Empieza la “Operació Salvem Pujol”

Para que el nacionalismo pueda seguir, es imprescindible salvar el prestigio del Gran Evasor.

pujol-riendo

“Us he pres el pèl durant 34 anys, i penso continuar fent-ho”

Al contrario de lo que claman sus ideólogos, el nacionalismo catalán es muy reciente. Cuenta Josep Pla que a comienzos del s.XX “los catalanistas eran muy pocos. Cuatro gatos. En cada comarca había aproximadamente un catalanista: era generalmente un hombre distinguido que tenía fama de chalado” . En la agitada Europa del primer tercio de siglo, la ideología nacionalista fue ganando adeptos y en los años que precedieron a la Guerra Civil -y durante la misma guerra- demostró su disfuncionalidad y su incapacidad absoluta para mejorar el bienestar de los catalanes. El nacionalismo, desprestigiado y avergonzado, volvió a ser cosa de “cuatro gatos“.

Uno de estos “cuatro gatos” fue Jordi Pujol. Consiguió limpiar la cara del nacionalismo y hacer de dicha ideología algo aceptable para muchos catalanes y también para gentes del resto de España. Aunque siempre fue nacionalista radical, enfatizó la cara amable y pragmática de la ideología durante décadas: fer país, som 6 milions, le feina ben feta etc. Mientras tanto, con el control absoluto de la escuela y de los medios de comunicación, blindaba su imagen de “padre de la patria” y garantizaba el perfil ideológico de las nuevas generaciones. Él mismo confesó que su fin último era una Cataluña separada del resto de EspañaJosep Tarradellas, sabedor de la imposibilidad última de encauzar el nacionalismo y testigo directo de sus consecuencias desastrosas, advirtió contra la “dictadura blanca” pujolista y sus nefastas consecuencias, que hoy empezamos a padecer.

El caso es que la versión actual del nacionalismo catalán es hija de Jordi Pujol. Y si Pujol cae, su ideología cae con él. Si Pujol engañó a los catalanes desde el principio, si nunca fue lo que parecía, si durante décadas predicaba fer país mientras él feia caixa, si nos exhortaba a la superioridad ética al tiempo que vivía al margen de la ley… entonces el nacionalismo deja de ser una voluntad de mejorar el país y se convierte en un montaje para mejorar los bolsillos de un grupo de amiguetes, de una casta extractiva.

Por eso es imprescindible salvar a Pujol. Y por eso ya comienzan a escucharse voces que lo disculpan y lo justifican con los argumentos más peregrinos:

– “Todavía no se ha demostrado nada” Pues resulta que el hombre ha confesado defraudar al fisco durante 34 años. Quizás se lo ha inventado y sólo busca salir en los papeles.

-“Pujol  delega les coses de casa, no sap ni administrar els diners. Eso dice su biógrafo Manel Cuyàs. Se comprende que, tras dedicar su vida a escribir los tres tomos de Memòries de Pujol, el hombre se sienta estafado (“¿Por qué no me dijo lo de Andorra, por qué?”). O sea que Pujol no sabía lo que toda Barcelona sabía sobre las andanzas de sus hijos. Claro. Y tampoco le preocupan los dineros, por eso abría cuentas en Suiza desde el Palau de la Generalitat en presencia de De la Rosa y “recibía maletas llenas de billetes. Y por eso la familia Pujol va a presentar una demanda contra dos bancos andorranos (BPA y Andbank) por vulneración del secreto bancario. Para no importarle el dinero, no está mal.

Això em passa perquè sóc més burro de lo que la gent es pensa” (Pujol). Les he gobernado durante 23 años y soy burro. No había intención. Simplemente no era consciente de que estaba defraudando a Hacienda. Soy burro. Oigan, prueben ustedes con esto cuando les toque pagar impuestos, a ver si cuela.

-“Es un acto del Estado para frenar el prucés”: Pues escuchen, es posible. Pero quien ha confesado su fraude ha sido Pujol. Y algunos bien informados como el Director de El Mundo dicen que no ha sido empujado a confesar por el CNI sino por Marta Ferrusola como venganza por sus infidelidades. En cualquier caso lo importante es que el comportamiento fraudulento existió.

Prepárense a escuchar de todo. Han sido muchos años y para miles de catalanes está resultando muy difícil aceptar la realidad y asumir que han sido engañados durante décadas. Si además las cosas se ven deformadas por la ideología en vez de aplicar el seny, la aceptación de los hechos es casi imposible.

La operación de desagravio a Pujol está en marcha. “Cosas veredes, amigo Sancho, que harán fablar a las piedras“…i avergonyir els catalans.

Dolça i avergonyida Catalunya.

admin-ajax.php

 



Categories: Pujol & family

Tags: , , , , , , , ,

25 comentarios

  1. Otro de los 17 de 14:

    Para las cabezadas y tics: anfetamina,
    para la parálisis con ptosis: colirio y cortisona,
    para el nacionalismo radical: coche y gasolina,
    para la estatura como a Messi: hormona.

    Lo que no tiene cura es: La Casta política dominante,
    el crear problemas de convivencia donde no los había
    con el tema de la independencia como detonante,
    de momento sin sangre pero con guerra fría.

    El adoctrinar hacia un pensamiento único monocolor,
    el tener como ideal un pueblo totalmente sectario,
    el permanecer siempre en la tribu enrocado,

    el inventar una historia propia selectiva de leyenda y rencor,
    el victimismo crónico totalmente refractario,
    el Matrix irreal decimonónico y caducado.

  2. Me parece increible k alguien pueda defender lo indefendible pujol y famikia a devolver lo robado y a la p*** carcel

  3. Un día a Escipión el Africano le llamaron al Senado. La cosa era grave; había pruebas de corrupción por su parte, de meter mano al Erario y de tropelías sin fin. Fue, no había remedio. Escuchó en silencio una lista de acusaciones de las cuales la más pequeña hubiera bastado para su ajusticiamiento o tal vez le hubieran dejado que se suicidara; ni siquiera intentó disculparse o negarlo, porque era imposible. Luego pidió la palabra ante la lógica expectación de los presentes y el pueblo. Se limitó a decir que ese día era aniversario de su victoria en Zama ante Aníbal, y lo que había que hacer era celebrarlo y olvidar esas “pequeñeces” contables. Como tenía un grupo de partidarios preparados, unos aplaudieron la insólita moción y otros le partieron la cara al que protestó ante tan monumental cinísmo. Pero la multitud se fue a celebrar la fiesta preparada por Escipión y más tarde él huyó de Roma y murió llamando a la Urbe “patria ingrata, jamás tendréis mis huesos”; por lo que se ve no le habían dejado robar bastante.

    Comparar a Escipión con Pujol es comparar al Amazonas con el Fluviá, pero la cara dura y el arroparse en “la bandera” no es nada nuevo. Al menos Escipión se jugó la vida por Roma; Pujol a la edad que tiene no se juega ni su libertad.

  4. Por eso decía Joan en otro comentario, que la solución a los problemas de imposición idiomatica y otras clases, de discriminación hacia los castellano hablantes etc, tiene que venir de nosotros, de los catalanes, de los que no queremos otra dictadura, porque del gobierno central, de Rajoy, no vendrá nada mas que acuerdos, pactos y mas concesiones para que este Mas, o el que venga, vaya haciendo lo que quiera. A ver s de una vez los que stamos por la unión y la Constitución,nos echamos a la calle a decirle en voz alta a estos fascistas lo que de verdad queremos lo catalanes de siempre, democracia y libertad, algo de esto ultimo que nos van quitando.

  5. espero que los que pregonan esto de que los catalanes habramos los ojos hagan lo mismo con el pp.pues como arrase en valencia comunidad de nuevo bien vamos.a todo esto decir por que le dan tan poca cobertura a ciudadanos partido en los medios.

  6. Decidido: Quien intente exculpar justificar o disculpar a este hombre y por ende a todos los que le rodean es un necio supino. Ya decía mi abuelo: hay gente que no les peeocupa que les den por culo, lo único que les imorta es con que poya les den

  7. ¿Alguien puede creerse que en una Cataluña secesionada no hubiera pasado esto? ¡Anda ya!

  8. Rajoy, escúchame, no pases a la Historia como el patrocinador de la secesión de Cataluña dando nuevos privilegios, prebendas, competencias blindadas, dinerete, etc, etc, etc. Basta de transigir con el nacionalismo catalán.

    • Lamentablemente, no creo que Rajoy le escuche. Estoy convencido que cederá de nuevo al chantaje con más privilegios fiscales, con más prebendas y ventajas. La jugada ya se está viendo venir: las 23 peticiones de Mas (o casi) a cambio de anular la consulta. Es decir, el chantaje de siempre al que Rajoy cederá gustoso con el dinero de todos a cambio de no perder el apoyo de CiU que muy probablemente necesitará para gobernar tras las próximas elecciones.
      En fin: lo de siempre, ni más ni menos.
      Ojalá me equivoque.

    • Joan, el xantatge del nacionalisme al govern central s’acabaria ben facilment el dia en que els dos partits amb més possibilitats de governar, PP i PSOE, assolissin un pacte d’Estat pel qual només cerquessin recolçament en partits implantats a tota la geografia nacional, rebutjant els que podríem dir “sectorials”. Els problemes d’Espanya s’han de solucionar amb la participació d’aquells representats a tota Espanya, no pas amb els que voluntàriament decideixen participar només a una part del territori. I no, no seria cap marginació per als catalans, com es va poder veure a la votació al Congrès més diputats catalans (crec que eren 47) van votar en contra del referendum que a favor (42). O sigui que no hi ha marginació per origen geogràfic, en tot cas automarginació per part dels que només volen saber del seu raconet de món. Malauradament, soc conscient que per a assolir aquest pacte es necessitarien uns polítics de volada i no aquests volats que fan de polítics que tenim.

  9. El ‘Pujolet’ es un miserable de tomo y lomo. Su comportamiento, rayano en el fascismo más acendrado, es fruto de una mentalidad impropia de un cristiano. Es el hipócrita más importante de toda la política española…
    Se merece todo el desprecio que a buen seguro tendrá, con el tiempo.

  10. Que alguna cosa s’està coent al respecte i que, molt em temo, Rajoy ha apostat per la famosa tercera vía ho vaig veure força clar ahir a la tertúlia de 13TV, quan el vocero de Rajoy (sí, el Marhuenda) es va dedicar tota la estona a fer de parallamps i a tirar pilotes fora respecte al Pujolgate. Que Déu ens ampari als catalans, ja que qui ho ha de fer és qui ens posarà davant dels lleons!

    • Carlí, dudo que Rajoy ni nadie con sentido, autorice SIN PODER un referéndum ILEGAL y menos ahora que los ladrones de Pujol y toda Convergencia, está a punto de ir al TALEGO por chorizos, también debería de meter a los Directores de la Prensa Catalana COMPRADA, El Periódico y la Vanguardia, por saberlas noticias y no publicarlas. Dejar al Paco, que el no cobra de CIU ni de la CAIXA DE CATALUÑA, como el mongolo del NARCIS SERRA.

  11. El día 6 de agosto de 2014, se ha publicado en el diario El Mundo, un artículo de Jorge de Esteban, en el cual el autor analiza la figura política del ex presidente de Gobierno de la Generalitat catalana durante la época de transición democrática.

    *EL ENIGMA PUJOL*

    LA CONFESIÓN voluntaria de Jordi Pujol reconociendo que no cumplió con sus obligaciones fiscales durante 34 años, no es un asunto personal y familiar, como se apresuró a decir cínicamente Artur Mas. Es mucho más. Es el síndrome de una enfermedad que afecta a la sociedad española en general y, en este caso, a la catalana en particular.

    En efecto, hemos llegado a un punto en España en que son muchos más los que se asombran de que existan personas honradas que los que se escandalizan por que haya corruptos en todas partes. De este modo, cabría pensar que nuestra sociedad no tiene solución y que no hay más remedio que resignarse. Sin embargo, no estoy de acuerdo, porque el remedio existe y no es otro que vencer nuestra pasividad, buscar las causas de lo que ocurre y tratar de encontrar una solución, porque tiene que haberla si es que todavía estamos vivos.

    En lo que concierne a Jordi Pujol, es evidente que se trata de un caso que nos demuestra que tenía muy pensado lo que quería en la vida y lo que se proponía alcanzar. Pujol, a buen seguro, es uno de los hombres clave de la Transición, a la cual le supo sacar mucho partido en beneficio propio. Poco después de ser nombrado presidente del Gobierno Adolfo Suárez, algunos políticos se imaginaron lo que podría suceder a continuación. Pujol, que se había convertido ya en uno de los líderes catalanistas más reconocidos, tras haber pasado por las cárceles franquistas, había fundado un partido que más tarde se acabaría convirtiendo en CiU. La peculiar historia de nuestro país comportó que antes de que se celebrasen el 15 de junio de 1977, las primeras elecciones democráticas después de 40 años, los representantes de varios partidos nacionalistas lograron que se les equiparase, a todos los efectos, con los cuatro partidos de ámbito nacional existentes en el momento: AP, UCD, PSOE y PCE. Eso significó, en primer lugar, que cuando se creó una Comisión denominada de los Nueve, para pactar con el Gobierno de Suárez las reglas por las que se deberían regir las inmediatas elecciones, se colaron en ella representantes nacionalistas. Efectivamente, esta comisión estaba formada por los socialistas Felipe González y Enrique Tierno, el comunista Santiago Carrillo (o, en su lugar, Simón Sánchez Montero), el liberal Joaquín Satrústegui, el democratacristiano Antón Cañellas y, por último, los nacionalistas Jordi Pujol por Cataluña, Julio Jáuregui por el País Vasco y Valentín Paz Andrade por Galicia, incorporándose también el ex franquista, entonces convertido a la socialdemocracia, Francisco Fernández Ordoñez.

    La presencia de los tres representantes nacionalistas en la comisión, en igualdad de derechos con los representantes de los otros partidos nacionales, no se explica sólo por la importancia que habían adquirido durante la II República, sino también por su deseo de que no se les excluyese en la elaboración de las normas electorales que regirían las elecciones al Congreso de los Diputados. No es sorprendente así que, meses antes, en un documento preparado por Jordi Pujol y Joan Reventós, elaborado con la idea de alcanzar un Pacto Nacional ante las presumibles elecciones que se acercaban, se decía en el punto 3: “La Ley Electoral no contemplará ninguna cláusula obstativa (sic) para el funcionamiento de partidos nacionales o regionales”. Es más, el entonces gobernador civil de Barcelona, Salvador Sánchez-Terán, en un informe que envió al Gobierno de Suárez insistió en la misma idea, diciendo que “en la Ley Electoral deberá rechazarse cualquier cláusula obstativa de la participación de los partidos políticos regionales”.

    En definitiva, cuando se creó poco después esta comisión de la oposición para negociar las reglas electorales, Pujol presionó a efectos de participar en ella representando a Cataluña, en contra, curiosamente, del criterio de Tarradellas, según reconoce éste en sus memorias. Así es: el presidente Tarradellas, en una entrevista celebrada en París el día 13 de diciembre de 1976, le pidió a Jordi Pujol que dimitiese de dicha Comisión, lo que no se produjo, provocando tensiones continuas entre ambos personajes. Tarradellas pensaba que no era conveniente la presencia de un representante de Cataluña en una negociación en la que estaban representadas todas las fuerzas de la oposición española, ya que esto podría perjudicar las perspectivas de una negociación directa para el reconocimiento de los derechos de Cataluña.

    Sea lo que fuere, el hecho es que la presencia de Pujol fue fundamental para que los partidos nacionalistas pudieran concurrir a las elecciones al Congreso de los Diputados y no exclusivamente a las del Senado, que era la Cámara de carácter territorial. En consecuencia, no se impuso ningún requisito, como un 5% de votos a nivel nacional (sólo se admitió un inútil 3% en la circunscripción) o la presencia de todos los partidos al menos en más de cinco circunscripciones, lo que hubiese dificultado la entrada en el Congreso de partidos nacionalistas. En consecuencia, estaba asegurada ya la presencia en el Congreso de los dos grandes partidos nacionalistas, el PNV y el partido pujolista, los cuales serían fundamentales para la estabilidad gubernamental en España, salvo que se obtuviese la mayoría absoluta. Una vez logrado el primer éxito, el segundo paso que había que dar era conseguir un mecanismo en el Título VIII de la Constitución para aumentar constantemente el poder de los partidos nacionalistas.

    El PSOE y el PNV, al principio del proceso constituyente, eran partidarios de adoptar en España un Estado Federal. En cambio, ni AP ni UCD eran partidarios de adoptar el federalismo en la Constitución, pero se equivocaron porque el Estado federal hubiese sido enormemente beneficioso para el país, ahorrándonos todo lo que vino después. Pues bien, fue sobre todo Jordi Pujol, por intermedio de Miquel Roca, quien se opondría radicalmente a esta idea. Pujol sostiene en sus memorias que “en la década de 1960 la independencia no era nuestro objetivo, tampoco lo era el federalismo. El sistema federal, sobre todo se impone desde arriba, se aplica a colectividades y a territorios en principio iguales o muy similares. El federalismo asimétrico, el que distingue personalidades nacionales dentro del conjunto territorial, es una quimera”. Y, a continuación, afirma que lo que él pretendía era el autogobierno más profundo de Cataluña.

    EN OTRO PASAJE de sus memorias no duda en escribir que “la política o tiene un fundamento ético o es un simple mercadeo de gente perspicaz”. Pues bien, aunque siempre se llenó la boca con la referencia a la ética, no cabe duda de que su cinismo le llevó más bien a adoptar el mercadeo. Y ello por la sencilla razón de que con un sistema abierto y sin límites de autonomía, como es el adoptado por el nefasto Título VIII CE, podía conseguir obtener más competencias en cada ocasión que el Gobierno de España necesitase los votos de su partido.

    Es enormemente significativo a este respecto, recordar, lo que me imagino ignora mucha gente, que el autor de la supresión del servicio militar obligatorio en España fue precisamente Pujol. Dice así en sus memorias: “Nuestro grupo parlamentario en Madrid y yo mismo fuimos decisivos al suprimir el servicio militar. Tan decisivos como que fuimos quienes tuvimos la iniciativa y quienes la incluimos en el tan discutido y a la vez tan importante y entonces tan necesario pacto del Majestic”. Lo cual tiene su intríngulis si pensamos que el pacto al que se refiere lo hizo con un nacionalista español como es José María Aznar, lo que no obliga a que insistamos más para demostrar las ambiciones de Pujol.

    En definitiva, en los 23 años que duró su mandato como presidente de la Generalitat, creó un régimen completamente diferenciado del resto de las comunidades autónomas. Dicho lo cual, resulta enormemente raro que esa fortuna que ha amasado al parecer tanto él como su familia, no haya beneficiado también a muchas otras personas. Por eso se explica que nunca quisiera participar en el Gobierno de España, pues ya Suárez le había ofrecido un ministerio que rechazó, porque su idea era crear su propio cortijo en el que él solo cortaría el bacalao. Con todo, logró algo que pocos consiguen: que los catalanes ingenuamente le considerasen hasta hace unos días como el primero de los patriotas.

    De ahí que el enigma de Pujol no sea únicamente saber por qué ha engañado a todos sus compatriotas haciéndoles creer en sus móviles patrióticos, sino que lo que no se logra entender sobre todo es cómo un hombre que era historia viva de Cataluña, objetivo cuya consecución le había llevado su vida entera, lo tira todo por la borda en un minuto, cavando su propia fosa, cuando nadie le obligaba a su autodestrucción, pues, como muchos otros políticos, podía haber dado hilo a la cometa a ver si se la llevaba el viento.

  12. como de costumbre: diana. Los golfos de la política catalanista están al descubierto, pero sólo un poquito: ya se tirará de la manta, se correrán las alfombras y veremos de todo.

  13. No se puede decir más claro.
    Felicidades por es artículo.

Deja un comentario