Ahora la Cámara de Comercio de Reus: el prusés “desconcierta al empresario y provoca fatiga”

La gente empieza a huir del nacionalismo.

Isaac Sanromà

El nacionalismo es una ideología del siglo XIX que, como todas, funciona igual que una idolatría. Lo malo es que con estas cosas se cumple la advertencia del gran Gustave Thibon, y la idolatría acaba arruinando el ídolo, que aquí se llama “Catalunya”. Desde que el nacionalismo se ha quitado la careta amable y nos ha enseñado su rostro radical, divisor y excluyente, nuestra tierra sufre un lento proceso abrasivo que destruye la convivencia y lesiona nuestras perspectivas de bienestar. El nacionalismo nos ha vendido que viene Catadisney, pero lo que se avecina se parece más a Catamordor.

Algunos datos: en sólo 3 años Cataluña pasa del puesto 103 en la lista de regiones más competitivas de Europa, al puesto 142; Madrid se mantiene en la posición nº57. La inversión extranjera en Cataluña se desploma un 45%, mientras en el resto de España crece un 5%. Más de 500 empresas han dejado Cataluña en 2014; mientras tanto, en Madrid se crearon 2.500 empresas más que en Cataluña. En 2014 el PIB catalán creció un 1,2%, menos que la media española (1,4%). El gasto en innovación cae 5 veces más en Cataluña que en el total español. Entidades como el Bank of America y el Deutsche Bank explican claramente que el prusés perjudica a Cataluña. Pero los nacionalistas se hacen los sordos: lo important no és la realitat, sinó “Catalunya”, l’ídol, i les dèries ideològiques dissenyades als despatxos d’en Jordi Pujol que encara configuren el món fantasmal de la colla que ens desgoverna.

Cada vez más voces catalanas dicen, con sus matices, que el prusés está hundiendo Cataluña. Quizás el 1º fue Jaime Malet, presidente de la Cámara de Comercio de EEUU, que destrozó los argumentos económicos de Artur Mas con 2 frases. Ahora Isaac Sanromà, president de la Cambra de Comerç de Reus, le da al nacionalismo de la Generalitat  su propia medicina. Avui li diu a El Mundo lo següent:

El prusés perjudica a la economía i és un conyàs (amb perdó): “El empresario necesita estabilidad y el escenario actual no ayuda. (…) Nos desconcierta el tacticismo de los partidos que debían liderar y nos provoca fatiga. Además, parece que el proceso lo justifica todo (…) Nos quieren vender que si fuésemos independientes habría más inversiones y eso es marear la perdiz”.

El “29 ese” es una pérdida de tiempo. “El debate sobre las elecciones de septiembre frena la capacidad de estrategia y de generación de recursos. Es una pérdida de tiempo valioso”.

La Gene ens roba y no gestiona bien: “El presupuesto por comarcas nos sitúa en la cola de las inversiones reales (…) En 2015 la Generalitat ha fijado una partida simbólica de 585.000 euros -mejora de la carretera de Misericòrdia- para una ciudad de 110.000 habitantes. Algo más de cinco euros por habitante, eso lo dice todo. Si lo hiciesen en toda Cataluña, el déficit estaba solucionado. Cinco euros por siete millones de catalanes son 35 millones de euros, y no los más de 1.500 previstos”.

Centralismo barcelonés: “La falta de consellers y altos cargos originarios de nuestro territorio es síntoma de poco peso político que se traduce directamente en la capacidad de influir en la toma de decisiones. Mire lo que sucede con el aeropuerto de Reus, que perdió el año pasado 120.000 pasajeros mientras Barcelona crece con dos dígitos (…) Se genera un agravio comparativo evidente. La inversión per cápita hace años que no se ajusta a la realidad de la segunda área metropolitana de Cataluña”.

El nacionalismo se ha convertido en una ideología alejada de la realidad, entretenimiento de tertulianos y políticos extractivos. Genera división social y, aplicado con coherencia, se autodestruye en taifas, agravios, recelos, enemistades y cegueras. Es hora de superar el nacionalismo y disfrutar juntos de nuestra diversidad. Por cierto, señor Sanromà: hable con el Círculo de Reus. Sembla que malmet amb el nacionalisme a la seva vila.

Dolça i idolitzada Catalunya…

bastoncillo



Categories: Economía, Huid del nacionalismo

Tags: , , , , , ,

6 comentarios

  1. ¿Hay algo más tonto que un empresario separatista? …a no ser que el empresario sea un suicida que desee la quiebra y ruina de su propia empresa y familia.

    Los separatistas deberían a dar aunque sea un cursillo CCC de economía, que lo mismo aprenden algo y se dan cuenta de la estupidez que están apoyando: la independencia; es decir, la ruina de ellos mismos.

    Es triste el analfabetismo económico y empresarial que tienen TODOS los separatistas!!!!!!

  2. Me parece que en Cataluña y hay dos realidades: Barcelona y el resto y la bercelonacosmopoLita y multicultural es un grano en el culo delnacionalismo

  3. El catalanismo está hundiendo a Cat, todas las empresas están huyendo del catalanazismo

  4. Lo que siempre decían nuestros mayores…se pasa de un centralismo a otro…no hay chicha para todos….

Deja un comentario