Los castellanos que defendieron Barcelona en 1714

Pero ¿esto no iba de “Espanya contra Catalunya”?

1714

El nacionalismo se empeña en considerar la Guerra de Sucesión como una guerra de “Secesión”, un conflicto entre Cataluña y “Espanya”, olvidando que fue una disputa dinástica por el trono de España.

La revista Desperta Ferro – Historia Moderna el catedrático nacionalista de la UB Francesc Xavier Hernández Cardona (si us plau, passi pel catalanitzador de cognoms) cuenta que la ampliación del ejército destinado a resistir la acometida final borbónica (1713) implicó la creación de 8 nuevos regimientos. De ellos, 4 estarían formados por catalanes, 1 por alemanes, 1 por valencianos, 1 por navarros y el último por castellanos: el Regimiento de la Inmaculada Concepción. Es decir, en esta ampliación el 40% de los regimientos provenían del resto de España.

En el registro de las bajas ingresadas en el Hospital de la Santa Cruz se comprueba que se atendió a unos 80 castellanos, 60 andaluces y otros 15 madrileños, además de soldados de todas las regiones de España. Probablemente los “historiadores” que incitaban al odio en el simposio “Espanya contra Catalunya” dirían que se trataba de charnegos, quintacolumnistas, colaboracionistas o espías al servicio del enemigo.

El hecho histórico es que toda España se dividió en 2 bandos, defendiendo 2 maneras distintas de entender España encarnadas en 2 dinastías: los austrias, forales, tradicionales, y defensores de las dinámicas instituciones medievales; y los borbones, centralistas, modernos y valedores del poder estatal que surgía desde el siglo XVII. En Cataluña hubo felipistas, y en el resto de España hubo austracistas. Felipe V, el vencedor, suprimió los fueros valencianos, aragoneses y catalanes. Pero respetó los vascos, navarros y araneses, pues le habían apoyado en la guerra. No fue por un odio especial anticatalán.

¿Fue el fin de Cataluña? Ni mucho menos. De hecho, supuso un revulsivo espectacular para el desarrollo catalán. Hasta que una ideología del siglo XIX se empeñó en reinventarse la historia, y halló en la Guerra de Sucesión el material para fabricar sus mitos.

bastoncillo



Categories: Historia

Tags: , , , ,

30 comentarios

  1. Me hace gracia, porque sino me daría pena, sentir como la ignorancia ha reducido el Reino de Castilla a la mínima expresión: cómo Reino, Castilla, es desde el Cantábrico, por el N; hasta el Mediterráneo, por el S; al E, limita con Navarra y la Corona de Aragón; al SO, con Portugal; y, al NO, Galicia y Asturias, con las que se conformaba la Corona de Castilla o Castilla y León. Es una pena que no se sepa lo que es Castilla, pero eso sí, por mucho que nos separen o no se quiera ser castellano, llevamos todos, por nuestras venas, la misma sangre, la misma lengua y los mismos apellidos. Eso es ser castellano.

  2. >>80 castellanos, 60 andaluces y otros 15 madrileños

    ¡¡¡¿¿pero que es eso de contabilizar a los madrileños a parte??!!! los madrileños hemos sido toda la vida (desde 1085 con la Reconquista pro Alfonso VI ) castellanos!!!!. A ver si resulta que las comunidades autónomas del 1983 ya estaban constituidas a principios del siglo XVIII…

  3. Quina Mena més desvergonyada de Parlar…. A Catalunya Informació estant donant “35 cops de falç”, un pamflet separatista a la radio ‘nacional’ de Catalunya.
    Quan parlen de L’exercit Austiaciasta l’ anomemen, simplement “Exercit català”. I és queden Tant Amples !!.
    Clar que així, la Guerra qè va ser ala Geuura de Successió pot éssre anomenada de Secessió i dels primers separatistes ficticis de l’Història de Catalunya.
    Quina Barra !!!!!

    • Perdona mejete, pero una cosa son los hechos historicos y otra los hechiizos histericos, y de estos utimos esta llenas las bibliotecas de los nuevos historiadores catalanes, por cierto te traduzco perfectamente por la afinidad con el castellano antiguo, ya sabes que hasta el siglo XVIII, en Castilla, los Jimenez eras Ximenes y los Javieres Xavieres, o anteriormente los Pedros Pera o Per, de ahi viene el apellido Perez, hijo de Pera o Pedro.Un saludo fraternal.

  4. Claro que la abolición de los “fueros” fue un castigo. Pero fue algo necesario para la creación del Estado moderno en toda Europa. No fue tampoco único en España. Los nacionalistas se empeñan en recalcar ésto como una pérdida. Pérdida para las oligarquias locales, que son las que realmente mandan, no para el “pueblo”, que realmente le da igual. Pérdida relativa, porque al mismo tiempo que se abolían los fueros, se unificaba la moneda y se quitaban las fronteras y las aduanas entre Castilla, Aragón, Cataluña, Valencia, Mallorca, que dejaban de ser entes políticos independientes, y las de las colonias de Castilla: las Américas y Filipinas. Es decir, que la abolición y la unificación permitieron la transformación económica de Cataluña y de Barcelona en lo que son hoy al darles de la noche a la mañana un mercado inmenso -y de paso la creación de los “paises catalanes”.
    Además en las Cortes de Aragón, antes de votar los subsidios que pedía el Rey (ej para repeler una invasión), se examinaba primero si había cumplido las promesas dadas en la anterior convocatoria, y si no, no. En cambio, en las Cortes de Castilla, esa fiscalización era independiente y posterior al dinero otorgado. Por tanto, si hay que elegir, en un momento de fortalecimiento del poder real y de racionalización política y económica, es muy claro qué hay que quitar y qué hay que mantener.
    Desde el punto de vista estrictamente económico, es el momento de la creación de los grandes mercados nacionales, de quitar todo lo que lo impida. Desaparecen las ciudades Estado como potencias económicas.
    Por favor, que nadie hable de democracia, ni libertades, ni pueblo ni nada que se le parezca. Básicamente las Cortes solo votan dinero. Quien lo tiene que pagar es el pueblo (los nobles y los eclesiásticos, que sí lo votan, están exentos de pagarlos). Esas Cortes no tenían BOE (ni BOGC ) por que no lo necesitaban. Prácticamente no legislaban.
    (creo recordar que la representación en las Cortes de Aragón no era igual, Mallorca no estaba representada. En las de Castilla, sólo estaban representadas unas pocas ciudades que tenían ese privilegio, como Madrid. No existía sufragio universal ni nada que se le parezca).
    El problema real, como ya se lo habrá imaginado el lector sagaz, es que, o bien la capital política se tenía que haber trasladado a Barcelona (Felipe II estuvo a punto de fijarla en Lisboa), o bien la industria se tenía que haber establecido en Madrid (Segovia tuvo una importante industria textil basada en la gran riqueza de Castilla, los merinos de la Mesta). Son de esos polvos de donde vienen estos lodos.

  5. No eres independencia eres SECESIONISTA, porque los catalanes dependemos de nosotros mismos, confundes la política con los sentimientos . Ponte tu mismo/a el calificativo que consideres ( no seas benévolo/a ) , después de reflexionar sobre unas sociedades que buscan la unión para ser más fuertes y poder avanzar, evitando guerras que tienen su origen en el instinto tribal de los seres humanos . Tienes ejemplos de USA, China, la creación del Estado Español y la creación e todos los imperios que el ser humano trato e crear . Por inteligencia, seguro, aunque se aprovechará del instinto ambicioso e inclusive codicioso del ser humano. Y si no sabéis convivir con otros , pues tu y los que piensan como tu, mejor que busquéis otros lares , porque los catalanes y españoles que no deseamos secesión alguna nos gusta nuestra casa y no la queremos cambiar, y como tu no estás a gusto búscate otra casa, porque en la tierra de tus antepasados tampoco serás feliz

  6. Estimado Samy: Villarroel es uno de los muchos ejemplos de “cambios de opinión” que se produjeron en la guerra de Sucesión, en su caso por puro egocentrismo: no logró el cargo que deseaba, pues cambio de amo. Fueron frecuentes en Cataluña, tal vez por la inveterada costumbre de la burguesía y de la nobleza local de defender sus privilegios por encima de cualquier otra consideración. El caso más llamativo es del de los “vitigans” o sea los burgueses de Vic cuyo egoísmo, que llevó al llamado Pacto de Génova, realizado entre un comerciante-espía de los ingleses y un pequeño grupo de burgueses de Vic, en un modelo de acuerdo calcado de las patentes de corso que se daban por parte de su Graciosa Majestad. La historia de los vitigans es la siguiente:

    Tras las Cortes Generales catalanas de 1701-1702, no existían sombras sobre el reinado de Felipe V en Cataluña, donde de paso también se había casado, para luego ir a Italia en defensa de sus intereses como monarca de la Corona de Aragón. Pero los austracistas no se habían estado quietos: el 31 de mayo de 1704 bombardearon Barcelona, sin que ello hiciera desistir al Principado de su fidelidad a Felipe V. Pero resulta que el común (ayuntamiento o conjunto de vecinos en términos modernos) de Manlleu quería hacer un molino, ya que los molinos de la zona (dos) estaban en Vic, y además eran propiedad de un cacique llamado Carles Regàs. El virrey Velasco autorizó a Manlleu a fabricar su molino, pero los vitigans (es el gentilicio de los de Vic) respondieron asaltando Manlleu y destrozando el molino. Ante el peligro de represalias por Velasco, nombraron una comisión para entrevistarse con un comerciante y agente (o espía) de Inglaterra en Cataluña llamado Mitford Crowe, llegando el Pacto de Génova de 20 de junio de 1705, firmado no por el Común de Cataluña (Diputación del General más el Consejo del Ciento más el Brazo militar), tampoco por la Real Audiencia como tribunal de justicia que era, y mucho menos por unas Cortes reunidas al efecto. ¡Qué va! Un grupo de caciques que temían perder privilegios medievales y otro de comerciantes que temían que se les quitara el monopolio del textil permitiendo la venta de productos franceses al resto de España (lo que de hecho no se había producido). Luego vino un segundo bombardeo austracista sobre Barcelona (25 de agosto de 1705, unos 6.000 proyectiles) y un tercero y definitivo de 15 de septiembre del mismo año, ante el que Velasco capituló para evitar la destrucción de Barcelona. Saliendo de la ciudad unos 6.000 habitantes, sobre 20.000 más o menos que tenía según Tortella, lo que representa un 30% de la población, lo que sumado a otras gentes que, como suele ocurrir siempre, estaban “a favor de vencedor”, dependiendo del momento, muestra que el archiduque Carlos no tenía tantos apoyos; desde luego ninguna unanimidad. Todo por el molinazgo de un cacique. Que por supuesto no convocó ni respetó la autoridad de las Cortes Generales de Cataluña ni la de los Tres Comunes. O sea que fue un golpe de estado en toda la regla contra Cataluña y sus instituciones. ¿Quiénes fueron pues los verdaderos traidores?

    • Estupendo comentario JJGD.

      Efectivamente hubo muchos traidores a su compromiso jurado. Pero ello no exime a Villarroel, y más si cabe siendo un militar profesional de la época y miembro de una larga saga familiar de tradición militar.
      Tu comentario sobre ʺlos vigatansʺ es muy acertado y, si me lo permites, me gustaría incorporar a tu magnífica aportación algún dato más que quizás pueda complementarla.

      Existe un personaje clave en la creación, promoción y organización del bando austracista en Cataluña. Uno de esos personajes imprescindibles para entender la historia, cuya incidencia en las decisiones tomadas en el inicio de la Guerra de Sucesión Española fue trascendental. Este personaje fue el príncipe Georg Von Hessen-Darmstadt. Su figura y su determinante incidencia en los acontecimientos acaecidos en Cataluña desde 1695 hasta septiembre del año 1705, momento en que moriría en combate durante el primer asalto a Montjuïc por parte de las tropas austracistas al mando de Lord Peterborough, ha sido siempre convenientemente ocultada y/o minimizada por el nacionalismo catalanista, siendo un personaje prácticamente desconocido para la opinión pública y con una presencia prácticamente inexistente en el imaginario colectivo popular.

      ʺLos vigatansʺ no hubieran existido sin su apoyo, su aliento, sus directrices y sus órdenes. ʺLos vigatansʺ se movieron coordinados bajo el estímulo y apoyo que puso en marcha e impulsó el príncipe de Darmstadt, a través de sus agentes en la plana de Vic, Antonio Peguera Aimeric, hasta 1704 y, fundamentalmente, mosén Lorenzo Tomás Costa, párroco de Santa Eulalia de Riuprimer y vicario de la diócesis de Vic. Algunos ʺpastoresʺ como siempre a lo suyo, moviendo el ʺrebañoʺ para beneficio de sus intereses.

      Fue el príncipe de Darmstadt el instigador, promotor, impulsor y coordinador de todos los movimientos de los partidarios del bando austracista en Cataluña desde 1701 hasta septiembre de 1705. Él estuvo detrás del bombardeo sobre Barcelona de 1704, cuando ya había sido nombrado Vicario General de la Corona de Aragón por Carlos de Austria, estando embarcado frente a la ciudad condal a bordo del buque insignia de la flota aliada y ostentando el mando de la operación de bombardeo. También fue el promotor e impulsor del Pacto de Génova, de los incidentes de la plana de Vic y de todos los levantamientos ocurridos en algunas comarcas catalanas y valencianas en la primavera-verano de 1705. El príncipe de Darmstadt fue el mayor y más importante defensor e instigador del ataque a Barcelona por parte de la Gran Alianza austracista en el verano de 1705.

      ¿Por qué el catalanismo político nacionalista y los historiadores al servicio de su doctrina ideológica ignoran sistemáticamente a este gran personaje? ¿Por qué han ensalzado por contra permanentemente a personajes realmente mediocres en el desarrollo de la contienda, como Casanova y Villarroel?……. Por algo será.

      Saludos cordiales compañero.

      Una sociedad democráticamente débil es presa fácil de aquellos que quieren destruirla para imponer su dictadura. Sólo el pueblo puede salvarla. Despierta, Contacta y Movilízate (DECOMO). Te estamos esperando.

    • La respuesta está perfectamente explicada en tu escrito.

  7. si la guerra de successió era dinastica, per això també hi va haver pobles i persones de catalunya que van ajudar als Borbons, com Cervera… i segur que castellans que van lluitar contra els borbons o molt abans contra Carles I en les revoltes comuneres.
    Però sembla que no enteneu que els catalans som per que ens ho considerem i volem ser-ho una nació i com a tal podem i volem decidir el nostre futur, no té res a veure amb reis i dinàsties té a veure amb persones i cultures,

    • ¿Cómo que habían pueblos y personas de Cataluña que ayudaron a los borbones?, ʺindependenciaʺ, a ver si te enteras bien, ¡es que eran del bando borbónico!, no es que les ayudaran, ¡es que eran!. ¿Entiendes la diferencia?

      Te recuerdo que además de castellanos y catalanes en aquella España peninsular de entonces habían muchos más pueblos: aragoneses, valencianos, gallegos, andaluces, navarros, guipuzcoanos, vizcaínos, cántabros, asturianos,…., esa costumbre de algunos de referirse sólo a los castellanos como antagonistas de los catalanes, convirtiendo en castellanos, cuando no ninguneando, a todos los demás pueblos de España que no sean los catalanes, es un indicador frecuente de un reduccionismo simplificador falso, manipulador y tendencioso. Tu mismo o misma.

      ʺindependenciaʺ, observo que te auto eriges en la voz de los catalanes. ¿De todos? Como dices que ʺlos catalanes somos porque nos lo consideramos y queremos ser una naciónʺ, interpreto literalmente que hablas en nombre de todos y de todas. ¿Realmente te lo crees?
      Sabes lo que ocurre ʺindependenciaʺ, pues que por muchas vueltas que se le quiera dar, el independentismo catalán niega sistemáticamente la razón de ser y la existencia de la nación española, de España, y por el contrario, quiere que se le reconozca desde España la existencia de Cataluña como nación. Un callejón sin salida del que es imposible salir.

      Además, el independentismo catalán se ha sacado de la chistera un hipotético ʺderecho a decidirʺ, eufemismo inexistente de un supuesto derecho de autodeterminación de los pueblos aplicable a Cataluña, y que atañe exclusivamente a antiguas colonias de los países colonialistas europeos. Cataluña nunca fue una colonia, ʺindependenciaʺ. Una mentira aunque se repita mil veces sigue siendo mentira.

      Una sociedad democráticamente débil es presa fácil de aquellos que quieren destruirla para imponer su dictadura. Sólo el pueblo puede salvarla. Despierta, Contacta y Movilízate (DECOMO). Te estamos esperando.

    • Oye explicame “independencia” que es una nacion? Es que estoy un poco harto de que la gente use esa palabra pero luego nadie me la explica.

  8. Los que saben saben, y el que no… tienen conciencia ni dignidad, pues a seguir mintiendo por cuatro perras que les da la Generalitat por ir diciendo tonterías por ahí: ¿¡qué le vamos a hacer!?, ésos también son españoles y tenemos que aceptarles como la cuota de imbéciles que en todas las sociedades hay, ¡pobrecillos!, ¡qué papelón les ha reservado la vida! Mi enhorabuena, mi felicitación y mi agradecimiento a todos los amigos que habláis desde el conocimiento y la honestidad.

  9. Molt interessant, tant l’entrada com els comentaris dels Dolços!

  10. LOS CATALANISTAS SÓLO ODIAN Y TERGIVERSAN LA HISTORIA Y LA VERDAD

  11. El hecho histórico que se narra es perfectamente conocido por cualquiera que lea libros de Historia, no de “historietas” de la ANC o del INH, sección de “Cuanto más goda la trola, más se la creen”. El mismo Villarroel había nacido accidentalmente en Barcelona, hijo de un gallego y una asturiana. Y que de paso, para que lo sepa la gente, fue partidario de Felipe V hasta que ciertas circunstancias personales le hicieron cambiar de bando y volverse austracista. El Almirante de Castilla, título ciertamente no menor, también fue austracista, con la consecuencia final de su muerte exiliado en Portugal; de paso desde el principio fue austracista, no veleta y “cambio de opinión”. Y es de notar que los primeros fueros quitados fueron los castellanos; pero es que los fueros eran legislación medieval, propia de una sociedad estamental. Y sólo quedaron con ellos una zona entonces muy atrasada, el País Vasco, otra que era un reino antiguo, Navarra. Lo del valle de Arán es casi anécdotico. Por supuesto ni e País Vasco ni Navarra ni el valle de Arán fueron austracistas.

    Lo que es repugnante es ver como se crea una historia “presentista”, esto es la idea de que lo que ahora ocurre es porque siempre ha ocurrido, con lo que en realidad se niega el pasado. Y eso permite hacer uno “nuevo” que se adapte a lo que ahora se quiere. Y resulta sorprendente que haya gente que acepte cualquier estupidez, como las de Cucurull, Bilbeny etc. Claro que hay que recordar que la nación más culta de Europa, con las mejores universidades, los mejores científicos, las mejores orquestas, etc., la Alemania de Weimar, fue cautivada por un iletrado con bigotito llamado Hitler. Luego nadie fue pronazi, como si “Mi Lucha” no se vendiera e incluso se regalara o Hitler ocultaba su ideología en sus discursos. Nadie sabía lo de los judíos, los homosexuales, los gitanos, los retrasados y débiles mentales o los discapacitados. En honor a la verdad, la única que protestó fue la Iglesia Católica, y fue en las zonas católicas donde Hitler recibió menos votos (porque fue votado y con suficiente mayoría para disponer del doble poder de Presidente de la República alemana y Primer Ministro. La votación fue a la muerte de Hindenburg en 1934. Hindemburg no soportaba a Hitler). Por ello Albert Einstein, en el Time Magazine de diciembre de 1940, afirmó:

    «Por ser un amante de la libertad, cuando tuvo lugar la revolución en Alemania (la llegada de Hitler) miré con confianza hacia las Universidades, sabiendo que siempre se habían enorgullecido de su devoción a la causa de la verdad. Pero las Universidades permanecieron en silencio. Entonces miré a los grandes editores de periódicos que en ardientes editoriales proclamaban su amor por la libertad. Pero también ellos, como las Universidades, se redujeron al silencio, sofocados en el curso de pocas semanas. Solamente la Iglesia se opuso plenamente a la campaña de Hitler que pretendía suprimir la verdad. Nunca había tenido un interés especial por la Iglesia, pero ahora siento por ella un gran amor y admiración, porque solamente la Iglesia tuvo el coraje y la perseverancia de defender la libertad intelectual y la libertad moral. Debo confesar que aquello que antes había despreciado, ahora lo admiro incondicionalmente». Indico que D. Albert se refiere en exclusiva a la Iglesia Católica, pero también hubo pastores protestantes que mantuvieron su dignidad personal y su humanidad. No sé si en Cataluña se puede decir lo mismo de sus pastores; me temo que en muchos casos carecen de altura moral.

    • ¡Qué nivel más elevado de aportaciones! No me canso de aplaudir.

    • Buen comentario JJGD.

      De hecho, el general Villarroel se cambió de bando al sentirse ofendido por no haber sido adecuadamente premiado y recompensado por Felipe V en la adjudicación de mandos de unidades en el bando borbónico, en el año 1710. Lo que le movió a pasarse al bando rival en busca de mejor fortuna. Todo un ejemplo de talla moral, convicciones, compromisos y lealtades. Su elección como jefe militar en la defensa de la causa austracista en Barcelona fue una eventualidad casual. En el verano de 1713 Villarroel se encontraba desocupado, sin mando efectivo en tropas y sin destino, residía en Barcelona, y fue escogido por ser el militar de más alta graduación que estaba en disposición de asumirlo que se encontraba en la ciudad condal. Su traición le costó 11 años de prisión una vez acabada la guerra.

      Sobre los ʺpastoresʺ catalanes coincido contigo. En la guerra de sucesión también tuvieron mucha importancia, y aunque no se suele escribir mucho de ello, la influencia de los religiosos en aquella sociedad era realmente capital y, por tanto, su posicionamiento político tuvo una incidencia determinante en la explicación de muchos planteamientos y comportamientos que se produjeron, tanto individuales como colectivos.

      Saludos compañero.

      Una sociedad democráticamente débil es presa fácil de aquellos que quieren destruirla para imponer su dictadura. Sólo el pueblo puede salvarla. Despierta, Contacta y Movilízate (DECOMO). Te estamos esperando.

  12. Sé que es muy difícil comprimir en pocas líneas un conflicto tan complejo como el de la Guerra de Sucesión Española, pero encuentro excesivamente simplista, genérico y no ajustado al propio hecho histórico acaecido la caracterización que hacéis de los dos bandos que se establecieron en la contienda. ʺForales, tradicionales, y defensores de las dinámicas instituciones medievalesʺ frente a ʺcentralistas, modernos y valedores del poder estatalʺ es una deficiente caricatura del enfrentamiento que tuvo lugar en la guerra. Nada que ver con los motivos reales del posicionamiento político y personal en ambos bandos. Es equívoco vuestro planteamiento y puede llevar a consideraciones erróneas.

    En otro orden de temas, el paralelismo concluyente que establecéis de que Felipe V suprimió los fueros valencianos, aragoneses y catalanes porque no le apoyaron en la guerra frente a vascos, navarros y araneses, que como sí lo hicieron los conservaron, es erróneo. Los suprimió porque los catalanes, valencianos y aragoneses del bando austracista traicionaron el juramento de lealtad que le habían prestado, hasta el punto de excluirle en Cortes, a él y a su descendencia, de sus derechos legítimos sucesorios a la Monarquía Hispánica. Felipe de Anjou (Felipe V) y Carlos de Austria (Carlos III para el bando austracista hasta 1711) se odiaron hasta el final de sus días. Ese odio quedó proyectado por Felipe V en la eliminación de las instituciones desde las que los austracistas habían dado apoyo y legitimidad a Carlos III, traicionándolo a él.

    Lo sucedido en 1714 fue a causa de la obsesión paranoica de algunos a no querer aceptar y reconocer sus errores, fracasos y decisiones políticas equivocadas, arrastrando a cuantos más mejor al precipicio de sus frustraciones. ¿A qué os suena este planteamiento?

    Comparto vuestro último párrafo en su totalidad.

    Un pequeño apunte informativo:

    En la primavera de 1713 la Guerra de Sucesión Española había finalizado de facto con los tratados de Utrecht y se convierte a partir de julio de ese mismo año en Cataluña en una guerra civil. Esto es así por el empecinamiento de la facción más fanatizada y radical del bando austracista en Cataluña, único territorio peninsular que permanecía todavía en parte fuera del control borbónico, a continuar la guerra, no aceptando los acuerdos firmados por su rey Carlos III, que ya desde 1711 era el emperador del Sacro Imperio, con el nombre de Carlos VI.

    Una sociedad democráticamente débil es presa fácil de aquellos que quieren destruirla para imponer su dictadura. Sólo el pueblo puede salvarla. Despierta, Contacta y Movilízate (DECOMO). Te estamos esperando.

    • Muy bien razonado, Samy. Especialmente el detalle histórico que al final la mayor parte de Cataluña era felipista. Quedando como “austracista”, de un modo absurdo porque siendo Carlos emperador renunció al trono de España, un pequeño triángulo cuyo vértice mayor era Barcelona.

  13. Los españoles tenemos un problema, cuando no tenemos con quien pelearnos nos peleamos entre nosotros, pero cuando nos unimos y luchamos juntos somos imparables, la historia es testigo de ello.

  14. No sabía la historia. Muy interesante. Es una pena todo lo que se falsea. Seguid con vuestra labor pedagógica.

  15. Estupenda labor pedagógica la vuestra. Moltes gracies.

  16. Esos soldados españoles eran inmigrantes mandados por Franco para diluir la esencia catalana, o quizás eran los funcionarios extranjeros de la “Sociedad de Naciones” (ver vídeo de Cucurull para saber lo que era la sociedad de naciones catalana) o puede ser que fueran inspectores de la hacienda española que venían a robar disfrazados de soldados o eran de Súmate, pero seguro que hay una explicación que encaja perfectamente en la “Istoria” (con “I” mayúscula) nazionalista de Catalunya

  17. Gracias!
    Un resumen acertado y muy fácil de entender.

Deja un comentario