, y él también lo sabía.

    Su “moderación” que se acentuó al final de su vida, era algo que no iba con el sentimiento general del PNV de Ibarretxe (por cierto, gran amigo suyo), lo cual seguramente hizo que en tiempos de Arzalluz, a pesar del carisma de Azkuna, no le beneficiara para ser lehendakari, posiblemente una ambición suya de quien se creía capaz de liderar el Gobierno vasco. Arzalluz llamó “michelines” a gente estupenda como Arregi o Gebara o Cuerda, a los que echó del partido sin miramientos. Con Azkuna no se atrevió, o quizá, como digo antes, jugó el alcalde con el hecho de que no era tan nacionalista como en realidad era. Nos habríamos perdido un gran presidente del País Vasco, pero casi mejor: ser alcalde contribuyó a crear un mito que nos acompañará toda la vida. Así lo pienso, sinceramente.

    Un capítulo especial es el de su “conversión”. Lo contaba el obispo de Bilbao, Mario Iceta. Azkuna en su juventud fue del PCE. Con los años, contaba el obispo, Azkuna decía que Cristo salió a su encuentro (“éste salió a buscarme”, decía con su carácter llano) y él se entregó. Yo no soy creyente, pero me parece una declaración preciosa, contada además como él sabía.

    En fin, podría seguir escribiendo sin orden ni concierto. Pero no tendría sentido. El resumen es que fue y es un hombre querido, inteligente, culto y carismático que aunó a la sociedad vizcaína por encima de sus diferencias.

  7. Es un insulto para la decencia poner el nombre de Azkuna al lado del nombre de este descerebrado llamado Trias. Pido que se retire esta cercanía nominal en honor del alcalde de Bilbao, a quien conocí personalmente, y a quien admiré. Trías es un zascandil que no sabe a dónde va.

    • Pues mire, don Pancracio, Azkuna poco antes de morir mandó cartas a muchas personas para despedirse. Trias entre ellas. Eran buenos amigos de la época en que eran los dos consejeros de Sanidad. Trias contó en TV que la carta le llegó e inmediatamente contestó… pero Azkuna murió al día siguiente. Y lo contaba con verdadera emoción, con lágrimas en los ojos. Supongo que eso es algo que también nos legó. Hay que mirar por encima de estas cosas. Y lo digo yo, que soy supercrítico con el nacionalismo.

  8. Las grandes hazañas de Trías:

    1º Subir el IBI un 6% en 2014 y otro 6% en 2015 en plena crisis y sin avisar
    2º Jactarse de que las finanzas del Ayto, están saneadas. Así cualquiera.
    3º Condonar deudas de la Generalitat con el Ayto., omo son del mismo partido…
    4º Manifestar públicamente que no es indepe pero que votaría SI a la independencia, olé la coherencia.
    5º Bajarse los pantalones con los okupas, que por cierto no pagan el IBI

  9. Un político cuando ejerce un cargo público se debe volcar en los ciudadanos, en todos, independientemente de su ideología política. Este es un principio que la clase política española debe aprender, especialmente la nacionalista que tiene siempre la obsesión de gobernar sólo para los que les votan, despreciando al resto de los ciudadanos. Xavier Trias o Artur Mas son ejemplos de esto.

  10. Eso es lo que enseña la enfermedad y la muerte.

    Pero también lo enseña el vivir en el extranjero:
    ¿De verdad piensan los españoles que los alemanes, daneses,americanos, noruegos, etc hacen lo que hacen nuestros políticos? ¿y los ciudadanos de estos países lo que hacen los ciudadanos españoles?

    Más grave todavía, por que como la mayoría somos clases medias, nuestros intereses son muy parecidos, pese a lo que nos quieran hacer creer los políticos: que las cosas funcionen, que no se tire el dinero público, que se paguen el mínimo de impuestos y que haya una red por si las cosas salen mal.

    Puro sentido común.

    ¿Por qué los políticos siguen manipulándonos con ideologías? Por que vamos al trapo, sin pensar.
    Y por que no les exigimos resultados.

    Solo así se explica la crisis en que nuestros votos nos han metido, y la política de enfrentamiento sectario que los partidos han estado llevando para pescar en aguas revueltas.

    A los que siguen queriéndonos imponer ingenierías linguísticas: los intereses reales del Pueblo no van por ahi.

  11. Este hombre era un moderado del PNV, igual que lo fue José Ángel Cuerda en Vitoria (en cuanto se fue perdió el PNV la alcaldía de Vitoria). Aparte de un hombre moderado y culto este Señor tenía déficit O en Bilbao y lso pagos a proveedores con este Señor de alcalde se producían casi al instante.

    Nada que ver con el radical y mal gestor que tiene la ciudad de Barcelona por alcalde, is Trías fuera un separatista o un sectario, pero al menos tuviera el Ayuntamiento saneado y pagaran a los proveedores al día, pero con Trías la ciudad va a peor en todos los aspectos a pesar de la fuerza que tiene la marca Barcelona a nivel internacional.

Deja un comentario